Publicidad

Citroën e-Mehari eléctrico: a prueba el Mehari del siglo XXI

El Citroën e-Mehari eléctrico es la reinterpretación del Mehari de 1968, un sencillo y ligero descapotable con carrocería de plástico ABS. Ya lo hemos probado.
Texto: Miguel García-Vidal -
Citroën e-Mehari eléctrico: a prueba el Mehari del siglo XXI

Con una imagen que entronca claramente con el diseño del Citroën C4 Cactus, la marca gala ha recurrido al fabricante especialista en coches eléctricos Bolloré para dar vida a un nuevo Citroën e-Mehari, justo 48 años después del lanzamiento de su precursor. El diseño corre a cargo de la firma de los dos chevrones, mientras que plataforma y propulsor proceden del ya extinto Bolloré Blue Summer, aunque se ensambla en la factoría bretona del Grupo PSA en Rennes.

El nuevo Citroën e-Mehari tiene una longitud de 3,81 metros, una anchura de 1,87 m y una altura de 1,65 m. Como el Citroën Mehari original, toda su carrocería está fabricada en plástico, que tiene la propia impregnación del color, con lo que las posibles rayas que pueda sufrir pasarán más inadvertidas. Además, éste tiene “efecto memoria”, con lo que los plásticos son capaces de recuperar su aspecto y forma ante deformaciones por impactos a baja velocidad. Hay cuatro colores disponibles, que rememoran en parte los del Citroën Mehari original: rojo anaranjado, azul turquesa, amarillo y beige, que en realidad se ve gris.

La capota del Citroën e-Mehari es de lona, se puede elegir en negro o naranja, con ventanas de plástico en laterales y zona posterior y se puede fijar mediante corchetes. Todas las piezas son independientes, con lo que podemos decidir quitar las dos del techo, las ventanas laterales, las traseras o la posterior a nuestro antojo. Lógicamente su capacidad aislante es muy limitada, pero tuvimos la oportunidad de subirnos a una unidad expuesta en pleno aguacero y todo el agua que había dentro era fruto de la apertura de la puerta para acceder a su interior. No obstante, esto no supone ningún problema, puesto que la tapicería impermeable, elaborada en TEP, que se puede escoger en color beige o rojo anaranjado, soporta las inclemencias del tiempo. Incluso es posible lavar todo el interior con una manguera, esponja y jabón.

Citroën e-MehariEl interior del Citroën e-Mehari es muy simple, con una pantalla digital en el centro con información muy limitada como toda instrumentación. Su ergonomía resulta algo particular, con una posición de conducción muy elevada, a la derecha da la sensación de ir más bajo, y la zona de los pies es, en nuestra opinión, excesivamente plana; algo que aún choca más al viajar de acompañante. Atrás hay espacio para dos personas, con poco hueco para las piernas y la cabeza, mientras que en el maletero contamos con un volumen bastante cúbico de 200 litros, a los que se suman otros 100 bajo su piso, de formas ya más irregulares, pero que permiten bloquear su apertura.

Citroën e-Mehari, un motor eléctrico muy acertado

Para propulsar al Citroën e-Mehari se ha decidido recurrir a un motor eléctrico de 68 CV, que ofrece un gran agrado de uso y suficientes prestaciones para desenvolverse con sobrada soltura para el fin que ha sido concebido. Durante nuestra prueba, en la isla de Ibiza, por todo tipo de carreteras, algunas de ellas sin asfaltar, nos ha permitido movernos sin problemas a mayor velocidad que el resto del tráfico, incluso en vías rápidas. Acelera francamente bien hasta unos 90 km/h, para volverse ligeramente más remolón hasta que alcanza su velocidad limitada de 110 km/h. Lamentablemente, no está previsto, ni técnicamente es posible, que en un futuro se ofrezca con motor térmico. Es una pena, porque con el motor de gasolina 1.2 PureTech de 82 CV sería toda una tentación.

El Citroën e-Mehari cuenta con baterías de litio metal polímero (LMP), de tipo seco, con una autonomía homologada de 100 km en ciclo extraurbano y 200 en extraurbano. En nuestro recorrido de pruebas, en el que cubrimos 100 km por todo tipo de situaciones —autovía, carretera secundaria ancha y estrecha, tránsito urbano y campo— en unas 2 horas, con un porcentaje elevado de gas a fondo, descapotados y con la calefacción casi al máximo —que tiene gran influencia en el consumo— regresamos con una autonomía restante del 17 por ciento. En una toma de 16A se recarga al cien por cien en 8 horas, mientras que si es de 10A —la más habitual en los hogares— la operación se completa en 13 horas. No está preparado para los enchufes de carga rápida que ya vemos en muchas de nuestras ciudades.

Citroën e-Mehari cargaLas baterías del Citroën e-Mehari tienen una buena densidad energética, son menos sensibles al tiempo así como más seguras, pero en contrapartida tienen una autonomía limitada de algo más de 48 horas sin conectarse a la red. Cuenta con un modo de hibernación que permite que estén 3 meses sin recibir carga, pero para volver a reiniciar el sistema tienen que transcurrir unas cuatro horas, por lo que no es operativo para el día a día. Si dejásemos el coche sin conectar a la red y la carga de la batería descendiese del 10 por ciento, el Grupo Bolleré se pondría en contacto con el propietario para avisarle que si baja aún más puede ser perjudicial para la misma.

Por comportamiento dinámico, el Citroën e-Mehari está más próximo a lo que ofrece un coche que a un cuadriciclo. Su tendencia es netamente subviradora, con una siempre presente intervención del control de tracción si no pisamos con mimo el acelerador, pero se conduce con facilidad mientras ofrece una buena sensación de seguridad por sus reacciones. Su amortiguación no absorbe con gran calidad, pero cuenta con un correcto confort frente al bacheo. Eso sí, da sensación de un SUV grande, con ligeras oscilaciones laterales de la carrocería en carreteras con mal firme. Por campo se disfruta aún más, con aptitudes todoterreno mejor que muchos SUV, con unas buenas cotas —la altura de su carrocería al suelo es de 200 mm—, y unos fantásticos neumáticos Michelin Latitude Cross —185/65R15—.

Citroën e-Mehari, toca esperar

La próxima semana ya estará a la venta en Francia, por 25.000 euros, que con todas las ayudas restadas —a las compras de eléctricos y los 3.700 euros por entregar un Diesel usado con más de 10 años— se puede quedar en 15.000, a los que habría sumar otros 79 euros mensuales en concepto del alquiler de las baterías. Para España aún no se han definido ni la fecha de llegada, que será hacia verano, ni su precio.

No obstante el objetivo del Citroën e-Mehari es potenciar la imagen de la gama Citroën C4 Cactus, pues con un volumen de fabricación de 1.000 unidades al año para toda Europa —en principio más no se van a fabricar, pues perdería la homologación de corta serie y ya tendría que añadir airbags así como cumplir otro tipo de medidas— no va ser en ningún caso un coche de gran volumen de ventas. Se trata de un concepto de vehículo destinado a empresas de alquiler, hoteles, centros de vacaciones y para particulares que lo contemplan como segundo o tercer coche para una segunda residencia de vacaciones.

También te puede interesar

- Citroën e-Mehari por Courréges

- La historia del Citroën Mehari

Te recomendamos

Ya quedan menos de dos semanas para que AutoRacing Madrid abra sus puertas. Atentos a...

El día 30 de junio te esperamos en Ávila para recorrer 700 km con tu moto, siguiendo ...

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.