Publicidad

¿Cuál es el mejor coche ciudadano?

Suena, y con fuerza, la llamada del ahorro. Más aún cuando hablamos de movernos en nuestro medio de transporte diario. En plena economía «de guerra», avanzados microcoches emergen hoy como gran alternativa. No fallan a la ecuación: bajo coste, altísimo rendimiento. Gastan lo mínimo, se aparcan fácil, maniobran mejor... y se atreven hasta con carretera. Los elegidos: Citroën C1, Ford Ka, Hyundai i10, Kia Picanto, Renault Twingo y Suzuki Alto. ¿Quién ganará?
-
¿Cuál es el mejor coche ciudadano?
Más que una categoría, son ya una auténtica tribu urbana. Contaminación, movilidad, economía... Toda la coyuntura mundial va en su favor. Como una universidad, en la ciudad son todo facultades: pequeños, se aparcan muy fácil; ligeros, se mueven por todos los rincones con gran agilidad; por precio, representan la alternativa global de transporte, especialmente con sus motores básicos de gasolina; por consumo nadie les tose, ni siquiera actuales modelos híbridos; y, a todo ello, suman pequeños motores de 3 y 4 cilindros con un nivel de prestaciones más que suficiente para callejear. ¿Alguien da más? A continuación, los comparamos en orden alfabético.
El «pequeñín» de la comparativa aprovecha sus mínimas dimensiones (sólo 3,44 metros de longitud) para colarse entre tan buen tráfico. Ante eso, y su extrema ligereza, no extraña que marque el segundo mejor consumo (únicamente 6,5 l/100 km en ciudad, imbatible junto al Suzuki Alto) y que por motor responda siempre con decisión: monta también un propulsor tricilíndrico de 68 CV muy agradable desde bajo régimen. Nacido para la gran urbe.

Se lleva al cliente de calle... pero no sólo en el estricto sentido de la palabra. Atractivo, engancha por imagen y es muy directo, aunque muestra alguna debilidad. Primero, por motor, un 1.2 de 69 CV: faltan bajos (luego estira muy bien) y consume como el que más. Segundo, por dureza de suspensión y exagerada goma (195/50 R15, mucho más anchos y con menos perfil que el resto), incómodo para subir tanto badén. La visibilidad trasera, otro déficit.

Nada que ver con el anterior Hyundai Atos. Por tacto, confianza, agrado... su sustituto, el Hyundai i10, aparece ya como un ciudadano moderno y actual. Cumple, generosamente, con toda exigencia. Bueno su motor 1.1 de 66 CV, muy activo desde el inicio de marcha y con gran recuperación, consume a cuentagotas y gira casi como el Suzuki Alto: en un pañuelo. La sonoridad, punto a mejorar.

Sorprende que, con la misma base y motor que el Hyundai i10, el Kia Picanto consuma notablemente más en ciudad (el peor de todos con 7,6 l/100 km), tarde más en arrancar y responda peor a las solicitudes del conductor. Y pesando menos... Lastrado ya de partida, pierde más puntos por ser también el que peor frena en espacios cortos. Eso sí, por suavidad, una opción muy válida.

Refinado y mejor adaptado que el Renault Twingo original, parecía candidato a triunfar. Buenos frenos para repentinas retenciones, motor potente (1.2 de 75 CV) e instantáneo para «tirarse» a cualquier hueco, gran ambiente y contenido gasto a pesar del mayor peso (1.020 kg) . Pero su mayor torpeza de giro –diámetro casi 1,5 metros peor que muchos rivales- ralentiza sus movimientos.

Potencia, peso pluma (886 kg), el menor diámetro de giro y, por si no fuera poco, el menor consumo con diferencia, con sólo 6,2 l/100 km en ciudad. El sorprendente Suzuki Alto lo tiene todo para coronarse rey de las calles. Es, además, de los más cortos pese a su buen tamaño interior: muy ágil, cabe por todo rincón o «agujero», y su dirección es rápida. A destacar su enérgico 3 cilindros de 68 CV, muy utilizable.

