Publicidad

Comparativa: Renault Clio 1.5 dCi y Dacia Sandero 1.5 dCi, ¿el mismo coche?

Hace tiempo que se veía venir. El coche anticrisis es ya es uno de los reyes del mercado. Bajo el sello de Renault y a la sombra de su más lustroso hermano Clio, el Dacia Sandero fue el tercer coche más vendido en diciembre, pasándole por encima. Con una tarifa casi 7.000 € menor, ¿son en realidad tan distintos? ¿Tiene el low cost otro precio a pagar? Los analizamos en carretera… y también en circuito.
Jordi Moral.

Twitter: @jordimoralp | Equipo de pruebas | Fotos: Mikael Helsing -

Comparativa: Renault Clio 1.5 dCi y Dacia Sandero 1.5 dCi, ¿el mismo coche?

Si el 20 de septiembre de 2004 alguien hubiera vaticinado que hoy sería una de las líderes del mercado en ventas aquella marca que, a ritmo de kebab y por carreteras sin asfaltar, nos presentaba su primer producto en el corazón de Turquía… lo más bonito que le habríamos dicho es que no estaba cuerdo. En pleno “boom” económico, la visionaria marca rumana Dacia, recién adquirida por el grupo Renault, nos invitaba a conocer el que llamaban “el coche milagro”: un Logan por 5.000 €. Sin ABS, sin dirección asistida, sin airbag frontal de acompañante, sin aire acondicionado, con una carrocería 20 mm más alta que cualquier berlina… Ni siquiera se contemplaba para Europa Occidental.

 

El Dacia Logan nació así como un caballo de batalla para mercados emergentes y, caprichos del destino, hoy no sólo es la marca de más crecimiento del mercado, sino de las pocas que “tira del carro”: y a un ritmo del 44%. Mejorado en equipamiento, meses después de aquel exótico viaje en Francia dieron el visto bueno a aquel Logan y, de un coche, ha terminado creándose una gama entera: hoy tiene hasta cuatro modelos diferentes. Y si el Dacia Duster anticipó hace un año el éxito al convertirse durante meses por sorpresa en el SUV más vendido, es el Sandero el que iza ahora la bandera: si en agosto de 2013 fue el coche más vendido del mercado, en el mes de diciembre aún sigue en el top 3. ¿Aún hay quien no da crédito? Pues puede que no haya seguido la evolución de la marca.

 

Emergente Dacia

No sólo ya en un diseño mejor presentado, el low cost no es en 2013 lo que era. Subirse al Dacia Sandero, aun siendo consciente de que lo haces sobre órganos mecánicos de viejo Renault Clio, es ya otra historia. Cierto que, rascas y pierdes, y se notan los ahorros de costes, por ejemplo, en el gigantesco volante (sin regulación aun en profundidad), en unos asientos demasiado blandos y con un mecanismo para regular su altura que casi parece catapultarte, en una instrumentación compartida para los Diesel y gasolina y sin señalizar el corte, en un maletero o un tapón de depósito que sólo se abren por llave… o hasta en un parasol sin tapa para el espejo que produce reflejos incomodísimos para el conductor. Pero también lo es que, con igual batalla y longitud que el Renault, Dacia sabe a lo que juega: mejora notablemente el espacio del Clio, con hasta 10 cm más de anchura atrás, 2 cm más para piernas, 7 cm más de altura y hasta 40 litros más de maletero.

 

Además, y ante todo tras su último restyling, el Dacia Sandero ya equipa ordenador de viaje, ESP, airbag laterales delanteros o Isofix de serie, y puede montar en opción hasta sensores de aparcamiento (206 €), Bluetooth y USB (de serie en Laureate), aire acondicionado (425 €), control de crucero (150 €), navegador con pantalla táctil (230)… Un verdadero lujo y por el que, de pago con todo, un Dacia Sandero 1.5 dCi no te costará más de 12.500 €… hasta 5.000 € menos aún que un Clio prácticamente con mismo equipamiento.

 

Claro que un Renault Clio es un Renault Clio… y más este exuberante nuevo Clio IV. Engancha a la vista, y también al tacto, y eso que a pesar de estrenar nueva plataforma, el nuevo Sandero literalmente “copia” también su nueva consola central, salidas de aire y distribución de mandos… y de primeras inquieta. ¿Con tanta diferencia de precio? Pero materiales, colorido, componentes y, sobre todo, puesta a punto final parecen pedir paso nada más arrancarlo para mostrarse como un vehículo muy superior. ¿Cómo terminar de confirmarlo?

