Publicidad

Comparativa low cost: Dacia Lodgy vs   Dacia Logan MCV

No existen alternativas en el mercado que puedan hacer sombra a los Dacia Logan MCV y Lodgy, si lo que buscas es el máximo espacio al precio más contenido.
Texto: Alberto Díez / Fotos: Ángel Yuste -
Comparativa low cost: Dacia Lodgy vs   Dacia Logan MCV

Incluidos dentro de ese grupo de modelos denominados 'de bajo coste', a nuestros dos protagonistas no podrás exigirles acabados primorosos, materiales lujosos o equipamientos desbordantes de generosidad y tecnología. Sin embargo, no seríamos justos si no dijéramos a continuación que cuentan con argumentos muy a tener en cuenta si lo que buscas son vehículos eminentemente prácticos, y muy económicos de adquirir y mantener.

En el caso de estos dos Dacia, cuentan además con un atractivo adicional nada desdeñable. La relación económica que ofrecen entre el espacio que entregan y el precio que exigen a cambio es, sin lugar a dudas, de las mejores, por no decir la mejor, dentro de la categoría en la que cada uno compite.

Lodgy vs Logan MCVFamiliar o monovolumen

Y además lo hacen desde dos filosofías distintas, porque el Logan MCV ataca en el segmento de las berlinas familiares, mientras que el Lodgy lo hace en la zona monovolumen.

Esta diferente orientación es la que establece claras diferencias entre ellos, no solo en cuestiones espaciales, sino en la definición interior de uno y otro modelo.

Así y comenzando por el Logan MCV, sus plazas delanteras son amplias, y aunque los asientos tienen un diseño básico, su mullido resulta agradable, aunque sujeta poco lateralmente. Las traseras, con 136 centímetros de anchura, cumplen con un mínimo razonable para que tres adultos viajen con relativo confort. Pero donde de verdad destaca este modelo es en capacidad de carga. Porque, con casi 600 litros de volumen en su maletero, el Logan MCV es de los más generosos de su categoría.

Lodgy vs Logan MCVCentrándonos en el Lodgy, su condición monovolumen le permite disponer de dos plazas más en su interior, y su modularidad es también superior, ya que podemos 'jugar' con la segunda y tercera filas de asientos. No obstante, hay que dejar claro que esa modularidad no llega al nivel de monovolumenes como los Grand Scénic y Espace de Renault, que cuentan con asientos individuales. En el caso del Lodgy, la fila de asientos central está dividida en 1/3-2/3, y la tercera fila de asientos es una banqueta corrida con dos plazas. Esta característica hace que, a la hora de quitarlas para ganar espacio de carga, sea necesario el concurso de un ayudante, ya que por tamaño y peso son poco cómodas de manejar.

Logicamente, su capacidad de carga de equipaje va a depender mucho de la configuración de asientos que se elija. Así, si se utilizan las 7 plazas, el maletero admite como máximo 230 litros de equipaje. Si eliminamos la tercera fila de asientos, esa capacidad crece hasta los 795 litros. Y si además abatimos la segunda fila de asientos, el maletero del Lodgy llega a admitir nada menos que 1.275 litros.

Respecto al Logan MCV, el Lodgy presenta un puesto de conducción más de 'furgoneta', debido a que vamos 'más sentados' y a que su volante se encuentra mucho más horizontal. La posición no es la perfecta, pero al menos la distribución de los mandos de uso habitual está bien planteada, y es fácil acceder a todos ellos.

Rodadores agradables

En marcha y moviéndonos por carreteras de primer nivel, ambos modelos se caracterizan sobre todo por el confort que entregan a sus ocupantes a ritmos relajados, más que por su efectividad dinámica a alta velocidad. Y es que, en ambos casos, presentan suspensiones de regulación bastante suave, que absorben bien las irregularidades del firme, evitando que lleguen molestos traqueteos al interior del coche, pero que sujetan poco la carrocería si se toman curvas a un ritmo alegre. No obstante, las suspensiones del Logan MCV son ligeramente más firmes, y eso se traduce en menores inclinaciones de la carrocería cuando se abordan zonas de trazado ratonero.

Es en este tipo de carreteras donde apreciamos las mayores diferencias dinámicas entre ellos. Y es que ese grado de rigidez distinto en sus respectivas suspensiones, los 131 kg que pesa de más el Lodgy respecto del Logan MPV y su mayor 'cuerpo', lo convierten en un vehículo más torpe cuando se trata de encadenar curvas, ya que las transiciones en los cambios de apoyo se solventan de un modo más lento.

A cambio, la monta de unos discos delanteros más 'gordos' en el Lodgy se deja notar en su mejor frenada, así como en una mayor resistencia a la fatiga cuando se rueda sólo con cinco plazas ocupadas. La diferencia no es grande, pero está ahí, y en un apartado tan importante como la seguridad, cada metro cuenta mucho.

Lodgy vs Logan MCVDistinto carácter

Aunque ambos modelos comparten el motor 1.5 dCi de origen Renault, la potencia que entregan es distinta. Así, en el caso del Logan MCV se conforma con 99,3 CV reales según nuestro banco de potencia, mientras que el Lodgy eleva esa cifra hasta los 110,4 CV. Y esta diferencia concede ventaja en prestaciones al monovolumen frente al familiar. La diferencia no es espectacular, pero sí suficiente para convenir que el modelo de siete plazas presenta un andar algo más desahogado que el de cinco.

A cambio, es el Logan MCV el que nos permitirá viajar durante más kilómetros sin tener que parar a repostar, ya que sus consumos, a velocidades legales, son bastante más contenidos. Los datos obtenidos con uno y otro modelo hablan por sí solos, y mientras que el Lodgy ha necesitado 5,7 l/100 km de media en nuestro recorrido habitual, el Logan MCV se ha conformado con apenas 4,9 l/100 km. Y esa diferencia en la exigencia de carburante, traducida a distancia recorrida —con idéntico depósito—, nos permiten alargar los repostajes en casi 160 km respecto del monovolumen Lodgy.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.