Publicidad

Audi A3, Volvo C30 y BMW 120D

Si buscamos un compacto distinguido, con motor turbodiesel de avanzada tecnología y prestaciones de primer orden, las alternativas pasan por estos tres modelos. Ahora bien, cada uno cuenta con sus propias armas para conquistar a un público muy dispar.
-
Audi A3, Volvo C30 y BMW 120D
Destaca sobre todo la seguridad activa que proporcionan sus intachables comportamientos —supervisados por un arsenal de ayudas electrónicas a la conducción— y las nobles maneras ante cualquier imprevisto; también la buena visibilidad, la capacidad para realizar adelantamientos fulgurantes y unos frenos a la altura. El Volvo, con su cambio automático, es lento en el inicio de las arrancadas, por lo que tiene menos capacidad de reacción en determinadas circunstancias. También es criticable que el portaequipajes y el habitáculo estén comunicados, como ya hemos comentado, aunque, por otra parte, opcionalmente puede contar con el sistema Blis de vigilancia del ángulo muerto. Por lo demás, la dotación de airbags de serie es bastante generosa en los tres.
Audi y BMW ya están consolidadas en este segmento, al que Volvo ha llegado más recientemente con otros argumentos de venta y con un precio más alto. Uno de esos argumentos es la excelente calidad de rodadura, semejante a la de modelos de segmento superior, pero que en esta versión se pierde un poco por la firmeza de las suspensiones y por el perfil tan bajo de sus neumáticos, por lo que una de sus principales ventajas se disipa, aunque sigue quedando un diseño muy personal que lo distingue de su competencia. El Audi y el BMW son más “baratos”, pero incluso así semeten en el terreno de un A4 o un Serie 3.
LO MEJOR
LO PEOR

AUDI A3 2.0 TDI
– Tracción total
– Facilidad de conducción
– Comportamiento eficaz

AUDI A3 2.0 TDI
– Consumo urbano
– Sólo 4 marchas
– Tacto en la dirección

BMW 120D
– Motor impecable
– Tacto deportivo
– Eficacia dinámica

BMW 120D
– Detalles del equipamiento
– Sin rueda de repuesto
– Habitabilidad trasera
VOLVO C30 D5
Diseño personal
Equipamiento
– Calidad de rodadura
VOLVO C30 D5
Maletero
– Precio elevado
– Pensado para dos
BMW 120D
Todos los que lo han conducido han acabado encantados, y es que el 120d no es simplemente un medio de transporte, sino un automóvil que transmite sensaciones, y que incorpora un alto contenido tecnológico que se nota que está ahí, lo cual es toda una satisfacción. Sólo el motor ya es toda una experiencia, pero es que además consume muy poco. Por si fuera poco, por precio también gana.

Start&Stop
No sólo ha superado los 185 CV en nuestro banco de potencia, sino que además es un punto de referencia en cuanto a emisiones y gasto de combustible. En BMW saben de motores, pero también de sistemas auxiliares capaces de disminuir el consumo y de “robar” menos caballos a las ruedas (ver AUTOPISTA nº 2.489), y eso que la propulsión trasera supone mayores rozamientos que la tracción delantera. Lo llaman el “arte de una ingeniería responsable”. El 120d incorpora de serie la función Start&Stop, que apaga el motor automáticamente cuando nos detenemos. Como media, en ciudad estamos parados el 30% del tiempo, por lo que la reducción de consumo y emisiones es de aproximadamente un 3%, que interpolado a miles de vehículos atrapados en atascos y semáforos es un dato muy signifi cativo. A cambio hay que soportar cierta falta de refinamiento que perdonamos en esta primera generación, ya que cada vez que el motor arranca o se para se producen las vibraciones habituales de un Diesel. Es encomiable que una marca premium incorpore algo así, aunque se pueda desactivar con un botón de la consola. Destaca sobre todo la seguridad activa que proporcionan sus intachables comportamientos —supervisados por un arsenal de ayudas electrónicas a la conducción— y las nobles maneras ante cualquier imprevisto; también la buena visibilidad, la capacidad para realizar adelantamientos fulgurantes y unos frenos a la altura. El Volvo, con su cambio automático, es lento en el inicio de las arrancadas, por lo que tiene menos capacidad de reacción en determinadas circunstancias. También es criticable que el portaequipajes y el habitáculo estén comunicados, como ya hemos comentado, aunque, por otra parte, opcionalmente puede contar con el sistema Blis de vigilancia del ángulo muerto. Por lo demás, la dotación de airbags de serie es bastante generosa en los tres. Audi y BMW ya están consolidadas en este segmento, al que Volvo ha llegado más recientemente con otros argumentos de venta y con un precio más alto. Uno de esos argumentos es la excelente calidad de rodadura, semejante a la de modelos de segmento superior, pero que en esta versión se pierde un poco por la firmeza de las suspensiones y por el perfil tan bajo de sus neumáticos, por lo que una de sus principales ventajas se disipa, aunque sigue quedando un diseño muy personal que lo distingue de su competencia. El Audi y el BMW son más “baratos”, pero incluso así semeten en el terreno de un A4 o un Serie 3.
LO MEJOR
LO PEOR

