Publicidad

Dodge Avenger

Tras el éxito obtenido con el Caliber en el continente europeo, la firma americana quiere más y para ello presenta su nueva berlina, el Avenger, un modelo de buen tamaño, con una estética diferente y con buenos argumentos para hacerse un hueco en el mercado.
-
Dodge Avenger
Aunque Dodge es todavía una marca un tanto desconocida no sólo en España, sino en toda Europa, lo cierto es que en su país de origen es la más vendida de las que integran el Grupo Chrysler y la quinta del conjunto global de marcas. Durante el ejercicio pasado, Dodge ha incrementado sus ventas fuera del mercado estadounidense en un 185 por ciento, en una buena parte motivado por el lanzamiento del Caliber, que se está vendiendo por encima de las expectativas que la marca tenía antes de su puesta en escena. Ahora, con el lanzamiento del Avenger, Dodge pretende que su presencia en los mercados no norteamericanos empiece a despegar por todo lo alto.

Galería relacionada

DODGEAVENGER

En la marca dicen que el Avenger es el primer Dodge destinado del segmento D destinado al mercado europeo y buena prueba de ello es que su presentación se realizó en el Salón de París del pasado año 2006. Su estética, sin llegar a ser tan diferente como la de su hermano, el Nitro, también tiene un marcado carácter que le diferencia del resto de los modelos que componen el segmento donde se encuadra.

En la presentación a la prensa se remarcaba el hecho de que a la hora de perfilar su diseño exterior e interior, había algunas condiciones que eran poco menos que incuestionables y, entre ellas, la que se refería a su imagen externa era bastante clara: tiene que ser atrevida y de fuerte carácter. Y así ha sido ya que en cualquier ángulo de vista en el que se observe el Avenger se encuentran presentes ambos adjetivos. El frontal recibe la parrilla clásica de los modelos de la marca con su logotipo presidiendo el cruce de las cromadas barras horizontal y vertical. Los faros bordean la parrilla y marcan aún más sus líneas duras, dando al conjunto un aspecto agresivo. En su vistal lateral destaca la presencia de las marcadas aletas y de unas ruedas de buenas dimensiones a las que se unen, en los acabados más deportivos, la presencia del spoiler trasero situado sobre la tapa del maletero. Aunque la plataforma del Avenger es la del nuevo Chrysler Sebring, lo cierto es que su imagen tiene un cierto parecido con el Dodge Cuarter, ya que hereda alguna de sus soluciones estilísticas. Si algo destaca por encima de todo esto es la parte final de la puerta trasera que no termina recta como es habitual sino que lo hace en una especie de forma de flecha lo que le da un toque muy personal. Eso sí, los pasajeros de las plazas traseras a poco que sean de estatura baja, pierden bastante de la visión lateral; todo sea por el diseño.

Si su imagen exterior es significativa, en su interior tampoco se han quedado atrás, aunque en este caso no por motivo del diseño, sino por algunas de las soluciones que incorpora el Avenger. Bajo la denominación de Chill Zone, este modelo cuenta con unaguantera refrigerada situada por encima de la guantera convencional que puede albergar hasta cuatro botes o botellas de 500 ml. A esto hay que sumar otros dos huecos más situados entre los asientos delanteros que pueden mantener frías –hasta 2ºC- o calientes –hasta 60ºC- los recipientes que depositemos en ellos. Nosotros no somos muy partidarios de llenar de posavasos el interior del coche, pero hemos de reconocer que tienen su parte de utilidad, tanto para llevar refrescos como para calentar los biberones de los niños. Y ya que estamos con los infantes, el Dodge Avenger no se ha olvidado de ellos ya que puede disponer de un sistema de visión de DVD que integra una pantalla en el reposabrazos central delantero que está muy bien camuflada cuando no se utiliza y que cuenta con unas buenas dimensiones como para que los ocupantes de las plazas traseras no machaquen a los adultos con aquello de “cuándo llegamos, tengo hambre, me aburro…”; para su audición el sistema dispone de dos auriculares inalámbricos.

