Publicidad

Citroën C5 Tourer

Tras el éxito y buena acogida de la nueva generación del Citroën C5, la marca francesa pone en escena la variante de carrocería familiar de este modelo, denominada Tourer, que aporta una buena dosis de practicidad, sin renunciar para nada a un atractivo diseño, a una amplia gama de motores y a un equipamiento de serie y opcional de primer grado.
-
Citroën C5 Tourer
Aunque todavía es pronto para saberlo, y además, el mercado no está en su mejor momento, estamos convencidos de que esta nueva generación del Citroën C5 escalará la lista de ventas de su segmento hasta alcanzar los tres primeros puestos, en un corto periodo de tiempo.
A ello ayudará, por supuesto, que la gama sea lo más amplia posible, tanto en lo que se refiere a motores como a carrocerías. De entrada está confirmado que la carrocería coupé ni está, ni se la espera. Una pena porque viendo la realización estética de la berlina, se nos antoja que un coupé derivado de ésta sería todo un éxito.

Lo que sí está ya disponible es la variante familiar, bajo la denominación de Tourer. El nuevo Citroën C5 Tourer es ligeramente más largo que la berlina -5 cm para ser exactos- y 4 cm más alto, con lo que sus dimensiones se pueden considerar más bien “contundentes” ya que estamos hablando de 4,83 metros de longitud. A pesar de este incremento de tamaño, el C5 Tourer mantiene la misma presencia que la berlina; su atracción es muy alta tanto si lo observamos de frente, como de lado o por la parte trasera. Ésta última es, precisamente, la novedad principal que aporta frente a la berlina y lo cierto es que los diseñadores han hecho su trabajo con un acierto pleno. El techo empieza a bajar de forma suave desde prácticamente el pilar central “B” y acaba en un bien estructurado portón que “muerde” bastante abajo con lo que la altura al suelo no es muy grande y se pueden cargar los bultos pesados sin mucho esfuerzo. En su vista lateral destaca el piloto trasero que “se adentra” en el lateral de la carrocería formando una continuación del plegado de la misma y de la línea del paragolpes. El efecto visual es ciertamente atractivo y da una idea de lo estudiada que ha sido este “añadido” a la carrocería berlina de la que se deriva. El maletero es, por supuesto, más alto, más capaz y, sobre todo, más sencillo y cómodo de cargar. La capacidad máxima oficial –midiendo hasta el borde del respaldo trasero- es de 505 litros, es decir, 66 más que en el caso de la berlina, cifra que se eleva hasta los 851 litros si medimos hasta el techo y hasta la nada despreciable cifra de 1.462 litros si abatimos los asientos traseros. Dependiendo del grado de equipamiento elegido, el C5 Tourer dispone de portón con apertura/cierre motorizado lo que supone un añadido al grado de confort general del coche.

El equipamiento del nuevo Citroën C5 Tourer se divide, al igual que sucede con la berlina, en tres posibilidades: Premier, S y Exclusive, contando desde la versión más básica con climatizador bi-zona, encendido automático de luces y limpiaparabrisas, retrovisores exteriores con regulación y plegado eléctricos, entre otras muchas cosas.
4 motores y dos suspensiones
Aunque todavía es pronto para saberlo, y además, el mercado no está en su mejor momento, estamos convencidos de que esta nueva generación del Citroën C5 escalará la lista de ventas de su segmento hasta alcanzar los tres primeros puestos, en un corto periodo de tiempo. A ello ayudará, por supuesto, que la gama sea lo más amplia posible, tanto en lo que se refiere a motores como a carrocerías. De entrada está confirmado que la carrocería coupé ni está, ni se la espera. Una pena porque viendo la realización estética de la berlina, se nos antoja que un coupé derivado de ésta sería todo un éxito.

