Publicidad

Citroën DS4

Con mucho diseño, mucha elegancia y no menos dosis de deportividad, se presenta este inédito DS4 que, en cierto modo, propone aplicar esas señas de identidad a una nueva base: un derivado de compacto con insinuaciones coupé y SUV.
-
Citroën DS4

Dicen que la necesidad agudiza el ingenio. Y en este caso y con la coyuntura que vivimos, el ingenio de los hombres de Citroën les ha llevado a crear una línea paralela de automóviles bajo el histórico emblema DS (ya existe un DS3, ahora llega este DS4 y en China, que ya es el primer mercado de Citroën, se ha presentado el futuro DS5), en la que se remarcan aspectos tan pasionales a la hora de desear un vehículo como el diseño, la elegancia y la deportividad.  Porque para racionalidad y funcionalidad, en la gama francesa ya está el C4 en el segmento de los vehículos compactos.  El trabajo ha consistido en tomar su misma plataforma, tratar con mucho mimo su definición final e "inventarse" un coche mucho más emocional pero no mucho menos funcional.

Galería relacionada

Citroen DS4, el contacto

Si el DS3 sirvió también para ofrecer un "C3 de tres puertas", el DS4 no aparece como esa variante del C4... o sí, según nos dejemos "engañar" por su silueta couperizada y sus disimuladas puertas posteriores. Como "tres puertas", el DS4 es fantástico, porque su línea resulta tan pura como un tres puertas se merece y, además, ofrece acceso directo a la fila trasera y una ergonomía allí detrás muy natural.

En cambio, como cinco puertas, las dos traseras laterales son muy pequeñas, el ángulo de apertura reducido y el hueco de acceso resulta invadido por el paso de rueda de tal manera, que el acceso a esas plazas resulta muy incómodo. Otras concesiones al diseño del DS4 aparecen en la penalizada visibilidad posterior y, en según que condiciones, en la cota de altura. Esta cota allí detrás es prácticamente igual que en el C4 en la zona donde se sentarían dos pasajeros de manera natural, marcado por las formas de la banqueta, pero un tercero pasajero que los obligara a desplazarse hacia los extremos les incomodaría mucho por cómo bajan las esquinas del techo del DS4.

Bien el maletero
, que cede 20 litros pero sus 360 con rueda de repuesto (mejor que un VW Golf y Seat León) son muy correctos en una carrocería que acorta sus voladizos frente al C4 y en total con 4,27 metros de longitud (como un Peugeot 308) recorta 6 al citado C4. Más corto, pero 2 centímetros más ancho y sobre todo 4 más alto. Y no por un techo sobre elevado, sino por su piso, con el objetivo de buscar esa posición sobreelevada de los SUV que, en gran medida, es un argumento muy importante en el éxito de esos SUV.

Por dentro su vinculación con el C4 es más evidente. Si por fuera sólo comparten faros, capó y espejos retrovisores,  por dentro son ciertos apliques los que suman valor añadido al DS4. Salpicadero, cuadro de relojes, paneles... todo es aparentemente igual, pero el DS4 ofrece una línea propia de acabados en piel, con cinco tonos específicos, dos de ellos bicolor y da el do de pecho con un salpicadero tapizado igualmente en piel.

Vestido de gala, como estaban las unidades de prensa que hemos podido conducir, el DS4 resulta el producto más despampanante entre las marcas llamadas generalistas, de verdad un coche con una percepción de calidad propia de otros estándares automovilísticos.

Su puesta a punto dinámica también es otro cantar dentro de la marca... pero dentro de un orden. El DS muestra el señuelo de la deportividad con un bastidor que sobre el mismo del C4, muelles, amortiguadores, barras estabilizadoras, silentblocks y asistencia hidráulica de la dirección se reconfiguran para ofrecer un tacto de conducción apropiado a sus pretensiones. No obstante, no hemos sentido las siglas DS como la alternativa de Citroën a esos modelos tildados con esas otras siglas como GTI, Cupra, RS, etc.  Su alta prestación es más refinada, más eso, más altas prestaciones que alta deportividad

El DS4 muestra fundamentalmente sobre el C4 una pisada más sujeta de amortiguación, una mayor "credibilidad" a la hora de afrontar fuertes apoyos y rápidas entradas en curva, pero su filtración de rodadura y su filtración mecánica siguen siendo muy Citroën. Y esto significa que su comodidad general sigue siendo muy elevada.

Los motores más representativos encajan a la perfección en la orientación del DS4. Sólo hemos podido probar un 2.0 HDI de 163 CV y un 1.6 THP de 200 y si en ambos hay mucha potencia, también un enorme agrado de conducción por la solvencia y formas que muestran ambos motores desde muy bajo régimen. Hace tiempo que se acabó la mala impronta en los motores turbo, tanto Diesel como de gasolina, y dos muy buenos ejemplos son estas dos opciones... de empuje constante y templado al principio y contundente y moderadamente rabioso después.


El mismo perfil pero a una escala inferior es esperable en el 1.6 HDI de 110 CV, que en el DS4 lleva asociado indisolublemente el extraordinario sistema Stop-Start de nueva generación, que anticipa la parada al bajar de los 8 kilómetros hora según nos acercamos a la detención absoluta y utiliza el alternador como motor de arranque, sistema que por fuerza e instantaneidad pone con mayor suavidad y rapidez el motor en marcha. El bloque 1.6 de gasolina desarrollado por BMW para PSA se desdobla también en una exquisita variante turbo de 155 CV y una no menos honesta variante atmosférica VTI de 120 CV

Citroën DS4 VTi 120 Design: 20.290 €
Citroën DS4 VTi 120 Style: 22.590 €
Citroën DS4 THP 155 CMP6 Style: 24.990 €
Citroën DS4 THP 200 Sport: 28.290 €
Citroën DS4 HDi 90 Design: 21.090 €
Citroën DS4 e-Hdi 110 Airdream 6v Design: 22.390 €
Citroën DS4 e-Hdi 110 Airdream CMP6 Design: 23.190 €
Citroën DS4 e-Hdi 110 Airdream 6v Style: 24.690 €
Citroën DS4 e-Hdi 110 Airdream CMP6 Style: 25.290 €
Citroën DS4 HDi 160 6v Style: 26.490 €
Citroën DS4 HDi 160 6v Sport: 27.990 €
  VTI 120 THP 155 e-HDI 110 HDI 160
Cilindrada 1.598 cm3 1.598 cm3 1.560 cm3 1.997 cm3
Potencia 120 CV a 6.000 rpm 156 CV a 6.000 rpm 112 CV a 3.600 rpm 163 CV a 3.750 rpm
Par 16,3 mkg a 4.250 rpm 24,5 mkg entre 1.400 y 4.000 rpm 29,1 mkg con overboost a 1.750 rpm 34,7 mkg entre 2.000 y 3.000 rpm
Velocidad máxima 193 km/h 214 km/h 190 km/h 212 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h 10,8 s 9,0 s 11,3 s 8,6 s
1.000 metros salida parado 32,2 s 29,9 s 32,7 s 29,8 s
Consumo urbano 8,3 l/100 km 9,0 l/100 km 4,8 l/100 km 6,6 l/100 km
Consumo extraurbano 5,0 l/100 km 5,1 l/100 km 4,1 l/100 km 4,3 l/100 km
Consumo mixto 6,2 l/100 km 6,5 l/100 km 4,4 l/100 km 5,1 l/100 km
Emisiones de CO2 144 g/km 149 g/km 114 g/km 134 g/km
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.