Publicidad

Cuatro en la carretera: Captiva, RAV4, CR-V y Santa Fe

Chevrolet Captiva, Toyota RAV4, Honda CR-Vy Hyundai Santa Fe. Seguramente, sus cualidades de todoterreno sean lo que menos importe, ya que la mayoría jamás dejarán el asfalto. No en vano, los SUV son ya legión y el planteamiento se unifica: cascarón aventurero para una demanda de berlina o monovolumen.
-
Cuatro en la carretera: Captiva, RAV4, CR-V y Santa Fe
En todos los modelos que nos ocupan se respira amplitud, que llevado a los dos más grandes, el Captiva y Santa Fe, culminan con la posibilidad de incluir una tercera fila de dos asientos individuales, de incómodo acceso y ergonomía para niños, pero que ahí están, guardándose fácilmente en el suelo del maletero si no se necesitan. Si nuestra necesidad es más de cinco asientos, aquí hay dos claros vencedores y otros dos vencidos.

Galería relacionada

Comp4SUV_000

Pero obviando esa mayor capacidad de asientos, el Honda ofrece el habitáculo más apetecible. El conductor se encontrará el puesto más cuidado de formas, no muy alejado de una berlina tradicional, pero con mayor sensación de espacio. Los asientos son grandes y cómodos y detrás la banqueta es deslizable para configurar tres plazas traseras muy buenas en todas las direcciones. El Captiva y el Santa Fe ofrecen también mucha amplitud, pero en ambos todos los asientos se nos antojan cortos de banqueta y los del Captiva, además, sin ninguna forma adecuada para sujetar y acomodar a sus pasajeros. El RAV4 es el más pequeño pero sólo por comparación puede parecerlo porque sus cotas interiores y su ergonomía confi guran una habitáculo agradable. El asiento posterior también es deslizable y puede llegar a ofrecer tanto espacio en las plazas traseras como en sus adversarios.

El “pequeño” RAV4 lo consigue sacando al exterior del portón la rueda de repuesto y allí, sin problemas de espacio, aprovecha para ser el único que ofrece una rueda convencional. Por otro lado, en el CR-V se puede fragmentar el maletero en dos alturas con una bandeja, muy cómodo para distribuir carga muy variada. En el Santa Fe, la ausencia de cualquier tipo de lona deja a la vista el equipaje por mucho que los cristales oscuros intenten dificultar la visión desde el exterior.
Captiva CR-V Santa Fe RAV4
Espacioso y sobre todo bonito. pero falto de refinamiento respecto a sus rivales. Sensación de calidad y con una gama de acabados muy amplia para contener el precio. El mejor Hyundai, con un excelente nivel general que también se refleja en su precio final. Al precursor de los SUV le han atacado por todas partes y sus rivales son más aspiracionales.
En el CR-V se puede fragmentar el maletero en dos alturas con una bandeja, muy cómodo para distribuir carga muy variada. En el Santa Fe, la ausencia de cualquier tipo de lona deja a la vista el equipaje por mucho que los cristales oscuros intenten dificultar la visión desde el exterior. Aspectos como los comentados sobre el comportamiento y los motores también influyen sobremanera en el confort y agrado de conducción de estos coches. En términos generales, el Captiva es el modelo menos refinado y el Honda el que ofrece la mejor calidad de funcionamiento y de rodadura. Santa Fe y RAV4 siguen la estela del CR-V. Esta categoría plasmada en cada coche tiene su relación con el nivel de equipamiento permitido en cada modelo. El CR-V apunta a lo más alto tanto por confort como por seguridad. Por ejemplo, cuenta con pantalla de marcha atrás que facilita mucho las maniobras de coches relativamente grandes. Un buen detalle del Captiva es la luneta trasera independiente que permite acceder al maletero sin abrir el portón.

En todos los modelos que nos ocupan se respira amplitud, que llevado a los dos más grandes, el Captiva y Santa Fe, culminan con la posibilidad de incluir una tercera fila de dos asientos individuales, de incómodo acceso y ergonomía para niños, pero que ahí están, guardándose fácilmente en el suelo del maletero si no se necesitan. Si nuestra necesidad es más de cinco asientos, aquí hay dos claros vencedores y otros dos vencidos. Pero obviando esa mayor capacidad de asientos, el Honda ofrece el habitáculo más apetecible. El conductor se encontrará el puesto más cuidado de formas, no muy alejado de una berlina tradicional, pero con mayor sensación de espacio. Los asientos son grandes y cómodos y detrás la banqueta es deslizable para configurar tres plazas traseras muy buenas en todas las direcciones. El Captiva y el Santa Fe ofrecen también mucha amplitud, pero en ambos todos los asientos se nos antojan cortos de banqueta y los del Captiva, además, sin ninguna forma adecuada para sujetar y acomodar a sus pasajeros. El RAV4 es el más pequeño pero sólo por comparación puede parecerlo porque sus cotas interiores y su ergonomía confi guran una habitáculo agradable. El asiento posterior también es deslizable y puede llegar a ofrecer tanto espacio en las plazas traseras como en sus adversarios.

