Publicidad

Audi A3 Cabrio

Pocas son las marcas Premium que disponen de un modelo compacto en sus filas. El A3 es uno de ellos, con muchos argumentos a su favor, como la calidad de realización o el confort dinámico. El precio puede parecer elevado, pero no tanto si lo comparamos con alguno de sus pocos rivales.
-
Audi A3 Cabrio
El Audi A3 es un modelo que ha cosechado un éxito notable durante los años que lleva a la venta. Prueba de ello es la segunda generación, que ha servido de plataforma para lanzar la versión descapotable.

Galería relacionada

Audi A3 Cabrio

Y como un descapotable tiene que ser, ante todo, atractivo, los diseñadores Audi han decidido rediseñar algunos elementos de la carrocería del A3 Cabrio respecto al A3 convencional. Los pilotos traseros, por ejemplo, son de leds, más rápidos en su encendido y más duraderos. El A3 Cabrio se ofrece con 15 colores diferentes de carrocería, tres de ellos colores uniformes y los 12 restantes metalizados. Además, la capota se puede pedir en negro, azul o rojo. Para terminar de personalizar el A3 Cabrio existe una larga lista de llantas de diferentes medidas y diseño en función también de la motorización elegida.

A diferencia de la mayoría de compactos y demás cabrios de última generación, el A3 recurre a una capota de lona en lugar de los techos rígidos escamoteables tan de moda en la actualidad. El motivo fundamental es el ahorro de espacio, ya que se puede disponer de un maletero razonable -290 litros- y espacio para las piernas suficiente. Eso sí, la boca de carga del maletero es demasiado pequeña, sobre todo si pretendemos introducir objetos voluminosos. En cambio, los respaldos de los asientos traseros pueden abatirse de forma independiente, ampliando considerablemente la capacidad de carga. La habitabilidad es uno de los puntos fuertes del A3. Aunque sea sólo de cuatro plazas, los pasajeros de las plazas traseras dispondrán de espacio más que suficiente para las piernas y también para la cabeza, ya que con la capota puesta, no molesta en absoluto. La anchura es la cota más reducida, bastante justa pero suficiente para dos ocupantes. El bastidor del A3 ha sido reforzado convenientemente para contrarrestar la ausencia de techo. Para ello se han empleado aceros de alta resistencia en el marco del parabrisas, en los largueros inferiores, en los estribos laterales y en otras tantas zonas hasta completar un 54 por ciento del total de la carrocería. Las suspensiones del A3 Cabrio mantienen la misma geometría que el resto de la gama, con subchasis de aluminio en el tren delantero. Durante los recorridos de pruebas tuvimos la oportunidad de evaluar la puesta a punto del bastidor y, la verdad, nos pareció bastante equilibrado. La dirección es suave y de tacto agradable y permite un guiado correcto. Las suspensiones son cómodas y, excepto si el piso está bacheado que sí se aprecian más vibraciones, el comportamiento no tiene nada que envidiar al del A3 convencional.

