Publicidad

BMW 320d EfficientDynamics

Con consumos en ruta de 4 litros, por autonomía hasta donde sea. Pero no íbamos por ahí. Nos preguntábamos, hasta dónde llegará la optimización de la mecánica tradicional a la vista de este increíble BMW 320d EfficientDynamics, cuya eficiencia, su "tanto ando, tanto consumo", impone asombrosas referencias.
-
BMW 320d EfficientDynamics

Con "sencillos conven­cionalismos" como este 320d EfficientDynamics Edition, por mi parte los híbridos pueden es­perar, por mucho que toda la ca­lle que me lleva desde la M-30 madrileña al aparcamiento de Autopista, la re­corra con alguno de ellos en eléctrico. Cierto que estoy pensando en lo que me cuesta económica­mente desplazarme y en lo que cuesta adquirir un automóvil, porque también desplazarse por arte de magia tiene su aquél y la más pura de las lógicas. Y el futuro será ese. Pero mientras tanto, el contraataque a esas nuevas tecnologías ha sido tan feroz por parte de este afinadísimo 320d, que veo a los híbridos más imperfectos, más inmaduros que hace unos días.

En realidad, la noticia re­sultó ser el anterior
EfficientDynamics Edition (mismo motor y transmisión), el que impuso con sus registros, impensables referencias de efi­ciencia energética. Por ello, que esta nueva generación no mejore e que incluso hayamos verifica­do consumos testimonialmente mayores, pueda parecer que no avanza. Pero sí lo hace por sen­tirlo más convencional, quizá por lo que puede aportar estar desarrollado sobre la nueva Serie 3

Galería relacionada

BMW 320d la prueba

Si no conoces lo que implica esa larga deno­minación EfficientDynamics Edition, te resumo que el quid de la cuestión está en que su "auto­limitado" motor 2.0d de 163 CV (184 en la ver­sión convencional), concentra a bajo y medio ré­gimen cantidades ingentes de mkg de par (42,2 a 2.050 rpm hemos verificado), capaces de mo­ver con absoluta solvencia y rotundidad uno de los desarrollos de cambio más largos del merca­do. Pero la clave no son sólo esos números, sino un volante motor (ya presente en el anterior modelo), con péndulos flo­tantes centrífugos, que equilibra y armoniza el giro del motor. Este artilugio hace creíble e invi­ta a atreverte a rodar, por ejemplo, a poco menos de 1.300 rpm en 6ª a 80 km/h, percibiendo to­tal normalidad por respuesta y funcionamiento, sin la sensación de estar castigando a la mecá­nica, cuando un coche convencional te transmi­tiría quejas con vacíos de respuesta, vibraciones y ruidos. Y es por aquí, como decía, donde creo que este 320d EfficientDynamics Edition se ha normalizado, pareciéndome aún más resolutivo que el anterior, que ya era increíble.

Os transcri­bo un
Whats App de mi compañero Roncero a los 5 minutos de cambiarnos el coche (él se baja de un DS5 2.0 HDi con los mismos 163 CV que mi 320d): "¡nunca había visto 1.500 rpm que dieran tanto de sí!". Y es que te puedes plantear su con­ducción como si dispusieras sólo de 1.000 rpm, entre 1.000 y 2.000, límite que te lleva a circular en 6ª ya por encima de la ley (123,8 km/h), y sen­tirte hasta esa velocidad que aceleras mucho o muchísimo más rápido que todo lo que te rodea.

P
ero moviéndote en ese filo de navaja, algo más de par verificado en esta nueva unidad y un nuevo grupo de transmisión que acorta ligerísi­mamente los desarrollos (antes la 6ª era de 62,9 km/h), fortalece el funcionamiento de este 320d EfficientDynamics Edition para ser llevado como él quiere, sin que te exija asimilar nuevas cos­tumbres. O eso creo, porque de exigirte, apren­des rápido. La lección es clara, subir marchas de inmediato; ir una o dos por encima de lo que tu sentido común te daba a entender hasta ese mo­mento. Y tener fe en una 6ª ajena al recurso de la reducción para adelantar, coronar o adaptarse a esa repentina ralentización de tráfico y posterior relanzamiento. Ni tirones ni humaredas que lo pongan en entredicho. Y medias por debajo in­cluso de los 4 litros, apenas comprometiéndonos con la causa.

