Publicidad

Citroën C4 Picasso 2.0 HDI

Con una configuración en la que en muchos aspectos se impone el lujo y una estética sumamente atractiva, e incluso futurista, podría pensarse que el C4 Picasso es un ejercicio de estilo. Sin embargo los resultados van mucho más lejos.
-
Citroën C4 Picasso 2.0 HDI
Esos doce centímetros de diferencia pueden parecer unas diferencias poco significativas para justificar dos modelos con planteamientos tan similares. Sin embargo las diferencias entre ambos van mucho más allá, tanto en el lado positivo como en el negativo.

Galería relacionada

CitroenC4Picasso_ab_grand

Además de la mayor longitud, y como puede verse en las fotos, un diseño diferente de la parte posterior obligado por las dos plazas adicionales del Grand Picasso, las diferencias entre ambos modelos también se ponen de manifiesto en otros aspectos diferentes a la capacidad de carga o de pasajeros. El tercer cristal en la versión de cinco plazas es laminado cuando se opta por los cristales tintados. Eso representa un factor de seguridad que no es posible aplicar en la versión de cinco plazas ya que la curvatura del vidrio exige un cristal convencional templado. Nos estamos refiriendo fundamentalmente a los resultados dinámicos. Si tenemos en cuenta que la unidad probada del Grand C4 Picasso rindió en banco dos caballos más que la actual del C4 Picasso podría pensarse que en cierta manera se compensaría el aumento de peso. Sin embargo no llega a hacerlo del todo y su influencia es bastante significativa. Absolutamente todas las mediciones se ven mejoradas en la versión de cinco plazas y eso que en términos reales la diferencia no llega a los 100 kg de peso. Como media, el Grand C4 Picasso es en torno a medio segundo más lento en todos los ejercicios y gasta entre 0,2 y 0,3 litros más cada 100 km. A ello hay que añadir que la mayor longitud hace que la búsqueda de aparcamiento pueda ser algo más delicada. Pero no todo van a ser inconvenientes. Obviamente las dos plazas adicionales pueden ser en algunos casos un factor prioritario, y en otros, un plus que compense los pequeños inconvenientes de su mayor tamaño. Además la sencillez de transformación a cinco plazas, con el consiguiente aumento del volumen de carga, acentúa la practicidad de la variante más grande. Tampoco el precio es algo que debe ser determinante. En este acabado Exclusive la diferencia es de 630 euros, cifra que queda perfectamente “diluida” en las cuotas mensuales sin que represente un esfuerzo económico insalvable. De hecho, las siete plazas pueden representar un valor añadido importante en el momento de la reventa. Hay un elemento que se añade en ambos modelos este verano y que afecta tanto al sistema de sonido como al navegador. Se sustituye el lector de mapas —tipo CD— y el lector de CD de música por un disco duro que incluye, en lugar de exclusivamente el mapa de España, el de toda Europa y con función MP3, que sin restar el espacio ocupado ahora por el lector en la guantera, tendrá capacidad para almacenar miles de canciones. Esos doce centímetros de diferencia pueden parecer unas diferencias poco significativas para justificar dos modelos con planteamientos tan similares. Sin embargo las diferencias entre ambos van mucho más allá, tanto en el lado positivo como en el negativo. Además de la mayor longitud, y como puede verse en las fotos, un diseño diferente de la parte posterior obligado por las dos plazas adicionales del Grand Picasso, las diferencias entre ambos modelos también se ponen de manifiesto en otros aspectos diferentes a la capacidad de carga o de pasajeros. El tercer cristal en la versión de cinco plazas es laminado cuando se opta por los cristales tintados. Eso representa un factor de seguridad que no es posible aplicar en la versión de cinco plazas ya que la curvatura del vidrio exige un cristal convencional templado. Nos estamos refiriendo fundamentalmente a los resultados dinámicos. Si tenemos en cuenta que la unidad probada del Grand C4 Picasso rindió en banco dos caballos más que la actual del C4 Picasso podría pensarse que en cierta manera se compensaría el aumento de peso. Sin embargo no llega a hacerlo del todo y su influencia es bastante significativa. Absolutamente todas las mediciones se ven mejoradas en la versión de cinco plazas y eso que en términos reales la diferencia no llega a los 100 kg de peso. Como media, el Grand C4 Picasso es en torno a medio segundo más lento en todos los ejercicios y gasta entre 0,2 y 0,3 litros más cada 100 km. A ello hay que añadir que la mayor longitud hace que la búsqueda de aparcamiento pueda ser algo más delicada. Pero no todo van a ser inconvenientes. Obviamente las dos plazas adicionales pueden ser en algunos casos un factor prioritario, y en otros, un plus que compense los pequeños inconvenientes de su mayor tamaño. Además la sencillez de transformación a cinco plazas, con el consiguiente aumento del volumen de carga, acentúa la practicidad de la variante más grande. Tampoco el precio es algo que debe ser determinante. En este acabado Exclusive la diferencia es de 630 euros, cifra que queda perfectamente “diluida” en las cuotas mensuales sin que represente un esfuerzo económico insalvable. De hecho, las siete plazas pueden representar un valor añadido importante en el momento de la reventa. Hay un elemento que se añade en ambos modelos este verano y que afecta tanto al sistema de sonido como al navegador. Se sustituye el lector de mapas —tipo CD— y el lector de CD de música por un disco duro que incluye, en lugar de exclusivamente el mapa de España, el de toda Europa y con función MP3, que sin restar el espacio ocupado ahora por el lector en la guantera, tendrá capacidad para almacenar miles de canciones.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.