Gira tu pantalla para ver la web de Autopista

Inicio > Pruebas > Pruebas de Coches > Contacto: Opel Cabrio, un descapotable a lo grande

Contacto: Opel Cabrio, un descapotable a lo grande

Con nueva plataforma y motor, el Opel Cabrio se codea por tamaño con descapotables mucho más caros. Diseño, confort y comportamiento están de su parte para lograr placer a sus mandos.
Pablo Mallo | 22/03/2013
Contacto: Opel Cabrio, un descapotable a lo grande
Contacto: Opel Cabrio, un descapotable a lo grande

Viene a ocupar el lugar que dejó el Astra Twin Top, pero crece en tamaño hasta nada menos que hasta los 4,7 metros de longitud (4,47 m el Astra Twin Top), alejándose de los cabrios derivados del segmento compacto y acercándose a modelos del empaque del Audi A5 Cabrio o del BMW Serie 3 Cabrio. Frente a ellos juega con la ventaja del precio, y no descuida para nada el diseño, otro de sus puntos fuertes.


A diferencia del Astra Twin Top, que usaba un techo duro retráctil, el Opel Cabrio emplea un más ligero techo de lona en el que, según los responsables de Opel, no se ha escatimado en gastos. La intención era lograr una capota de alta calidad equiparable a la que podemos encontrar en modelos más lujosos, algo que a primera vista se puede intuir al ver el preciso enrasado de la luneta térmica de vidrio.


La capota cuenta con dos capas exteriores que rodean a una interior muy gruesa que sirve de aislante acústico y térmico. La capa superior está muy tensa para que no estropee la silueta del Opel Cabrio ni se deforme a altas velocidades, de hecho en su desarrollo se ha probado hasta 240 km/h. En cuanto a la estructura interna, está formada por 6 soportes transversales, incluyendo los que van anclados a la carrocería, y de ellos, el que se acopla a la parte superior del parabrisas está realizado en magnesio, al igual que determinadas zonas de los anclajes laterales. Y no menos importante es la practicidad que se ha conseguido, ya que se puede accionar en marcha, siempre por debajo de 50 km/h, y tarda solamente 17 segundos en plegarse de manera totalmente eléctrica y bastante silenciosa, ya que sus actuadores electrohidráulicos están revestidos con material fonoabsorbente. También se puede accionar desde fuera del coche con el mando a distancia de la llave.

 

Motor y comportamiento

El Opel Cabrio estrena motor y plataforma, concretamente este 1.6 SIDI Turbo, un cuatro cilindros de inyección directa de gasolina con 170 CV que más adelante pasará a otros modelos de la marca. A pesar de sus buenas prestaciones y solvencia, la forma de entregar la potencia está enfocada a la conducción turística y relajada que se suele esperar de un descapotable.


Según sus responsables, no se ha buscado deportividad a altas revoluciones, sino una entrega de par generosa a bajo y medio régimen que beneficia un mayor refinamiento y silencio de marcha. Efectivamente es suave y silencioso, pero sin renunciar a una respuesta muy inmediata y gratificante sea cual sea el tipo de conducción que realicemos. A unas tempranas 1.400 rpm comienza a dar lo mejor de sí, de manera que para obtener un buen dinamismo no es necesario recurrir constantemente al cambio, cuyo accionamiento es más suave y agradable que en otros Opel.


También cuenta con muy buena zona media, sin embargo no merece la pena estirarlo más allá de 5.000 rpm, ya que las últimas 2.000 vueltas antes del corte de inyección (la zona roja comienza a 6.500 rpm) no aportan un empuje significativo. El 1.6 SIDI Turbo no emplea un turbo twin-scroll para su sobrealimentación, sino uno de caracola simple. Según nos contó Martin Vögler, ingeniero jefe encargado del desarrollo de este motor, la decisión se debe al carácter que se le ha querido dar y visto el buen resultado y la agilidad que otorga al Opel Cabrio no tenemos nada que objetar.


En cuanto al comportamiento, la configuración del bastidor tiene mucho que decir. En el tren delantero emplea una geometría tipo McPherson con las denominadas columnas "HiPerStrut" que se desarrollaron en su momento para el Insignia OPC de 325 CV. Adoptan una estructura adicional sobre la que pivota la rueda, de modo que el conjunto resulta más rígido y mantiene mejor la geometría en fuertes apoyos con el fin de reducir el subviraje y ganar precisión, y al mismo tiempo evitar tirones en la dirección al acelerar. Respecto al tren trasero, el esquema es similar al del Astra, con un eje torsional que adopta timonería de Watt. El resultado es una pisada muy aplomada y una alta eficacia en curva, con una entrada precisa, rápidos apoyos y un alto nivel de agarre, así como una buena capacidad de tracción a pesar del alto nivel de par disponible. Todo ello manteniendo un confort notable, al menos en la unidad que hemos tenido oportunidad de conducir, equipada la conocida opción de suspensión pilotada FlexRide (900 €).


Consumo y ecología

La motorización 1.6 SIDI Turbo de 170 CV homologa el mismo consumo medio que la versión 1.4 Turbo de 140 CV, 6,3 l/100 km, lo que supone unas emisiones de CO2 de 148 g/km. No está nada mal, aunque en uso real esta cifra dependerá mucho del tipo de conducción llevada a cabo. En el caso de las dos versiones Diesel 2.0 CDTI, en variantes de uno o dos turbos (165 y 195 CV, respectivamente), el consumo medio es de 5,2 l/100 km, lo que equivale a unas emisiones de CO2 de 138 g/km.


Vida interior

El Opel Cabrio se venderá en España únicamente con el acabado superior Excellence. De su interior cabe destacar una buena amplitud, que se combina con una consola central y cuadro de mandos idénticos a los que podemos encontrar en un Astra o un Insignia, aunque con algunos detalles propios como el revestimiento parcialmente en cuero del salpicadero.


En las plazas posteriores hay un espacio razonable
, aunque en caso de que los asientos delanteros incorporen sistema de ventilación no hay demasiado hueco para meter los pies por debajo. El acceso a dichas plazas es sencillo gracias al desplazamiento eléctrico longitudinal automático de los asientos delanteros, que se activa al reclinar el respaldo. Otro refinamiento presente en el Opel Cabrio es el aproximador de cinturones delanteros, también eléctrico. Paralelamente, puede disponer de alerta de colisión, aviso de cambio de carril involuntario y control de ángulo ciego, además de cámara de aparcamiento trasera.


En lo referente al maletero, su capacidad varía entre 280 y 380 litros en función de si la capota está puesta o no. En sus laterales hay sendos interruptores que permiten liberar un cierre eléctrico que abate los respaldos traseros, lo que aumenta la capacidad de carga hasta 750 litros y permite transportar bultos de hasta 1,82 metros de largo. El cortavientos opcional (290 €) se puede guardar en el hueco que hay tras dichos respaldos cuando no está puesto. De serie lleva kit antipinchazos.

 

Opel Cabrio. Precios

Opel Cabrio

1.4 T

 140 CV

29.900 €

Opel Cabrio

1.6 SIDI Turbo

 170 CV

31.700 €

Opel Cabrio

2.0 CDTi

 165 CV

32.600 €

Opel Cabrio

2.0 CDTi BiTurbo

 195 CV

34.600 €

 

 

 

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.