Publicidad

7 plazas y Diesel

Además de un monovolumen, hay muchas más formas de conseguir un coche de 7 plazas con motor Diesel. Sin ir más lejos, aquí hemos reunido cuatro ejemplos: un compacto familiar, un crossover e incluso un par de SUVs.
-
7 plazas y Diesel
El asunto de evaluar el dinero que cuestan, el equipamiento que llevan y el producto que nos llevamos a cambio hay que valorarlo con cautela, y más en el momento actual de crisis galopante. Las ofertas en el momento de la compra pueden ser la clave, porque el Chevrolet Captiva y el Dodge Journey se pueden poner casi al nivel del Nissan Qashqai+2. Si la clave es el espacio interior, los dos modelos más grandes tienen muchas bazas a favor.
Si miramos el equipamiento, el elemento más distintivo del Chevrolet Captiva es el control de descenso que lleva de serie, pero es mucho más importante saber que se ofrece un mantenimiento gratuito durante los tres primeros años o 100.000 km. Junto al Peugeot 308 SW es el único que cuenta con luneta trasera practicable, pero el climatizador es «monozona» y no puede montar navegador o conexión Bluetooth. Un defecto relativo si miramos los accesorios multimedia disponibles en la propia web de la marca. El Dodge Journey R/T destaca por el cuidado que muestra por el confort de los pasajeros, con su tapicería de cuero bitono, un buen equipo de sonido con toma auxiliar, cargador de 6 CDs y compatible con mp3, sistema Bluetooth con control por voz, guantera refrigerada y climatizador de tres zonas con salidas de aire para las tres filas. Hasta se puede disponer de un navegador con disco duro de 30 GB y una pantalla de 8” en la segunda fila con auriculares inalámbricos.

Un detalle muy bueno del Nissan Qashqai+2 es que la cortinilla para cubrir el equipaje se puede guardar en un doble fondo que hay bajo el piso del maletero. El problema del Nissan Qashqai+2 es que las dos plazas extras en la tercera fila suponen un sobrecoste considerable con respecto al Nissan Qashqai normal. Una cosa es pagar 540 euros como sucede con el Peugeot 308 SW y otra poner sobre la mesa entre 1.850 y 2.250 euros más para tener 7 plazas. Eso se le puede hacer muy cuesta arriba a más de uno y más si tenemos en cuenta que, salvo la sonoridad y el espacio, el rendimiento y cualidades dinámicas del cinco plazas son mejores. Por acabado, ajuste, presencia y margen para añadir opciones disponibles —empezando por los dos asientos extras—, el Peugeot 308 SW se sitúa en mejor posición que el Nissan Qashqai+2, pero el acabado Tekna de este último viene muy completo. El modelo más equilibrado de la comparativa es, sin duda, el Nissan Qashqai+2, porque va casi tan bien como el Peugeot 308 SW, tiene el motor con mejor empuje y rendimiento, al tiempo que ofrece un nivel aceptable de habitabilidad y modularidad. Por precio y comportamiento nos quedamos con el Peugeot 308 SW, mientras que el Chevrolet Captiva es la elección por espacio y confort de marcha, y el Dodge Journey por imagen y comodidad para los pasajeros.
7 plazas y algo más
Uso diario
El asunto de evaluar el dinero que cuestan, el equipamiento que llevan y el producto que nos llevamos a cambio hay que valorarlo con cautela, y más en el momento actual de crisis galopante. Las ofertas en el momento de la compra pueden ser la clave, porque el Chevrolet Captiva y el Dodge Journey se pueden poner casi al nivel del Nissan Qashqai+2. Si la clave es el espacio interior, los dos modelos más grandes tienen muchas bazas a favor. Si miramos el equipamiento, el elemento más distintivo del Chevrolet Captiva es el control de descenso que lleva de serie, pero es mucho más importante saber que se ofrece un mantenimiento gratuito durante los tres primeros años o 100.000 km. Junto al Peugeot 308 SW es el único que cuenta con luneta trasera practicable, pero el climatizador es «monozona» y no puede montar navegador o conexión Bluetooth. Un defecto relativo si miramos los accesorios multimedia disponibles en la propia web de la marca. El Dodge Journey R/T destaca por el cuidado que muestra por el confort de los pasajeros, con su tapicería de cuero bitono, un buen equipo de sonido con toma auxiliar, cargador de 6 CDs y compatible con mp3, sistema Bluetooth con control por voz, guantera refrigerada y climatizador de tres zonas con salidas de aire para las tres filas. Hasta se puede disponer de un navegador con disco duro de 30 GB y una pantalla de 8” en la segunda fila con auriculares inalámbricos.

