Publicidad

Primera prueba: BMW Serie 2 Cabrio, tan elegante como dinámico

Más amplio, más personalizable y con motores de hasta 326 CV. Así es el BMW Serie 2 Cabrio, que ya está a la venta a partir de 35.900 euros.
Óscar Díaz. -
Primera prueba: BMW Serie 2 Cabrio, tan elegante como dinámico

El nuevo descapotable de BMW, el Serie 2, es algo más que el heredero del desaparecido Serie 1, denominación reservada ahora para las versiones de carrocería dos volúmenes de tres y cinco puertas. Es más amplio interiormente, gana en refinamiento de marcha  y adquiere mayores posibilidades de elección tanto en equipamiento como en lo técnico, aspecto en el que incorpora interesantes novedades. Así, por primera vez incorpora un motor de tres cilindros, el 1.5 turbo de 136 CV estrenado por el Mini,  y una variante M, el M235 de 326 CV que abre el camino a la aparición de un M2.

Este Serie 2 Cabrio también es más grande que el modelo al que sustituye. Crece 72 mm de largo y 26 de ancho para una longitud total de 4,43 metros y una anchura de 1,77 m, lo que hace pensar en un incremento del espacio para los pasajeros y el maletero, que pasa a 335 litros en configuración cerrada y 280 litros con la capota recogida. Como es habitual, ésta es de lona aunque ha sido mejorada en sus propiedades aislantes, de modo que no sólo absorbe mejor la sonoridad, sino que también lo hará de las temperaturas elevadas.

Lógicamente, su accionamiento es eléctrico, con un tiempo que está en la media de la categoría —20 segundos para abrirse y apenas 24 para cerrarse— y podría pasarse de una configuración a la otra en marcha, siempre circulando por debajo de los 50 km/h, manteniendo presionado el pulsador específico situado en la consola.

El Serie 2 Cabrio inicia sus ventas con cuatro motores diferentes de gasolina y un único Diesel, el 220d de 190 CV. Todos ellos se dan con cambio manual y pueden asociarse al cambio automático opcional Steptronic de convertidor de par y ocho velocidades (2.500 euros) que tanto mejora el agrado de conducción.

El equipamiento de serie, tradicionalmente uno de los talones de Aquiles de BMW, se ha atendido con mayor cuidado, dando a entender que la firma germana quiere quitarse un sambenito ganado durante años. Así monta sensor de lluvia y luces, climatizador, volante de cuero multifunción y sistema de llamada de emergencia, entre otros. Cuatro líneas de acabado (Advantage, Luxury, Sport Line y MSport —con la suspensión rebajada en 10 mm—)  abren el camino a un equipamiento opcional tan variado como se esté dispuesto a pagar. No en vano su selecto carácter se traduce en un precio y en unas posibilidades de personalización tan importantes como el placer de conducción que puede ofrecer.

Precios

218i: 35.900 euros.
220i: 38.500 euros.
228i: 43.600 euros.
M235i: 55.500 euros.
220d: 39.900 euros.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.