AUDI A3 2.0 TDI
– Tracción total
– Facilidad de conducción
– Comportamiento eficaz

AUDI A3 2.0 TDI
– Consumo urbano
– Sólo 4 marchas
– Tacto en la dirección

BMW 120D
– Motor impecable
– Tacto deportivo
– Eficacia dinámica

BMW 120D
– Detalles del equipamiento
– Sin rueda de repuesto
– Habitabilidad trasera
VOLVO C30 D5
Diseño personal
Equipamiento
– Calidad de rodadura
VOLVO C30 D5
Maletero
– Precio elevado
– Pensado para dos
BMW 120D
Todos los que lo han conducido han acabado encantados, y es que el 120d no es simplemente un medio de transporte, sino un automóvil que transmite sensaciones, y que incorpora un alto contenido tecnológico que se nota que está ahí, lo cual es toda una satisfacción. Sólo el motor ya es toda una experiencia, pero es que además consume muy poco. Por si fuera poco, por precio también gana.

Start&Stop
No sólo ha superado los 185 CV en nuestro banco de potencia, sino que además es un punto de referencia en cuanto a emisiones y gasto de combustible. En BMW saben de motores, pero también de sistemas auxiliares capaces de disminuir el consumo y de “robar” menos caballos a las ruedas (ver AUTOPISTA nº 2.489), y eso que la propulsión trasera supone mayores rozamientos que la tracción delantera. Lo llaman el “arte de una ingeniería responsable”. El 120d incorpora de serie la función Start&Stop, que apaga el motor automáticamente cuando nos detenemos. Como media, en ciudad estamos parados el 30% del tiempo, por lo que la reducción de consumo y emisiones es de aproximadamente un 3%, que interpolado a miles de vehículos atrapados en atascos y semáforos es un dato muy signifi cativo. A cambio hay que soportar cierta falta de refinamiento que perdonamos en esta primera generación, ya que cada vez que el motor arranca o se para se producen las vibraciones habituales de un Diesel. Es encomiable que una marca premium incorpore algo así, aunque se pueda desactivar con un botón de la consola. Destaca sobre todo la seguridad activa que proporcionan sus intachables comportamientos —supervisados por un arsenal de ayudas electrónicas a la conducción— y las nobles maneras ante cualquier imprevisto; también la buena visibilidad, la capacidad para realizar adelantamientos fulgurantes y unos frenos a la altura. El Volvo, con su cambio automático, es lento en el inicio de las arrancadas, por lo que tiene menos capacidad de reacción en determinadas circunstancias. También es criticable que el portaequipajes y el habitáculo estén comunicados, como ya hemos comentado, aunque, por otra parte, opcionalmente puede contar con el sistema Blis de vigilancia del ángulo muerto. Por lo demás, la dotación de airbags de serie es bastante generosa en los tres. Audi y BMW ya están consolidadas en este segmento, al que Volvo ha llegado más recientemente con otros argumentos de venta y con un precio más alto. Uno de esos argumentos es la excelente calidad de rodadura, semejante a la de modelos de segmento superior, pero que en esta versión se pierde un poco por la firmeza de las suspensiones y por el perfil tan bajo de sus neumáticos, por lo que una de sus principales ventajas se disipa, aunque sigue quedando un diseño muy personal que lo distingue de su competencia. El Audi y el BMW son más “baratos”, pero incluso así semeten en el terreno de un A4 o un Serie 3.
LO MEJOR
LO PEOR