El “pequeño” RAV4 lo consigue sacando al exterior del portón la rueda de repuesto y allí, sin problemas de espacio, aprovecha para ser el único que ofrece una rueda convencional. Por otro lado, en el CR-V se puede fragmentar el maletero en dos alturas con una bandeja, muy cómodo para distribuir carga muy variada. En el Santa Fe, la ausencia de cualquier tipo de lona deja a la vista el equipaje por mucho que los cristales oscuros intenten dificultar la visión desde el exterior.
Captiva CR-V Santa Fe RAV4
Espacioso y sobre todo bonito. pero falto de refinamiento respecto a sus rivales. Sensación de calidad y con una gama de acabados muy amplia para contener el precio. El mejor Hyundai, con un excelente nivel general que también se refleja en su precio final. Al precursor de los SUV le han atacado por todas partes y sus rivales son más aspiracionales.
En el CR-V se puede fragmentar el maletero en dos alturas con una bandeja, muy cómodo para distribuir carga muy variada. En el Santa Fe, la ausencia de cualquier tipo de lona deja a la vista el equipaje por mucho que los cristales oscuros intenten dificultar la visión desde el exterior. Aspectos como los comentados sobre el comportamiento y los motores también influyen sobremanera en el confort y agrado de conducción de estos coches. En términos generales, el Captiva es el modelo menos refinado y el Honda el que ofrece la mejor calidad de funcionamiento y de rodadura. Santa Fe y RAV4 siguen la estela del CR-V. Esta categoría plasmada en cada coche tiene su relación con el nivel de equipamiento permitido en cada modelo. El CR-V apunta a lo más alto tanto por confort como por seguridad. Por ejemplo, cuenta con pantalla de marcha atrás que facilita mucho las maniobras de coches relativamente grandes. Un buen detalle del Captiva es la luneta trasera independiente que permite acceder al maletero sin abrir el portón.

En todos los modelos que nos ocupan se respira amplitud, que llevado a los dos más grandes, el Captiva y Santa Fe, culminan con la posibilidad de incluir una tercera fila de dos asientos individuales, de incómodo acceso y ergonomía para niños, pero que ahí están, guardándose fácilmente en el suelo del maletero si no se necesitan. Si nuestra necesidad es más de cinco asientos, aquí hay dos claros vencedores y otros dos vencidos. Pero obviando esa mayor capacidad de asientos, el Honda ofrece el habitáculo más apetecible. El conductor se encontrará el puesto más cuidado de formas, no muy alejado de una berlina tradicional, pero con mayor sensación de espacio. Los asientos son grandes y cómodos y detrás la banqueta es deslizable para configurar tres plazas traseras muy buenas en todas las direcciones. El Captiva y el Santa Fe ofrecen también mucha amplitud, pero en ambos todos los asientos se nos antojan cortos de banqueta y los del Captiva, además, sin ninguna forma adecuada para sujetar y acomodar a sus pasajeros. El RAV4 es el más pequeño pero sólo por comparación puede parecerlo porque sus cotas interiores y su ergonomía confi guran una habitáculo agradable. El asiento posterior también es deslizable y puede llegar a ofrecer tanto espacio en las plazas traseras como en sus adversarios.

