Publicidad

Diez compactos Diesel

Porque seguro que el coche equilibrado que necesitas está entre estos diez. Son compactos Diesel en torno a los 110 CV, muy interesantes por precio, prestaciones y versatilidad.
-
Diez compactos Diesel

FICHAS TÉCNICAS:

C4 y Bravo
Focus y Cee'd
Astra y 307
Mégane y León
Auris y Golf
Para los que no quieran comprarse su coche tan a ciegas, que sigan leyendo; seguro que no se equivocan. Si comparamos los precios de estos modelos con los del segmento inferior nos llevaremos una grata sorpresa. Y es que los utilitarios actuales no sólo han aumentado en tamaño y prestaciones, sino también en precio. Por lo que pagaríamos por uno de ellos —o poco más—, es posible comprarnos un compacto con el mismo motor, y tal y como sucede, por ejemplo, entre el Clio y el Mégane, o el 207 y el 307. Sin embargo, si miramos hacia el segmento siguiente, el de las berlinas, sí existe una brecha de precios más notable, con la salvedad de algunas ofertas puntuales. Dicho esto, con los compactos actuales recibimos una habitabilidad en general óptima y un equipamiento de serie completo, si bien el ESP de serie todavía es una tarea pendiente en algunos de ellos. Además, para los más caprichosos, siempre es posible decidirse por las versionesmás equipadas, que incluyen elementos, hasta hace poco, exclusivos de segmentos superiores, como sistemas de navegación, luces de xenón... Entre los 105 CV del León, Golf y Mégane y los 126 CV del Auris varía la horquilla de potencias entre la que se mueven los protagonistas de esta maxi comparativa. Hemos podido comprobar cómo, con estos propulsores, se satisface tanto la necesidad de disponer de un vehículo con un consumo razonable para el día a día en la ciudad, como ágil para los desplazamientos interurbanos cargados. Lógicamente, tal y como comprobaremos en las próximas páginas, no todos son igual de eficientes, aunque, para una gran mayoría, probablemente la elección final venga decantada por una pura y simple cuestión de precio y estética, es decir, bonito y barato. La competitividad presente en el segmento de los compactos se refleja en modelos como el Peugeot 307 o el Bravo. El primero de ellos aprovecha su madurez para luchar con precios muy competitivos y seguir defendiendo su buena base, que continúa actual. En el caso del Bravo, y pese a ser uno de los modelos más modernos, tiene algunas carencias que sus rivales sí suplen, aunque por precio el producto italiano pueda resultar más interesante. Después de analizar apartado por apartado, llegaremos a diferentes conclusiones que nos permitirán posicionar a los diez modelos. Indudablemente, habrá sorpresas, como suele ocurrir en comparativas tan numerosas. Porque hay coches que, estando a buen nivel en apartados como habitabilidad o prestaciones, pueden no estarlo en los otros y, al final, lo que cuenta es el equilibrio general. Pero todo dentro de una homogeneidad y una igualdad casi a la milésima. Como en la mayoría de sectores y mercados en los que no existen ni monopolios ni oligopolios, la competencia fomenta la mejora del producto final y, casi siempre, beneficia al consumidor. Este apunte económico lo podemos aplicar perfectamente a esta comparativa, para justificar el escaso margen en el que se mueven estos diez modelos. Deducimos también que los encargados de los departamentos de marketing de las marcas aquí presentes se esfuerzan e incluso vigilan los precios y las ofertas de la competencia, para poder justificar y rebajar aunque sólo sea un euro. Todo vale con tal de estar por delante en el factor precio.

Tal y como comentamos en líneas anteriores, un aspecto muy importante que no hemos tenido en cuenta y que para muchos es sumamente importante es el estético. Pero como entenderéis, a diferencia de los otros apartados, no tenemos ningún instrumento para poder medir la belleza del diseño de cada modelo, algo personal y que depende exclusivamente de los gustos de cada uno. Eso, creemos, es tarea vuestra. Se admiten sugerencias…

FICHAS TÉCNICAS:

C4 y Bravo
Focus y Cee'd
Astra y 307
Mégane y León
Auris y Golf Para los que no quieran comprarse su coche tan a ciegas, que sigan leyendo; seguro que no se equivocan. Si comparamos los precios de estos modelos con los del segmento inferior nos llevaremos una grata sorpresa. Y es que los utilitarios actuales no sólo han aumentado en tamaño y prestaciones, sino también en precio. Por lo que pagaríamos por uno de ellos —o poco más—, es posible comprarnos un compacto con el mismo motor, y tal y como sucede, por ejemplo, entre el Clio y el Mégane, o el 207 y el 307. Sin embargo, si miramos hacia el segmento siguiente, el de las berlinas, sí existe una brecha de precios más notable, con la salvedad de algunas ofertas puntuales. Dicho esto, con los compactos actuales recibimos una habitabilidad en general óptima y un equipamiento de serie completo, si bien el ESP de serie todavía es una tarea pendiente en algunos de ellos. Además, para los más caprichosos, siempre es posible decidirse por las versionesmás equipadas, que incluyen elementos, hasta hace poco, exclusivos de segmentos superiores, como sistemas de navegación, luces de xenón... Entre los 105 CV del León, Golf y Mégane y los 126 CV del Auris varía la horquilla de potencias entre la que se mueven los protagonistas de esta maxi comparativa. Hemos podido comprobar cómo, con estos propulsores, se satisface tanto la necesidad de disponer de un vehículo con un consumo razonable para el día a día en la ciudad, como ágil para los desplazamientos interurbanos cargados. Lógicamente, tal y como comprobaremos en las próximas páginas, no todos son igual de eficientes, aunque, para una gran mayoría, probablemente la elección final venga decantada por una pura y simple cuestión de precio y estética, es decir, bonito y barato. La competitividad presente en el segmento de los compactos se refleja en modelos como el Peugeot 307 o el Bravo. El primero de ellos aprovecha su madurez para luchar con precios muy competitivos y seguir defendiendo su buena base, que continúa actual. En el caso del Bravo, y pese a ser uno de los modelos más modernos, tiene algunas carencias que sus rivales sí suplen, aunque por precio el producto italiano pueda resultar más interesante. Después de analizar apartado por apartado, llegaremos a diferentes conclusiones que nos permitirán posicionar a los diez modelos. Indudablemente, habrá sorpresas, como suele ocurrir en comparativas tan numerosas. Porque hay coches que, estando a buen nivel en apartados como habitabilidad o prestaciones, pueden no estarlo en los otros y, al final, lo que cuenta es el equilibrio general. Pero todo dentro de una homogeneidad y una igualdad casi a la milésima. Como en la mayoría de sectores y mercados en los que no existen ni monopolios ni oligopolios, la competencia fomenta la mejora del producto final y, casi siempre, beneficia al consumidor. Este apunte económico lo podemos aplicar perfectamente a esta comparativa, para justificar el escaso margen en el que se mueven estos diez modelos. Deducimos también que los encargados de los departamentos de marketing de las marcas aquí presentes se esfuerzan e incluso vigilan los precios y las ofertas de la competencia, para poder justificar y rebajar aunque sólo sea un euro. Todo vale con tal de estar por delante en el factor precio.

Tal y como comentamos en líneas anteriores, un aspecto muy importante que no hemos tenido en cuenta y que para muchos es sumamente importante es el estético. Pero como entenderéis, a diferencia de los otros apartados, no tenemos ningún instrumento para poder medir la belleza del diseño de cada modelo, algo personal y que depende exclusivamente de los gustos de cada uno. Eso, creemos, es tarea vuestra. Se admiten sugerencias…

FICHAS TÉCNICAS:

C4 y Bravo
Focus y Cee'd
Astra y 307
Mégane y León
Auris y Golf Para los que no quieran comprarse su coche tan a ciegas, que sigan leyendo; seguro que no se equivocan. Si comparamos los precios de estos modelos con los del segmento inferior nos llevaremos una grata sorpresa. Y es que los utilitarios actuales no sólo han aumentado en tamaño y prestaciones, sino también en precio. Por lo que pagaríamos por uno de ellos —o poco más—, es posible comprarnos un compacto con el mismo motor, y tal y como sucede, por ejemplo, entre el Clio y el Mégane, o el 207 y el 307. Sin embargo, si miramos hacia el segmento siguiente, el de las berlinas, sí existe una brecha de precios más notable, con la salvedad de algunas ofertas puntuales. Dicho esto, con los compactos actuales recibimos una habitabilidad en general óptima y un equipamiento de serie completo, si bien el ESP de serie todavía es una tarea pendiente en algunos de ellos. Además, para los más caprichosos, siempre es posible decidirse por las versionesmás equipadas, que incluyen elementos, hasta hace poco, exclusivos de segmentos superiores, como sistemas de navegación, luces de xenón... Entre los 105 CV del León, Golf y Mégane y los 126 CV del Auris varía la horquilla de potencias entre la que se mueven los protagonistas de esta maxi comparativa. Hemos podido comprobar cómo, con estos propulsores, se satisface tanto la necesidad de disponer de un vehículo con un consumo razonable para el día a día en la ciudad, como ágil para los desplazamientos interurbanos cargados. Lógicamente, tal y como comprobaremos en las próximas páginas, no todos son igual de eficientes, aunque, para una gran mayoría, probablemente la elección final venga decantada por una pura y simple cuestión de precio y estética, es decir, bonito y barato. La competitividad presente en el segmento de los compactos se refleja en modelos como el Peugeot 307 o el Bravo. El primero de ellos aprovecha su madurez para luchar con precios muy competitivos y seguir defendiendo su buena base, que continúa actual. En el caso del Bravo, y pese a ser uno de los modelos más modernos, tiene algunas carencias que sus rivales sí suplen, aunque por precio el producto italiano pueda resultar más interesante. Después de analizar apartado por apartado, llegaremos a diferentes conclusiones que nos permitirán posicionar a los diez modelos. Indudablemente, habrá sorpresas, como suele ocurrir en comparativas tan numerosas. Porque hay coches que, estando a buen nivel en apartados como habitabilidad o prestaciones, pueden no estarlo en los otros y, al final, lo que cuenta es el equilibrio general. Pero todo dentro de una homogeneidad y una igualdad casi a la milésima. Como en la mayoría de sectores y mercados en los que no existen ni monopolios ni oligopolios, la competencia fomenta la mejora del producto final y, casi siempre, beneficia al consumidor. Este apunte económico lo podemos aplicar perfectamente a esta comparativa, para justificar el escaso margen en el que se mueven estos diez modelos. Deducimos también que los encargados de los departamentos de marketing de las marcas aquí presentes se esfuerzan e incluso vigilan los precios y las ofertas de la competencia, para poder justificar y rebajar aunque sólo sea un euro. Todo vale con tal de estar por delante en el factor precio.