Las dimensiones interiores son buenas en todas las mediciones. Delante sólo encontramos un defecto y es que la palanca de cambios está situada muy retrasada con respecto al salpicadero lo que hace que el codo del conductor golpee con el descansabrazos central de forma continúa. Detrás, los asientos están bien resueltos, los respaldos se abaten para poder llevar bultos largos en el maletero y, salvo la merma de visibilidad que proporciona la original puerta trasera, se viaja con un buen grado de confort. Aunque Dodge es todavía una marca un tanto desconocida no sólo en España, sino en toda Europa, lo cierto es que en su país de origen es la más vendida de las que integran el Grupo Chrysler y la quinta del conjunto global de marcas. Durante el ejercicio pasado, Dodge ha incrementado sus ventas fuera del mercado estadounidense en un 185 por ciento, en una buena parte motivado por el lanzamiento del Caliber, que se está vendiendo por encima de las expectativas que la marca tenía antes de su puesta en escena. Ahora, con el lanzamiento del Avenger, Dodge pretende que su presencia en los mercados no norteamericanos empiece a despegar por todo lo alto. En la marca dicen que el Avenger es el primer Dodge destinado del segmento D destinado al mercado europeo y buena prueba de ello es que su presentación se realizó en el Salón de París del pasado año 2006. Su estética, sin llegar a ser tan diferente como la de su hermano, el Nitro, también tiene un marcado carácter que le diferencia del resto de los modelos que componen el segmento donde se encuadra.

En la presentación a la prensa se remarcaba el hecho de que a la hora de perfilar su diseño exterior e interior, había algunas condiciones que eran poco menos que incuestionables y, entre ellas, la que se refería a su imagen externa era bastante clara: tiene que ser atrevida y de fuerte carácter. Y así ha sido ya que en cualquier ángulo de vista en el que se observe el Avenger se encuentran presentes ambos adjetivos. El frontal recibe la parrilla clásica de los modelos de la marca con su logotipo presidiendo el cruce de las cromadas barras horizontal y vertical. Los faros bordean la parrilla y marcan aún más sus líneas duras, dando al conjunto un aspecto agresivo. En su vistal lateral destaca la presencia de las marcadas aletas y de unas ruedas de buenas dimensiones a las que se unen, en los acabados más deportivos, la presencia del spoiler trasero situado sobre la tapa del maletero. Aunque la plataforma del Avenger es la del nuevo Chrysler Sebring, lo cierto es que su imagen tiene un cierto parecido con el Dodge Cuarter, ya que hereda alguna de sus soluciones estilísticas. Si algo destaca por encima de todo esto es la parte final de la puerta trasera que no termina recta como es habitual sino que lo hace en una especie de forma de flecha lo que le da un toque muy personal. Eso sí, los pasajeros de las plazas traseras a poco que sean de estatura baja, pierden bastante de la visión lateral; todo sea por el diseño.

Si su imagen exterior es significativa, en su interior tampoco se han quedado atrás, aunque en este caso no por motivo del diseño, sino por algunas de las soluciones que incorpora el Avenger. Bajo la denominación de Chill Zone, este modelo cuenta con unaguantera refrigerada situada por encima de la guantera convencional que puede albergar hasta cuatro botes o botellas de 500 ml. A esto hay que sumar otros dos huecos más situados entre los asientos delanteros que pueden mantener frías –hasta 2ºC- o calientes –hasta 60ºC- los recipientes que depositemos en ellos. Nosotros no somos muy partidarios de llenar de posavasos el interior del coche, pero hemos de reconocer que tienen su parte de utilidad, tanto para llevar refrescos como para calentar los biberones de los niños. Y ya que estamos con los infantes, el Dodge Avenger no se ha olvidado de ellos ya que puede disponer de un sistema de visión de DVD que integra una pantalla en el reposabrazos central delantero que está muy bien camuflada cuando no se utiliza y que cuenta con unas buenas dimensiones como para que los ocupantes de las plazas traseras no machaquen a los adultos con aquello de “cuándo llegamos, tengo hambre, me aburro…”; para su audición el sistema dispone de dos auriculares inalámbricos.

Las dimensiones interiores son buenas en todas las mediciones. Delante sólo encontramos un defecto y es que la palanca de cambios está situada muy retrasada con respecto al salpicadero lo que hace que el codo del conductor golpee con el descansabrazos central de forma continúa. Detrás, los asientos están bien resueltos, los respaldos se abaten para poder llevar bultos largos en el maletero y, salvo la merma de visibilidad que proporciona la original puerta trasera, se viaja con un buen grado de confort.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.