Publicidad

BMW Serie 1 Coupé

En lugar de sacar un coupé cabrio de la Serie 1, BMW ha creado dos modelos: este coupé, que se pondrá a la venta a finales de noviembre, y su versión descapotable con techo de lona, disponible a partir de la primavera de 2008.
-
BMW Serie 1 Coupé
Cuando todas las marcas se copian unas a otras sacando las mismas versiones partiendo de sus compactos, aparece BMW y marca otro estilo. La mayoría de los fabricantes tienen su compacto coupé descapotable con techo metálico sacado a partir de su compacto, como son el Eos o las variantes coupé cabrio de Focus, Megane, 307, Astra… Pero BMW no. Ellos van por libre y deciden sacar una variante coupé de su Serie 1 y otra descapotable y con techo de lona ¿funcionará? Desde luego que BMW se lo puede permitir.
La primera vez que vi el coche en fotos espía no me lo podía creer ¿de verdad que va a ser así de feo? Luego llegaron las imágenes oficiales y ya empecé a verlo menos “extraño”, aunque todo cambió cuando pude verlo en vivo, sentarme en él y conducirlo. Sigue sin parecerme bonito, pero no puedo negar tiene algo que lo hace diferente. Quizá si no tuviese el logo de BMW en su morro lo vería con otros ojos, pero como es un BMW… no se, juzgue por usted mismo, que sobre gustos no hay nada escrito.

Este coche se ha hecho tomando la base del Serie 1 de tres puertas, al que se le ha añadido un voladizo trasero, quitado los marcos de las puertas y suprimido una plaza en la parte trasera. Así, es 12 cm más largo y tiene un maletero 40 litros más grande. Detrás pasa a ser un dos plazas. En realidad en BMW lo venden como un 2+2, pero el espacio es algo mayor, por lo que se queda a medio camino entre un 2+2 y un 4 plazas auténtico. El problema no está en el espacio para las piernas, sino en la altura. Con mis 1,79 m, las rodillas no me llegan a tocar con el respaldo delantero pero la cabeza roza ligeramente con el techo. Está claro que es un coche pensado para dos, pero con cuatro plazas ocasionales. El resto nada tiene que envidiar al Serie 1 que ya conocíamos. El salpicadero es nuevo y, como buen BMW, permite multitud de opciones de tapicerías, volantes, etc., hasta el punto que, teniendo en cuenta los 13 colores, se pueden llegar a combinar 200 posibilidades distintas. Dentro de estas, no falta la versión de acabado M, que toma distintos elementos de los M grandes (M3, M5 o M6), incluida la posibilidad de endurecer suspensiones o variar tamaños de llantas y neumáticos. Cuando todas las marcas se copian unas a otras sacando las mismas versiones partiendo de sus compactos, aparece BMW y marca otro estilo. La mayoría de los fabricantes tienen su compacto coupé descapotable con techo metálico sacado a partir de su compacto, como son el Eos o las variantes coupé cabrio de Focus, Megane, 307, Astra… Pero BMW no. Ellos van por libre y deciden sacar una variante coupé de su Serie 1 y otra descapotable y con techo de lona ¿funcionará? Desde luego que BMW se lo puede permitir. La primera vez que vi el coche en fotos espía no me lo podía creer ¿de verdad que va a ser así de feo? Luego llegaron las imágenes oficiales y ya empecé a verlo menos “extraño”, aunque todo cambió cuando pude verlo en vivo, sentarme en él y conducirlo. Sigue sin parecerme bonito, pero no puedo negar tiene algo que lo hace diferente. Quizá si no tuviese el logo de BMW en su morro lo vería con otros ojos, pero como es un BMW… no se, juzgue por usted mismo, que sobre gustos no hay nada escrito.