Tal y como comentamos en líneas anteriores, un aspecto muy importante que no hemos tenido en cuenta y que para muchos es sumamente importante es el estético. Pero como entenderéis, a diferencia de los otros apartados, no tenemos ningún instrumento para poder medir la belleza del diseño de cada modelo, algo personal y que depende exclusivamente de los gustos de cada uno. Eso, creemos, es tarea vuestra. Se admiten sugerencias…

FICHAS TÉCNICAS:

C4 y Bravo
Focus y Cee'd
Astra y 307
Mégane y León
Auris y Golf Para los que no quieran comprarse su coche tan a ciegas, que sigan leyendo; seguro que no se equivocan. Si comparamos los precios de estos modelos con los del segmento inferior nos llevaremos una grata sorpresa. Y es que los utilitarios actuales no sólo han aumentado en tamaño y prestaciones, sino también en precio. Por lo que pagaríamos por uno de ellos —o poco más—, es posible comprarnos un compacto con el mismo motor, y tal y como sucede, por ejemplo, entre el Clio y el Mégane, o el 207 y el 307. Sin embargo, si miramos hacia el segmento siguiente, el de las berlinas, sí existe una brecha de precios más notable, con la salvedad de algunas ofertas puntuales. Dicho esto, con los compactos actuales recibimos una habitabilidad en general óptima y un equipamiento de serie completo, si bien el ESP de serie todavía es una tarea pendiente en algunos de ellos. Además, para los más caprichosos, siempre es posible decidirse por las versionesmás equipadas, que incluyen elementos, hasta hace poco, exclusivos de segmentos superiores, como sistemas de navegación, luces de xenón... Entre los 105 CV del León, Golf y Mégane y los 126 CV del Auris varía la horquilla de potencias entre la que se mueven los protagonistas de esta maxi comparativa. Hemos podido comprobar cómo, con estos propulsores, se satisface tanto la necesidad de disponer de un vehículo con un consumo razonable para el día a día en la ciudad, como ágil para los desplazamientos interurbanos cargados. Lógicamente, tal y como comprobaremos en las próximas páginas, no todos son igual de eficientes, aunque, para una gran mayoría, probablemente la elección final venga decantada por una pura y simple cuestión de precio y estética, es decir, bonito y barato. La competitividad presente en el segmento de los compactos se refleja en modelos como el Peugeot 307 o el Bravo. El primero de ellos aprovecha su madurez para luchar con precios muy competitivos y seguir defendiendo su buena base, que continúa actual. En el caso del Bravo, y pese a ser uno de los modelos más modernos, tiene algunas carencias que sus rivales sí suplen, aunque por precio el producto italiano pueda resultar más interesante. Después de analizar apartado por apartado, llegaremos a diferentes conclusiones que nos permitirán posicionar a los diez modelos. Indudablemente, habrá sorpresas, como suele ocurrir en comparativas tan numerosas. Porque hay coches que, estando a buen nivel en apartados como habitabilidad o prestaciones, pueden no estarlo en los otros y, al final, lo que cuenta es el equilibrio general. Pero todo dentro de una homogeneidad y una igualdad casi a la milésima. Como en la mayoría de sectores y mercados en los que no existen ni monopolios ni oligopolios, la competencia fomenta la mejora del producto final y, casi siempre, beneficia al consumidor. Este apunte económico lo podemos aplicar perfectamente a esta comparativa, para justificar el escaso margen en el que se mueven estos diez modelos. Deducimos también que los encargados de los departamentos de marketing de las marcas aquí presentes se esfuerzan e incluso vigilan los precios y las ofertas de la competencia, para poder justificar y rebajar aunque sólo sea un euro. Todo vale con tal de estar por delante en el factor precio.

Tal y como comentamos en líneas anteriores, un aspecto muy importante que no hemos tenido en cuenta y que para muchos es sumamente importante es el estético. Pero como entenderéis, a diferencia de los otros apartados, no tenemos ningún instrumento para poder medir la belleza del diseño de cada modelo, algo personal y que depende exclusivamente de los gustos de cada uno. Eso, creemos, es tarea vuestra. Se admiten sugerencias…

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.