— Fichas técnicas del Citroën C1, Ford Ka y Hyundai i10
— Fichas técnicas del Kia Picanto, Renault Twingo y Suzuki Alto
Coches anticrisis
En carretera
Vida a bordo
Más que una categoría, son ya una auténtica tribu urbana. Contaminación, movilidad, economía... Toda la coyuntura mundial va en su favor. Como una universidad, en la ciudad son todo facultades: pequeños, se aparcan muy fácil; ligeros, se mueven por todos los rincones con gran agilidad; por precio, representan la alternativa global de transporte, especialmente con sus motores básicos de gasolina; por consumo nadie les tose, ni siquiera actuales modelos híbridos; y, a todo ello, suman pequeños motores de 3 y 4 cilindros con un nivel de prestaciones más que suficiente para callejear. ¿Alguien da más? A continuación, los comparamos en orden alfabético. El «pequeñín» de la comparativa aprovecha sus mínimas dimensiones (sólo 3,44 metros de longitud) para colarse entre tan buen tráfico. Ante eso, y su extrema ligereza, no extraña que marque el segundo mejor consumo (únicamente 6,5 l/100 km en ciudad, imbatible junto al Suzuki Alto) y que por motor responda siempre con decisión: monta también un propulsor tricilíndrico de 68 CV muy agradable desde bajo régimen. Nacido para la gran urbe.

Se lleva al cliente de calle... pero no sólo en el estricto sentido de la palabra. Atractivo, engancha por imagen y es muy directo, aunque muestra alguna debilidad. Primero, por motor, un 1.2 de 69 CV: faltan bajos (luego estira muy bien) y consume como el que más. Segundo, por dureza de suspensión y exagerada goma (195/50 R15, mucho más anchos y con menos perfil que el resto), incómodo para subir tanto badén. La visibilidad trasera, otro déficit.

Nada que ver con el anterior Hyundai Atos. Por tacto, confianza, agrado... su sustituto, el Hyundai i10, aparece ya como un ciudadano moderno y actual. Cumple, generosamente, con toda exigencia. Bueno su motor 1.1 de 66 CV, muy activo desde el inicio de marcha y con gran recuperación, consume a cuentagotas y gira casi como el Suzuki Alto: en un pañuelo. La sonoridad, punto a mejorar.

Sorprende que, con la misma base y motor que el Hyundai i10, el Kia Picanto consuma notablemente más en ciudad (el peor de todos con 7,6 l/100 km), tarde más en arrancar y responda peor a las solicitudes del conductor. Y pesando menos... Lastrado ya de partida, pierde más puntos por ser también el que peor frena en espacios cortos. Eso sí, por suavidad, una opción muy válida.

Refinado y mejor adaptado que el Renault Twingo original, parecía candidato a triunfar. Buenos frenos para repentinas retenciones, motor potente (1.2 de 75 CV) e instantáneo para «tirarse» a cualquier hueco, gran ambiente y contenido gasto a pesar del mayor peso (1.020 kg) . Pero su mayor torpeza de giro –diámetro casi 1,5 metros peor que muchos rivales- ralentiza sus movimientos.

Potencia, peso pluma (886 kg), el menor diámetro de giro y, por si no fuera poco, el menor consumo con diferencia, con sólo 6,2 l/100 km en ciudad. El sorprendente Suzuki Alto lo tiene todo para coronarse rey de las calles. Es, además, de los más cortos pese a su buen tamaño interior: muy ágil, cabe por todo rincón o «agujero», y su dirección es rápida. A destacar su enérgico 3 cilindros de 68 CV, muy utilizable.

— Fichas técnicas del Citroën C1, Ford Ka y Hyundai i10
— Fichas técnicas del Kia Picanto, Renault Twingo y Suzuki Alto
Coches anticrisis
En carretera
Vida a bordo
Más que una categoría, son ya una auténtica tribu urbana. Contaminación, movilidad, economía... Toda la coyuntura mundial va en su favor. Como una universidad, en la ciudad son todo facultades: pequeños, se aparcan muy fácil; ligeros, se mueven por todos los rincones con gran agilidad; por precio, representan la alternativa global de transporte, especialmente con sus motores básicos de gasolina; por consumo nadie les tose, ni siquiera actuales modelos híbridos; y, a todo ello, suman pequeños motores de 3 y 4 cilindros con un nivel de prestaciones más que suficiente para callejear. ¿Alguien da más? A continuación, los comparamos en orden alfabético. El «pequeñín» de la comparativa aprovecha sus mínimas dimensiones (sólo 3,44 metros de longitud) para colarse entre tan buen tráfico. Ante eso, y su extrema ligereza, no extraña que marque el segundo mejor consumo (únicamente 6,5 l/100 km en ciudad, imbatible junto al Suzuki Alto) y que por motor responda siempre con decisión: monta también un propulsor tricilíndrico de 68 CV muy agradable desde bajo régimen. Nacido para la gran urbe.