AUDI A3 2.0 TDI
– Tracción total
– Facilidad de conducción
– Comportamiento eficaz

AUDI A3 2.0 TDI
– Consumo urbano
– Sólo 4 marchas
– Tacto en la dirección

BMW 120D
– Motor impecable
– Tacto deportivo
– Eficacia dinámica

BMW 120D
– Detalles del equipamiento
– Sin rueda de repuesto
– Habitabilidad trasera
VOLVO C30 D5
Diseño personal
Equipamiento
– Calidad de rodadura
VOLVO C30 D5
Maletero
– Precio elevado
– Pensado para dos
BMW 120D
Todos los que lo han conducido han acabado encantados, y es que el 120d no es simplemente un medio de transporte, sino un automóvil que transmite sensaciones, y que incorpora un alto contenido tecnológico que se nota que está ahí, lo cual es toda una satisfacción. Sólo el motor ya es toda una experiencia, pero es que además consume muy poco. Por si fuera poco, por precio también gana.

Start&Stop
No sólo ha superado los 185 CV en nuestro banco de potencia, sino que además es un punto de referencia en cuanto a emisiones y gasto de combustible. En BMW saben de motores, pero también de sistemas auxiliares capaces de disminuir el consumo y de “robar” menos caballos a las ruedas (ver AUTOPISTA nº 2.489), y eso que la propulsión trasera supone mayores rozamientos que la tracción delantera. Lo llaman el “arte de una ingeniería responsable”. El 120d incorpora de serie la función Start&Stop, que apaga el motor automáticamente cuando nos detenemos. Como media, en ciudad estamos parados el 30% del tiempo, por lo que la reducción de consumo y emisiones es de aproximadamente un 3%, que interpolado a miles de vehículos atrapados en atascos y semáforos es un dato muy signifi cativo. A cambio hay que soportar cierta falta de refinamiento que perdonamos en esta primera generación, ya que cada vez que el motor arranca o se para se producen las vibraciones habituales de un Diesel. Es encomiable que una marca premium incorpore algo así, aunque se pueda desactivar con un botón de la consola. Destaca sobre todo la seguridad activa que proporcionan sus intachables comportamientos —supervisados por un arsenal de ayudas electrónicas a la conducción— y las nobles maneras ante cualquier imprevisto; también la buena visibilidad, la capacidad para realizar adelantamientos fulgurantes y unos frenos a la altura. El Volvo, con su cambio automático, es lento en el inicio de las arrancadas, por lo que tiene menos capacidad de reacción en determinadas circunstancias. También es criticable que el portaequipajes y el habitáculo estén comunicados, como ya hemos comentado, aunque, por otra parte, opcionalmente puede contar con el sistema Blis de vigilancia del ángulo muerto. Por lo demás, la dotación de airbags de serie es bastante generosa en los tres. Audi y BMW ya están consolidadas en este segmento, al que Volvo ha llegado más recientemente con otros argumentos de venta y con un precio más alto. Uno de esos argumentos es la excelente calidad de rodadura, semejante a la de modelos de segmento superior, pero que en esta versión se pierde un poco por la firmeza de las suspensiones y por el perfil tan bajo de sus neumáticos, por lo que una de sus principales ventajas se disipa, aunque sigue quedando un diseño muy personal que lo distingue de su competencia. El Audi y el BMW son más “baratos”, pero incluso así semeten en el terreno de un A4 o un Serie 3.
LO MEJOR
LO PEOR

AUDI A3 2.0 TDI
– Tracción total
– Facilidad de conducción
– Comportamiento eficaz

AUDI A3 2.0 TDI
– Consumo urbano
– Sólo 4 marchas
– Tacto en la dirección

BMW 120D
– Motor impecable
– Tacto deportivo
– Eficacia dinámica

BMW 120D
– Detalles del equipamiento
– Sin rueda de repuesto
– Habitabilidad trasera
VOLVO C30 D5
Diseño personal
Equipamiento
– Calidad de rodadura
VOLVO C30 D5
Maletero
– Precio elevado
– Pensado para dos
BMW 120D
Todos los que lo han conducido han acabado encantados, y es que el 120d no es simplemente un medio de transporte, sino un automóvil que transmite sensaciones, y que incorpora un alto contenido tecnológico que se nota que está ahí, lo cual es toda una satisfacción. Sólo el motor ya es toda una experiencia, pero es que además consume muy poco. Por si fuera poco, por precio también gana.