Lo que sí está ya disponible es la variante familiar, bajo la denominación de Tourer. El nuevo Citroën C5 Tourer es ligeramente más largo que la berlina -5 cm para ser exactos- y 4 cm más alto, con lo que sus dimensiones se pueden considerar más bien “contundentes” ya que estamos hablando de 4,83 metros de longitud. A pesar de este incremento de tamaño, el C5 Tourer mantiene la misma presencia que la berlina; su atracción es muy alta tanto si lo observamos de frente, como de lado o por la parte trasera. Ésta última es, precisamente, la novedad principal que aporta frente a la berlina y lo cierto es que los diseñadores han hecho su trabajo con un acierto pleno. El techo empieza a bajar de forma suave desde prácticamente el pilar central “B” y acaba en un bien estructurado portón que “muerde” bastante abajo con lo que la altura al suelo no es muy grande y se pueden cargar los bultos pesados sin mucho esfuerzo. En su vista lateral destaca el piloto trasero que “se adentra” en el lateral de la carrocería formando una continuación del plegado de la misma y de la línea del paragolpes. El efecto visual es ciertamente atractivo y da una idea de lo estudiada que ha sido este “añadido” a la carrocería berlina de la que se deriva. El maletero es, por supuesto, más alto, más capaz y, sobre todo, más sencillo y cómodo de cargar. La capacidad máxima oficial –midiendo hasta el borde del respaldo trasero- es de 505 litros, es decir, 66 más que en el caso de la berlina, cifra que se eleva hasta los 851 litros si medimos hasta el techo y hasta la nada despreciable cifra de 1.462 litros si abatimos los asientos traseros. Dependiendo del grado de equipamiento elegido, el C5 Tourer dispone de portón con apertura/cierre motorizado lo que supone un añadido al grado de confort general del coche.

El equipamiento del nuevo Citroën C5 Tourer se divide, al igual que sucede con la berlina, en tres posibilidades: Premier, S y Exclusive, contando desde la versión más básica con climatizador bi-zona, encendido automático de luces y limpiaparabrisas, retrovisores exteriores con regulación y plegado eléctricos, entre otras muchas cosas.
4 motores y dos suspensiones
Aunque todavía es pronto para saberlo, y además, el mercado no está en su mejor momento, estamos convencidos de que esta nueva generación del Citroën C5 escalará la lista de ventas de su segmento hasta alcanzar los tres primeros puestos, en un corto periodo de tiempo. A ello ayudará, por supuesto, que la gama sea lo más amplia posible, tanto en lo que se refiere a motores como a carrocerías. De entrada está confirmado que la carrocería coupé ni está, ni se la espera. Una pena porque viendo la realización estética de la berlina, se nos antoja que un coupé derivado de ésta sería todo un éxito.

Lo que sí está ya disponible es la variante familiar, bajo la denominación de Tourer. El nuevo Citroën C5 Tourer es ligeramente más largo que la berlina -5 cm para ser exactos- y 4 cm más alto, con lo que sus dimensiones se pueden considerar más bien “contundentes” ya que estamos hablando de 4,83 metros de longitud. A pesar de este incremento de tamaño, el C5 Tourer mantiene la misma presencia que la berlina; su atracción es muy alta tanto si lo observamos de frente, como de lado o por la parte trasera. Ésta última es, precisamente, la novedad principal que aporta frente a la berlina y lo cierto es que los diseñadores han hecho su trabajo con un acierto pleno. El techo empieza a bajar de forma suave desde prácticamente el pilar central “B” y acaba en un bien estructurado portón que “muerde” bastante abajo con lo que la altura al suelo no es muy grande y se pueden cargar los bultos pesados sin mucho esfuerzo. En su vista lateral destaca el piloto trasero que “se adentra” en el lateral de la carrocería formando una continuación del plegado de la misma y de la línea del paragolpes. El efecto visual es ciertamente atractivo y da una idea de lo estudiada que ha sido este “añadido” a la carrocería berlina de la que se deriva. El maletero es, por supuesto, más alto, más capaz y, sobre todo, más sencillo y cómodo de cargar. La capacidad máxima oficial –midiendo hasta el borde del respaldo trasero- es de 505 litros, es decir, 66 más que en el caso de la berlina, cifra que se eleva hasta los 851 litros si medimos hasta el techo y hasta la nada despreciable cifra de 1.462 litros si abatimos los asientos traseros. Dependiendo del grado de equipamiento elegido, el C5 Tourer dispone de portón con apertura/cierre motorizado lo que supone un añadido al grado de confort general del coche.

El equipamiento del nuevo Citroën C5 Tourer se divide, al igual que sucede con la berlina, en tres posibilidades: Premier, S y Exclusive, contando desde la versión más básica con climatizador bi-zona, encendido automático de luces y limpiaparabrisas, retrovisores exteriores con regulación y plegado eléctricos, entre otras muchas cosas.
4 motores y dos suspensiones
Aunque todavía es pronto para saberlo, y además, el mercado no está en su mejor momento, estamos convencidos de que esta nueva generación del Citroën C5 escalará la lista de ventas de su segmento hasta alcanzar los tres primeros puestos, en un corto periodo de tiempo. A ello ayudará, por supuesto, que la gama sea lo más amplia posible, tanto en lo que se refiere a motores como a carrocerías. De entrada está confirmado que la carrocería coupé ni está, ni se la espera. Una pena porque viendo la realización estética de la berlina, se nos antoja que un coupé derivado de ésta sería todo un éxito.

