Publicidad

Audi S3 frente a Mazda3 MPS

Quedáis formalmente invitados a nuestra fiesta. Podéis venir acompañados de potencia a raudales, prestaciones salvajes y comportamientos sorprendentes. Eso sí, sólo ponemos un requisito: hay que pasar desapercibidos. Les aseguramos que van a disfrutar.
-
Audi S3 frente a Mazda3 MPS

Galería relacionada

compas3mps

En conjunto, y metro en mano, encontramos una mejor habitabilidad en el Mazda, aunque la diferencia es poca. Donde sí existe es en la capacidad del maletero, ya que el japonés dispone de 40 litros más de espacio de carga. Los dos tienen el mismo defecto/virtud en sus carrocerías: el S3 sólo lo hay con tres puertas y el Mazda con cinco. La calidad interior es muy superior en el Audi, que no puede ocultar el pertenecer a una marca premium. Ofrece materiales de mejor apariencia y tacto, aunque es cierto que el Mazda da un importante paso en este sentido con el MPS. El equipamiento de serie es mucho más completo en el Mazda, y no echamos nada en falta. Elementos como los mandos de la radio en el volante, el control de crucero, el encendido de faros automático o el sensor de lluvia son de serie en el japonés, mientras que en el Audi hay que pagar por ellos, aumentando su precio en 870 euros para igualar equipamientos. Lo único con lo que cuenta el alemán de serie y que no lleva el Mazda es el control de presión de neumáticos. Eso sí, la lista de opciones del japonés se reduce a la pintura metalizada, mientras que en el S3 es tan extensa que permite, pagando, individualizar el acabado sobre gustos personales. Una de estas opciones corresponde al volante deportivo achatado por debajo, algo que no recomendamos dada su peor ergonomía a la hora de conducir rápido. Los asientos son muy cómodos en ambos, con buena sujeción lateral; los delanteros del Audi además cuentan con reglaje lumbar eléctrico y de inclinación de banqueta. De serie son en los dos casos de mezcla de cuero y tela.

Los dos coches disponen de los habituales elementos de seguridad de serie. Por rizar el rizo pediríamos el cada vez más extendido airbag de rodilla, pero ninguno de ellos lo ofrece ni como opción. No faltan los dos airbags frontales de dos etapas, los laterales delanteros y los de cortina para las cuatro plazas principales. También disponen de reposacabezas en las cinco plazas y no olvidan elementos de seguridad activa como el control de tracción o de estabilidad ESP. Es una pena que el Audi sea tan caro, detalle que el Mazda remarca aun más con un precio excelente. El japonés corre mucho, está bien equipado y permite una rápida conducción, pero el sistema de tracción y la mayor sensación de aplomo del Audi son determinantes. También lo es su calidad general; sin embargo, en ningún caso la vemos justificada por la diferencia de precio. Si añadimos los extras que le faltan al Audi con respecto al MPS, el alemán supera la barrera de los 40.000 euros y establece una diferencia de 12.520 euros, es decir, poco más de dos millones de las antiguas pesetas. A esto hay que sumarle los extras que cada uno quiera tener en su Audi, con lo que el precio aumentará más. Podríamos justificar la tracción total con una diferencia de unos 5.000 euros, y la superior calidad, que no nivel de equipamiento, en unos 3.000; sería lo lógico, pero todavía nos quedarían unos insalvables 4.000 euros. Nos ha parecido en conjunto mucho mejor coche el S3, pero es muy caro, y más teniendo en cuenta que existe un excelente Golf R32 por 34.500 euros también con tracción total, o este Mazda MPS por 27.950 euros, sin olvidar al León Cupra, que anda lo mismo, se comporta casi igual que el S3 y cuesta 26.600 euros. Eso sí, si no importa tanto el precio, el S3 sólo cuesta 1.600 euros más que el BMW 130i y es más fácil y rápido de conducir. ¿Has visto el nuevo anuncio del S3? Fue grabado en Ciudad del Cabo y es obra de una empresa española, la agencia de publicidad DDB Barcelona. Tras numerosas pruebas en ordenador y en el circuito de Montmeló, el equipo de producción se trasladó a Sudáfrica con el nuevo Audi S3 y 600 botellas. Cerraron 1,5 km de calle para poder rodarlo. La calidad del sonido fue tal, que provocó gran expectación entre los ciudadanos. Ahora se ha atrevido con una parte de la Marcha Turca de Mozart… ¿crees que se atrevería con el aserejé?
El anuncio del nuevo S3 es uno de los más originales de los últimos tiempos. Haz clic en este enlace si quieres ver cómo se hizo el anuncio del Audi S3. ¿Eres un loco del mundo de la publicidad? Los anuncios de coches suelen ser muy llamativos y Audi siempre dedica grandes presupuestos a sus spots televisivos. Puedes ver más anuncios del Audi S3 con sólo clicar aquí. En conjunto, y metro en mano, encontramos una mejor habitabilidad en el Mazda, aunque la diferencia es poca. Donde sí existe es en la capacidad del maletero, ya que el japonés dispone de 40 litros más de espacio de carga. Los dos tienen el mismo defecto/virtud en sus carrocerías: el S3 sólo lo hay con tres puertas y el Mazda con cinco. La calidad interior es muy superior en el Audi, que no puede ocultar el pertenecer a una marca premium. Ofrece materiales de mejor apariencia y tacto, aunque es cierto que el Mazda da un importante paso en este sentido con el MPS. El equipamiento de serie es mucho más completo en el Mazda, y no echamos nada en falta. Elementos como los mandos de la radio en el volante, el control de crucero, el encendido de faros automático o el sensor de lluvia son de serie en el japonés, mientras que en el Audi hay que pagar por ellos, aumentando su precio en 870 euros para igualar equipamientos. Lo único con lo que cuenta el alemán de serie y que no lleva el Mazda es el control de presión de neumáticos. Eso sí, la lista de opciones del japonés se reduce a la pintura metalizada, mientras que en el S3 es tan extensa que permite, pagando, individualizar el acabado sobre gustos personales. Una de estas opciones corresponde al volante deportivo achatado por debajo, algo que no recomendamos dada su peor ergonomía a la hora de conducir rápido. Los asientos son muy cómodos en ambos, con buena sujeción lateral; los delanteros del Audi además cuentan con reglaje lumbar eléctrico y de inclinación de banqueta. De serie son en los dos casos de mezcla de cuero y tela.