Este coche se ha hecho tomando la base del Serie 1 de tres puertas, al que se le ha añadido un voladizo trasero, quitado los marcos de las puertas y suprimido una plaza en la parte trasera. Así, es 12 cm más largo y tiene un maletero 40 litros más grande. Detrás pasa a ser un dos plazas. En realidad en BMW lo venden como un 2+2, pero el espacio es algo mayor, por lo que se queda a medio camino entre un 2+2 y un 4 plazas auténtico. El problema no está en el espacio para las piernas, sino en la altura. Con mis 1,79 m, las rodillas no me llegan a tocar con el respaldo delantero pero la cabeza roza ligeramente con el techo. Está claro que es un coche pensado para dos, pero con cuatro plazas ocasionales. El resto nada tiene que envidiar al Serie 1 que ya conocíamos. El salpicadero es nuevo y, como buen BMW, permite multitud de opciones de tapicerías, volantes, etc., hasta el punto que, teniendo en cuenta los 13 colores, se pueden llegar a combinar 200 posibilidades distintas. Dentro de estas, no falta la versión de acabado M, que toma distintos elementos de los M grandes (M3, M5 o M6), incluida la posibilidad de endurecer suspensiones o variar tamaños de llantas y neumáticos. Cuando todas las marcas se copian unas a otras sacando las mismas versiones partiendo de sus compactos, aparece BMW y marca otro estilo. La mayoría de los fabricantes tienen su compacto coupé descapotable con techo metálico sacado a partir de su compacto, como son el Eos o las variantes coupé cabrio de Focus, Megane, 307, Astra… Pero BMW no. Ellos van por libre y deciden sacar una variante coupé de su Serie 1 y otra descapotable y con techo de lona ¿funcionará? Desde luego que BMW se lo puede permitir. La primera vez que vi el coche en fotos espía no me lo podía creer ¿de verdad que va a ser así de feo? Luego llegaron las imágenes oficiales y ya empecé a verlo menos “extraño”, aunque todo cambió cuando pude verlo en vivo, sentarme en él y conducirlo. Sigue sin parecerme bonito, pero no puedo negar tiene algo que lo hace diferente. Quizá si no tuviese el logo de BMW en su morro lo vería con otros ojos, pero como es un BMW… no se, juzgue por usted mismo, que sobre gustos no hay nada escrito.

Este coche se ha hecho tomando la base del Serie 1 de tres puertas, al que se le ha añadido un voladizo trasero, quitado los marcos de las puertas y suprimido una plaza en la parte trasera. Así, es 12 cm más largo y tiene un maletero 40 litros más grande. Detrás pasa a ser un dos plazas. En realidad en BMW lo venden como un 2+2, pero el espacio es algo mayor, por lo que se queda a medio camino entre un 2+2 y un 4 plazas auténtico. El problema no está en el espacio para las piernas, sino en la altura. Con mis 1,79 m, las rodillas no me llegan a tocar con el respaldo delantero pero la cabeza roza ligeramente con el techo. Está claro que es un coche pensado para dos, pero con cuatro plazas ocasionales. El resto nada tiene que envidiar al Serie 1 que ya conocíamos. El salpicadero es nuevo y, como buen BMW, permite multitud de opciones de tapicerías, volantes, etc., hasta el punto que, teniendo en cuenta los 13 colores, se pueden llegar a combinar 200 posibilidades distintas. Dentro de estas, no falta la versión de acabado M, que toma distintos elementos de los M grandes (M3, M5 o M6), incluida la posibilidad de endurecer suspensiones o variar tamaños de llantas y neumáticos. Cuando todas las marcas se copian unas a otras sacando las mismas versiones partiendo de sus compactos, aparece BMW y marca otro estilo. La mayoría de los fabricantes tienen su compacto coupé descapotable con techo metálico sacado a partir de su compacto, como son el Eos o las variantes coupé cabrio de Focus, Megane, 307, Astra… Pero BMW no. Ellos van por libre y deciden sacar una variante coupé de su Serie 1 y otra descapotable y con techo de lona ¿funcionará? Desde luego que BMW se lo puede permitir. La primera vez que vi el coche en fotos espía no me lo podía creer ¿de verdad que va a ser así de feo? Luego llegaron las imágenes oficiales y ya empecé a verlo menos “extraño”, aunque todo cambió cuando pude verlo en vivo, sentarme en él y conducirlo. Sigue sin parecerme bonito, pero no puedo negar tiene algo que lo hace diferente. Quizá si no tuviese el logo de BMW en su morro lo vería con otros ojos, pero como es un BMW… no se, juzgue por usted mismo, que sobre gustos no hay nada escrito.