No obstante, ahora que en esta nueva genera­ción es posible, me apunto en asuntos pendientes probar este 320d EfficientDynamics Edition con el cambio automático de 8 velocidades (2.130 eu­ros). Quiero creer, que el ZF estará configurado para tener fe divina en las primeras 2.000 rpm y pensar en una gestión automática y "perfecta" concentrada en proponer los cambios de veloci­dades en ese margen y en una 8ª que se va a 63,6 km/h de desarrollo...

Obligado a atender "pertinentes con­sejos", no hay justificación en nuestras carrete­ras para explorar lo que hay más allá de 2.500 rpm, sólo la ilegal satisfacción de saber que lo que hay, es mucho y muy bueno. Entonces des­cubres que es posible compatibilizar extremos y lo más sorprendente, priorizar uno u otro se­gún nuestro estado anímico. Este Edition in­corpora el programa ECO PRO, que te permite elegir a toque de tecla entre tres leyes de fun­cionamiento, que adaptan la gestión del motor, la climatización y la dirección (estrena un nueva dirección eléctrica) a diferentes demandas: eco, normal o sport. Lo evidente, lo que descubres, es un pedal de acelerador que modifica las órdenes recibidas para apaciguar la respuesta del mo­tor en ECO (desplazamientos más largos de pe­dal que inconscientemente te llevan a moderar la conducción y en consecuencia reducir el con­sumo), o más reactivo en modo Sport, más tem­peramental al simple gesto de acariciar el acele­rador, para salvaguardar el estatus del logotipo que luces. El modo intermedio normaliza la res­puesta del acelerador, pero en todos los casos, el 320d EfficientDynamics Edition es igual de rápi­do (acelera una barbaridad) cuando hundimos el pedal a fondo en cualquiera de sus modos.

Una última consideración del motor, que co­rresponde a la otra cara de la moneda. Los Diesel más modernos han avanzado en refinamiento por lo que a acústica y vibraciones se refiere otra barbaridad, cualidad que no aparece ni de lejos en este áspero y ruidoso 2.0d. Le salvan sus ba­jos regímenes de giro en este EfficientDynamics Edition para aceptarlo como un cómodo viajero, pero su puesta en marcha y en las fases iniciales de aceleración no está a la altura de lo exigible a una marca "premium" como BMW. Por tanto, vete preparando para odiarlo en ciudad, cuando además su efectivo Stop-Start multiplica los rea­rranques diarios del motor, algo lentos por cierto, obligándote a convivir con molestas vibraciones de la palanca y feos ruidos en el habitáculo todo el día (otra vez pienso en el cambio automático).

Parte de la receta del Edition es su bastidor, más bajo mediante muelles más cortos y amortiguadores acordes a esa reduc­ción, para mejorar la penetración aerodinámi­ca de la carrocería, y sus específicos neumáticos Michelin Saver de bajo rozamiento en ajusta­das medidas 205/50 R16. Una configuración que conlleva ciertos compromisos, pero que no creo que los sientas como problemas tratándose de la versión que es. Antes que por la propia dinámi­ca, extraña e incomoda por lo bajo que quedan los asientos. Y desde ahí abajo, la maniobrabili­dad urbana empeora y los bordillos y los reduc­tores de velocidad te recuerdan continuamente que vas a ras del suelo. Es cómodo de bacheo, lo sientes sujeto de amortiguación, pero no duro de muelle, y juega a su favor el generoso perfil de los Michelin, que además no son Runflat, para rodar suavemente. 

Pero guardo otro Whatsapp de Roncero: "lo que menos me gusta es que de primeras parece un péndulo". Entre curvas, si te dejas llevar por el enorme potencial de su motor, el 320d EfficientDynamics Edition te marca pronto cierto balanceo y sus progresivos Michelin cierto subviraje. Pero sólo tienes que moderar el inicio de los apoyos. Geométricamente es un BMW, vivo de reacciones y también te gustará disfrutarlo como el Sport que también es. En vías abiertas, es un monolítico rodador. Selecciona el programa ECO PRO y crúzate España de punta a punta. ¿Qué opinas de esta noticia? Debate en los foros con otros aficionados al mundo del motor.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.