Publicidad

Chevrolet Captiva 2.0

Con aspecto de TT, pero tan sólo dos ruedas motrices y un motor ligeramente menos potente que el 4x4, esta versión del Captiva hace un guiño a las economías menos favorecidas y responde a las necesidades de los que no suelen hacer incursiones fuera del asfalto.
-
Chevrolet Captiva 2.0
Para la ocasión, esta variante, que comparte la caja de cambios con su hermano mayor, adopta un grupo final más corto que reduce los desarrollos de todas las marchas. Así el desarrollo final por cada 1.000 rpm es de 39,09 km/h, frente a los 44,54 km/h de la versión de tracción total. Eso hace que en la práctica las prestaciones no se resientan. De hecho, lejos de ello el FWD (Front Wheel Drive) es más brillante en los ejercicios de recuperación y adelantamiento. Obviamente no sólo los desarrollos contribuyen a ello. Los inferiores rozamientos internos de la transmisión y los 140 kg de adelgazamiento que experimenta, al prescindir de todos los elementos de la tracción trasera, también cuentan de manera significativa en estos resultados.
El resultado, en la práctica, es que la respuesta al acelerador es más agradable en esta versión y nos permite circular en marchas largas sin temor a quedarnos “colgados” en algún adelantamiento. No se echan en falta en ningún momento los teóricos 23 CV que tiene de menos. Lógicamente los desarrollos cortos tampoco permiten que las diferencias de consumo sean espectaculares y esta versión gasta de promedio sólo medio litro menos cada 100 km que el Captiva 4x4. Sin embargo el resultado dinámico es más brillante como conjunto ya que, aunque el ahorro no sea excesivo, va acompañado de una mejor respuesta. Si la reducción de peso contribuye en el apartado dinámico, hay que decir que también lo hace en el de comportamiento. El Captiva FWD muestra la misma implantación de suspensiones y, aparentemente, también el mismo tarado de muelle y amortiguador. Al tener que soportar menos peso las suspensiones controlan con mayor eficacia las oscilaciones de carrocería. El coche inclina menos en los apoyos y la dirección se muestra algo más instantánea que en el 4x4. No es que los neumáticos mixtos ofrezcan una adherencia espectacular, pero sí nos ha parecido más ágil en todo tipo de terrenos. Los frenos no han estado, sin embargo, a la misma altura en nuestra unidad y las distancias de frenado del FWD han sido más largas que las obtenidas en su momento por el 4x4, que dicho sea de paso, tampoco eran ninguna maravilla. El interior no muestra ningún cambio y sólo el equipamiento es diferente al estar disponible esta versión únicamente en acabado LS. Además, con objeto de no elevar la factura, tampoco están disponibles más opciones que la pintura metalizada. Con todo, este Captiva dispone de una dotación razonable, en la que no se echa en falta nada imprescindible y sí se obvian determinados elementos de confort o de lujo. Sí nos parece que muestra alguna carencia llamativa, como los antiniebla delanteros, el sensor de lluvia o el control de velocidad de crucero, algo que no es criticable que no esté en la dotación de serie, pero que no estaría de más disponer de ello como opción. Sobre todo, cuando contamos con algo tan exótico como es el control de descenso. Hasta aquí podemos afirmar que el resultado final de esta versión del Captiva es en conjunto satisfactorio, pero ello será así siempre que olvidemos su origen.