Los dos coches disponen de los habituales elementos de seguridad de serie. Por rizar el rizo pediríamos el cada vez más extendido airbag de rodilla, pero ninguno de ellos lo ofrece ni como opción. No faltan los dos airbags frontales de dos etapas, los laterales delanteros y los de cortina para las cuatro plazas principales. También disponen de reposacabezas en las cinco plazas y no olvidan elementos de seguridad activa como el control de tracción o de estabilidad ESP. Es una pena que el Audi sea tan caro, detalle que el Mazda remarca aun más con un precio excelente. El japonés corre mucho, está bien equipado y permite una rápida conducción, pero el sistema de tracción y la mayor sensación de aplomo del Audi son determinantes. También lo es su calidad general; sin embargo, en ningún caso la vemos justificada por la diferencia de precio. Si añadimos los extras que le faltan al Audi con respecto al MPS, el alemán supera la barrera de los 40.000 euros y establece una diferencia de 12.520 euros, es decir, poco más de dos millones de las antiguas pesetas. A esto hay que sumarle los extras que cada uno quiera tener en su Audi, con lo que el precio aumentará más. Podríamos justificar la tracción total con una diferencia de unos 5.000 euros, y la superior calidad, que no nivel de equipamiento, en unos 3.000; sería lo lógico, pero todavía nos quedarían unos insalvables 4.000 euros. Nos ha parecido en conjunto mucho mejor coche el S3, pero es muy caro, y más teniendo en cuenta que existe un excelente Golf R32 por 34.500 euros también con tracción total, o este Mazda MPS por 27.950 euros, sin olvidar al León Cupra, que anda lo mismo, se comporta casi igual que el S3 y cuesta 26.600 euros. Eso sí, si no importa tanto el precio, el S3 sólo cuesta 1.600 euros más que el BMW 130i y es más fácil y rápido de conducir. ¿Has visto el nuevo anuncio del S3? Fue grabado en Ciudad del Cabo y es obra de una empresa española, la agencia de publicidad DDB Barcelona. Tras numerosas pruebas en ordenador y en el circuito de Montmeló, el equipo de producción se trasladó a Sudáfrica con el nuevo Audi S3 y 600 botellas. Cerraron 1,5 km de calle para poder rodarlo. La calidad del sonido fue tal, que provocó gran expectación entre los ciudadanos. Ahora se ha atrevido con una parte de la Marcha Turca de Mozart… ¿crees que se atrevería con el aserejé?
El anuncio del nuevo S3 es uno de los más originales de los últimos tiempos. Haz clic en este enlace si quieres ver cómo se hizo el anuncio del Audi S3. ¿Eres un loco del mundo de la publicidad? Los anuncios de coches suelen ser muy llamativos y Audi siempre dedica grandes presupuestos a sus spots televisivos. Puedes ver más anuncios del Audi S3 con sólo clicar aquí. En conjunto, y metro en mano, encontramos una mejor habitabilidad en el Mazda, aunque la diferencia es poca. Donde sí existe es en la capacidad del maletero, ya que el japonés dispone de 40 litros más de espacio de carga. Los dos tienen el mismo defecto/virtud en sus carrocerías: el S3 sólo lo hay con tres puertas y el Mazda con cinco. La calidad interior es muy superior en el Audi, que no puede ocultar el pertenecer a una marca premium. Ofrece materiales de mejor apariencia y tacto, aunque es cierto que el Mazda da un importante paso en este sentido con el MPS. El equipamiento de serie es mucho más completo en el Mazda, y no echamos nada en falta. Elementos como los mandos de la radio en el volante, el control de crucero, el encendido de faros automático o el sensor de lluvia son de serie en el japonés, mientras que en el Audi hay que pagar por ellos, aumentando su precio en 870 euros para igualar equipamientos. Lo único con lo que cuenta el alemán de serie y que no lleva el Mazda es el control de presión de neumáticos. Eso sí, la lista de opciones del japonés se reduce a la pintura metalizada, mientras que en el S3 es tan extensa que permite, pagando, individualizar el acabado sobre gustos personales. Una de estas opciones corresponde al volante deportivo achatado por debajo, algo que no recomendamos dada su peor ergonomía a la hora de conducir rápido. Los asientos son muy cómodos en ambos, con buena sujeción lateral; los delanteros del Audi además cuentan con reglaje lumbar eléctrico y de inclinación de banqueta. De serie son en los dos casos de mezcla de cuero y tela.

