Publicidad

Dacia Logan Break 1.6

Esta variante del Logan eleva a la máxima potencia el pragmatismo aplicado al automóvil. Con mínimas concesiones estéticas y sin dar pábulo a cualquier elemento superfluo, consigue ofertar, a un precio récord, una carrocería amplia, práctica, modulable y con capacidad para siete plazas.
-
Dacia Logan Break 1.6
Que el precio es la mejor baza de toda la gama Logan es algo absolutamente incuestionable. La versión Break, bajo cuyas siglas se esconde una espaciosa carrocería break, añade a la economía un factor de practicidad y polivalencia que muchos sabrán valorar en lo que vale. Sin ningún aspecto que resulte neta y claramente deficiente, lo cierto es que en conjunto, el Logan break, está un escalón por debajo de lo que se espera de un modelo actual..

Galería relacionada

DaciaLogan7pl_ext

¿Quieres saber como va el Diesel? Te lo contamos en el número 2.494 de AUTOPISTA, que ya está en el quiosco. Disponible con cinco o siete plazas, entendemos que vale la pena pagar los 450 euros extras que representa contar con la máxima capacidad de pasajeros ya que la repercusión en el precio total es mínima y las posibilidades que añade son francamente interesantes. No se trata como en otros modelos de dos plazas adicionales de “emergencia” o casi reservadas en exclusiva para un público infantil. Las siete plazas del Logan son “de verdad” y los pasajeros de la tercera fila no ven especialmente mermado su confort, ni su espacio, con relación a los de las filas anteriores. La descomunal distancia entre ejes de esta versión, que se acerca a los tres metros, es la clave para estos resultados. El piso de la tercera fila de asientos está prácticamente a la misma altura que en la segunda, con lo que la postura de sus pasajeros es más racional que la que se ofrece en otros modelos en los que llevamos las rodillas a la altura de la nariz. El acceso a esa tercera plaza tampoco es especialmente delicado y se dispone de unos reposabrazos con portabebidas incorporados que, como decimos, permiten a los pasajeros de atrás tener una calidad de confort equivalente a la de los que ocupan la fila de delante. Con todo ello, podemos afirmar que el Logan ofrece una de las configuraciones mejor resueltas en los modelos con siete plazas. Cuando no es necesaria esa tercera fila se puede plegar para aumentar la capacidad de maletero que entonces pasa de los 550 a los 665 dm3, cifra que puede llegar a los 1.080 dm3 si extraemos la tercera fila y plegamos la segunda. En estas condiciones la capacidad de carga es la de una auténtica furgoneta y permite disponer en un solo coche, la herramienta de trabajo para la semana y el vehículo de ocio para los días de fiesta.

Fiel a su planteamiento básico, ya iniciado con la berlina, el Logan no hace ninguna concesión estética y renuncia abiertamente a cualquier tipo de elemento superfluo que pudiera elevar su precio. Así, el aire acondicionado, las llantas de aleación, el equipo de sonido, los elevalunas posteriores e incluso la bandeja trasera —90 euros— quedan reservados para la lista de opciones, lo que nos parece absolutamente lógico en un coche es este planteamiento. Lo que no nos parece tan bien es que se lleve el ahorro hasta el extremo de relegar, también los airbags laterales —225 euros-, a esa reducida lista de opciones. Se corre el riesgo de que alguien con la cuenta corriente no muy saneada acabe prefiriendo pagar la radio que los airbags y vea mermada su seguridad en caso de accidente. Hay cosas que deberían ser de serie en todos los modelos y entendemos que esta, como lo es el ABS, debería ser otra de ellas. Por lo demás esta variante de carrocería no presenta cambios significativos en el ambiente que se respira en su interior, con relación a la berlina de cuatro puertas. Y ya que hablamos de “respirar”, asumimos que la calidad de los plásticos interiores no sea la de un “Vel Satis”, pero podría intentarse hacer algo al respecto del olor que despiden. Los más optimistas o permisivos, dirá que “huele a nuevo”, pero lo cierto es que huele a rayos. No vamos a decir que sea insoportable, pero desde luego no es muy agradable. Ya hemos hablado de la generosa y utilizable habitabilidad disponible. En cuanto al diseño de los asientos no podemos decir sino que cumplen con su función sin más. La banqueta es algo corta y el diseño anatómico no brilla por sus elaborados contornos, con lo que ni la sujeción lateral ni el soporte a la altura de la zona lumbar se caracterizan por su eficacia. A pesar de todo, las distancias relativas de volante, palanca de cambios y pedales propician una postura de conducción bastante buena y en un plano de altura dominante, lo que tiene mucho mérito si sumamos a la ausencia de regulaciones de asiento la de volante que no es regulable, ni en altura ni en profundidad.

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.