Publicidad

Nuevo BMW M3

Ya está disponible la cuarta generación del mítico BMW M3, ahora más potente, rápido, ágil y eficaz que nunca. Incorpora un nuevo V8 de 420 CV capaz de impresionar al piloto más experimentado y permite configurar bastidor y motor a las preferencias del conductor.
-
Nuevo BMW M3
Ver vídeosVer vídeo

Galería relacionada

BMW M3: en movimiento

Conscientes del nivel alcanzado por el anterior BMW M3, equipado con el motor de seis cilindros en línea y 343 CV, creíamos que iba a ser prácticamente imposible de superar. El nuevo BMW M3 mejora en todo a su antecesor. La elevada carga tecnológica y el empleo de electrónica de última hornada han sido fundamentales para lograr el óptimo equilibrio entre bastidor y propulsor. Cada generación que se ha ido presentando del BMW Serie 3 ha sido referente en deportividad entre las berlinas coupé. Desde hace 20 años, el M3 ha tenido un significado especial en la gama, no sólo por la deportividad que representa sino también por la exclusividad que apareja el particular modelo en cuestión. Por fin hemos podido conducir la cuarta generación del BMW M3, por vez primera propulsado por un motor V8 que arroja nada menos que 420 CV de potencia. Una vez sentados en el asiento nos tomamos unos minutos para encontrar la posición ideal para poder disfrutar al máximo de la conducción. El interior resulta familiar, con muy pocas diferencias respecto a un Serie 3 Coupé. Los asientos deportivos con reglaje eléctrico sujetan bien el cuerpo y nos llama la atención que el salpicadero está acabado con detalles en piel que imitan la fibra de carbono, pero que habrá que pagar a parte. El volante incluye varias teclas con diversas funciones, entre las que destaca el botón con una M, denominado “MDrive”. Se trata de una tecla que activa una serie de parámetros configurados previamente por el conductor mediante el mando del iDrive. De este modo podemos configurar la suspensión entre tres niveles de dureza, dos asistencias diferentes para la dirección, tres gestiones de motor diferente y tres modos de funcionamiento del control de estabilidad DSC.
Ver vídeosVer vídeo


El duelo será espectacular. El BMW M3 tiene delante al poderoso Audi S5 con 354 CV y al Mercedes CLK 63 AMG de 481 CV.

La revista Autopista ha podido enfrentarlos. ¿Quieres saber quién resultó ganador?

No te pierdas el número de Autopista que hoy, martes 17 de julio, llega a tu kiosco.
Ver vídeosVer vídeo
Conscientes del nivel alcanzado por el anterior BMW M3, equipado con el motor de seis cilindros en línea y 343 CV, creíamos que iba a ser prácticamente imposible de superar. El nuevo BMW M3 mejora en todo a su antecesor. La elevada carga tecnológica y el empleo de electrónica de última hornada han sido fundamentales para lograr el óptimo equilibrio entre bastidor y propulsor. Cada generación que se ha ido presentando del BMW Serie 3 ha sido referente en deportividad entre las berlinas coupé. Desde hace 20 años, el M3 ha tenido un significado especial en la gama, no sólo por la deportividad que representa sino también por la exclusividad que apareja el particular modelo en cuestión. Por fin hemos podido conducir la cuarta generación del BMW M3, por vez primera propulsado por un motor V8 que arroja nada menos que 420 CV de potencia. Una vez sentados en el asiento nos tomamos unos minutos para encontrar la posición ideal para poder disfrutar al máximo de la conducción. El interior resulta familiar, con muy pocas diferencias respecto a un Serie 3 Coupé. Los asientos deportivos con reglaje eléctrico sujetan bien el cuerpo y nos llama la atención que el salpicadero está acabado con detalles en piel que imitan la fibra de carbono, pero que habrá que pagar a parte. El volante incluye varias teclas con diversas funciones, entre las que destaca el botón con una M, denominado “MDrive”. Se trata de una tecla que activa una serie de parámetros configurados previamente por el conductor mediante el mando del iDrive. De este modo podemos configurar la suspensión entre tres niveles de dureza, dos asistencias diferentes para la dirección, tres gestiones de motor diferente y tres modos de funcionamiento del control de estabilidad DSC.
Ver vídeosVer vídeo


El duelo será espectacular. El BMW M3 tiene delante al poderoso Audi S5 con 354 CV y al Mercedes CLK 63 AMG de 481 CV.

La revista Autopista ha podido enfrentarlos. ¿Quieres saber quién resultó ganador?

No te pierdas el número de Autopista que hoy, martes 17 de julio, llega a tu kiosco.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.