La verdad es que esta configuración, que no dudamos que será plenamente satisfactoria para una gran mayoría de usuarios, no tiene demasiado sentido desde un punto de vista más profundo. Y es que asumir las desventajas que representa una carrocería SUV o TT en aspectos como su corpulencia, su elevado centro de gravedad o sus enormes —y caros— neumáticos, para renunciar a las cuatro ruedas motrices y lo que representan en operatividad en campo y en seguridad dinámica, no nos parece un buen negocio, pero en todo caso es cierto que, como decíamos al principio, esto permitirá a muchos acceder a un modelo al que, tal vez, de otra manera tendrían que renunciar, aunque ello represente tener que seguir llevando cadenas por si nieva. — Precio
— Buen comportamiento
— Siete plazas — Operatividad en campo
— Rueda de repuesto de emergencia
— Consumo urbano Para la ocasión, esta variante, que comparte la caja de cambios con su hermano mayor, adopta un grupo final más corto que reduce los desarrollos de todas las marchas. Así el desarrollo final por cada 1.000 rpm es de 39,09 km/h, frente a los 44,54 km/h de la versión de tracción total. Eso hace que en la práctica las prestaciones no se resientan. De hecho, lejos de ello el FWD (Front Wheel Drive) es más brillante en los ejercicios de recuperación y adelantamiento. Obviamente no sólo los desarrollos contribuyen a ello. Los inferiores rozamientos internos de la transmisión y los 140 kg de adelgazamiento que experimenta, al prescindir de todos los elementos de la tracción trasera, también cuentan de manera significativa en estos resultados. El resultado, en la práctica, es que la respuesta al acelerador es más agradable en esta versión y nos permite circular en marchas largas sin temor a quedarnos “colgados” en algún adelantamiento. No se echan en falta en ningún momento los teóricos 23 CV que tiene de menos. Lógicamente los desarrollos cortos tampoco permiten que las diferencias de consumo sean espectaculares y esta versión gasta de promedio sólo medio litro menos cada 100 km que el Captiva 4x4. Sin embargo el resultado dinámico es más brillante como conjunto ya que, aunque el ahorro no sea excesivo, va acompañado de una mejor respuesta. Si la reducción de peso contribuye en el apartado dinámico, hay que decir que también lo hace en el de comportamiento. El Captiva FWD muestra la misma implantación de suspensiones y, aparentemente, también el mismo tarado de muelle y amortiguador. Al tener que soportar menos peso las suspensiones controlan con mayor eficacia las oscilaciones de carrocería. El coche inclina menos en los apoyos y la dirección se muestra algo más instantánea que en el 4x4. No es que los neumáticos mixtos ofrezcan una adherencia espectacular, pero sí nos ha parecido más ágil en todo tipo de terrenos. Los frenos no han estado, sin embargo, a la misma altura en nuestra unidad y las distancias de frenado del FWD han sido más largas que las obtenidas en su momento por el 4x4, que dicho sea de paso, tampoco eran ninguna maravilla. El interior no muestra ningún cambio y sólo el equipamiento es diferente al estar disponible esta versión únicamente en acabado LS. Además, con objeto de no elevar la factura, tampoco están disponibles más opciones que la pintura metalizada. Con todo, este Captiva dispone de una dotación razonable, en la que no se echa en falta nada imprescindible y sí se obvian determinados elementos de confort o de lujo. Sí nos parece que muestra alguna carencia llamativa, como los antiniebla delanteros, el sensor de lluvia o el control de velocidad de crucero, algo que no es criticable que no esté en la dotación de serie, pero que no estaría de más disponer de ello como opción. Sobre todo, cuando contamos con algo tan exótico como es el control de descenso. Hasta aquí podemos afirmar que el resultado final de esta versión del Captiva es en conjunto satisfactorio, pero ello será así siempre que olvidemos su origen.

La verdad es que esta configuración, que no dudamos que será plenamente satisfactoria para una gran mayoría de usuarios, no tiene demasiado sentido desde un punto de vista más profundo. Y es que asumir las desventajas que representa una carrocería SUV o TT en aspectos como su corpulencia, su elevado centro de gravedad o sus enormes —y caros— neumáticos, para renunciar a las cuatro ruedas motrices y lo que representan en operatividad en campo y en seguridad dinámica, no nos parece un buen negocio, pero en todo caso es cierto que, como decíamos al principio, esto permitirá a muchos acceder a un modelo al que, tal vez, de otra manera tendrían que renunciar, aunque ello represente tener que seguir llevando cadenas por si nieva. — Precio
— Buen comportamiento
— Siete plazas — Operatividad en campo
— Rueda de repuesto de emergencia
— Consumo urbano

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.