Publicidad

BMW 114i, calidad, más que cantidad

Si sientes a BMW como una marca en la que el dinamismo y la deportividad vienen de serie, cabría preguntarse por la credibilidad de esta inédita versión 114i de gasolina. ¿O esconde magia tan poca denominación mecánica?
Lorenzo Alcocer Fotos: H-D Seufert -
BMW 114i, calidad, más que cantidad

Hace años era una excepción, pero hoy día las dos últimas cifras de la denominación de las Series de BMW no tienen porqué indicar estrictamente la cilindrada del motor. Este inédito 114i (también ha aparecido un nuevo 114d), monta un motor de 1.6 litros turbo..., que rinde una potencia de solo 102 CV, más o menos como los 1.4 atmosféricos que van quedando en el mercado. Honestidad ante todo. Así, sin más, los poco más de 100 CV de este Serie 1 me llevan a pensar que, como BMW, se ha bajado el peldaño límite, ese que pudiera distorsionar gran parte de la filosofía de la marca. Te preguntas por el sentido de esta nueva versión de acceso de gasolina al mundo BMW; para qué el esfuerzo de una propulsión trasera y un reparto de pesos que agiliza el tren delantero, en un deportivo chasis movido por una centena de CV, cuando esa transmisión también es parte responsable de un peso verificado de casi 1.400 kilos. Y toda esta combinación, por 25.400 euros, a precio de íntegro BMW. Menudo Focus 1.6 Ecoboost 180 CV te llevas por 3.000 euros menos. Pero eso es otra historia.

 BMW Serie 1 114i

Como buen aficionado de BMW, no es la primera vez que cuestiono las versiones de arranque de gama. Qué decepcionantes experiencias con antiguos 116 y 316, aquellas generaciones con motores 1.6/1.8 atmosféricos crispantes, por lo poco y "mal" que andaban. En este sentido, la recuperación de la sobrealimentación ha beneficiado especialmente a los motores más pequeños, tanto que por ello creo que BMW ha osado crecer aún más hacia abajo. Y el resultado, ya te lo adelanto, hace que haya sentido a este 114i todo un BMW, si no por el cuánto anda, sí por el cómo anda. En definitiva, me ha gustado mucho conducirlo...

 

Técnicamente, el motor 1.6 utilizado no tiene desperdicio. Es el mismo bloque de ligero aluminio que montan los 116 (136 CV) y 118 (170 CV), y que reúne una exquisita combinación de soluciones, como la inyección directa, la distribución variable en tiempo (Doble Vanos) y alzada (Valvetronic), además del consabido turbo, de tipo twin-scroll. Tanta técnica y cilindrada para solo 102 CV puede parecer un despropósito, pero su perfil de funcionamiento lo justifica.

 BMW Serie 1 114i

Su potencia máxima la alcanza a solo 4.000 rpm, como un turbodiesel, pero lo que mejor define esta apuesta son los 18,4 mkg que aparecen a ¡1.100 rpm!, sí, a un ralentí alto. Desconozco si existe otro motor de turismo en el mundo que anuncie su par máximo a tan bajo régimen. Increíble. Esto significa que todo su rango de giro es bueno o muy bueno. En todo caso, por encima de las 5.000 rpm (corta a 6.500) resulta muy plano, no sientes que genere más empuje, y por ello le falta "chispa" deportiva, pero a cambio tienes muy buen empuje desde ralentí. Lee de nuevo lo que he escrito: muy buen empuje, que no mucho empuje.

 

Estamos hablando de 102 CV, seamos sinceros, de 115 según nuestro banco de rodillos; de 1.358 kilos y de un generosísimo desarrollo final en 6ª de 49 km/h por cada 1.000 rpm, y si te llevas por los números, te parecerá que anda poco. Y objetivamente puede ser, pero subjetivamente la sensación de recibir siempre empuje constante de un motor que gira con muchísima suavidad, genera muchísimo agrado de conducción. En ciudad es una maravilla y en carretera, en su nivel de potencia, también. Con los desarrollos elegidos, en los cambios de ritmo fuertes tienes que recurrir al cambio. Lo malo no es eso, si no los largos y físicos desplazamientos que pide la palanca.

 

Tan buen empuje te lleva a despreocuparte, casi a conducirlo como un turbodiesel... con finura y acústica de refinadísimo motor gasolina. Vas insertando marchas a bajo/medio régimen por la buena respuesta que ahí recibes. Es posible que asumas que no anda mucho, pero también este 114i lo sentirás muy ágil de dirección, muy BMW, muy dinámico. Es muy vivo de chasis y ahí incluyo lo que últimamente toca decir de los BMW: de serie parece que van algo sueltos de amortiguación en extensión -y balancea en curva- para lo que nos tenía acostumbrado la marca.

 BMW Serie 1 114Ii

Son más sensaciones que críticas hacia su estabilidad. Y menos en esta versión, que por motor, no veo comprometiendo al chasis. Siquiera percibes que el tren trasero amague por motor el sobreviraje de los propulsión. A cambio, percibes mucho agrado en su pisada. Sin tanta rueda como otras versiones, con menos peso y con la linealidad de respuesta del motor, la calidad de rodadura y conducción de este 114i me ha parecido especialmente buena.

Galería relacionada

BMW 114i

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.