Un detalle muy bueno del Nissan Qashqai+2 es que la cortinilla para cubrir el equipaje se puede guardar en un doble fondo que hay bajo el piso del maletero. El problema del Nissan Qashqai+2 es que las dos plazas extras en la tercera fila suponen un sobrecoste considerable con respecto al Nissan Qashqai normal. Una cosa es pagar 540 euros como sucede con el Peugeot 308 SW y otra poner sobre la mesa entre 1.850 y 2.250 euros más para tener 7 plazas. Eso se le puede hacer muy cuesta arriba a más de uno y más si tenemos en cuenta que, salvo la sonoridad y el espacio, el rendimiento y cualidades dinámicas del cinco plazas son mejores. Por acabado, ajuste, presencia y margen para añadir opciones disponibles —empezando por los dos asientos extras—, el Peugeot 308 SW se sitúa en mejor posición que el Nissan Qashqai+2, pero el acabado Tekna de este último viene muy completo. El modelo más equilibrado de la comparativa es, sin duda, el Nissan Qashqai+2, porque va casi tan bien como el Peugeot 308 SW, tiene el motor con mejor empuje y rendimiento, al tiempo que ofrece un nivel aceptable de habitabilidad y modularidad. Por precio y comportamiento nos quedamos con el Peugeot 308 SW, mientras que el Chevrolet Captiva es la elección por espacio y confort de marcha, y el Dodge Journey por imagen y comodidad para los pasajeros.
7 plazas y algo más
Uso diario
El asunto de evaluar el dinero que cuestan, el equipamiento que llevan y el producto que nos llevamos a cambio hay que valorarlo con cautela, y más en el momento actual de crisis galopante. Las ofertas en el momento de la compra pueden ser la clave, porque el Chevrolet Captiva y el Dodge Journey se pueden poner casi al nivel del Nissan Qashqai+2. Si la clave es el espacio interior, los dos modelos más grandes tienen muchas bazas a favor. Si miramos el equipamiento, el elemento más distintivo del Chevrolet Captiva es el control de descenso que lleva de serie, pero es mucho más importante saber que se ofrece un mantenimiento gratuito durante los tres primeros años o 100.000 km. Junto al Peugeot 308 SW es el único que cuenta con luneta trasera practicable, pero el climatizador es «monozona» y no puede montar navegador o conexión Bluetooth. Un defecto relativo si miramos los accesorios multimedia disponibles en la propia web de la marca. El Dodge Journey R/T destaca por el cuidado que muestra por el confort de los pasajeros, con su tapicería de cuero bitono, un buen equipo de sonido con toma auxiliar, cargador de 6 CDs y compatible con mp3, sistema Bluetooth con control por voz, guantera refrigerada y climatizador de tres zonas con salidas de aire para las tres filas. Hasta se puede disponer de un navegador con disco duro de 30 GB y una pantalla de 8” en la segunda fila con auriculares inalámbricos.

