Publicidad

Dodge Nitro

Si buscas un coche con el que pasar desapercibido por el tráfico o no llamar la atención en tu garaje, el Dodge Nitro no es la mejor opción. Grande, alto, musculoso con una parrilla ciertamente agresiva... una opción perfecta para aquellos que quieren marcar un estilo diferente.
-
Dodge Nitro
Si hay algo que destaca por encima de todo en el nuevo Dodge Nitro, esto es, sin dudad, su peculiar estética. No se puede decir que hayan cuidado mucho su aerodinámica -Cx 0,39- pero lo cierto es que no hay nadie que no vuelva la cabeza a su paso o se pare a observarlo cuando está parado en la calle. Y es que . Líneas cuadradas, frontal más que agresivo, neumáticos y llantas pronunciadas y una trasera de marcado carácter hacen que el Nitro sea un llamativo reclamo para atraer las miradas... de los que les gustan los coches y de los que no. En el año 2002 Dodge ya anticipó cómo serían algunas de sus creaciones. Bajo la denominación de M80 presentó en el Salón de Detroit una anticipación del diseño que prevalecería en un futuro no muy lejano que se ha hecho realidad ahora, en pleno 2007, es decir, 5 años después.

Galería relacionada

dodgem80

Al Nitro hay "que subirse" ya que sus asientos están colocados en una situación más bien alta. Una vez encontrada la postura de conducción idónea nos encontramos situados -para nuestro gusto- demasiado altos y, aunque eso nos condiciona nuestra forma de conducir, hemos de reconocer que la sensación al volante que tenemos es de auténtica "superioridad". Uno de los defectos que nos encontramos en el puesto de conducción es la ausencia de un reposapié izquierdo con lo que en el caso de las versiones dotadas de caja de cambios manual no hay hueco para dejar este pié -hay que llevarlo debajo del pedal del embrague con el consiguiente ejercicio de sacarlo, subirlo, pisar y volverlo a poner debajo del pedal- y, si vamos con caja automática, tampoco hay mucho hueco para ello lo que, con el paso de los kilómetros, acaba cansándonos.

En el interior nos encontramos con un parabrisas colocado muy vertical y que apenas está separado por unos centímetros del comienzo del salpicadero. Esto hace que no se tenga esa sensación de espacio que suele ser habitual en los modelos de última generación y que nos encontremos con un diseño más bien propio de modelos de generaciones anteriores. Los materiales empleados en salpicadero y puertas también nos recuerdan a éstos últimos. No vamos a entrar en si su calidad es mejor o peor, pero lo cierto es que visualmente y al tacto, los plásticos empleados no tienen la misma calidad visual que modelos de última generación como el Hyundai Santa Fe o el Kia Sorento, por poner dos ejemplos de coches que no se fabrican en nuestro continente. Bien es cierto que este tipo de materiales son bastante habituales en los modelos fabricados en el continente americano y forman parte de una seña de identidad de sus vehículos, pero lo cierto es que en Europa estamos acostumbrados a otras cosas que, sin desmerecer en nada al resto, nos parecen más agradables.

Los asientos delanteros son cómodos aunque no cuentan con una buena sujeción lateral en curva, algo que se vuelve un tanto incómodo cuando se trata de ir deprisa en carretera y rodar a ritmo rápido en campo. La habitabilidad es buena en todas las cotas, los pasajeros de las plazas traseras cuentan con unas buenas cotas tanto en lo que se refiere a las piernas como en altura y anchura y los respaldos de los asientos posteriores se pueden reclinar en distintas posiciones hasta 12º. Además, éstos últimos y el respaldo del asiento delantero del acompañante se pliegan hacia delante, con lo que se puede configurar un interior con una más que destacable capacidad de carga.

