Publicidad

Comparativa: Fiat 500L Trekking 1.3 MJet 85 vs Renault Captur 1.5 dCi 90

Fiat 500L Trekking y Renault Captur responden a un estilo de vida actual. Son prácticos y polivalentes. Forman parte de una nueva tribu urbana, que también saca partido a los momentos de ocio. Y para conquistar a un público joven, juegan bazas distintas.
J. Carlos González. Fotos: Alicia Ruiz. -
Comparativa: Fiat 500L Trekking 1.3 MJet 85 vs Renault Captur 1.5 dCi 90

Lo primero que hay que tener claro es que estamos ante dos modelos destinados, por encima de todo, a circular por asfalto. Sí, pueden ser considerados dos excursionistas de bolsillo, porque la altura al suelo que presentan permite adentrarse con cierta comodidad en caminos sencillos cuando una familia quiera disfrutar de un día en plena naturaleza. En el caso del Trekking, además, cuenta con un control de tracción avanzado (Traction+), que se puede activar con un botón que hay junto a la palanca del cambio siempre que no se superen los 30 km/h, y que ayuda a mejorar la respuesta sobre superficies deslizantes, junto a sus neumáticos de tipo M+S (Mud+Snow, barro+nieve), pero sin capacidad para avanzar por donde lo haría un modelo con tracción total.

Tallas distintas

Fiat 500L Trekking 1.3 MJet 85 Dualogic vs Renault Captur 1.5 dCi 90 Zen EDCTambién hay ciertas diferencias de concepto que marcan distancias importantes entre uno y otro. Por ejemplo, el Trekking es 15 cm más largo que el Captur, pero también es 11 cm más alto y 2 cm más ancho, una radiografía que evidencia su planteamiento más familiar, buscando más espacio en el habitáculo, frente al mini-SUV urbano de Renault, que cuenta con una silueta más afilada y aerodinámica, tratando de cautivar a un público con otros alicientes.

Con semejantes arquitecturas, el Fiat 500L Trekking ofrece un interior más amplio, con más anchura en ambas filas de asientos —detrás el Renault Captur tiene 9 cm menos para admitir un tercer pasajero—, un hueco para las piernas más desahogado en la 2ª fila y un maletero más grande, que según las mediciones de nuestro Centro Técnico presenta 40 litros más para equipaje que el del modelo francés. 

La báscula no engaña

Fiat 500L Trekking 1.3 MJet 85 Dualogic vs Renault Captur 1.5 dCi 90 Zen EDCPero esas importantes diferencias en la «armadura» también implican una distancia al pasar por la báscula cercana a los 150 kg, según hemos podido constatar al comparar las unidades probadas. Es como si, de partida, el 500L Trekking llevase dos pasajeros más que el Captur, con lo que ello representa a la hora de acelerar, frenar, controlar las inercias en curva o ahorrar combustible, por ejemplo. 

En esta ocasión hemos enfrentado las versiones Diesel automáticas disponibles en ambas gamas, el 500L Trekking 1.3 Multijet de 85 CV Dualogic —el italiano se ofrece también con motores Diesel de 105 y 120 CV, pero con cambio manual— y el Renault Captur 1.5 dCi 90 CV EDC —de momento no hay motores Diesel más potentes—.

Aunque la diferencia de potencia y par entre ambos no es demasiada, hay factores decisivos a la hora de analizar las prestaciones de uno y otro. Por un lado tenemos la distinta masa que debe mover un motor y otro —con el depósito lleno, el Fiat ronda la tonelada y media en orden de marcha—; y, por otra parte, tenemos la enorme diferencia de respuesta entre el cambio robotizado Dualogic del Trekking y el EDC de doble embrague del Captur; aparte de los 200 cm3 que separan a ambos motores.

Mucho más lento

Fiat 500L Trekking 1.3 MJet 85 Dualogic vs Renault Captur 1.5 dCi 90 Zen EDC
Basta con echar un vistazo a los datos registrados en las aceleraciones o en la recuperación en «D» que simula una maniobra de adelantamiento, para ver la gran desigualdad que hay entre los dos. El Captur se mueve en unos registros lógicos para su nivel de potencia, y en las fases de «reprís» su cambio automático reacciona con celeridad y suficiente suavidad en los saltos de marcha, proporcionando bastante agrado al volante. El Trekking invierte 5,5 segundos más para pasar de 0 a 100 km/h y es 6 segundos más lento en la recuperación de 80 a 120 km/h, un registro muy pobre, que resta confianza ante cualquier instante en el que el conductor precise agilidad.

Incluso utilizando las levas del volante —en el Captur es un detalle a mejorar, ya que no dispone de ellas— no mejora mucho la respuesta de la caja Dualogic, que peca de lentitud, eterniza los saltos de marcha y dispone de un software que a la más mínima ocasión tiende a buscar una marcha más larga. Y ahí no queda la cosa, ya que el sistema Stop&Start tampoco responde con celeridad y, por ejemplo, salir de una pendiente, esperando primero a que el motor arranque y después a que el cambio reaccione, llega a ser eterno, con la consiguiente caída del coche hacia atrás a pesar de contar con el sistema de ayuda Hill Holder. Incluso hay maniobras de aparcamiento que llegan a ser algo desesperantes, por los vaivenes del coche, que impiden ser precisos.

Aunque el 500L Trekking haga notar importantes virtudes en otros apartados, no es de recibo que disponga de un cambio automático como éste —un aspecto a revisar seriamente por Fiat—, por lo que a todas luces aconsejamos la tradicional caja manual, con la que no será mucho más rápido, pero sí permitirá al conductor sentirse más protagonista y seguro.

Consumo igualado

Y es que, por ejemplo, el motor del italiano es más silencioso al ralentí que el del francés, y su sistema Stop&Start le ayuda a gastar bastante menos en ciudad, pero el mayor lastre pasa factura en carretera. El Captur no lleva Stop&Start en esta versión EDC, pero dispone de un botón «Eco» que, cuando se pulsa, reduce la entrega de par, suaviza la respuesta del acelerador y hasta cambia el funcionamiento del compresor del aire acondicionado, lo que también ayuda a ahorrar combustible. Al final, la media real de ambos ha rondado los 5,3 l/100 km.

En cuanto al comportamiento, los bastidores de ambos, ayudados por generosas montas de neumáticos, responden bien, con nobleza de reacciones en los fuertes cambios de apoyo. La dirección del Trekking es menos directa y su tacto resulta menos agradable en carretera, y aunque el Fiat lleva discos en el tren trasero y el Renault va equipado con tambores, las distancias de frenado del Captur son brillantes y mejores que las de rival.

En la relación precio/equipamiento hay una mínima ventaja del Trekking, aunque no suficiente para recuperar el terreno perdido en otros frentes ya comentados.

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.