Un detalle muy bueno del Nissan Qashqai+2 es que la cortinilla para cubrir el equipaje se puede guardar en un doble fondo que hay bajo el piso del maletero. El problema del Nissan Qashqai+2 es que las dos plazas extras en la tercera fila suponen un sobrecoste considerable con respecto al Nissan Qashqai normal. Una cosa es pagar 540 euros como sucede con el Peugeot 308 SW y otra poner sobre la mesa entre 1.850 y 2.250 euros más para tener 7 plazas. Eso se le puede hacer muy cuesta arriba a más de uno y más si tenemos en cuenta que, salvo la sonoridad y el espacio, el rendimiento y cualidades dinámicas del cinco plazas son mejores. Por acabado, ajuste, presencia y margen para añadir opciones disponibles —empezando por los dos asientos extras—, el Peugeot 308 SW se sitúa en mejor posición que el Nissan Qashqai+2, pero el acabado Tekna de este último viene muy completo. El modelo más equilibrado de la comparativa es, sin duda, el Nissan Qashqai+2, porque va casi tan bien como el Peugeot 308 SW, tiene el motor con mejor empuje y rendimiento, al tiempo que ofrece un nivel aceptable de habitabilidad y modularidad. Por precio y comportamiento nos quedamos con el Peugeot 308 SW, mientras que el Chevrolet Captiva es la elección por espacio y confort de marcha, y el Dodge Journey por imagen y comodidad para los pasajeros.
7 plazas y algo más
Uso diario
El asunto de evaluar el dinero que cuestan, el equipamiento que llevan y el producto que nos llevamos a cambio hay que valorarlo con cautela, y más en el momento actual de crisis galopante. Las ofertas en el momento de la compra pueden ser la clave, porque el Chevrolet Captiva y el Dodge Journey se pueden poner casi al nivel del Nissan Qashqai+2. Si la clave es el espacio interior, los dos modelos más grandes tienen muchas bazas a favor. Si miramos el equipamiento, el elemento más distintivo del Chevrolet Captiva es el control de descenso que lleva de serie, pero es mucho más importante saber que se ofrece un mantenimiento gratuito durante los tres primeros años o 100.000 km. Junto al Peugeot 308 SW es el único que cuenta con luneta trasera practicable, pero el climatizador es «monozona» y no puede montar navegador o conexión Bluetooth. Un defecto relativo si miramos los accesorios multimedia disponibles en la propia web de la marca. El Dodge Journey R/T destaca por el cuidado que muestra por el confort de los pasajeros, con su tapicería de cuero bitono, un buen equipo de sonido con toma auxiliar, cargador de 6 CDs y compatible con mp3, sistema Bluetooth con control por voz, guantera refrigerada y climatizador de tres zonas con salidas de aire para las tres filas. Hasta se puede disponer de un navegador con disco duro de 30 GB y una pantalla de 8” en la segunda fila con auriculares inalámbricos.

