Publicidad

Chevrolet HHR: único en su especie

Muy diferente al tipo de coches que circula por Europa, el Chevrolet HHR se inspira en el Suburban de 1949, un modelo que cosechó importantes éxitos para la compañía americana. A España llegará en noviembre con un precio en torno a los 24.000 euros.
-
Chevrolet HHR: único en su especie
No cabe duda de que este modelo es completamente diferente a lo que estamos acostumbrados a ver por nuestras carreteras. Tiene un particular aire retro inspirado en modelos de hace más de medio siglo que poblaban las carreteras americanas, pero también tiene ciertos rasgos vanguardistas en algunos de sus elementos, como las llantas de aleación de 17 pulgadas de diámetro, las tomas de aire inferiores o los pequeños grupos ópticos traseros de marcha atrás y antiniebla.

Galería relacionada

Chevrolet HHR: detalles

La denominación HHR (Heritage High Roof, herencia de techo alto), viene marcada por el éxito del Chevrolet Suburban del año 1949, un modelo que marcó un hito en la historia de la marca norteamericana.

La comercialización en Europa del Chevrolet HHR pretende potenciar la imagen de Chevrolet, muy ligada en Europa al mercado coreano desde que General Motors tomara el control de Daewoo, conocida desde hace dos años como Chevrolet. La intención de la marca es desligar el producto coreano como seña de identidad y dar a conocer lo que se produce al otro lado del Atlántico, ya que se trata del primer modelo de la gama norteamericana que se va a comercializar en Europa bajo la estructura Chevrolet.

El Chevrolet HHR combina cierta nostalgia con la funcionalidad de un monovolumen compacto, una fórmula que no siempre ha tenido el éxito esperado. Modelos basados en sus antecesores y muy cercanos a la imagen original, como el Volkswagen New Beetle o el ChyrselePt Cruiser -por cierto, obra del mismo diseñador, el norteamericano Brian Nesbitt-, no han llegado a lograr una cuota de mercado brillante. Desde que se puso a la venta el modelo, en junio de 2005 se han vendido más de 200.000 unidades. Los objetivos para Europa se cifran en unas 4.000 unidades al año, de las cuales estiman vender unas 400 en España, donde se iniciará la comercialización en el mes de noviembre a un precio que podría rondar los 24.000 ó 25.000 euros. El HHR sólo se comercializará en España con el motor de gasolina de 2,4 litros de capacidad y 170 CV de potencia, construido en aluminio, que anuncia un par de 22,6 mkg a 4.800 rpm. Dispone de doble árbol de levas accionado por cadena, dos ejes de equilibrado contrarrotantes y cuatro válvulas por cilindro, y se encuentra asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades o, en opción, a una automática Hydra-Matic de cuatro.

En cualquiera de los casos se muestra bastante suave y silencioso desde el ralentí hasta elevados regímenes de giro, aunque las cifras de consumo que anuncia no son especialmente bajas (durante el recorrido por autopista y carretera, el ordenador de viaje registró algo más de 14 l/100 km sin abusar del acelerador en la variante automática). El comportamiento en general es bastante bueno y resultan especialmente cómodas las suspensiones, que, siendo bastante blandas, permiten buen aplomo y absorben con facilidad las imperfecciones del terreno. Para el mercado europeo se ha llevado a cabo una puesta a punto específica, que difiere un poco del americano, con neumáticos de menor perfil (205/50 R17) y suspensiones algo más firmes. Aquí sólo lo encontraremos en acabado LT, que incluirá de serie sistema de control de estabilidad, airbags frontales y laterales de cortina, aire acondicionado, cierre centralizado con mando a distancia –independiente de la llave-, sistema de control de velocidad de crucero, elevalunas eléctricos en las cuatro puertas, asientos de cuero calefactables, faros antiniebla, equipo de sonido de alta potencia (260 watios) con subwoofer trasero y entrada auxiliar para MP3, techo solar eléctrico y barras portaequipajes cromadas en techo, etc. En opción sólo se ofrecerá el cambio automático de cuatro marchas o la pintura metalizada, a un precio todavía sin confirmar. No cabe duda de que este modelo es completamente diferente a lo que estamos acostumbrados a ver por nuestras carreteras. Tiene un particular aire retro inspirado en modelos de hace más de medio siglo que poblaban las carreteras americanas, pero también tiene ciertos rasgos vanguardistas en algunos de sus elementos, como las llantas de aleación de 17 pulgadas de diámetro, las tomas de aire inferiores o los pequeños grupos ópticos traseros de marcha atrás y antiniebla.

La denominación HHR (Heritage High Roof, herencia de techo alto), viene marcada por el éxito del Chevrolet Suburban del año 1949, un modelo que marcó un hito en la historia de la marca norteamericana.

La comercialización en Europa del Chevrolet HHR pretende potenciar la imagen de Chevrolet, muy ligada en Europa al mercado coreano desde que General Motors tomara el control de Daewoo, conocida desde hace dos años como Chevrolet. La intención de la marca es desligar el producto coreano como seña de identidad y dar a conocer lo que se produce al otro lado del Atlántico, ya que se trata del primer modelo de la gama norteamericana que se va a comercializar en Europa bajo la estructura Chevrolet.