Lo que sí está ya disponible es la variante familiar, bajo la denominación de Tourer. El nuevo Citroën C5 Tourer es ligeramente más largo que la berlina -5 cm para ser exactos- y 4 cm más alto, con lo que sus dimensiones se pueden considerar más bien “contundentes” ya que estamos hablando de 4,83 metros de longitud. A pesar de este incremento de tamaño, el C5 Tourer mantiene la misma presencia que la berlina; su atracción es muy alta tanto si lo observamos de frente, como de lado o por la parte trasera. Ésta última es, precisamente, la novedad principal que aporta frente a la berlina y lo cierto es que los diseñadores han hecho su trabajo con un acierto pleno. El techo empieza a bajar de forma suave desde prácticamente el pilar central “B” y acaba en un bien estructurado portón que “muerde” bastante abajo con lo que la altura al suelo no es muy grande y se pueden cargar los bultos pesados sin mucho esfuerzo. En su vista lateral destaca el piloto trasero que “se adentra” en el lateral de la carrocería formando una continuación del plegado de la misma y de la línea del paragolpes. El efecto visual es ciertamente atractivo y da una idea de lo estudiada que ha sido este “añadido” a la carrocería berlina de la que se deriva. El maletero es, por supuesto, más alto, más capaz y, sobre todo, más sencillo y cómodo de cargar. La capacidad máxima oficial –midiendo hasta el borde del respaldo trasero- es de 505 litros, es decir, 66 más que en el caso de la berlina, cifra que se eleva hasta los 851 litros si medimos hasta el techo y hasta la nada despreciable cifra de 1.462 litros si abatimos los asientos traseros. Dependiendo del grado de equipamiento elegido, el C5 Tourer dispone de portón con apertura/cierre motorizado lo que supone un añadido al grado de confort general del coche.

El equipamiento del nuevo Citroën C5 Tourer se divide, al igual que sucede con la berlina, en tres posibilidades: Premier, S y Exclusive, contando desde la versión más básica con climatizador bi-zona, encendido automático de luces y limpiaparabrisas, retrovisores exteriores con regulación y plegado eléctricos, entre otras muchas cosas.
4 motores y dos suspensiones
Aunque todavía es pronto para saberlo, y además, el mercado no está en su mejor momento, estamos convencidos de que esta nueva generación del Citroën C5 escalará la lista de ventas de su segmento hasta alcanzar los tres primeros puestos, en un corto periodo de tiempo. A ello ayudará, por supuesto, que la gama sea lo más amplia posible, tanto en lo que se refiere a motores como a carrocerías. De entrada está confirmado que la carrocería coupé ni está, ni se la espera. Una pena porque viendo la realización estética de la berlina, se nos antoja que un coupé derivado de ésta sería todo un éxito.

Lo que sí está ya disponible es la variante familiar, bajo la denominación de Tourer. El nuevo Citroën C5 Tourer es ligeramente más largo que la berlina -5 cm para ser exactos- y 4 cm más alto, con lo que sus dimensiones se pueden considerar más bien “contundentes” ya que estamos hablando de 4,83 metros de longitud. A pesar de este incremento de tamaño, el C5 Tourer mantiene la misma presencia que la berlina; su atracción es muy alta tanto si lo observamos de frente, como de lado o por la parte trasera. Ésta última es, precisamente, la novedad principal que aporta frente a la berlina y lo cierto es que los diseñadores han hecho su trabajo con un acierto pleno. El techo empieza a bajar de forma suave desde prácticamente el pilar central “B” y acaba en un bien estructurado portón que “muerde” bastante abajo con lo que la altura al suelo no es muy grande y se pueden cargar los bultos pesados sin mucho esfuerzo. En su vista lateral destaca el piloto trasero que “se adentra” en el lateral de la carrocería formando una continuación del plegado de la misma y de la línea del paragolpes. El efecto visual es ciertamente atractivo y da una idea de lo estudiada que ha sido este “añadido” a la carrocería berlina de la que se deriva. El maletero es, por supuesto, más alto, más capaz y, sobre todo, más sencillo y cómodo de cargar. La capacidad máxima oficial –midiendo hasta el borde del respaldo trasero- es de 505 litros, es decir, 66 más que en el caso de la berlina, cifra que se eleva hasta los 851 litros si medimos hasta el techo y hasta la nada despreciable cifra de 1.462 litros si abatimos los asientos traseros. Dependiendo del grado de equipamiento elegido, el C5 Tourer dispone de portón con apertura/cierre motorizado lo que supone un añadido al grado de confort general del coche.