El maletero dispone de una plataforma de carga extraible, denominada por la marca Load'n Go que facilita la carga de bultos pesados y que también está presente en modelos del Grupo DaimlerChrysler como el Jeep Compass. Otra de las cosas interesantes que aporta el nuevo Dodge Nitro es la presencia de una tapicería, denominada textil Yes Essentials que repele la suciedad, controla los olores y reduce la electricidad estática. Si hay algo que destaca por encima de todo en el nuevo Dodge Nitro, esto es, sin dudad, su peculiar estética. No se puede decir que hayan cuidado mucho su aerodinámica -Cx 0,39- pero lo cierto es que no hay nadie que no vuelva la cabeza a su paso o se pare a observarlo cuando está parado en la calle. Y es que . Líneas cuadradas, frontal más que agresivo, neumáticos y llantas pronunciadas y una trasera de marcado carácter hacen que el Nitro sea un llamativo reclamo para atraer las miradas... de los que les gustan los coches y de los que no. En el año 2002 Dodge ya anticipó cómo serían algunas de sus creaciones. Bajo la denominación de M80 presentó en el Salón de Detroit una anticipación del diseño que prevalecería en un futuro no muy lejano que se ha hecho realidad ahora, en pleno 2007, es decir, 5 años después. Al Nitro hay "que subirse" ya que sus asientos están colocados en una situación más bien alta. Una vez encontrada la postura de conducción idónea nos encontramos situados -para nuestro gusto- demasiado altos y, aunque eso nos condiciona nuestra forma de conducir, hemos de reconocer que la sensación al volante que tenemos es de auténtica "superioridad". Uno de los defectos que nos encontramos en el puesto de conducción es la ausencia de un reposapié izquierdo con lo que en el caso de las versiones dotadas de caja de cambios manual no hay hueco para dejar este pié -hay que llevarlo debajo del pedal del embrague con el consiguiente ejercicio de sacarlo, subirlo, pisar y volverlo a poner debajo del pedal- y, si vamos con caja automática, tampoco hay mucho hueco para ello lo que, con el paso de los kilómetros, acaba cansándonos.

En el interior nos encontramos con un parabrisas colocado muy vertical y que apenas está separado por unos centímetros del comienzo del salpicadero. Esto hace que no se tenga esa sensación de espacio que suele ser habitual en los modelos de última generación y que nos encontremos con un diseño más bien propio de modelos de generaciones anteriores. Los materiales empleados en salpicadero y puertas también nos recuerdan a éstos últimos. No vamos a entrar en si su calidad es mejor o peor, pero lo cierto es que visualmente y al tacto, los plásticos empleados no tienen la misma calidad visual que modelos de última generación como el Hyundai Santa Fe o el Kia Sorento, por poner dos ejemplos de coches que no se fabrican en nuestro continente. Bien es cierto que este tipo de materiales son bastante habituales en los modelos fabricados en el continente americano y forman parte de una seña de identidad de sus vehículos, pero lo cierto es que en Europa estamos acostumbrados a otras cosas que, sin desmerecer en nada al resto, nos parecen más agradables.

Los asientos delanteros son cómodos aunque no cuentan con una buena sujeción lateral en curva, algo que se vuelve un tanto incómodo cuando se trata de ir deprisa en carretera y rodar a ritmo rápido en campo. La habitabilidad es buena en todas las cotas, los pasajeros de las plazas traseras cuentan con unas buenas cotas tanto en lo que se refiere a las piernas como en altura y anchura y los respaldos de los asientos posteriores se pueden reclinar en distintas posiciones hasta 12º. Además, éstos últimos y el respaldo del asiento delantero del acompañante se pliegan hacia delante, con lo que se puede configurar un interior con una más que destacable capacidad de carga.

El maletero dispone de una plataforma de carga extraible, denominada por la marca Load'n Go que facilita la carga de bultos pesados y que también está presente en modelos del Grupo DaimlerChrysler como el Jeep Compass. Otra de las cosas interesantes que aporta el nuevo Dodge Nitro es la presencia de una tapicería, denominada textil Yes Essentials que repele la suciedad, controla los olores y reduce la electricidad estática. Si hay algo que destaca por encima de todo en el nuevo Dodge Nitro, esto es, sin dudad, su peculiar estética. No se puede decir que hayan cuidado mucho su aerodinámica -Cx 0,39- pero lo cierto es que no hay nadie que no vuelva la cabeza a su paso o se pare a observarlo cuando está parado en la calle. Y es que . Líneas cuadradas, frontal más que agresivo, neumáticos y llantas pronunciadas y una trasera de marcado carácter hacen que el Nitro sea un llamativo reclamo para atraer las miradas... de los que les gustan los coches y de los que no. En el año 2002 Dodge ya anticipó cómo serían algunas de sus creaciones. Bajo la denominación de M80 presentó en el Salón de Detroit una anticipación del diseño que prevalecería en un futuro no muy lejano que se ha hecho realidad ahora, en pleno 2007, es decir, 5 años después. Al Nitro hay "que subirse" ya que sus asientos están colocados en una situación más bien alta. Una vez encontrada la postura de conducción idónea nos encontramos situados -para nuestro gusto- demasiado altos y, aunque eso nos condiciona nuestra forma de conducir, hemos de reconocer que la sensación al volante que tenemos es de auténtica "superioridad". Uno de los defectos que nos encontramos en el puesto de conducción es la ausencia de un reposapié izquierdo con lo que en el caso de las versiones dotadas de caja de cambios manual no hay hueco para dejar este pié -hay que llevarlo debajo del pedal del embrague con el consiguiente ejercicio de sacarlo, subirlo, pisar y volverlo a poner debajo del pedal- y, si vamos con caja automática, tampoco hay mucho hueco para ello lo que, con el paso de los kilómetros, acaba cansándonos.

