Publicidad

Contacto: Audi A3 Sedán 1.4 TFSI 140 CV

Audi, con el A3 Sedán, abre la puerta del segmento premium a las berlinas compactas. La prioridad la tiene el confort, la habitabilidad y la funcionalidad, aunque no se renuncia a la deportividad, tanto en estética como en comportamiento. Si hay una palabra que podría definir este Audi A3 Sedán 1.4 TFSI 140 CV que hemos conducido es equilibrio: en la templanza está la virtud.
Alejandra Otero -
Contacto: Audi A3 Sedán 1.4 TFSI 140 CV

Con la llegada del A3 Sedán, la gama del compacto alemán se adentra en caminos hasta ahora desconocidos: el de las berlinas compactas de cuatro puertas. Y como ya fuera pionero el A3 con su llegada en 1996 como primer compacto premium, ahora hace lo propio con la versión sedán del A3. Y es que, si echamos un vistazo a sus rivales atendiendo al tamaño -4,4 metros de largo y casi 1,8 metros de ancho-, encontraremos modelos de menor lujo, ya sea el Ford Focus Sedán o el Chevrolet Aveo 4p. Con la irrupción del A3 Sedán, la marca de los cuatro aros pretende llegar a nuevos mercados y nuevos perfiles, consiguiendo la gama A3 más completa de sus generaciones con esta tercera entrega.

 

Estéticamente, toda la carrocería del A3 Sedán ha sido revisada si la comparamos con el A3 o el A3 Sportback de cinco puertas: desde el capó, hasta los parachoques, los pasos de rueda o la zaga. No obstante, es continuista con ese diseño agresivo y aristado del que hace gala la recién llegada tercera generación. La configuración de tres volúmenes viene aderezada con tintes coupés, que se traduce en el gusto por la deportividad y que se manifiesta en esa altura menor respecto a sus hermanos -exactamente 9 mm- o la posibilidad de montar llantas de hasta 19 pulgadas. En definitiva, el A3 Sedán es ‘más coche’, mantiene el dinamismo de un compacto, pero amplía sus preferencias hacia la funcionalidad y el confort.

 

Motor y comportamiento

Como anillo al dedo a esta filosofía de berlina ‘más asequible’ pero con las bondades de un modelo premium, con el permiso de las variantes Diesel, le van las dos mecánicas 1.4 TFSI disponibles en dos potencias: 125 y 140 CV. No obstante, la segunda nos da ese extra en prestaciones que se agradecen, con esos 219 km/h de velocidad máxima y una aceleración de cero a cien km/h en 8,4 segundos.

 

Su carácter de berlina se traduce en un mayor confort de la marcha, principalmente en autopista, con una estabilidad propia del segmento al que pertenece. Esto no quita que no sea divertido en zonas más reviradas, donde hace gala de ese nervio propio del A3  y de esa idea de deportividad inherente que aumenta cuanto más potente sea el motor; aunque es más que suficiente en la versión de 140 CV. Si a esto le sumamos el cambio S tronic de siete velocidades, es una maravilla: nos centramos en la carretera, el volante y a disfrutar.

 

Consumo y ecología

Si bien todos los motores de la gama disfrutan del concepto ‘downsizing’, menor tamaño y peso que se traducen en menor consumo sin renunciar a las prestaciones, la gran novedad en este 1.4 TFSI es el sistema de Cylinder on Demand (COD) que desactiva el tercer y segundo cilindros cuando la carga es media o baja, así como en fases de desaceleración. Sólo cuando se demanda más potencia al motor pisando el acelerador, estos dos cilindros pasan a actuar de nuevo.

 

Esta tecnología permite que, si realizamos una conducción moderada, el consumo sea de hasta un 20 por ciento menor ya que, con sólo el primer y cuarto cilindro activados, la demanda de combustible se reduce en 0,4 l/100 km sobre los 4,7 l/100 km en ciclo mixto. En cifras, y asociado al cambio de siete velocidades S tronic, el gasto de combustible es de 5,9 l/100 km en ciudad y de 4,2 en carretera, mientras que las emisiones se cifran en 100 gr/km de CO2, cumpliendo la normativa Euro 6.

 

Vida interior

Más largo y más ancho respecto a los modelos de tres y cinco puertas, en cuanto habitabilidad interior apenas hay diferencia si lo comparamos con el A3 Sportback de cinco puertas: la batalla es únicamente un milímetro mayor, pasando a los 2.637 mm. No ocurre así, sin embargo si lo comparamos con la variante de tres puertas donde los ocupantes, principalmente de las plazas traseras, cuentan con menos espacio a consecuencia de los 2.601 mm de batalla.

 

Esos once centímetros adicionales de longitud del A3 Sedan, en comparación con el Sportback los gana en el maletero, que aumenta su capacidad hasta los 425 litros y que puede llegar hasta los 880 litros si se abate la segunda fila de asientos. Por tanto, la habitabilidad interior, bien propia de un compacto de cinco puertas, no se puede comparar a las grandes berlinas: donde gana enteros respecto al resto de sus hermanos en la funcionalidad, con una capacidad de carga superior.

 

En el caso del acabado Ambiente, se ha dado, asimismo, prioridad al confort sobre la deportividad de la versión Ambition, destacando en su equipamiento de serie el volante de cuero multifunción de cuatro radios, el controlador de velocidad Tempomat, el paquete de iluminación interior LED, el climatizador Confort Plus bizona, los sensores de lluvia y luz o el asistente de aparcamiento. Asimismo, sin sobre precio, esta versión cuenta con sistema de información al conductor con display en color, así como funciones que nos ayudarán a ser más ecológicos -recomendación de cambio de marcha- y responsables -avisador de descanso-. No falta el entretenimiento, que viene de la mano de la radio MMI que dispone de conexión Bluetooth y tarjeta de memoria SD de 8 GB de capacidad.

 

Precios

- Audi A3 Sedán 1.4 TFSI 140 COD S tronic Attraction: 29.860 euros.
- Audi A3 Sedán 1.4 TFSI 140 COD S tronic Ambiente: 32.340 euros.
- Audi A3 Sedán 1.4 TFSI 140 COD S tronic Ambition: 32.340 euros.

Galería relacionada

Audi A3 Sedán 1.4 TFSI 140 CV

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.