El equipamiento del nuevo Citroën C5 Tourer se divide, al igual que sucede con la berlina, en tres posibilidades: Premier, S y Exclusive, contando desde la versión más básica con climatizador bi-zona, encendido automático de luces y limpiaparabrisas, retrovisores exteriores con regulación y plegado eléctricos, entre otras muchas cosas.
4 motores y dos suspensiones
Aunque todavía es pronto para saberlo, y además, el mercado no está en su mejor momento, estamos convencidos de que esta nueva generación del Citroën C5 escalará la lista de ventas de su segmento hasta alcanzar los tres primeros puestos, en un corto periodo de tiempo. A ello ayudará, por supuesto, que la gama sea lo más amplia posible, tanto en lo que se refiere a motores como a carrocerías. De entrada está confirmado que la carrocería coupé ni está, ni se la espera. Una pena porque viendo la realización estética de la berlina, se nos antoja que un coupé derivado de ésta sería todo un éxito.

Lo que sí está ya disponible es la variante familiar, bajo la denominación de Tourer. El nuevo Citroën C5 Tourer es ligeramente más largo que la berlina -5 cm para ser exactos- y 4 cm más alto, con lo que sus dimensiones se pueden considerar más bien “contundentes” ya que estamos hablando de 4,83 metros de longitud. A pesar de este incremento de tamaño, el C5 Tourer mantiene la misma presencia que la berlina; su atracción es muy alta tanto si lo observamos de frente, como de lado o por la parte trasera. Ésta última es, precisamente, la novedad principal que aporta frente a la berlina y lo cierto es que los diseñadores han hecho su trabajo con un acierto pleno. El techo empieza a bajar de forma suave desde prácticamente el pilar central “B” y acaba en un bien estructurado portón que “muerde” bastante abajo con lo que la altura al suelo no es muy grande y se pueden cargar los bultos pesados sin mucho esfuerzo. En su vista lateral destaca el piloto trasero que “se adentra” en el lateral de la carrocería formando una continuación del plegado de la misma y de la línea del paragolpes. El efecto visual es ciertamente atractivo y da una idea de lo estudiada que ha sido este “añadido” a la carrocería berlina de la que se deriva. El maletero es, por supuesto, más alto, más capaz y, sobre todo, más sencillo y cómodo de cargar. La capacidad máxima oficial –midiendo hasta el borde del respaldo trasero- es de 505 litros, es decir, 66 más que en el caso de la berlina, cifra que se eleva hasta los 851 litros si medimos hasta el techo y hasta la nada despreciable cifra de 1.462 litros si abatimos los asientos traseros. Dependiendo del grado de equipamiento elegido, el C5 Tourer dispone de portón con apertura/cierre motorizado lo que supone un añadido al grado de confort general del coche.

El equipamiento del nuevo Citroën C5 Tourer se divide, al igual que sucede con la berlina, en tres posibilidades: Premier, S y Exclusive, contando desde la versión más básica con climatizador bi-zona, encendido automático de luces y limpiaparabrisas, retrovisores exteriores con regulación y plegado eléctricos, entre otras muchas cosas.
4 motores y dos suspensiones
Aunque todavía es pronto para saberlo, y además, el mercado no está en su mejor momento, estamos convencidos de que esta nueva generación del Citroën C5 escalará la lista de ventas de su segmento hasta alcanzar los tres primeros puestos, en un corto periodo de tiempo. A ello ayudará, por supuesto, que la gama sea lo más amplia posible, tanto en lo que se refiere a motores como a carrocerías. De entrada está confirmado que la carrocería coupé ni está, ni se la espera. Una pena porque viendo la realización estética de la berlina, se nos antoja que un coupé derivado de ésta sería todo un éxito.