En el interior nos encontramos con un parabrisas colocado muy vertical y que apenas está separado por unos centímetros del comienzo del salpicadero. Esto hace que no se tenga esa sensación de espacio que suele ser habitual en los modelos de última generación y que nos encontremos con un diseño más bien propio de modelos de generaciones anteriores. Los materiales empleados en salpicadero y puertas también nos recuerdan a éstos últimos. No vamos a entrar en si su calidad es mejor o peor, pero lo cierto es que visualmente y al tacto, los plásticos empleados no tienen la misma calidad visual que modelos de última generación como el Hyundai Santa Fe o el Kia Sorento, por poner dos ejemplos de coches que no se fabrican en nuestro continente. Bien es cierto que este tipo de materiales son bastante habituales en los modelos fabricados en el continente americano y forman parte de una seña de identidad de sus vehículos, pero lo cierto es que en Europa estamos acostumbrados a otras cosas que, sin desmerecer en nada al resto, nos parecen más agradables.

Los asientos delanteros son cómodos aunque no cuentan con una buena sujeción lateral en curva, algo que se vuelve un tanto incómodo cuando se trata de ir deprisa en carretera y rodar a ritmo rápido en campo. La habitabilidad es buena en todas las cotas, los pasajeros de las plazas traseras cuentan con unas buenas cotas tanto en lo que se refiere a las piernas como en altura y anchura y los respaldos de los asientos posteriores se pueden reclinar en distintas posiciones hasta 12º. Además, éstos últimos y el respaldo del asiento delantero del acompañante se pliegan hacia delante, con lo que se puede configurar un interior con una más que destacable capacidad de carga.

El maletero dispone de una plataforma de carga extraible, denominada por la marca Load'n Go que facilita la carga de bultos pesados y que también está presente en modelos del Grupo DaimlerChrysler como el Jeep Compass. Otra de las cosas interesantes que aporta el nuevo Dodge Nitro es la presencia de una tapicería, denominada textil Yes Essentials que repele la suciedad, controla los olores y reduce la electricidad estática. Si hay algo que destaca por encima de todo en el nuevo Dodge Nitro, esto es, sin dudad, su peculiar estética. No se puede decir que hayan cuidado mucho su aerodinámica -Cx 0,39- pero lo cierto es que no hay nadie que no vuelva la cabeza a su paso o se pare a observarlo cuando está parado en la calle. Y es que . Líneas cuadradas, frontal más que agresivo, neumáticos y llantas pronunciadas y una trasera de marcado carácter hacen que el Nitro sea un llamativo reclamo para atraer las miradas... de los que les gustan los coches y de los que no. En el año 2002 Dodge ya anticipó cómo serían algunas de sus creaciones. Bajo la denominación de M80 presentó en el Salón de Detroit una anticipación del diseño que prevalecería en un futuro no muy lejano que se ha hecho realidad ahora, en pleno 2007, es decir, 5 años después. Al Nitro hay "que subirse" ya que sus asientos están colocados en una situación más bien alta. Una vez encontrada la postura de conducción idónea nos encontramos situados -para nuestro gusto- demasiado altos y, aunque eso nos condiciona nuestra forma de conducir, hemos de reconocer que la sensación al volante que tenemos es de auténtica "superioridad". Uno de los defectos que nos encontramos en el puesto de conducción es la ausencia de un reposapié izquierdo con lo que en el caso de las versiones dotadas de caja de cambios manual no hay hueco para dejar este pié -hay que llevarlo debajo del pedal del embrague con el consiguiente ejercicio de sacarlo, subirlo, pisar y volverlo a poner debajo del pedal- y, si vamos con caja automática, tampoco hay mucho hueco para ello lo que, con el paso de los kilómetros, acaba cansándonos.