El Chevrolet HHR combina cierta nostalgia con la funcionalidad de un monovolumen compacto, una fórmula que no siempre ha tenido el éxito esperado. Modelos basados en sus antecesores y muy cercanos a la imagen original, como el Volkswagen New Beetle o el ChyrselePt Cruiser -por cierto, obra del mismo diseñador, el norteamericano Brian Nesbitt-, no han llegado a lograr una cuota de mercado brillante. Desde que se puso a la venta el modelo, en junio de 2005 se han vendido más de 200.000 unidades. Los objetivos para Europa se cifran en unas 4.000 unidades al año, de las cuales estiman vender unas 400 en España, donde se iniciará la comercialización en el mes de noviembre a un precio que podría rondar los 24.000 ó 25.000 euros. El HHR sólo se comercializará en España con el motor de gasolina de 2,4 litros de capacidad y 170 CV de potencia, construido en aluminio, que anuncia un par de 22,6 mkg a 4.800 rpm. Dispone de doble árbol de levas accionado por cadena, dos ejes de equilibrado contrarrotantes y cuatro válvulas por cilindro, y se encuentra asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades o, en opción, a una automática Hydra-Matic de cuatro.

En cualquiera de los casos se muestra bastante suave y silencioso desde el ralentí hasta elevados regímenes de giro, aunque las cifras de consumo que anuncia no son especialmente bajas (durante el recorrido por autopista y carretera, el ordenador de viaje registró algo más de 14 l/100 km sin abusar del acelerador en la variante automática). El comportamiento en general es bastante bueno y resultan especialmente cómodas las suspensiones, que, siendo bastante blandas, permiten buen aplomo y absorben con facilidad las imperfecciones del terreno. Para el mercado europeo se ha llevado a cabo una puesta a punto específica, que difiere un poco del americano, con neumáticos de menor perfil (205/50 R17) y suspensiones algo más firmes. Aquí sólo lo encontraremos en acabado LT, que incluirá de serie sistema de control de estabilidad, airbags frontales y laterales de cortina, aire acondicionado, cierre centralizado con mando a distancia –independiente de la llave-, sistema de control de velocidad de crucero, elevalunas eléctricos en las cuatro puertas, asientos de cuero calefactables, faros antiniebla, equipo de sonido de alta potencia (260 watios) con subwoofer trasero y entrada auxiliar para MP3, techo solar eléctrico y barras portaequipajes cromadas en techo, etc. En opción sólo se ofrecerá el cambio automático de cuatro marchas o la pintura metalizada, a un precio todavía sin confirmar. No cabe duda de que este modelo es completamente diferente a lo que estamos acostumbrados a ver por nuestras carreteras. Tiene un particular aire retro inspirado en modelos de hace más de medio siglo que poblaban las carreteras americanas, pero también tiene ciertos rasgos vanguardistas en algunos de sus elementos, como las llantas de aleación de 17 pulgadas de diámetro, las tomas de aire inferiores o los pequeños grupos ópticos traseros de marcha atrás y antiniebla.

La denominación HHR (Heritage High Roof, herencia de techo alto), viene marcada por el éxito del Chevrolet Suburban del año 1949, un modelo que marcó un hito en la historia de la marca norteamericana.

La comercialización en Europa del Chevrolet HHR pretende potenciar la imagen de Chevrolet, muy ligada en Europa al mercado coreano desde que General Motors tomara el control de Daewoo, conocida desde hace dos años como Chevrolet. La intención de la marca es desligar el producto coreano como seña de identidad y dar a conocer lo que se produce al otro lado del Atlántico, ya que se trata del primer modelo de la gama norteamericana que se va a comercializar en Europa bajo la estructura Chevrolet.

El Chevrolet HHR combina cierta nostalgia con la funcionalidad de un monovolumen compacto, una fórmula que no siempre ha tenido el éxito esperado. Modelos basados en sus antecesores y muy cercanos a la imagen original, como el Volkswagen New Beetle o el ChyrselePt Cruiser -por cierto, obra del mismo diseñador, el norteamericano Brian Nesbitt-, no han llegado a lograr una cuota de mercado brillante. Desde que se puso a la venta el modelo, en junio de 2005 se han vendido más de 200.000 unidades. Los objetivos para Europa se cifran en unas 4.000 unidades al año, de las cuales estiman vender unas 400 en España, donde se iniciará la comercialización en el mes de noviembre a un precio que podría rondar los 24.000 ó 25.000 euros. El HHR sólo se comercializará en España con el motor de gasolina de 2,4 litros de capacidad y 170 CV de potencia, construido en aluminio, que anuncia un par de 22,6 mkg a 4.800 rpm. Dispone de doble árbol de levas accionado por cadena, dos ejes de equilibrado contrarrotantes y cuatro válvulas por cilindro, y se encuentra asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades o, en opción, a una automática Hydra-Matic de cuatro.