Se lleva al cliente de calle... pero no sólo en el estricto sentido de la palabra. Atractivo, engancha por imagen y es muy directo, aunque muestra alguna debilidad. Primero, por motor, un 1.2 de 69 CV: faltan bajos (luego estira muy bien) y consume como el que más. Segundo, por dureza de suspensión y exagerada goma (195/50 R15, mucho más anchos y con menos perfil que el resto), incómodo para subir tanto badén. La visibilidad trasera, otro déficit.

Nada que ver con el anterior Hyundai Atos. Por tacto, confianza, agrado... su sustituto, el Hyundai i10, aparece ya como un ciudadano moderno y actual. Cumple, generosamente, con toda exigencia. Bueno su motor 1.1 de 66 CV, muy activo desde el inicio de marcha y con gran recuperación, consume a cuentagotas y gira casi como el Suzuki Alto: en un pañuelo. La sonoridad, punto a mejorar.

Sorprende que, con la misma base y motor que el Hyundai i10, el Kia Picanto consuma notablemente más en ciudad (el peor de todos con 7,6 l/100 km), tarde más en arrancar y responda peor a las solicitudes del conductor. Y pesando menos... Lastrado ya de partida, pierde más puntos por ser también el que peor frena en espacios cortos. Eso sí, por suavidad, una opción muy válida.

Refinado y mejor adaptado que el Renault Twingo original, parecía candidato a triunfar. Buenos frenos para repentinas retenciones, motor potente (1.2 de 75 CV) e instantáneo para «tirarse» a cualquier hueco, gran ambiente y contenido gasto a pesar del mayor peso (1.020 kg) . Pero su mayor torpeza de giro –diámetro casi 1,5 metros peor que muchos rivales- ralentiza sus movimientos.

Potencia, peso pluma (886 kg), el menor diámetro de giro y, por si no fuera poco, el menor consumo con diferencia, con sólo 6,2 l/100 km en ciudad. El sorprendente Suzuki Alto lo tiene todo para coronarse rey de las calles. Es, además, de los más cortos pese a su buen tamaño interior: muy ágil, cabe por todo rincón o «agujero», y su dirección es rápida. A destacar su enérgico 3 cilindros de 68 CV, muy utilizable.

— Fichas técnicas del Citroën C1, Ford Ka y Hyundai i10
— Fichas técnicas del Kia Picanto, Renault Twingo y Suzuki Alto
Coches anticrisis
En carretera
Vida a bordo
Más que una categoría, son ya una auténtica tribu urbana. Contaminación, movilidad, economía... Toda la coyuntura mundial va en su favor. Como una universidad, en la ciudad son todo facultades: pequeños, se aparcan muy fácil; ligeros, se mueven por todos los rincones con gran agilidad; por precio, representan la alternativa global de transporte, especialmente con sus motores básicos de gasolina; por consumo nadie les tose, ni siquiera actuales modelos híbridos; y, a todo ello, suman pequeños motores de 3 y 4 cilindros con un nivel de prestaciones más que suficiente para callejear. ¿Alguien da más? A continuación, los comparamos en orden alfabético. El «pequeñín» de la comparativa aprovecha sus mínimas dimensiones (sólo 3,44 metros de longitud) para colarse entre tan buen tráfico. Ante eso, y su extrema ligereza, no extraña que marque el segundo mejor consumo (únicamente 6,5 l/100 km en ciudad, imbatible junto al Suzuki Alto) y que por motor responda siempre con decisión: monta también un propulsor tricilíndrico de 68 CV muy agradable desde bajo régimen. Nacido para la gran urbe.

Se lleva al cliente de calle... pero no sólo en el estricto sentido de la palabra. Atractivo, engancha por imagen y es muy directo, aunque muestra alguna debilidad. Primero, por motor, un 1.2 de 69 CV: faltan bajos (luego estira muy bien) y consume como el que más. Segundo, por dureza de suspensión y exagerada goma (195/50 R15, mucho más anchos y con menos perfil que el resto), incómodo para subir tanto badén. La visibilidad trasera, otro déficit.

Nada que ver con el anterior Hyundai Atos. Por tacto, confianza, agrado... su sustituto, el Hyundai i10, aparece ya como un ciudadano moderno y actual. Cumple, generosamente, con toda exigencia. Bueno su motor 1.1 de 66 CV, muy activo desde el inicio de marcha y con gran recuperación, consume a cuentagotas y gira casi como el Suzuki Alto: en un pañuelo. La sonoridad, punto a mejorar.