Start&Stop
No sólo ha superado los 185 CV en nuestro banco de potencia, sino que además es un punto de referencia en cuanto a emisiones y gasto de combustible. En BMW saben de motores, pero también de sistemas auxiliares capaces de disminuir el consumo y de “robar” menos caballos a las ruedas (ver AUTOPISTA nº 2.489), y eso que la propulsión trasera supone mayores rozamientos que la tracción delantera. Lo llaman el “arte de una ingeniería responsable”. El 120d incorpora de serie la función Start&Stop, que apaga el motor automáticamente cuando nos detenemos. Como media, en ciudad estamos parados el 30% del tiempo, por lo que la reducción de consumo y emisiones es de aproximadamente un 3%, que interpolado a miles de vehículos atrapados en atascos y semáforos es un dato muy signifi cativo. A cambio hay que soportar cierta falta de refinamiento que perdonamos en esta primera generación, ya que cada vez que el motor arranca o se para se producen las vibraciones habituales de un Diesel. Es encomiable que una marca premium incorpore algo así, aunque se pueda desactivar con un botón de la consola. Destaca sobre todo la seguridad activa que proporcionan sus intachables comportamientos —supervisados por un arsenal de ayudas electrónicas a la conducción— y las nobles maneras ante cualquier imprevisto; también la buena visibilidad, la capacidad para realizar adelantamientos fulgurantes y unos frenos a la altura. El Volvo, con su cambio automático, es lento en el inicio de las arrancadas, por lo que tiene menos capacidad de reacción en determinadas circunstancias. También es criticable que el portaequipajes y el habitáculo estén comunicados, como ya hemos comentado, aunque, por otra parte, opcionalmente puede contar con el sistema Blis de vigilancia del ángulo muerto. Por lo demás, la dotación de airbags de serie es bastante generosa en los tres. Audi y BMW ya están consolidadas en este segmento, al que Volvo ha llegado más recientemente con otros argumentos de venta y con un precio más alto. Uno de esos argumentos es la excelente calidad de rodadura, semejante a la de modelos de segmento superior, pero que en esta versión se pierde un poco por la firmeza de las suspensiones y por el perfil tan bajo de sus neumáticos, por lo que una de sus principales ventajas se disipa, aunque sigue quedando un diseño muy personal que lo distingue de su competencia. El Audi y el BMW son más “baratos”, pero incluso así semeten en el terreno de un A4 o un Serie 3.
LO MEJOR
LO PEOR

AUDI A3 2.0 TDI
– Tracción total
– Facilidad de conducción
– Comportamiento eficaz

AUDI A3 2.0 TDI
– Consumo urbano
– Sólo 4 marchas
– Tacto en la dirección

BMW 120D
– Motor impecable
– Tacto deportivo
– Eficacia dinámica

BMW 120D
– Detalles del equipamiento
– Sin rueda de repuesto
– Habitabilidad trasera
VOLVO C30 D5
Diseño personal
Equipamiento
– Calidad de rodadura
VOLVO C30 D5
Maletero
– Precio elevado
– Pensado para dos
BMW 120D
Todos los que lo han conducido han acabado encantados, y es que el 120d no es simplemente un medio de transporte, sino un automóvil que transmite sensaciones, y que incorpora un alto contenido tecnológico que se nota que está ahí, lo cual es toda una satisfacción. Sólo el motor ya es toda una experiencia, pero es que además consume muy poco. Por si fuera poco, por precio también gana.