Comparativa Clio vs Sandero 

En circuito

Decidimos así meter los coches en el INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial) para realizar ejercicios específicos y comprobar cómo se comporta cada uno al límite. Empezamos por un eslalon, y clara victoria para el Renault Clio. Más rápido, vivo, reactivo, con un ESP que no interfiere y cambios de dirección más inmediatos. Emplea sólo 9,0 segundos, por los 9,5 de un Dacia Sandero que se lleva fácil, pero que en el fuerte apoyo pierde precisión. Subvira y al aumentar mucho el ritmo no entra entre conos, con un ESP muy intrusivo que intenta siempre evitar mayores deslizamientos de carrocería.

 

Seguimos por el siempre exigente y definitivo test del alce o de esquiva. Y buena nota general, eso sí, con el Renault Clio también mejor: es más preciso de guiado, sin tanto balanceo de carrocería y más dócil corrigiendo trayectorias. Consigue así superar más velocidad de paso, 72,2 km/h frente a los 69,7 km/h de un Dacia Sandero con el que al final hay que bajar de nuevo ritmo: llega hasta donde lo aguanta el ESP, ya que al límite pierdes su dirección, y cuando empieza ya a deslizar termina antes saliendo recto.

 

Último ejercicio, frenada asimétrica desde 80 km/h, con ruedas derechas sobre asfalto seco e izquierdas sobre piso deslizante. Y, aquí, sorprende la respuesta del Dacia Sandero, que para el coche en sólo 60,2 metros, por los 70 metros del Renault Clio. Contundente y rápido, aunque, eso sí, también más nervioso de reacción, obligando a mantener a veces dirección para no perder la trayectoria. El Renault Clio alarga claramente más la frenada, aunque a cambio resulta más estable y lineal. Resultado final: más (Clio) o menos (Sandero) control, esa es la cuestión.

Comparativa Clio vs Sandero 

…Y en carretera

Pues algo parecido a lo que ocurre en circuito. No es tanto el cuánto, sino el cómo. Porque los fríos datos ocultan luego otra realidad. De hecho, esperarás los buenos resultados generales en prestaciones del Renault Clio 1.5 dCi, pero quizás te sorprendan más los grandes registros de un humilde Dacia Sandero. Y es que, compartiendo la misma mecánica Diesel de 90 CV de Renault (fantástica, por cierto), con una carrocería 80 kg más ligera y, por tanto, con la capacidad de poder “tirar” de desarrollos de cambio un 15 por ciento más largos, entenderás que Dacia ha afinado mucho su utilitario… incluso aumentado esta vez su rigidez de amortiguación.

 

No extraña así que en respuesta, suavidad mecánica o prestaciones, las diferencias entre ambos sean mínimas. Sólo los consumos (aun así, buenos los dos dan clara ventaja al Renault al contar en ciudad con Stop/Start… y el tacto, claro. Porque, más allá de las buenas y parejas cifras, el Renault Clio se siente siempre mejor coche. No rueda mal el Dacia Sandero, agradable en su conducción diaria y con una más que correcta comodidad de marcha. Pero el Clio es algo más.

 

Lo notas ya al tacto, sobre todo de una dirección mucho más precisa e informativa, y de unas suspensiones con más capacidad de filtrado.  Y lo sientes más según aumentas el grado de exigencia. Está más aislado (en Dacia se nota recorte en material insonorizante), tracciona mejor, circula más asentado a alta velocidad y, ante todo, la carrocería va siempre más sujeta. Más suelto, menos contundente en el apoyo y no tan preciso en sus trayectorias, el Dacia Sandero se conduce fácil, pero pide más prudencia al volante. Eso sí, entendido como herramienta de transporte, no sólo no plantea ningún problema, sino que puede hasta superar expectativas. 

 

Conclusión final

¿Cumple el Sandero? Sí. ¿Es mejor el Clio? También. ¿La victoria final? Pues, de momento, siempre para Renault. Y es que, aun con notables diferencias, el éxito siempre queda en casa. Los dos cerraron diciembre entre los 10 coches más vendidos. El Sandero cumple como coche de servicio… además con otro importante valor añadido en 2013: sus escasas 3 estrellas en los anteriores test de choque EuroNCAP ya han subido a 4, con valores de protección hasta superiores a un Citroën C3 o a un Nissan Micra. ¿Alguien sigue dudando pues de su credibilidad? Yo, habiendo vivido aquel septiembre de 2004, ya no. Y es que, en 2013, el renovado Dacia Sandero se presentó esta vez en la lujosa finca de La Bobadilla, en Granada, al ritmo ya de jamón ibérico. Desde luego, sintomático. Otra cosa es que también le pida algo más a un coche, y por tacto y precisión de conducción termine quedándome con el Renault Clio.   

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.