Publicidad

Prueba: BMW 220i, pasión pura

La segunda generación del coupé compacto de BMW mantiene su filosofía, con ese guiño estético al pasado que le hace un modelo diferente, resaltando la pasión que definía las versiones más deportivas.
Fede Asensio.

Fotos: Israel Gardyn. -

Prueba: BMW 220i, pasión pura

La segunda generación del coupé compacto de BMW ha crecido en tamaño, pero mantiene sus señas de identidad que le hacen un modelo único en el mercado frente a los coches de estas características de su tamaño y segmento con los que rivaliza. Ese tercer volumen corto de la parte posterior que no sujeta toda la caída del techo, dos puertas con ventanas sin marco y un capó delantero alargado definen su personalidad, ya plasmada en el modelo anterior. Un guiño a otra época en la que la pasión definía las versiones más deportivas.


BMW 220iUtiliza la misma plataforma del Serie 1 actual, con siete centímetros más de longitud (tres cm más la distancia entre ejes) y dos más de anchura en su carrocería respecto a su antecesor, aumentando el espacio habitable significativamente, y la capacidad de maletero, pero sin renunciar a su filosofía, ni al marchamo dinámico que anuncia su estilo. Los pasos de rueda son más prominentes para dar cabida a sendos ejes, cuatro centímetros más anchos, estilizando su imagen. Un paso adelante para hacerlo más funcional y utilizable, que se manifiesta ligeramente en las cotas del habitáculo y en un maletero 20 litros más capaz.

 

Desde 184 CV

Del Serie 1 actual toma la gama de motores, renunciando a las variantes básicas, los 1.6 tanto de gasolina como Diesel. Así, los motores de acceso a la gama serán sendos dos litros, de 143 CV y 184 CV en caso de las variantes Diesel, y con la misma cifra de potencia del último, el gasolina, que aquí probamos. Se acaba de poner a la venta el 228i, con 245 CV sobre el mismo bloque, dejando como punta de lanza al exclusivo M235i de 6 cilindros y 326 CV, que ahora también está disponible con tracción total. Todos turbo Twin-Scroll, inyección directa, con regulación variable de los árboles de levas doble-VANOS y sistema de distribución Valvetronic.

 

El motor 2.0, con tecnología TwinPower Turbo, es fruto de la política modular de motores de la marca para compartir el máximo de piezas y componentes entre los diferentes bloques utilizados en la gama, incluyendo las variantes Diesel. Un motor de excelente rendimiento, que en nuestro banco de potencia ha mostrado una cifra muy superior a la oficial, alcanzando 193 CV, muy por encima de los 180 CV anunciados y a un régimen superior, mientras que la cifra de par supera ligeramente la anunciada.

 

Ofrece una entrega de potencia más lineal desde menores revoluciones que el 1.6 que utiliza el Serie 1, más «lleno», aunque con un tacto parecido, y que le empuja a unas prestaciones superiores. Y, además, su consumo es medio litro inferior en los 100 km. Excelente para viajar, pero también para defendernos en tráfico urbano. La versión probada es la más económica de adquisición, con una caja manual de 6 velocidades en vez de la automática de 8 relaciones, opcional, que implica un desembolso extra de 2.500 euros.

Equilibrio confort-equipamiento

BMW 220iEl Serie 2 dispone de idéntica arquitectura de suspensiones que la berlina, independiente McPherson delante y paralelogramo deformable detrás, con la posibilidad de montar un tren más deportivo, con tarados de mayor dureza. De serie, cuenta con reglaje personalizado, con tres modos de funcionamiento: Confort, Sport y EcoPro —además de Sport+ si optas por una serie de elementos opcionales de equipamiento—, que actúan sobre diferentes parámetros para adaptar la conducción en cada momento. Algo más vivo de reacciones que el Serie 1, dispone de una dirección precisa y unos frenos que responden por tacto e intensidad, resultando muy ágil en zonas de curvas y, jugando con las marchas para llevar el motor alto de vueltas, permite aprovechar el equilibrio de pesos y la propulsión a las ruedas traseras para que éstas abran la trayectoria a nuestra voluntad, sobre todo si dejamos el control de tracción en el modo intermedio que las libera lo justo para buscar una trazada diferente y buscar sensaciones si la situación lo permite. Con un tacto muy firme al comprimir la suspensión, que rompe ligeramente el confort en firmes irregulares y más liviano en extensión, en apoyos prolongados en carreteras más abiertas no ofrece ese equilibrio perfecto que te permite buscar las líneas del trazado con naturalidad, obligando a ligeros movimientos del volante para buscar el apoyo regular. Pero en cualquier caso, transmite absoluta confianza, y es apto para todos los niveles de conducción, con el apoyo absoluto de las ayudas electrónicas que controlan cualquier exceso racional.