Lo que sí está ya disponible es la variante familiar, bajo la denominación de Tourer. El nuevo Citroën C5 Tourer es ligeramente más largo que la berlina -5 cm para ser exactos- y 4 cm más alto, con lo que sus dimensiones se pueden considerar más bien “contundentes” ya que estamos hablando de 4,83 metros de longitud. A pesar de este incremento de tamaño, el C5 Tourer mantiene la misma presencia que la berlina; su atracción es muy alta tanto si lo observamos de frente, como de lado o por la parte trasera. Ésta última es, precisamente, la novedad principal que aporta frente a la berlina y lo cierto es que los diseñadores han hecho su trabajo con un acierto pleno. El techo empieza a bajar de forma suave desde prácticamente el pilar central “B” y acaba en un bien estructurado portón que “muerde” bastante abajo con lo que la altura al suelo no es muy grande y se pueden cargar los bultos pesados sin mucho esfuerzo. En su vista lateral destaca el piloto trasero que “se adentra” en el lateral de la carrocería formando una continuación del plegado de la misma y de la línea del paragolpes. El efecto visual es ciertamente atractivo y da una idea de lo estudiada que ha sido este “añadido” a la carrocería berlina de la que se deriva. El maletero es, por supuesto, más alto, más capaz y, sobre todo, más sencillo y cómodo de cargar. La capacidad máxima oficial –midiendo hasta el borde del respaldo trasero- es de 505 litros, es decir, 66 más que en el caso de la berlina, cifra que se eleva hasta los 851 litros si medimos hasta el techo y hasta la nada despreciable cifra de 1.462 litros si abatimos los asientos traseros. Dependiendo del grado de equipamiento elegido, el C5 Tourer dispone de portón con apertura/cierre motorizado lo que supone un añadido al grado de confort general del coche.

El equipamiento del nuevo Citroën C5 Tourer se divide, al igual que sucede con la berlina, en tres posibilidades: Premier, S y Exclusive, contando desde la versión más básica con climatizador bi-zona, encendido automático de luces y limpiaparabrisas, retrovisores exteriores con regulación y plegado eléctricos, entre otras muchas cosas.
4 motores y dos suspensiones
Aunque todavía es pronto para saberlo, y además, el mercado no está en su mejor momento, estamos convencidos de que esta nueva generación del Citroën C5 escalará la lista de ventas de su segmento hasta alcanzar los tres primeros puestos, en un corto periodo de tiempo. A ello ayudará, por supuesto, que la gama sea lo más amplia posible, tanto en lo que se refiere a motores como a carrocerías. De entrada está confirmado que la carrocería coupé ni está, ni se la espera. Una pena porque viendo la realización estética de la berlina, se nos antoja que un coupé derivado de ésta sería todo un éxito.

Lo que sí está ya disponible es la variante familiar, bajo la denominación de Tourer. El nuevo Citroën C5 Tourer es ligeramente más largo que la berlina -5 cm para ser exactos- y 4 cm más alto, con lo que sus dimensiones se pueden considerar más bien “contundentes” ya que estamos hablando de 4,83 metros de longitud. A pesar de este incremento de tamaño, el C5 Tourer mantiene la misma presencia que la berlina; su atracción es muy alta tanto si lo observamos de frente, como de lado o por la parte trasera. Ésta última es, precisamente, la novedad principal que aporta frente a la berlina y lo cierto es que los diseñadores han hecho su trabajo con un acierto pleno. El techo empieza a bajar de forma suave desde prácticamente el pilar central “B” y acaba en un bien estructurado portón que “muerde” bastante abajo con lo que la altura al suelo no es muy grande y se pueden cargar los bultos pesados sin mucho esfuerzo. En su vista lateral destaca el piloto trasero que “se adentra” en el lateral de la carrocería formando una continuación del plegado de la misma y de la línea del paragolpes. El efecto visual es ciertamente atractivo y da una idea de lo estudiada que ha sido este “añadido” a la carrocería berlina de la que se deriva. El maletero es, por supuesto, más alto, más capaz y, sobre todo, más sencillo y cómodo de cargar. La capacidad máxima oficial –midiendo hasta el borde del respaldo trasero- es de 505 litros, es decir, 66 más que en el caso de la berlina, cifra que se eleva hasta los 851 litros si medimos hasta el techo y hasta la nada despreciable cifra de 1.462 litros si abatimos los asientos traseros. Dependiendo del grado de equipamiento elegido, el C5 Tourer dispone de portón con apertura/cierre motorizado lo que supone un añadido al grado de confort general del coche.

El equipamiento del nuevo Citroën C5 Tourer se divide, al igual que sucede con la berlina, en tres posibilidades: Premier, S y Exclusive, contando desde la versión más básica con climatizador bi-zona, encendido automático de luces y limpiaparabrisas, retrovisores exteriores con regulación y plegado eléctricos, entre otras muchas cosas.
4 motores y dos suspensiones
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.