Los dos coches disponen de los habituales elementos de seguridad de serie. Por rizar el rizo pediríamos el cada vez más extendido airbag de rodilla, pero ninguno de ellos lo ofrece ni como opción. No faltan los dos airbags frontales de dos etapas, los laterales delanteros y los de cortina para las cuatro plazas principales. También disponen de reposacabezas en las cinco plazas y no olvidan elementos de seguridad activa como el control de tracción o de estabilidad ESP. Es una pena que el Audi sea tan caro, detalle que el Mazda remarca aun más con un precio excelente. El japonés corre mucho, está bien equipado y permite una rápida conducción, pero el sistema de tracción y la mayor sensación de aplomo del Audi son determinantes. También lo es su calidad general; sin embargo, en ningún caso la vemos justificada por la diferencia de precio. Si añadimos los extras que le faltan al Audi con respecto al MPS, el alemán supera la barrera de los 40.000 euros y establece una diferencia de 12.520 euros, es decir, poco más de dos millones de las antiguas pesetas. A esto hay que sumarle los extras que cada uno quiera tener en su Audi, con lo que el precio aumentará más. Podríamos justificar la tracción total con una diferencia de unos 5.000 euros, y la superior calidad, que no nivel de equipamiento, en unos 3.000; sería lo lógico, pero todavía nos quedarían unos insalvables 4.000 euros. Nos ha parecido en conjunto mucho mejor coche el S3, pero es muy caro, y más teniendo en cuenta que existe un excelente Golf R32 por 34.500 euros también con tracción total, o este Mazda MPS por 27.950 euros, sin olvidar al León Cupra, que anda lo mismo, se comporta casi igual que el S3 y cuesta 26.600 euros. Eso sí, si no importa tanto el precio, el S3 sólo cuesta 1.600 euros más que el BMW 130i y es más fácil y rápido de conducir. ¿Has visto el nuevo anuncio del S3? Fue grabado en Ciudad del Cabo y es obra de una empresa española, la agencia de publicidad DDB Barcelona. Tras numerosas pruebas en ordenador y en el circuito de Montmeló, el equipo de producción se trasladó a Sudáfrica con el nuevo Audi S3 y 600 botellas. Cerraron 1,5 km de calle para poder rodarlo. La calidad del sonido fue tal, que provocó gran expectación entre los ciudadanos. Ahora se ha atrevido con una parte de la Marcha Turca de Mozart… ¿crees que se atrevería con el aserejé?
El anuncio del nuevo S3 es uno de los más originales de los últimos tiempos. Haz clic en este enlace si quieres ver cómo se hizo el anuncio del Audi S3. ¿Eres un loco del mundo de la publicidad? Los anuncios de coches suelen ser muy llamativos y Audi siempre dedica grandes presupuestos a sus spots televisivos. Puedes ver más anuncios del Audi S3 con sólo clicar aquí. En conjunto, y metro en mano, encontramos una mejor habitabilidad en el Mazda, aunque la diferencia es poca. Donde sí existe es en la capacidad del maletero, ya que el japonés dispone de 40 litros más de espacio de carga. Los dos tienen el mismo defecto/virtud en sus carrocerías: el S3 sólo lo hay con tres puertas y el Mazda con cinco. La calidad interior es muy superior en el Audi, que no puede ocultar el pertenecer a una marca premium. Ofrece materiales de mejor apariencia y tacto, aunque es cierto que el Mazda da un importante paso en este sentido con el MPS. El equipamiento de serie es mucho más completo en el Mazda, y no echamos nada en falta. Elementos como los mandos de la radio en el volante, el control de crucero, el encendido de faros automático o el sensor de lluvia son de serie en el japonés, mientras que en el Audi hay que pagar por ellos, aumentando su precio en 870 euros para igualar equipamientos. Lo único con lo que cuenta el alemán de serie y que no lleva el Mazda es el control de presión de neumáticos. Eso sí, la lista de opciones del japonés se reduce a la pintura metalizada, mientras que en el S3 es tan extensa que permite, pagando, individualizar el acabado sobre gustos personales. Una de estas opciones corresponde al volante deportivo achatado por debajo, algo que no recomendamos dada su peor ergonomía a la hora de conducir rápido. Los asientos son muy cómodos en ambos, con buena sujeción lateral; los delanteros del Audi además cuentan con reglaje lumbar eléctrico y de inclinación de banqueta. De serie son en los dos casos de mezcla de cuero y tela.