Start&Stop
No sólo ha superado los 185 CV en nuestro banco de potencia, sino que además es un punto de referencia en cuanto a emisiones y gasto de combustible. En BMW saben de motores, pero también de sistemas auxiliares capaces de disminuir el consumo y de “robar” menos caballos a las ruedas (ver AUTOPISTA nº 2.489), y eso que la propulsión trasera supone mayores rozamientos que la tracción delantera. Lo llaman el “arte de una ingeniería responsable”. El 120d incorpora de serie la función Start&Stop, que apaga el motor automáticamente cuando nos detenemos. Como media, en ciudad estamos parados el 30% del tiempo, por lo que la reducción de consumo y emisiones es de aproximadamente un 3%, que interpolado a miles de vehículos atrapados en atascos y semáforos es un dato muy signifi cativo. A cambio hay que soportar cierta falta de refinamiento que perdonamos en esta primera generación, ya que cada vez que el motor arranca o se para se producen las vibraciones habituales de un Diesel. Es encomiable que una marca premium incorpore algo así, aunque se pueda desactivar con un botón de la consola. Destaca sobre todo la seguridad activa que proporcionan sus intachables comportamientos —supervisados por un arsenal de ayudas electrónicas a la conducción— y las nobles maneras ante cualquier imprevisto; también la buena visibilidad, la capacidad para realizar adelantamientos fulgurantes y unos frenos a la altura. El Volvo, con su cambio automático, es lento en el inicio de las arrancadas, por lo que tiene menos capacidad de reacción en determinadas circunstancias. También es criticable que el portaequipajes y el habitáculo estén comunicados, como ya hemos comentado, aunque, por otra parte, opcionalmente puede contar con el sistema Blis de vigilancia del ángulo muerto. Por lo demás, la dotación de airbags de serie es bastante generosa en los tres. Audi y BMW ya están consolidadas en este segmento, al que Volvo ha llegado más recientemente con otros argumentos de venta y con un precio más alto. Uno de esos argumentos es la excelente calidad de rodadura, semejante a la de modelos de segmento superior, pero que en esta versión se pierde un poco por la firmeza de las suspensiones y por el perfil tan bajo de sus neumáticos, por lo que una de sus principales ventajas se disipa, aunque sigue quedando un diseño muy personal que lo distingue de su competencia. El Audi y el BMW son más “baratos”, pero incluso así semeten en el terreno de un A4 o un Serie 3.
LO MEJOR
LO PEOR

AUDI A3 2.0 TDI
– Tracción total
– Facilidad de conducción
– Comportamiento eficaz

AUDI A3 2.0 TDI
– Consumo urbano
– Sólo 4 marchas
– Tacto en la dirección

BMW 120D
– Motor impecable
– Tacto deportivo
– Eficacia dinámica

BMW 120D
– Detalles del equipamiento
– Sin rueda de repuesto
– Habitabilidad trasera
VOLVO C30 D5
Diseño personal
Equipamiento
– Calidad de rodadura
VOLVO C30 D5
Maletero
– Precio elevado
– Pensado para dos
BMW 120D
Todos los que lo han conducido han acabado encantados, y es que el 120d no es simplemente un medio de transporte, sino un automóvil que transmite sensaciones, y que incorpora un alto contenido tecnológico que se nota que está ahí, lo cual es toda una satisfacción. Sólo el motor ya es toda una experiencia, pero es que además consume muy poco. Por si fuera poco, por precio también gana.

Start&Stop
No sólo ha superado los 185 CV en nuestro banco de potencia, sino que además es un punto de referencia en cuanto a emisiones y gasto de combustible. En BMW saben de motores, pero también de sistemas auxiliares capaces de disminuir el consumo y de “robar” menos caballos a las ruedas (ver AUTOPISTA nº 2.489), y eso que la propulsión trasera supone mayores rozamientos que la tracción delantera. Lo llaman el “arte de una ingeniería responsable”. El 120d incorpora de serie la función Start&Stop, que apaga el motor automáticamente cuando nos detenemos. Como media, en ciudad estamos parados el 30% del tiempo, por lo que la reducción de consumo y emisiones es de aproximadamente un 3%, que interpolado a miles de vehículos atrapados en atascos y semáforos es un dato muy signifi cativo. A cambio hay que soportar cierta falta de refinamiento que perdonamos en esta primera generación, ya que cada vez que el motor arranca o se para se producen las vibraciones habituales de un Diesel. Es encomiable que una marca premium incorpore algo así, aunque se pueda desactivar con un botón de la consola.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.