El “pequeño” RAV4 lo consigue sacando al exterior del portón la rueda de repuesto y allí, sin problemas de espacio, aprovecha para ser el único que ofrece una rueda convencional. Por otro lado, en el CR-V se puede fragmentar el maletero en dos alturas con una bandeja, muy cómodo para distribuir carga muy variada. En el Santa Fe, la ausencia de cualquier tipo de lona deja a la vista el equipaje por mucho que los cristales oscuros intenten dificultar la visión desde el exterior.
Captiva CR-V Santa Fe RAV4
Espacioso y sobre todo bonito. pero falto de refinamiento respecto a sus rivales. Sensación de calidad y con una gama de acabados muy amplia para contener el precio. El mejor Hyundai, con un excelente nivel general que también se refleja en su precio final. Al precursor de los SUV le han atacado por todas partes y sus rivales son más aspiracionales.
En el CR-V se puede fragmentar el maletero en dos alturas con una bandeja, muy cómodo para distribuir carga muy variada. En el Santa Fe, la ausencia de cualquier tipo de lona deja a la vista el equipaje por mucho que los cristales oscuros intenten dificultar la visión desde el exterior. Aspectos como los comentados sobre el comportamiento y los motores también influyen sobremanera en el confort y agrado de conducción de estos coches. En términos generales, el Captiva es el modelo menos refinado y el Honda el que ofrece la mejor calidad de funcionamiento y de rodadura. Santa Fe y RAV4 siguen la estela del CR-V. Esta categoría plasmada en cada coche tiene su relación con el nivel de equipamiento permitido en cada modelo. El CR-V apunta a lo más alto tanto por confort como por seguridad. Por ejemplo, cuenta con pantalla de marcha atrás que facilita mucho las maniobras de coches relativamente grandes. Un buen detalle del Captiva es la luneta trasera independiente que permite acceder al maletero sin abrir el portón.

En todos los modelos que nos ocupan se respira amplitud, que llevado a los dos más grandes, el Captiva y Santa Fe, culminan con la posibilidad de incluir una tercera fila de dos asientos individuales, de incómodo acceso y ergonomía para niños, pero que ahí están, guardándose fácilmente en el suelo del maletero si no se necesitan. Si nuestra necesidad es más de cinco asientos, aquí hay dos claros vencedores y otros dos vencidos. Pero obviando esa mayor capacidad de asientos, el Honda ofrece el habitáculo más apetecible. El conductor se encontrará el puesto más cuidado de formas, no muy alejado de una berlina tradicional, pero con mayor sensación de espacio. Los asientos son grandes y cómodos y detrás la banqueta es deslizable para configurar tres plazas traseras muy buenas en todas las direcciones. El Captiva y el Santa Fe ofrecen también mucha amplitud, pero en ambos todos los asientos se nos antojan cortos de banqueta y los del Captiva, además, sin ninguna forma adecuada para sujetar y acomodar a sus pasajeros. El RAV4 es el más pequeño pero sólo por comparación puede parecerlo porque sus cotas interiores y su ergonomía confi guran una habitáculo agradable. El asiento posterior también es deslizable y puede llegar a ofrecer tanto espacio en las plazas traseras como en sus adversarios.

El “pequeño” RAV4 lo consigue sacando al exterior del portón la rueda de repuesto y allí, sin problemas de espacio, aprovecha para ser el único que ofrece una rueda convencional. Por otro lado, en el CR-V se puede fragmentar el maletero en dos alturas con una bandeja, muy cómodo para distribuir carga muy variada. En el Santa Fe, la ausencia de cualquier tipo de lona deja a la vista el equipaje por mucho que los cristales oscuros intenten dificultar la visión desde el exterior.
Captiva CR-V Santa Fe RAV4
Espacioso y sobre todo bonito. pero falto de refinamiento respecto a sus rivales. Sensación de calidad y con una gama de acabados muy amplia para contener el precio. El mejor Hyundai, con un excelente nivel general que también se refleja en su precio final. Al precursor de los SUV le han atacado por todas partes y sus rivales son más aspiracionales.
En el CR-V se puede fragmentar el maletero en dos alturas con una bandeja, muy cómodo para distribuir carga muy variada. En el Santa Fe, la ausencia de cualquier tipo de lona deja a la vista el equipaje por mucho que los cristales oscuros intenten dificultar la visión desde el exterior. Aspectos como los comentados sobre el comportamiento y los motores también influyen sobremanera en el confort y agrado de conducción de estos coches. En términos generales, el Captiva es el modelo menos refinado y el Honda el que ofrece la mejor calidad de funcionamiento y de rodadura. Santa Fe y RAV4 siguen la estela del CR-V. Esta categoría plasmada en cada coche tiene su relación con el nivel de equipamiento permitido en cada modelo. El CR-V apunta a lo más alto tanto por confort como por seguridad. Por ejemplo, cuenta con pantalla de marcha atrás que facilita mucho las maniobras de coches relativamente grandes. Un buen detalle del Captiva es la luneta trasera independiente que permite acceder al maletero sin abrir el portón.

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.