Los motores con los que se comercializará el A3 cabrio van a ser cuatro en principio, dos Diesel y dos de gasolina. Todos ellos disponen de turbocompresor y de inyección directa. El modelo de acceso, por debajo de los 30.000 euros, es el 1.9 TDI de 105 CV, una opción interesante para el que busque exclusivamente disfrutar de la carrocería del A3 cabrio y se conforme con unas prestaciones suficientes. El consumo de esta versión es muy escaso. La otra alternativa Diesel es el 2 litros TDI de 140 CV con inyección directa por conducto común. Los kilómetros que recorrimos con esta versión los hicimos con la capota quitada y, desde luego, en absoluto resultaba molesta la sonoridad del cuatro cilindros. Combinado con el cambio de doble embrague opcional S-Tronic, el A3 2.0 TDI es agradable y rápido. En gasolina las opciones son dos por el momento, ya que en un futuro es probable que llegue el 1.4 TSI en versión de 122 ó 140 CV, aunque todavía no está del todo decidido. De momento, el 1.8 TFSI de 160 CV es la alternativa menos potente de gasolina. Este motor de última generación ofrece un excelente equilibrio entre suavidad de funcionamiento, consumos y prestaciones, tal como pudimos comprobar por las carreteras de segundo orden y tramos de autopista del recorrido de pruebas. Para los que quieran todavía más sensaciones con el cielo como techo, nada mejor que el 2.0 TFSI, un propulsor de 200 CV, con un elevado nivel de prestaciones. Aunque de serie adopta un cambio manual de seis relaciones, combinado con el S-Tronic se aprovecha mejor el potencial de este cuatro cilindros. Por último, tanto el equipamiento interior como el de confort están a la altura de las circunstancias, tanto en el acabado Attraction como en el Ambition. Cabe destacar, además de la capota eléctrica, la luz de marcha diurna, los asientos deportivos o los faros bixenón, por citar sólo algunos de ellos. Del A3 Cabrio ya se admiten pedidos. Audi A3 Cabrio 1.8 TFSI Attraction (160 CV), 32.030 euros.
Audi A3 Cabrio 1.8 TFSI Ambition (160 CV), 33.460 euros.
Audi A3 Cabrio 2.0 TFSI Ambition (200 CV), 37.920 euros.
Audi A3 Cabrio 1.9 TDI Attraction (105 CV), 29.840 euros
Audi A3 Cabrio 1.9 TDI Ambition (105 CV), 31.210 euros
Audi A3 Cabrio 2.0 TDI Attraction (140 CV), 32.500 euros (aprox.) Autopista ha comparado el nuevo A3 Cabrio con su rival de BMW, el Serie 1 Cabrio. ¿Quién saldrá ganador? Descúbrelo este martes en tu quiosco. El Audi A3 es un modelo que ha cosechado un éxito notable durante los años que lleva a la venta. Prueba de ello es la segunda generación, que ha servido de plataforma para lanzar la versión descapotable. Y como un descapotable tiene que ser, ante todo, atractivo, los diseñadores Audi han decidido rediseñar algunos elementos de la carrocería del A3 Cabrio respecto al A3 convencional. Los pilotos traseros, por ejemplo, son de leds, más rápidos en su encendido y más duraderos. El A3 Cabrio se ofrece con 15 colores diferentes de carrocería, tres de ellos colores uniformes y los 12 restantes metalizados. Además, la capota se puede pedir en negro, azul o rojo. Para terminar de personalizar el A3 Cabrio existe una larga lista de llantas de diferentes medidas y diseño en función también de la motorización elegida.

A diferencia de la mayoría de compactos y demás cabrios de última generación, el A3 recurre a una capota de lona en lugar de los techos rígidos escamoteables tan de moda en la actualidad. El motivo fundamental es el ahorro de espacio, ya que se puede disponer de un maletero razonable -290 litros- y espacio para las piernas suficiente. Eso sí, la boca de carga del maletero es demasiado pequeña, sobre todo si pretendemos introducir objetos voluminosos. En cambio, los respaldos de los asientos traseros pueden abatirse de forma independiente, ampliando considerablemente la capacidad de carga. La habitabilidad es uno de los puntos fuertes del A3. Aunque sea sólo de cuatro plazas, los pasajeros de las plazas traseras dispondrán de espacio más que suficiente para las piernas y también para la cabeza, ya que con la capota puesta, no molesta en absoluto. La anchura es la cota más reducida, bastante justa pero suficiente para dos ocupantes. El bastidor del A3 ha sido reforzado convenientemente para contrarrestar la ausencia de techo. Para ello se han empleado aceros de alta resistencia en el marco del parabrisas, en los largueros inferiores, en los estribos laterales y en otras tantas zonas hasta completar un 54 por ciento del total de la carrocería. Las suspensiones del A3 Cabrio mantienen la misma geometría que el resto de la gama, con subchasis de aluminio en el tren delantero. Durante los recorridos de pruebas tuvimos la oportunidad de evaluar la puesta a punto del bastidor y, la verdad, nos pareció bastante equilibrado. La dirección es suave y de tacto agradable y permite un guiado correcto. Las suspensiones son cómodas y, excepto si el piso está bacheado que sí se aprecian más vibraciones, el comportamiento no tiene nada que envidiar al del A3 convencional.