Este coche se ha hecho tomando la base del Serie 1 de tres puertas, al que se le ha añadido un voladizo trasero, quitado los marcos de las puertas y suprimido una plaza en la parte trasera. Así, es 12 cm más largo y tiene un maletero 40 litros más grande. Detrás pasa a ser un dos plazas. En realidad en BMW lo venden como un 2+2, pero el espacio es algo mayor, por lo que se queda a medio camino entre un 2+2 y un 4 plazas auténtico. El problema no está en el espacio para las piernas, sino en la altura. Con mis 1,79 m, las rodillas no me llegan a tocar con el respaldo delantero pero la cabeza roza ligeramente con el techo. Está claro que es un coche pensado para dos, pero con cuatro plazas ocasionales. El resto nada tiene que envidiar al Serie 1 que ya conocíamos. El salpicadero es nuevo y, como buen BMW, permite multitud de opciones de tapicerías, volantes, etc., hasta el punto que, teniendo en cuenta los 13 colores, se pueden llegar a combinar 200 posibilidades distintas. Dentro de estas, no falta la versión de acabado M, que toma distintos elementos de los M grandes (M3, M5 o M6), incluida la posibilidad de endurecer suspensiones o variar tamaños de llantas y neumáticos. Cuando todas las marcas se copian unas a otras sacando las mismas versiones partiendo de sus compactos, aparece BMW y marca otro estilo. La mayoría de los fabricantes tienen su compacto coupé descapotable con techo metálico sacado a partir de su compacto, como son el Eos o las variantes coupé cabrio de Focus, Megane, 307, Astra… Pero BMW no. Ellos van por libre y deciden sacar una variante coupé de su Serie 1 y otra descapotable y con techo de lona ¿funcionará? Desde luego que BMW se lo puede permitir. La primera vez que vi el coche en fotos espía no me lo podía creer ¿de verdad que va a ser así de feo? Luego llegaron las imágenes oficiales y ya empecé a verlo menos “extraño”, aunque todo cambió cuando pude verlo en vivo, sentarme en él y conducirlo. Sigue sin parecerme bonito, pero no puedo negar tiene algo que lo hace diferente. Quizá si no tuviese el logo de BMW en su morro lo vería con otros ojos, pero como es un BMW… no se, juzgue por usted mismo, que sobre gustos no hay nada escrito.

Este coche se ha hecho tomando la base del Serie 1 de tres puertas, al que se le ha añadido un voladizo trasero, quitado los marcos de las puertas y suprimido una plaza en la parte trasera. Así, es 12 cm más largo y tiene un maletero 40 litros más grande. Detrás pasa a ser un dos plazas. En realidad en BMW lo venden como un 2+2, pero el espacio es algo mayor, por lo que se queda a medio camino entre un 2+2 y un 4 plazas auténtico. El problema no está en el espacio para las piernas, sino en la altura. Con mis 1,79 m, las rodillas no me llegan a tocar con el respaldo delantero pero la cabeza roza ligeramente con el techo. Está claro que es un coche pensado para dos, pero con cuatro plazas ocasionales. El resto nada tiene que envidiar al Serie 1 que ya conocíamos. El salpicadero es nuevo y, como buen BMW, permite multitud de opciones de tapicerías, volantes, etc., hasta el punto que, teniendo en cuenta los 13 colores, se pueden llegar a combinar 200 posibilidades distintas. Dentro de estas, no falta la versión de acabado M, que toma distintos elementos de los M grandes (M3, M5 o M6), incluida la posibilidad de endurecer suspensiones o variar tamaños de llantas y neumáticos. Cuando todas las marcas se copian unas a otras sacando las mismas versiones partiendo de sus compactos, aparece BMW y marca otro estilo. La mayoría de los fabricantes tienen su compacto coupé descapotable con techo metálico sacado a partir de su compacto, como son el Eos o las variantes coupé cabrio de Focus, Megane, 307, Astra… Pero BMW no. Ellos van por libre y deciden sacar una variante coupé de su Serie 1 y otra descapotable y con techo de lona ¿funcionará? Desde luego que BMW se lo puede permitir. La primera vez que vi el coche en fotos espía no me lo podía creer ¿de verdad que va a ser así de feo? Luego llegaron las imágenes oficiales y ya empecé a verlo menos “extraño”, aunque todo cambió cuando pude verlo en vivo, sentarme en él y conducirlo. Sigue sin parecerme bonito, pero no puedo negar tiene algo que lo hace diferente. Quizá si no tuviese el logo de BMW en su morro lo vería con otros ojos, pero como es un BMW… no se, juzgue por usted mismo, que sobre gustos no hay nada escrito.

Este coche se ha hecho tomando la base del Serie 1 de tres puertas, al que se le ha añadido un voladizo trasero, quitado los marcos de las puertas y suprimido una plaza en la parte trasera. Así, es 12 cm más largo y tiene un maletero 40 litros más grande. Detrás pasa a ser un dos plazas. En realidad en BMW lo venden como un 2+2, pero el espacio es algo mayor, por lo que se queda a medio camino entre un 2+2 y un 4 plazas auténtico. El problema no está en el espacio para las piernas, sino en la altura. Con mis 1,79 m, las rodillas no me llegan a tocar con el respaldo delantero pero la cabeza roza ligeramente con el techo. Está claro que es un coche pensado para dos, pero con cuatro plazas ocasionales. El resto nada tiene que envidiar al Serie 1 que ya conocíamos. El salpicadero es nuevo y, como buen BMW, permite multitud de opciones de tapicerías, volantes, etc., hasta el punto que, teniendo en cuenta los 13 colores, se pueden llegar a combinar 200 posibilidades distintas. Dentro de estas, no falta la versión de acabado M, que toma distintos elementos de los M grandes (M3, M5 o M6), incluida la posibilidad de endurecer suspensiones o variar tamaños de llantas y neumáticos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.