Sorprende que, con la misma base y motor que el Hyundai i10, el Kia Picanto consuma notablemente más en ciudad (el peor de todos con 7,6 l/100 km), tarde más en arrancar y responda peor a las solicitudes del conductor. Y pesando menos... Lastrado ya de partida, pierde más puntos por ser también el que peor frena en espacios cortos. Eso sí, por suavidad, una opción muy válida.

Refinado y mejor adaptado que el Renault Twingo original, parecía candidato a triunfar. Buenos frenos para repentinas retenciones, motor potente (1.2 de 75 CV) e instantáneo para «tirarse» a cualquier hueco, gran ambiente y contenido gasto a pesar del mayor peso (1.020 kg) . Pero su mayor torpeza de giro –diámetro casi 1,5 metros peor que muchos rivales- ralentiza sus movimientos.

Potencia, peso pluma (886 kg), el menor diámetro de giro y, por si no fuera poco, el menor consumo con diferencia, con sólo 6,2 l/100 km en ciudad. El sorprendente Suzuki Alto lo tiene todo para coronarse rey de las calles. Es, además, de los más cortos pese a su buen tamaño interior: muy ágil, cabe por todo rincón o «agujero», y su dirección es rápida. A destacar su enérgico 3 cilindros de 68 CV, muy utilizable.

— Fichas técnicas del Citroën C1, Ford Ka y Hyundai i10
— Fichas técnicas del Kia Picanto, Renault Twingo y Suzuki Alto
Coches anticrisis
En carretera
Vida a bordo
Más que una categoría, son ya una auténtica tribu urbana. Contaminación, movilidad, economía... Toda la coyuntura mundial va en su favor. Como una universidad, en la ciudad son todo facultades: pequeños, se aparcan muy fácil; ligeros, se mueven por todos los rincones con gran agilidad; por precio, representan la alternativa global de transporte, especialmente con sus motores básicos de gasolina; por consumo nadie les tose, ni siquiera actuales modelos híbridos; y, a todo ello, suman pequeños motores de 3 y 4 cilindros con un nivel de prestaciones más que suficiente para callejear. ¿Alguien da más? A continuación, los comparamos en orden alfabético. El «pequeñín» de la comparativa aprovecha sus mínimas dimensiones (sólo 3,44 metros de longitud) para colarse entre tan buen tráfico. Ante eso, y su extrema ligereza, no extraña que marque el segundo mejor consumo (únicamente 6,5 l/100 km en ciudad, imbatible junto al Suzuki Alto) y que por motor responda siempre con decisión: monta también un propulsor tricilíndrico de 68 CV muy agradable desde bajo régimen. Nacido para la gran urbe.

Se lleva al cliente de calle... pero no sólo en el estricto sentido de la palabra. Atractivo, engancha por imagen y es muy directo, aunque muestra alguna debilidad. Primero, por motor, un 1.2 de 69 CV: faltan bajos (luego estira muy bien) y consume como el que más. Segundo, por dureza de suspensión y exagerada goma (195/50 R15, mucho más anchos y con menos perfil que el resto), incómodo para subir tanto badén. La visibilidad trasera, otro déficit.

Nada que ver con el anterior Hyundai Atos. Por tacto, confianza, agrado... su sustituto, el Hyundai i10, aparece ya como un ciudadano moderno y actual. Cumple, generosamente, con toda exigencia. Bueno su motor 1.1 de 66 CV, muy activo desde el inicio de marcha y con gran recuperación, consume a cuentagotas y gira casi como el Suzuki Alto: en un pañuelo. La sonoridad, punto a mejorar.

Sorprende que, con la misma base y motor que el Hyundai i10, el Kia Picanto consuma notablemente más en ciudad (el peor de todos con 7,6 l/100 km), tarde más en arrancar y responda peor a las solicitudes del conductor. Y pesando menos... Lastrado ya de partida, pierde más puntos por ser también el que peor frena en espacios cortos. Eso sí, por suavidad, una opción muy válida.

Refinado y mejor adaptado que el Renault Twingo original, parecía candidato a triunfar. Buenos frenos para repentinas retenciones, motor potente (1.2 de 75 CV) e instantáneo para «tirarse» a cualquier hueco, gran ambiente y contenido gasto a pesar del mayor peso (1.020 kg) . Pero su mayor torpeza de giro –diámetro casi 1,5 metros peor que muchos rivales- ralentiza sus movimientos.