Los motores con los que se comercializará el A3 cabrio van a ser cuatro en principio, dos Diesel y dos de gasolina. Todos ellos disponen de turbocompresor y de inyección directa. El modelo de acceso, por debajo de los 30.000 euros, es el 1.9 TDI de 105 CV, una opción interesante para el que busque exclusivamente disfrutar de la carrocería del A3 cabrio y se conforme con unas prestaciones suficientes. El consumo de esta versión es muy escaso. La otra alternativa Diesel es el 2 litros TDI de 140 CV con inyección directa por conducto común. Los kilómetros que recorrimos con esta versión los hicimos con la capota quitada y, desde luego, en absoluto resultaba molesta la sonoridad del cuatro cilindros. Combinado con el cambio de doble embrague opcional S-Tronic, el A3 2.0 TDI es agradable y rápido. En gasolina las opciones son dos por el momento, ya que en un futuro es probable que llegue el 1.4 TSI en versión de 122 ó 140 CV, aunque todavía no está del todo decidido. De momento, el 1.8 TFSI de 160 CV es la alternativa menos potente de gasolina. Este motor de última generación ofrece un excelente equilibrio entre suavidad de funcionamiento, consumos y prestaciones, tal como pudimos comprobar por las carreteras de segundo orden y tramos de autopista del recorrido de pruebas. Para los que quieran todavía más sensaciones con el cielo como techo, nada mejor que el 2.0 TFSI, un propulsor de 200 CV, con un elevado nivel de prestaciones. Aunque de serie adopta un cambio manual de seis relaciones, combinado con el S-Tronic se aprovecha mejor el potencial de este cuatro cilindros. Por último, tanto el equipamiento interior como el de confort están a la altura de las circunstancias, tanto en el acabado Attraction como en el Ambition. Cabe destacar, además de la capota eléctrica, la luz de marcha diurna, los asientos deportivos o los faros bixenón, por citar sólo algunos de ellos. Del A3 Cabrio ya se admiten pedidos. Audi A3 Cabrio 1.8 TFSI Attraction (160 CV), 32.030 euros.
Audi A3 Cabrio 1.8 TFSI Ambition (160 CV), 33.460 euros.
Audi A3 Cabrio 2.0 TFSI Ambition (200 CV), 37.920 euros.
Audi A3 Cabrio 1.9 TDI Attraction (105 CV), 29.840 euros
Audi A3 Cabrio 1.9 TDI Ambition (105 CV), 31.210 euros
Audi A3 Cabrio 2.0 TDI Attraction (140 CV), 32.500 euros (aprox.) Autopista ha comparado el nuevo A3 Cabrio con su rival de BMW, el Serie 1 Cabrio. ¿Quién saldrá ganador? Descúbrelo este martes en tu quiosco. El Audi A3 es un modelo que ha cosechado un éxito notable durante los años que lleva a la venta. Prueba de ello es la segunda generación, que ha servido de plataforma para lanzar la versión descapotable. Y como un descapotable tiene que ser, ante todo, atractivo, los diseñadores Audi han decidido rediseñar algunos elementos de la carrocería del A3 Cabrio respecto al A3 convencional. Los pilotos traseros, por ejemplo, son de leds, más rápidos en su encendido y más duraderos. El A3 Cabrio se ofrece con 15 colores diferentes de carrocería, tres de ellos colores uniformes y los 12 restantes metalizados. Además, la capota se puede pedir en negro, azul o rojo. Para terminar de personalizar el A3 Cabrio existe una larga lista de llantas de diferentes medidas y diseño en función también de la motorización elegida.