En el interior nos encontramos con un parabrisas colocado muy vertical y que apenas está separado por unos centímetros del comienzo del salpicadero. Esto hace que no se tenga esa sensación de espacio que suele ser habitual en los modelos de última generación y que nos encontremos con un diseño más bien propio de modelos de generaciones anteriores. Los materiales empleados en salpicadero y puertas también nos recuerdan a éstos últimos. No vamos a entrar en si su calidad es mejor o peor, pero lo cierto es que visualmente y al tacto, los plásticos empleados no tienen la misma calidad visual que modelos de última generación como el Hyundai Santa Fe o el Kia Sorento, por poner dos ejemplos de coches que no se fabrican en nuestro continente. Bien es cierto que este tipo de materiales son bastante habituales en los modelos fabricados en el continente americano y forman parte de una seña de identidad de sus vehículos, pero lo cierto es que en Europa estamos acostumbrados a otras cosas que, sin desmerecer en nada al resto, nos parecen más agradables.

Los asientos delanteros son cómodos aunque no cuentan con una buena sujeción lateral en curva, algo que se vuelve un tanto incómodo cuando se trata de ir deprisa en carretera y rodar a ritmo rápido en campo. La habitabilidad es buena en todas las cotas, los pasajeros de las plazas traseras cuentan con unas buenas cotas tanto en lo que se refiere a las piernas como en altura y anchura y los respaldos de los asientos posteriores se pueden reclinar en distintas posiciones hasta 12º. Además, éstos últimos y el respaldo del asiento delantero del acompañante se pliegan hacia delante, con lo que se puede configurar un interior con una más que destacable capacidad de carga.

El maletero dispone de una plataforma de carga extraible, denominada por la marca Load'n Go que facilita la carga de bultos pesados y que también está presente en modelos del Grupo DaimlerChrysler como el Jeep Compass. Otra de las cosas interesantes que aporta el nuevo Dodge Nitro es la presencia de una tapicería, denominada textil Yes Essentials que repele la suciedad, controla los olores y reduce la electricidad estática. Si hay algo que destaca por encima de todo en el nuevo Dodge Nitro, esto es, sin dudad, su peculiar estética. No se puede decir que hayan cuidado mucho su aerodinámica -Cx 0,39- pero lo cierto es que no hay nadie que no vuelva la cabeza a su paso o se pare a observarlo cuando está parado en la calle. Y es que . Líneas cuadradas, frontal más que agresivo, neumáticos y llantas pronunciadas y una trasera de marcado carácter hacen que el Nitro sea un llamativo reclamo para atraer las miradas... de los que les gustan los coches y de los que no. En el año 2002 Dodge ya anticipó cómo serían algunas de sus creaciones. Bajo la denominación de M80 presentó en el Salón de Detroit una anticipación del diseño que prevalecería en un futuro no muy lejano que se ha hecho realidad ahora, en pleno 2007, es decir, 5 años después. Al Nitro hay "que subirse" ya que sus asientos están colocados en una situación más bien alta. Una vez encontrada la postura de conducción idónea nos encontramos situados -para nuestro gusto- demasiado altos y, aunque eso nos condiciona nuestra forma de conducir, hemos de reconocer que la sensación al volante que tenemos es de auténtica "superioridad". Uno de los defectos que nos encontramos en el puesto de conducción es la ausencia de un reposapié izquierdo con lo que en el caso de las versiones dotadas de caja de cambios manual no hay hueco para dejar este pié -hay que llevarlo debajo del pedal del embrague con el consiguiente ejercicio de sacarlo, subirlo, pisar y volverlo a poner debajo del pedal- y, si vamos con caja automática, tampoco hay mucho hueco para ello lo que, con el paso de los kilómetros, acaba cansándonos.

En el interior nos encontramos con un parabrisas colocado muy vertical y que apenas está separado por unos centímetros del comienzo del salpicadero. Esto hace que no se tenga esa sensación de espacio que suele ser habitual en los modelos de última generación y que nos encontremos con un diseño más bien propio de modelos de generaciones anteriores. Los materiales empleados en salpicadero y puertas también nos recuerdan a éstos últimos. No vamos a entrar en si su calidad es mejor o peor, pero lo cierto es que visualmente y al tacto, los plásticos empleados no tienen la misma calidad visual que modelos de última generación como el Hyundai Santa Fe o el Kia Sorento, por poner dos ejemplos de coches que no se fabrican en nuestro continente. Bien es cierto que este tipo de materiales son bastante habituales en los modelos fabricados en el continente americano y forman parte de una seña de identidad de sus vehículos, pero lo cierto es que en Europa estamos acostumbrados a otras cosas que, sin desmerecer en nada al resto, nos parecen más agradables.