Los dos coches disponen de los habituales elementos de seguridad de serie. Por rizar el rizo pediríamos el cada vez más extendido airbag de rodilla, pero ninguno de ellos lo ofrece ni como opción. No faltan los dos airbags frontales de dos etapas, los laterales delanteros y los de cortina para las cuatro plazas principales. También disponen de reposacabezas en las cinco plazas y no olvidan elementos de seguridad activa como el control de tracción o de estabilidad ESP. Es una pena que el Audi sea tan caro, detalle que el Mazda remarca aun más con un precio excelente. El japonés corre mucho, está bien equipado y permite una rápida conducción, pero el sistema de tracción y la mayor sensación de aplomo del Audi son determinantes. También lo es su calidad general; sin embargo, en ningún caso la vemos justificada por la diferencia de precio. Si añadimos los extras que le faltan al Audi con respecto al MPS, el alemán supera la barrera de los 40.000 euros y establece una diferencia de 12.520 euros, es decir, poco más de dos millones de las antiguas pesetas. A esto hay que sumarle los extras que cada uno quiera tener en su Audi, con lo que el precio aumentará más. Podríamos justificar la tracción total con una diferencia de unos 5.000 euros, y la superior calidad, que no nivel de equipamiento, en unos 3.000; sería lo lógico, pero todavía nos quedarían unos insalvables 4.000 euros. Nos ha parecido en conjunto mucho mejor coche el S3, pero es muy caro, y más teniendo en cuenta que existe un excelente Golf R32 por 34.500 euros también con tracción total, o este Mazda MPS por 27.950 euros, sin olvidar al León Cupra, que anda lo mismo, se comporta casi igual que el S3 y cuesta 26.600 euros. Eso sí, si no importa tanto el precio, el S3 sólo cuesta 1.600 euros más que el BMW 130i y es más fácil y rápido de conducir. ¿Has visto el nuevo anuncio del S3? Fue grabado en Ciudad del Cabo y es obra de una empresa española, la agencia de publicidad DDB Barcelona. Tras numerosas pruebas en ordenador y en el circuito de Montmeló, el equipo de producción se trasladó a Sudáfrica con el nuevo Audi S3 y 600 botellas. Cerraron 1,5 km de calle para poder rodarlo. La calidad del sonido fue tal, que provocó gran expectación entre los ciudadanos. Ahora se ha atrevido con una parte de la Marcha Turca de Mozart… ¿crees que se atrevería con el aserejé?
El anuncio del nuevo S3 es uno de los más originales de los últimos tiempos. Haz clic en este enlace si quieres ver cómo se hizo el anuncio del Audi S3. ¿Eres un loco del mundo de la publicidad? Los anuncios de coches suelen ser muy llamativos y Audi siempre dedica grandes presupuestos a sus spots televisivos. Puedes ver más anuncios del Audi S3 con sólo clicar aquí.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.