Potencia, peso pluma (886 kg), el menor diámetro de giro y, por si no fuera poco, el menor consumo con diferencia, con sólo 6,2 l/100 km en ciudad. El sorprendente Suzuki Alto lo tiene todo para coronarse rey de las calles. Es, además, de los más cortos pese a su buen tamaño interior: muy ágil, cabe por todo rincón o «agujero», y su dirección es rápida. A destacar su enérgico 3 cilindros de 68 CV, muy utilizable.

— Fichas técnicas del Citroën C1, Ford Ka y Hyundai i10
— Fichas técnicas del Kia Picanto, Renault Twingo y Suzuki Alto
Coches anticrisis
En carretera
Vida a bordo
Más que una categoría, son ya una auténtica tribu urbana. Contaminación, movilidad, economía... Toda la coyuntura mundial va en su favor. Como una universidad, en la ciudad son todo facultades: pequeños, se aparcan muy fácil; ligeros, se mueven por todos los rincones con gran agilidad; por precio, representan la alternativa global de transporte, especialmente con sus motores básicos de gasolina; por consumo nadie les tose, ni siquiera actuales modelos híbridos; y, a todo ello, suman pequeños motores de 3 y 4 cilindros con un nivel de prestaciones más que suficiente para callejear. ¿Alguien da más? A continuación, los comparamos en orden alfabético. El «pequeñín» de la comparativa aprovecha sus mínimas dimensiones (sólo 3,44 metros de longitud) para colarse entre tan buen tráfico. Ante eso, y su extrema ligereza, no extraña que marque el segundo mejor consumo (únicamente 6,5 l/100 km en ciudad, imbatible junto al Suzuki Alto) y que por motor responda siempre con decisión: monta también un propulsor tricilíndrico de 68 CV muy agradable desde bajo régimen. Nacido para la gran urbe.

Se lleva al cliente de calle... pero no sólo en el estricto sentido de la palabra. Atractivo, engancha por imagen y es muy directo, aunque muestra alguna debilidad. Primero, por motor, un 1.2 de 69 CV: faltan bajos (luego estira muy bien) y consume como el que más. Segundo, por dureza de suspensión y exagerada goma (195/50 R15, mucho más anchos y con menos perfil que el resto), incómodo para subir tanto badén. La visibilidad trasera, otro déficit.

Nada que ver con el anterior Hyundai Atos. Por tacto, confianza, agrado... su sustituto, el Hyundai i10, aparece ya como un ciudadano moderno y actual. Cumple, generosamente, con toda exigencia. Bueno su motor 1.1 de 66 CV, muy activo desde el inicio de marcha y con gran recuperación, consume a cuentagotas y gira casi como el Suzuki Alto: en un pañuelo. La sonoridad, punto a mejorar.

Sorprende que, con la misma base y motor que el Hyundai i10, el Kia Picanto consuma notablemente más en ciudad (el peor de todos con 7,6 l/100 km), tarde más en arrancar y responda peor a las solicitudes del conductor. Y pesando menos... Lastrado ya de partida, pierde más puntos por ser también el que peor frena en espacios cortos. Eso sí, por suavidad, una opción muy válida.

Refinado y mejor adaptado que el Renault Twingo original, parecía candidato a triunfar. Buenos frenos para repentinas retenciones, motor potente (1.2 de 75 CV) e instantáneo para «tirarse» a cualquier hueco, gran ambiente y contenido gasto a pesar del mayor peso (1.020 kg) . Pero su mayor torpeza de giro –diámetro casi 1,5 metros peor que muchos rivales- ralentiza sus movimientos.

Potencia, peso pluma (886 kg), el menor diámetro de giro y, por si no fuera poco, el menor consumo con diferencia, con sólo 6,2 l/100 km en ciudad. El sorprendente Suzuki Alto lo tiene todo para coronarse rey de las calles. Es, además, de los más cortos pese a su buen tamaño interior: muy ágil, cabe por todo rincón o «agujero», y su dirección es rápida. A destacar su enérgico 3 cilindros de 68 CV, muy utilizable.

— Fichas técnicas del Citroën C1, Ford Ka y Hyundai i10
— Fichas técnicas del Kia Picanto, Renault Twingo y Suzuki Alto
Coches anticrisis
En carretera
Vida a bordo
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.