Un detalle muy bueno del Nissan Qashqai+2 es que la cortinilla para cubrir el equipaje se puede guardar en un doble fondo que hay bajo el piso del maletero. El problema del Nissan Qashqai+2 es que las dos plazas extras en la tercera fila suponen un sobrecoste considerable con respecto al Nissan Qashqai normal. Una cosa es pagar 540 euros como sucede con el Peugeot 308 SW y otra poner sobre la mesa entre 1.850 y 2.250 euros más para tener 7 plazas. Eso se le puede hacer muy cuesta arriba a más de uno y más si tenemos en cuenta que, salvo la sonoridad y el espacio, el rendimiento y cualidades dinámicas del cinco plazas son mejores. Por acabado, ajuste, presencia y margen para añadir opciones disponibles —empezando por los dos asientos extras—, el Peugeot 308 SW se sitúa en mejor posición que el Nissan Qashqai+2, pero el acabado Tekna de este último viene muy completo. El modelo más equilibrado de la comparativa es, sin duda, el Nissan Qashqai+2, porque va casi tan bien como el Peugeot 308 SW, tiene el motor con mejor empuje y rendimiento, al tiempo que ofrece un nivel aceptable de habitabilidad y modularidad. Por precio y comportamiento nos quedamos con el Peugeot 308 SW, mientras que el Chevrolet Captiva es la elección por espacio y confort de marcha, y el Dodge Journey por imagen y comodidad para los pasajeros.
7 plazas y algo más
Uso diario
El asunto de evaluar el dinero que cuestan, el equipamiento que llevan y el producto que nos llevamos a cambio hay que valorarlo con cautela, y más en el momento actual de crisis galopante. Las ofertas en el momento de la compra pueden ser la clave, porque el Chevrolet Captiva y el Dodge Journey se pueden poner casi al nivel del Nissan Qashqai+2. Si la clave es el espacio interior, los dos modelos más grandes tienen muchas bazas a favor. Si miramos el equipamiento, el elemento más distintivo del Chevrolet Captiva es el control de descenso que lleva de serie, pero es mucho más importante saber que se ofrece un mantenimiento gratuito durante los tres primeros años o 100.000 km. Junto al Peugeot 308 SW es el único que cuenta con luneta trasera practicable, pero el climatizador es «monozona» y no puede montar navegador o conexión Bluetooth. Un defecto relativo si miramos los accesorios multimedia disponibles en la propia web de la marca. El Dodge Journey R/T destaca por el cuidado que muestra por el confort de los pasajeros, con su tapicería de cuero bitono, un buen equipo de sonido con toma auxiliar, cargador de 6 CDs y compatible con mp3, sistema Bluetooth con control por voz, guantera refrigerada y climatizador de tres zonas con salidas de aire para las tres filas. Hasta se puede disponer de un navegador con disco duro de 30 GB y una pantalla de 8” en la segunda fila con auriculares inalámbricos.

Un detalle muy bueno del Nissan Qashqai+2 es que la cortinilla para cubrir el equipaje se puede guardar en un doble fondo que hay bajo el piso del maletero. El problema del Nissan Qashqai+2 es que las dos plazas extras en la tercera fila suponen un sobrecoste considerable con respecto al Nissan Qashqai normal. Una cosa es pagar 540 euros como sucede con el Peugeot 308 SW y otra poner sobre la mesa entre 1.850 y 2.250 euros más para tener 7 plazas. Eso se le puede hacer muy cuesta arriba a más de uno y más si tenemos en cuenta que, salvo la sonoridad y el espacio, el rendimiento y cualidades dinámicas del cinco plazas son mejores. Por acabado, ajuste, presencia y margen para añadir opciones disponibles —empezando por los dos asientos extras—, el Peugeot 308 SW se sitúa en mejor posición que el Nissan Qashqai+2, pero el acabado Tekna de este último viene muy completo. El modelo más equilibrado de la comparativa es, sin duda, el Nissan Qashqai+2, porque va casi tan bien como el Peugeot 308 SW, tiene el motor con mejor empuje y rendimiento, al tiempo que ofrece un nivel aceptable de habitabilidad y modularidad. Por precio y comportamiento nos quedamos con el Peugeot 308 SW, mientras que el Chevrolet Captiva es la elección por espacio y confort de marcha, y el Dodge Journey por imagen y comodidad para los pasajeros.
7 plazas y algo más
Uso diario
El asunto de evaluar el dinero que cuestan, el equipamiento que llevan y el producto que nos llevamos a cambio hay que valorarlo con cautela, y más en el momento actual de crisis galopante. Las ofertas en el momento de la compra pueden ser la clave, porque el Chevrolet Captiva y el Dodge Journey se pueden poner casi al nivel del Nissan Qashqai+2. Si la clave es el espacio interior, los dos modelos más grandes tienen muchas bazas a favor. Si miramos el equipamiento, el elemento más distintivo del Chevrolet Captiva es el control de descenso que lleva de serie, pero es mucho más importante saber que se ofrece un mantenimiento gratuito durante los tres primeros años o 100.000 km. Junto al Peugeot 308 SW es el único que cuenta con luneta trasera practicable, pero el climatizador es «monozona» y no puede montar navegador o conexión Bluetooth. Un defecto relativo si miramos los accesorios multimedia disponibles en la propia web de la marca. El Dodge Journey R/T destaca por el cuidado que muestra por el confort de los pasajeros, con su tapicería de cuero bitono, un buen equipo de sonido con toma auxiliar, cargador de 6 CDs y compatible con mp3, sistema Bluetooth con control por voz, guantera refrigerada y climatizador de tres zonas con salidas de aire para las tres filas. Hasta se puede disponer de un navegador con disco duro de 30 GB y una pantalla de 8” en la segunda fila con auriculares inalámbricos.

