Gira tu pantalla para ver la web de Autopista

Inicio > Pruebas > Pruebas de Coches > Contacto: Renault Zoe, un eléctrico para todos los días

Contacto: Renault Zoe, un eléctrico para todos los días

Lo primero y más importante que hay que decir del eléctrico Renault Zoe es que es como un coche normal. Olvídate de diseños imposibles y de peajes en formas de habitabilidad, comportamiento, precio o equipamiento. El Zoe arranca y llega para quedarse, aunque todavía tiene una gran barrera que superar: el enchufe.
Antonio Corral | 22/03/2013
Contacto: Renault Zoe, un eléctrico para todos los días
Contacto: Renault Zoe, un eléctrico para todos los días

Basado en la plataforma del Renault Clio IV, el diseño del Zoe llama la atención. En nuestra toma de contacto en Lisboa (Portugal), la gente se quedaba mirándolo, aunque, personalmente, creo que el diseño no es demasiado vanguardista, quizás como para pasar desapercibido, como diciendo: ‘no, yo soy como un coche cualquiera’. Formas redondeadas se combinan con aristas en un conjunto alto, que da la impresión de que estamos ante un pequeño monovolumen urbano.

Pero no. La altura del vehículo es responsabilidad de la batería que va en el suelo y que condiciona, como no, el diseño del vehículo y que hace que, para tener una habitabilidad interior razonable, en Renault se haya tenido que elevar la altura del Zoe hasta los 1,56 metros (8 centímetros más que un Clio, pero que parecen más).

Interior

Dentro, la sensación es muy buena. Diseño bonito y moderno, con el sistema R  Link presidiendo el salpicadero. Plásticos correctos pero rígidos (no hay zonas acolchadas), pero el nivel general de acabados está por encima de lo que estamos acostumbrados dentro del segmento de los utilitarios.

Los asientos han sido un tema polémico entre los asistentes a la presentación de este nuevo Zoe. A algunos les han parecido demasiado blandos y con inexistente apoyo lumbar. En mi opinión sí que son blandos (están realizados en una pieza, sin que el reposacabezas sea independiente), pero no me han parecido incómodos, siendo la falta de regulación en altura su pero más destacable.

En cuanto a habitabilidad, correcta. Pueden viajar tres personas en las plazas traseras, aunque el propio Zoe, con la no presencia del tercer reposacabezas (opcional sin sobrecoste) parece que lo desaconseja. Eso sí, estas tres personas que no sean demasiado altas. Si mides en torno a 1,85 m, como el que esto escribe, y tienes que viajar con regularidad atrás, búscate otro coche.

¿Maletero?  Pues 338 litros, lo que traducido a los más profanos es como decir que puede albergar unas tres/cuatro maletas de estas que no tienes que facturar en una línea aérea de bajo coste.  Una cifra destacable en el segmento, conseguida, también es verdad, con ausencia de rueda de repuesto convencional sino con kit antipinchazos.

Como un coche normal

Nos ponemos en marcha y de prestaciones y comportamiento no tenemos ninguna queja. Sus 88 CV hacen que sea rápido en el tráfico urbano, con un gran par desde el inicio - 220 Nm- y agilidad de reacciones en casi cualquier situación cotidiana. Recupera bien, aunque la velocidad punta no es su fuerte, con apenas 135 km/h, pero ‘¡si ya no se puede correr!’, como diría el español medio.

Si has estado un poco atento, te habrás dado cuenta de que en ningún momento he hablado de que estemos ante un coche eléctrico. Y esa es una gran virtud de este Zoe, que no parece un eléctrico en los apartados más criticables, por lo menos hasta la fecha, de este tipo de vehículos.

Otro claro ejemplo es el comportamiento. Estábamos acostumbrados a tactos 'artificiales' y a prestaciones más que justas, pero en el Zoe tenemos las sensaciones propias de un utilitario convencional: es cómodo de suspensiones -algo blandas quizás-, estable en todas las situaciones, con una trasera que se insinúa en curvas abiertas a gran velocidad -pero de manera muy progresiva y predecible-, y con una dirección con un tacto muy bueno y que transmite de manera adecuada lo que pasa bajo los neumáticos. Esto, acompañado de un gran silencio a nuestro alrededor, ya que no tenemos sonido del motor, apenas un pequeño silbido, y el ruido de la rodadura está muy bien insonorizado.

Con la calculadora

Todo parece idílico, ¿verdad? Hasta yo estaba valorando la compra de este vehículo, pero entonces te pones a echar cuentas y a ver cosas que en un primer momento no habías tenido en cuenta...

El precio, innegablemente, es bueno. Los 15.750 euros que hay que desembolsar (ayudas a la compra de eléctricos incluidas, pero no el PIVE) lo sitúan a la altura del coste de un Clio Diesel de 75 CV. A esta tarifa, no obstante, hay que sumarle 79 euros mensuales del alquiler de la batería (eso sí, viene con mantenimiento 24h y te asistirán si te quedas tirado con el coche, ya sea por defecto de la misma o porque te has quedado sin energía) y, el punto más crítico: 'necesitas' comprar un punto de recarga específico. Decimos 'necesitas' porque, aunque no es obligatorio, lo ideal es que tengas tu 'electrolinera' en casa, ya que el Zoe no puede cargarse enchufándolo a una toma de corriente convencional, como sí pueden hacer el resto de eléctricos (Twizy, Kangoo y Fluence) de la marca gala, y en la actualidad no hay infraestructura suficiente de este tipo de enchufes en nuestro país.

Bajo el nombre de 'wall box', Renault comercializa un punto de recarga con enchufe tipo Mennekes, que permite una carga en un tiempo de entre 30 minutos y 9 horas dependiendo de la potencia disponible en el borne (entre 3 y 43 kW). El precio de esta 'wall box' -venta e instalación- no está aún confirmado en nuestro país, pero se calcula que estará entre 1.000 y 1.500 euros.

Y a todo esto hay que añadirle el propio coste de la recarga. Estamos hablando de un precio que, con la oscilación del precio de la luz, puede estar en los 3 euros por 'depósito'. Es decir, algo más de 1,5 euros por cada 100 km frente a los 7,5 euros aproximadamente que necesitarías para poder recorrer 100 km con un Clio Diesel. Eso sí, sin emitir ni un gramo de partículas contaminantes a la atmósfera.

 

El Renault Zoe se pone a la venta en mayo con los siguientes precios:

  Precio tarifa Ayuda Gubernamental Plan PIVE Precio final
Renault Zoe Life 21.250 € 5.500 € 2.100 € 13.650 €
Renault Zoe Intens 23.050 € 5.500 € 2.100 € 15.450 €
Renault Zoe Zen 23.050 € 5.500 € 2.100 € 15.450 €

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.