En cualquiera de los casos se muestra bastante suave y silencioso desde el ralentí hasta elevados regímenes de giro, aunque las cifras de consumo que anuncia no son especialmente bajas (durante el recorrido por autopista y carretera, el ordenador de viaje registró algo más de 14 l/100 km sin abusar del acelerador en la variante automática). El comportamiento en general es bastante bueno y resultan especialmente cómodas las suspensiones, que, siendo bastante blandas, permiten buen aplomo y absorben con facilidad las imperfecciones del terreno. Para el mercado europeo se ha llevado a cabo una puesta a punto específica, que difiere un poco del americano, con neumáticos de menor perfil (205/50 R17) y suspensiones algo más firmes. Aquí sólo lo encontraremos en acabado LT, que incluirá de serie sistema de control de estabilidad, airbags frontales y laterales de cortina, aire acondicionado, cierre centralizado con mando a distancia –independiente de la llave-, sistema de control de velocidad de crucero, elevalunas eléctricos en las cuatro puertas, asientos de cuero calefactables, faros antiniebla, equipo de sonido de alta potencia (260 watios) con subwoofer trasero y entrada auxiliar para MP3, techo solar eléctrico y barras portaequipajes cromadas en techo, etc. En opción sólo se ofrecerá el cambio automático de cuatro marchas o la pintura metalizada, a un precio todavía sin confirmar. No cabe duda de que este modelo es completamente diferente a lo que estamos acostumbrados a ver por nuestras carreteras. Tiene un particular aire retro inspirado en modelos de hace más de medio siglo que poblaban las carreteras americanas, pero también tiene ciertos rasgos vanguardistas en algunos de sus elementos, como las llantas de aleación de 17 pulgadas de diámetro, las tomas de aire inferiores o los pequeños grupos ópticos traseros de marcha atrás y antiniebla.

La denominación HHR (Heritage High Roof, herencia de techo alto), viene marcada por el éxito del Chevrolet Suburban del año 1949, un modelo que marcó un hito en la historia de la marca norteamericana.

La comercialización en Europa del Chevrolet HHR pretende potenciar la imagen de Chevrolet, muy ligada en Europa al mercado coreano desde que General Motors tomara el control de Daewoo, conocida desde hace dos años como Chevrolet. La intención de la marca es desligar el producto coreano como seña de identidad y dar a conocer lo que se produce al otro lado del Atlántico, ya que se trata del primer modelo de la gama norteamericana que se va a comercializar en Europa bajo la estructura Chevrolet.

El Chevrolet HHR combina cierta nostalgia con la funcionalidad de un monovolumen compacto, una fórmula que no siempre ha tenido el éxito esperado. Modelos basados en sus antecesores y muy cercanos a la imagen original, como el Volkswagen New Beetle o el ChyrselePt Cruiser -por cierto, obra del mismo diseñador, el norteamericano Brian Nesbitt-, no han llegado a lograr una cuota de mercado brillante. Desde que se puso a la venta el modelo, en junio de 2005 se han vendido más de 200.000 unidades. Los objetivos para Europa se cifran en unas 4.000 unidades al año, de las cuales estiman vender unas 400 en España, donde se iniciará la comercialización en el mes de noviembre a un precio que podría rondar los 24.000 ó 25.000 euros. El HHR sólo se comercializará en España con el motor de gasolina de 2,4 litros de capacidad y 170 CV de potencia, construido en aluminio, que anuncia un par de 22,6 mkg a 4.800 rpm. Dispone de doble árbol de levas accionado por cadena, dos ejes de equilibrado contrarrotantes y cuatro válvulas por cilindro, y se encuentra asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades o, en opción, a una automática Hydra-Matic de cuatro.

En cualquiera de los casos se muestra bastante suave y silencioso desde el ralentí hasta elevados regímenes de giro, aunque las cifras de consumo que anuncia no son especialmente bajas (durante el recorrido por autopista y carretera, el ordenador de viaje registró algo más de 14 l/100 km sin abusar del acelerador en la variante automática). El comportamiento en general es bastante bueno y resultan especialmente cómodas las suspensiones, que, siendo bastante blandas, permiten buen aplomo y absorben con facilidad las imperfecciones del terreno. Para el mercado europeo se ha llevado a cabo una puesta a punto específica, que difiere un poco del americano, con neumáticos de menor perfil (205/50 R17) y suspensiones algo más firmes. Aquí sólo lo encontraremos en acabado LT, que incluirá de serie sistema de control de estabilidad, airbags frontales y laterales de cortina, aire acondicionado, cierre centralizado con mando a distancia –independiente de la llave-, sistema de control de velocidad de crucero, elevalunas eléctricos en las cuatro puertas, asientos de cuero calefactables, faros antiniebla, equipo de sonido de alta potencia (260 watios) con subwoofer trasero y entrada auxiliar para MP3, techo solar eléctrico y barras portaequipajes cromadas en techo, etc. En opción sólo se ofrecerá el cambio automático de cuatro marchas o la pintura metalizada, a un precio todavía sin confirmar.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.