Un detalle muy bueno del Nissan Qashqai+2 es que la cortinilla para cubrir el equipaje se puede guardar en un doble fondo que hay bajo el piso del maletero. El problema del Nissan Qashqai+2 es que las dos plazas extras en la tercera fila suponen un sobrecoste considerable con respecto al Nissan Qashqai normal. Una cosa es pagar 540 euros como sucede con el Peugeot 308 SW y otra poner sobre la mesa entre 1.850 y 2.250 euros más para tener 7 plazas. Eso se le puede hacer muy cuesta arriba a más de uno y más si tenemos en cuenta que, salvo la sonoridad y el espacio, el rendimiento y cualidades dinámicas del cinco plazas son mejores. Por acabado, ajuste, presencia y margen para añadir opciones disponibles —empezando por los dos asientos extras—, el Peugeot 308 SW se sitúa en mejor posición que el Nissan Qashqai+2, pero el acabado Tekna de este último viene muy completo. El modelo más equilibrado de la comparativa es, sin duda, el Nissan Qashqai+2, porque va casi tan bien como el Peugeot 308 SW, tiene el motor con mejor empuje y rendimiento, al tiempo que ofrece un nivel aceptable de habitabilidad y modularidad. Por precio y comportamiento nos quedamos con el Peugeot 308 SW, mientras que el Chevrolet Captiva es la elección por espacio y confort de marcha, y el Dodge Journey por imagen y comodidad para los pasajeros.
7 plazas y algo más
Uso diario
El asunto de evaluar el dinero que cuestan, el equipamiento que llevan y el producto que nos llevamos a cambio hay que valorarlo con cautela, y más en el momento actual de crisis galopante. Las ofertas en el momento de la compra pueden ser la clave, porque el Chevrolet Captiva y el Dodge Journey se pueden poner casi al nivel del Nissan Qashqai+2. Si la clave es el espacio interior, los dos modelos más grandes tienen muchas bazas a favor. Si miramos el equipamiento, el elemento más distintivo del Chevrolet Captiva es el control de descenso que lleva de serie, pero es mucho más importante saber que se ofrece un mantenimiento gratuito durante los tres primeros años o 100.000 km. Junto al Peugeot 308 SW es el único que cuenta con luneta trasera practicable, pero el climatizador es «monozona» y no puede montar navegador o conexión Bluetooth. Un defecto relativo si miramos los accesorios multimedia disponibles en la propia web de la marca. El Dodge Journey R/T destaca por el cuidado que muestra por el confort de los pasajeros, con su tapicería de cuero bitono, un buen equipo de sonido con toma auxiliar, cargador de 6 CDs y compatible con mp3, sistema Bluetooth con control por voz, guantera refrigerada y climatizador de tres zonas con salidas de aire para las tres filas. Hasta se puede disponer de un navegador con disco duro de 30 GB y una pantalla de 8” en la segunda fila con auriculares inalámbricos.