 

Cuatro plazas

BMW 220iConfigurado como 2+2, el mayor tamaño exterior del nuevo coupé y la mayor distancia entre ejes se hace notar en el espacio interior, aunque la ganancia es poco significativa. La carrocería, sin embargo, es ahora 5 mm más baja, pero ha ganado en altura interior, incluso 1 cm detrás. Las plazas traseras siguen siendo limitadas para dos adultos que superen los 1,75 m de altura en esta cota, y el espacio para las piernas no es generoso. Resultan adecuadas para niños, aunque sean «creciditos», y el desplazamiento de los asientos delanteros y la amplitud de la puerta dejan un hueco amplio para que el acceso sea suficientemente cómodo. Las plazas delanteras sí resultan amplias, y la posición de conducción es óptima para cualquier talla, con unos asientos que sujetan bien la espalda y resultan confortables.

 

Hay cambios evidentes en el diseño del salpicadero, pero, aun así, parece que estamos en el coche anterior por su poca ruptura estilística. Todos los mandos están muy a mano, con el MMI simplificando el manejo de las funciones, con una pantalla bien colocada para acceder a la información. La lectura de los relojes no es, sin embargo, la ideal, con el velocímetro graduado hasta los 260 km/h, con lo que los números quedan demasiado abigarrados, dado el tamaño, para una lectura óptima. La ancha consola central empuja los pedales ligeramente hacia la izquierda respecto al conductor, pero te acostumbras sin problemas y da gusto encontrar un freno y acelerador bien posicionados y con el tamaño idóneo para realizar la maniobra del punta-tacón en esta versión manual. También para los puristas, el seguir contando con un freno de mano de palanca y que actúa sólo sobre las ruedas traseras, es de agradecer, aunque ocupe más espacio que el botón de uno eléctrico.

 

BMW 220iEl maletero ha ganado 20 litros, para un volumen de 395 litros, que no está nada mal, y la boca de acceso es ahora algo más grande que en su antecesor, aunque sigue siendo limitada. El respaldo trasero se puede abatir opcionalmente en tres mitades independientes (40/20/40).

 

Tres líneas de acabado

La dotación de serie es poco generosa para un coche de su precio. Sólo el climatizador, el sensor de lluvia y luces, volante y pomo de cuero y las llantas de 17”, cubren las expectativas de un coche de su precio y posicionamiento, además del equipo de seguridad, con 8 airbags. Incluso el sistema de plegado de los retrovisores, el reposabrazos central o los portavasos son opcionales. Las tres líneas de acabado Modern, Sport y el paquete M, en promoción de lanzamiento (990 €), incluyen elementos distintivos que le confieren un ambiente diferente, más distintivo, refinado o deportivo. Pero para hacer acopio de la amplísima oferta que incluye la lista de opciones, hay que pagar como es habitual en la marca. Además de elementos que se pueden adquirir individualmente, ofrece numerosos packs: de sistemas de seguridad como el Driving Assistant (616 €); visibilidad (2.155 €); faros bixenón (1.115 €), De telefonía o navegación (desde 356 a 2.551 €); de personalización (Paquete deportivo M)...

 

Un producto BMW, para quien quiera un coupé diferente con una personalidad muy marcada, pero funcional y muy utilizable con esta motorización, de excelentes prestaciones, agradable funcionamiento y consumos moderados. Un coche distinto, alternativa al concepto habitual de coupé.

 

Galería relacionada

Prueba: BMW 220i, pasión pura

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.