Los asientos delanteros son cómodos aunque no cuentan con una buena sujeción lateral en curva, algo que se vuelve un tanto incómodo cuando se trata de ir deprisa en carretera y rodar a ritmo rápido en campo. La habitabilidad es buena en todas las cotas, los pasajeros de las plazas traseras cuentan con unas buenas cotas tanto en lo que se refiere a las piernas como en altura y anchura y los respaldos de los asientos posteriores se pueden reclinar en distintas posiciones hasta 12º. Además, éstos últimos y el respaldo del asiento delantero del acompañante se pliegan hacia delante, con lo que se puede configurar un interior con una más que destacable capacidad de carga.

El maletero dispone de una plataforma de carga extraible, denominada por la marca Load'n Go que facilita la carga de bultos pesados y que también está presente en modelos del Grupo DaimlerChrysler como el Jeep Compass. Otra de las cosas interesantes que aporta el nuevo Dodge Nitro es la presencia de una tapicería, denominada textil Yes Essentials que repele la suciedad, controla los olores y reduce la electricidad estática. Si hay algo que destaca por encima de todo en el nuevo Dodge Nitro, esto es, sin dudad, su peculiar estética. No se puede decir que hayan cuidado mucho su aerodinámica -Cx 0,39- pero lo cierto es que no hay nadie que no vuelva la cabeza a su paso o se pare a observarlo cuando está parado en la calle. Y es que . Líneas cuadradas, frontal más que agresivo, neumáticos y llantas pronunciadas y una trasera de marcado carácter hacen que el Nitro sea un llamativo reclamo para atraer las miradas... de los que les gustan los coches y de los que no. En el año 2002 Dodge ya anticipó cómo serían algunas de sus creaciones. Bajo la denominación de M80 presentó en el Salón de Detroit una anticipación del diseño que prevalecería en un futuro no muy lejano que se ha hecho realidad ahora, en pleno 2007, es decir, 5 años después. Al Nitro hay "que subirse" ya que sus asientos están colocados en una situación más bien alta. Una vez encontrada la postura de conducción idónea nos encontramos situados -para nuestro gusto- demasiado altos y, aunque eso nos condiciona nuestra forma de conducir, hemos de reconocer que la sensación al volante que tenemos es de auténtica "superioridad". Uno de los defectos que nos encontramos en el puesto de conducción es la ausencia de un reposapié izquierdo con lo que en el caso de las versiones dotadas de caja de cambios manual no hay hueco para dejar este pié -hay que llevarlo debajo del pedal del embrague con el consiguiente ejercicio de sacarlo, subirlo, pisar y volverlo a poner debajo del pedal- y, si vamos con caja automática, tampoco hay mucho hueco para ello lo que, con el paso de los kilómetros, acaba cansándonos.

En el interior nos encontramos con un parabrisas colocado muy vertical y que apenas está separado por unos centímetros del comienzo del salpicadero. Esto hace que no se tenga esa sensación de espacio que suele ser habitual en los modelos de última generación y que nos encontremos con un diseño más bien propio de modelos de generaciones anteriores. Los materiales empleados en salpicadero y puertas también nos recuerdan a éstos últimos. No vamos a entrar en si su calidad es mejor o peor, pero lo cierto es que visualmente y al tacto, los plásticos empleados no tienen la misma calidad visual que modelos de última generación como el Hyundai Santa Fe o el Kia Sorento, por poner dos ejemplos de coches que no se fabrican en nuestro continente. Bien es cierto que este tipo de materiales son bastante habituales en los modelos fabricados en el continente americano y forman parte de una seña de identidad de sus vehículos, pero lo cierto es que en Europa estamos acostumbrados a otras cosas que, sin desmerecer en nada al resto, nos parecen más agradables.

Los asientos delanteros son cómodos aunque no cuentan con una buena sujeción lateral en curva, algo que se vuelve un tanto incómodo cuando se trata de ir deprisa en carretera y rodar a ritmo rápido en campo. La habitabilidad es buena en todas las cotas, los pasajeros de las plazas traseras cuentan con unas buenas cotas tanto en lo que se refiere a las piernas como en altura y anchura y los respaldos de los asientos posteriores se pueden reclinar en distintas posiciones hasta 12º. Además, éstos últimos y el respaldo del asiento delantero del acompañante se pliegan hacia delante, con lo que se puede configurar un interior con una más que destacable capacidad de carga.

El maletero dispone de una plataforma de carga extraible, denominada por la marca Load'n Go que facilita la carga de bultos pesados y que también está presente en modelos del Grupo DaimlerChrysler como el Jeep Compass. Otra de las cosas interesantes que aporta el nuevo Dodge Nitro es la presencia de una tapicería, denominada textil Yes Essentials que repele la suciedad, controla los olores y reduce la electricidad estática.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.