Publicidad

Bentley Continental GT Speed

Que el lujo y la distinción no están reñidos con el dinamismo y la deportividad lo demuestra la nueva criatura del Bentley: el Continental GT Speed. A la piel, madera y fibra de carbono se suman ahora los 625 CV de su imponente motor W12.
-
Bentley Continental GT Speed

Hace ahora justo diez años que se presentó en el Salón del Automóvil de París un nuevo modelo de Bentley: el Continental. Su éxito fue arrollador. De hecho, desde un primer momento, la marca empezó a recibir peticiones de compra de este atractivo y bien diseñado modelo. Ha pasado una década y el Continental ha ido ampliando su oferta pasando por los Speed de 2007 (610 CV), Supersport de 2009 (630 CV) hasta que en el 2010 se presentó la nueva generación ampliada al año siguiente con la versión Convertible. Desde 2002 hasta hoy se han vendido alrededor de 26.000 Bentley Continental W12, lo que da una idea del éxito y la importancia que este modelo tienen para la marca inglesa integrada bajo el paraguas del Grupo Volkswagen.

Una década después, y también en el Salón del Automóvil de París, Bentley presentó su nueva criatura: el Continental GT Speed, que tiene como tarjeta de presentación 625 CV de potencia y unas prestaciones más que destacables y, lo que es mejor, todo ello con una rebaja en los consumos y emisiones contaminantes.
Exteriormente, el GT Speed se distingue del resto de sus hermanos de gama por sutiles detalles que pasarán desapercibidos para aquellos que no hayan jugado de pequeños al pasatiempo de "busca las diferencias". Aquí van unas pistas: nuevas llantas de 9,5 x 21 pulgadas con diez radios, la rejilla del radiador y del paragolpes en color oscuro, unas salidas de escape con estrías en su interior y biseles cromados en los grupos ópticos traseros. Si abrimos el capó delantero la diferencia estriba en que los colectores de admisión están pintados con pintura en polvo de color negro. Como puede verse pocas diferencias y, sobre todo, poco llamativas como para darse cuenta a simple vista de que es el nuevo Speed.

El motor W12 es la joya de la corona dentro de Bentley. De hecho, cuando presentaron el V8 lo dejaron bien claro: "Seguiremos evolucionando el W12, no vamos a dejar de utilizarlo para nuestro Continental". Y es que, las peticiones de la versión con este motor son de más del cincuenta por ciento de las ventas desde el año 2008. ¡Como para dejar ahora de montarlo en sus coches!
¿De dónde han sacado estos 50 CV extras que hay en el Speed con respecto al GT? Pues de ajustar la presión de soplado del turbo a 0,3 bares más y de una reprogramación de la centralita electrónica. Con ello, el GT Speed anuncia una velocidad máxima de 330 km/h (el Bentley más veloz fabricado hasta el momento), un 0 a 100 de 4,2 segundos y un 0 a 160 km/h de 9 segundos. Y todo ello contando con que el peso oficial pasa de las 2,3 toneladas de peso y que se han rebajado tanto los consumos como las emisiones en aproximadamente un 12 por ciento con respecto al anterior Speed. Aproximadamente la mitad de este ahorro viene dado por la presencia de la nueva caja de cambios automática ZF de ocho velocidades con un impecable, suave y eficaz funcionamiento. Además, el Speed incorpora el sistema de recuperación de energía en las frenadas (según la marca esto representa alrededor de un 1,6 por ciento menos de emisiones). Sólo le falta el sistema Stop/Start para redondear algo más este panorama ahorrador, pero nos imaginamos que les ha parecido demasiado para un coche de esta categoría.

El Speed mantiene el esquema de suspensiones del GT, sólo que se han realizado algunas modificaciones en tarados de muelles y amortiguadores neumáticos para adaptarlo a sus mayores prestaciones y se ha rebajado la altura de la carrocería al suelo en 10 mm.
En vías rápidas es un auténtico misil. La capacidad que tiene el motor para lanzar por encima de los 200 km/h las más de 2,3 toneladas de peso es, simplemente, impresionante. Pero quizás lo que más llama la atención es la sensación de seguridad y aplomo que transmite el coche cuando se rueda a esas velocidades. No hay ningún síntoma de "flotabilidad" del coche, ni siquiera cuando se pasa por zonas no perfectas de asfalto; las curvas se pueden tomar con una precisión milimétrica. El coche no se mueve en absoluto, no hay movimientos transversales ni verticales de la carrocería y la dirección manda con total precisión el coche hacia donde le manda el conductor.

Si en las autopistas/autovías el GT Speed es una delicia, en zonas de muchas curvas con carreteras de doble sentido, la sorpresa es todavía mayor. Parece como si lleváramos un coche mucho más pequeño y ligero de lo que en realidad es. La tracción total, el empuje del motor, la buena respuesta del equipo de frenos y su bien puesto a punto bastidor y suspensiones, permiten moverse muy rápido por este tipo de trazados con una más que apreciable sensación de seguridad. Evidentemente, las inercias y las leyes de la física están ahí y no se pueden eliminar, pero una vez que entendemos dónde están los límites, lo cierto es que se puede poner en apuros a más de un deportivo de campanillas con mucho menos peso.
El GT Speed empieza a comercializarse en este mes de octubre con un precio de 233.354 euros. Habrá que seguir echando a la Primitiva porque, este es uno de esos coches que hay que tener en nuestro garaje.

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.