Un detalle muy bueno del Nissan Qashqai+2 es que la cortinilla para cubrir el equipaje se puede guardar en un doble fondo que hay bajo el piso del maletero. El problema del Nissan Qashqai+2 es que las dos plazas extras en la tercera fila suponen un sobrecoste considerable con respecto al Nissan Qashqai normal. Una cosa es pagar 540 euros como sucede con el Peugeot 308 SW y otra poner sobre la mesa entre 1.850 y 2.250 euros más para tener 7 plazas. Eso se le puede hacer muy cuesta arriba a más de uno y más si tenemos en cuenta que, salvo la sonoridad y el espacio, el rendimiento y cualidades dinámicas del cinco plazas son mejores. Por acabado, ajuste, presencia y margen para añadir opciones disponibles —empezando por los dos asientos extras—, el Peugeot 308 SW se sitúa en mejor posición que el Nissan Qashqai+2, pero el acabado Tekna de este último viene muy completo. El modelo más equilibrado de la comparativa es, sin duda, el Nissan Qashqai+2, porque va casi tan bien como el Peugeot 308 SW, tiene el motor con mejor empuje y rendimiento, al tiempo que ofrece un nivel aceptable de habitabilidad y modularidad. Por precio y comportamiento nos quedamos con el Peugeot 308 SW, mientras que el Chevrolet Captiva es la elección por espacio y confort de marcha, y el Dodge Journey por imagen y comodidad para los pasajeros.
7 plazas y algo más
Uso diario
El asunto de evaluar el dinero que cuestan, el equipamiento que llevan y el producto que nos llevamos a cambio hay que valorarlo con cautela, y más en el momento actual de crisis galopante. Las ofertas en el momento de la compra pueden ser la clave, porque el Chevrolet Captiva y el Dodge Journey se pueden poner casi al nivel del Nissan Qashqai+2. Si la clave es el espacio interior, los dos modelos más grandes tienen muchas bazas a favor. Si miramos el equipamiento, el elemento más distintivo del Chevrolet Captiva es el control de descenso que lleva de serie, pero es mucho más importante saber que se ofrece un mantenimiento gratuito durante los tres primeros años o 100.000 km. Junto al Peugeot 308 SW es el único que cuenta con luneta trasera practicable, pero el climatizador es «monozona» y no puede montar navegador o conexión Bluetooth. Un defecto relativo si miramos los accesorios multimedia disponibles en la propia web de la marca. El Dodge Journey R/T destaca por el cuidado que muestra por el confort de los pasajeros, con su tapicería de cuero bitono, un buen equipo de sonido con toma auxiliar, cargador de 6 CDs y compatible con mp3, sistema Bluetooth con control por voz, guantera refrigerada y climatizador de tres zonas con salidas de aire para las tres filas. Hasta se puede disponer de un navegador con disco duro de 30 GB y una pantalla de 8” en la segunda fila con auriculares inalámbricos.

Un detalle muy bueno del Nissan Qashqai+2 es que la cortinilla para cubrir el equipaje se puede guardar en un doble fondo que hay bajo el piso del maletero. El problema del Nissan Qashqai+2 es que las dos plazas extras en la tercera fila suponen un sobrecoste considerable con respecto al Nissan Qashqai normal. Una cosa es pagar 540 euros como sucede con el Peugeot 308 SW y otra poner sobre la mesa entre 1.850 y 2.250 euros más para tener 7 plazas. Eso se le puede hacer muy cuesta arriba a más de uno y más si tenemos en cuenta que, salvo la sonoridad y el espacio, el rendimiento y cualidades dinámicas del cinco plazas son mejores. Por acabado, ajuste, presencia y margen para añadir opciones disponibles —empezando por los dos asientos extras—, el Peugeot 308 SW se sitúa en mejor posición que el Nissan Qashqai+2, pero el acabado Tekna de este último viene muy completo. El modelo más equilibrado de la comparativa es, sin duda, el Nissan Qashqai+2, porque va casi tan bien como el Peugeot 308 SW, tiene el motor con mejor empuje y rendimiento, al tiempo que ofrece un nivel aceptable de habitabilidad y modularidad. Por precio y comportamiento nos quedamos con el Peugeot 308 SW, mientras que el Chevrolet Captiva es la elección por espacio y confort de marcha, y el Dodge Journey por imagen y comodidad para los pasajeros.
7 plazas y algo más
Uso diario

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.