Publicidad

Dodge Viper SRT10

Al la hora de definir al nuevo Dodge Viper sólo se nos ocurre una palabra: ¡brutal! Y es que, con 600 caballos, el nuevo Viper se vuelve todavía más deportivo, divertido y espectacular… pero ojo, mucho más exigente y difícil de conducir. ¿Te atreves?
-
Dodge Viper SRT10
Si lo que estás buscando es añadir extra de picante a tu vida, Dodge te ofrece una alternativa con la que contentar tus demandas. Se trata del nuevo Viper, un modelo que se sale de lo común tanto por la potencia que ofrece como por su espectacular imagen. Ya lo hacía antes, pero ahora, con 90 caballos extra y nueva imagen, impresiona aún más. Se trata de un superdeportivo a la americana y de la vieja escuela, es decir, sin ayudas electrónicas a la conducción y mucha potencia atrás, que ahora alcanza los 600 caballos.

Galería relacionada

Dodge Viper SRT10 600 cv

Con 600 caballos y un par máximo de 77,5 mkg, el nuevo Viper SRT10 se vuelve todavía más exigente y selectivo con su conductor. Es normal. Hay mucho par en las ruedas traseras y ningún control electrónico que las dosifique, sólo la razón humana, aunque si te acostumbras a sus brutales reacciones y continuas insinuaciones del tren trasero, en un circuito cerrado al tráfico, el bastidor permite sacar todo el jugo... hasta que, no sabes cómo, te encuentras envuelto en una humareda, mirando al contrario de la marcha y preguntándote qué has hecho mal. Merece la pena experimentarlo. No tiene la precisión de un Porsche o un Ferrari, y tampoco lo pretende puesto que las sensaciones que transmite son puras, de la vieja escuela, y recuerdan a un coche de carreras de verdad. No es apto para inexpertos. Los 90 caballos que tiene de más, surgen del trabajo realizado en su motor por especialistas de McLaren y la empresa británica Ricardo –responsable del cambio del Audi R8, por ejemplo-, que han aplicado sus conocimientos para hacer este propulsor más efectivo. Se ha aumentado el diámetro de los cilindros en 1 milímetro, subiendo la cilindrada de este V10 de aluminio hasta los 8,4 litros.

Como consecuencia, ha sido necesario reforzar los asientos de cigüeñal y se han mejorado las camisas, cilindros y pistones, que ahora están mejor refrigerados. También añade un sistema de distribución variable en escape, mejora la admisión -con un filtro de aire que ofrece menor resistencia- y el escape, que sigue teniendo un sonido a "coche gordo" espectacular. Incorpora un doble disco de embrague, de diámetro más pequeño que el anterior monodisco, que mejora tanto el tacto como la velocidad del cambio. La caja de cambios es una Tremec reforzada para la ocasión, con nuevos sincronizadores y refrigeración de aceite. Para mejorar la tracción, se ha incorporado un nuevo diferencial autoblocante viscoso de la marca GKN, del que no apreciamos gran diferencia de funcionamiento con respecto al anterior. Por fuera destaca el nuevo capó delantero, que permite una mayor refrigeración mecánica, tanto por entrada como por salida de aire. Así emplea unas tomas de aire más agresivas, aunque mantiene la esencia Viper en el frontal. Dispone de ocho colores, cinco de los cuales son nuevos y sigue manteniendo en opción las rayas que recorren todo el coche, se han rediseñando los laterales y adopta nuevo diseño de llantas. El spoiler trasero aplica más carga aerodinámica que en la anterior generación y el maletero crece ligeramente. Mantiene sus dos carrocerías, coupé o cabrio, con la novedad de que ahora permite un plan de personalización con más posibilidades de combinar colores con tapizados y una lista de extras disponible, al menos en el mercado americano. Lo dicho, ¿te atreverías a conducirlo? Si lo que estás buscando es añadir extra de picante a tu vida, Dodge te ofrece una alternativa con la que contentar tus demandas. Se trata del nuevo Viper, un modelo que se sale de lo común tanto por la potencia que ofrece como por su espectacular imagen. Ya lo hacía antes, pero ahora, con 90 caballos extra y nueva imagen, impresiona aún más. Se trata de un superdeportivo a la americana y de la vieja escuela, es decir, sin ayudas electrónicas a la conducción y mucha potencia atrás, que ahora alcanza los 600 caballos. Con 600 caballos y un par máximo de 77,5 mkg, el nuevo Viper SRT10 se vuelve todavía más exigente y selectivo con su conductor. Es normal. Hay mucho par en las ruedas traseras y ningún control electrónico que las dosifique, sólo la razón humana, aunque si te acostumbras a sus brutales reacciones y continuas insinuaciones del tren trasero, en un circuito cerrado al tráfico, el bastidor permite sacar todo el jugo... hasta que, no sabes cómo, te encuentras envuelto en una humareda, mirando al contrario de la marcha y preguntándote qué has hecho mal. Merece la pena experimentarlo. No tiene la precisión de un Porsche o un Ferrari, y tampoco lo pretende puesto que las sensaciones que transmite son puras, de la vieja escuela, y recuerdan a un coche de carreras de verdad. No es apto para inexpertos. Los 90 caballos que tiene de más, surgen del trabajo realizado en su motor por especialistas de McLaren y la empresa británica Ricardo –responsable del cambio del Audi R8, por ejemplo-, que han aplicado sus conocimientos para hacer este propulsor más efectivo. Se ha aumentado el diámetro de los cilindros en 1 milímetro, subiendo la cilindrada de este V10 de aluminio hasta los 8,4 litros.

Como consecuencia, ha sido necesario reforzar los asientos de cigüeñal y se han mejorado las camisas, cilindros y pistones, que ahora están mejor refrigerados. También añade un sistema de distribución variable en escape, mejora la admisión -con un filtro de aire que ofrece menor resistencia- y el escape, que sigue teniendo un sonido a "coche gordo" espectacular. Incorpora un doble disco de embrague, de diámetro más pequeño que el anterior monodisco, que mejora tanto el tacto como la velocidad del cambio. La caja de cambios es una Tremec reforzada para la ocasión, con nuevos sincronizadores y refrigeración de aceite. Para mejorar la tracción, se ha incorporado un nuevo diferencial autoblocante viscoso de la marca GKN, del que no apreciamos gran diferencia de funcionamiento con respecto al anterior. Por fuera destaca el nuevo capó delantero, que permite una mayor refrigeración mecánica, tanto por entrada como por salida de aire. Así emplea unas tomas de aire más agresivas, aunque mantiene la esencia Viper en el frontal. Dispone de ocho colores, cinco de los cuales son nuevos y sigue manteniendo en opción las rayas que recorren todo el coche, se han rediseñando los laterales y adopta nuevo diseño de llantas. El spoiler trasero aplica más carga aerodinámica que en la anterior generación y el maletero crece ligeramente. Mantiene sus dos carrocerías, coupé o cabrio, con la novedad de que ahora permite un plan de personalización con más posibilidades de combinar colores con tapizados y una lista de extras disponible, al menos en el mercado americano. Lo dicho, ¿te atreverías a conducirlo?
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.