A diferencia de la mayoría de compactos y demás cabrios de última generación, el A3 recurre a una capota de lona en lugar de los techos rígidos escamoteables tan de moda en la actualidad. El motivo fundamental es el ahorro de espacio, ya que se puede disponer de un maletero razonable -290 litros- y espacio para las piernas suficiente. Eso sí, la boca de carga del maletero es demasiado pequeña, sobre todo si pretendemos introducir objetos voluminosos. En cambio, los respaldos de los asientos traseros pueden abatirse de forma independiente, ampliando considerablemente la capacidad de carga. La habitabilidad es uno de los puntos fuertes del A3. Aunque sea sólo de cuatro plazas, los pasajeros de las plazas traseras dispondrán de espacio más que suficiente para las piernas y también para la cabeza, ya que con la capota puesta, no molesta en absoluto. La anchura es la cota más reducida, bastante justa pero suficiente para dos ocupantes. El bastidor del A3 ha sido reforzado convenientemente para contrarrestar la ausencia de techo. Para ello se han empleado aceros de alta resistencia en el marco del parabrisas, en los largueros inferiores, en los estribos laterales y en otras tantas zonas hasta completar un 54 por ciento del total de la carrocería. Las suspensiones del A3 Cabrio mantienen la misma geometría que el resto de la gama, con subchasis de aluminio en el tren delantero. Durante los recorridos de pruebas tuvimos la oportunidad de evaluar la puesta a punto del bastidor y, la verdad, nos pareció bastante equilibrado. La dirección es suave y de tacto agradable y permite un guiado correcto. Las suspensiones son cómodas y, excepto si el piso está bacheado que sí se aprecian más vibraciones, el comportamiento no tiene nada que envidiar al del A3 convencional.

Los motores con los que se comercializará el A3 cabrio van a ser cuatro en principio, dos Diesel y dos de gasolina. Todos ellos disponen de turbocompresor y de inyección directa. El modelo de acceso, por debajo de los 30.000 euros, es el 1.9 TDI de 105 CV, una opción interesante para el que busque exclusivamente disfrutar de la carrocería del A3 cabrio y se conforme con unas prestaciones suficientes. El consumo de esta versión es muy escaso. La otra alternativa Diesel es el 2 litros TDI de 140 CV con inyección directa por conducto común. Los kilómetros que recorrimos con esta versión los hicimos con la capota quitada y, desde luego, en absoluto resultaba molesta la sonoridad del cuatro cilindros. Combinado con el cambio de doble embrague opcional S-Tronic, el A3 2.0 TDI es agradable y rápido. En gasolina las opciones son dos por el momento, ya que en un futuro es probable que llegue el 1.4 TSI en versión de 122 ó 140 CV, aunque todavía no está del todo decidido. De momento, el 1.8 TFSI de 160 CV es la alternativa menos potente de gasolina. Este motor de última generación ofrece un excelente equilibrio entre suavidad de funcionamiento, consumos y prestaciones, tal como pudimos comprobar por las carreteras de segundo orden y tramos de autopista del recorrido de pruebas. Para los que quieran todavía más sensaciones con el cielo como techo, nada mejor que el 2.0 TFSI, un propulsor de 200 CV, con un elevado nivel de prestaciones. Aunque de serie adopta un cambio manual de seis relaciones, combinado con el S-Tronic se aprovecha mejor el potencial de este cuatro cilindros. Por último, tanto el equipamiento interior como el de confort están a la altura de las circunstancias, tanto en el acabado Attraction como en el Ambition. Cabe destacar, además de la capota eléctrica, la luz de marcha diurna, los asientos deportivos o los faros bixenón, por citar sólo algunos de ellos. Del A3 Cabrio ya se admiten pedidos. Audi A3 Cabrio 1.8 TFSI Attraction (160 CV), 32.030 euros.
Audi A3 Cabrio 1.8 TFSI Ambition (160 CV), 33.460 euros.
Audi A3 Cabrio 2.0 TFSI Ambition (200 CV), 37.920 euros.
Audi A3 Cabrio 1.9 TDI Attraction (105 CV), 29.840 euros
Audi A3 Cabrio 1.9 TDI Ambition (105 CV), 31.210 euros
Audi A3 Cabrio 2.0 TDI Attraction (140 CV), 32.500 euros (aprox.) Autopista ha comparado el nuevo A3 Cabrio con su rival de BMW, el Serie 1 Cabrio. ¿Quién saldrá ganador? Descúbrelo este martes en tu quiosco. El Audi A3 es un modelo que ha cosechado un éxito notable durante los años que lleva a la venta. Prueba de ello es la segunda generación, que ha servido de plataforma para lanzar la versión descapotable. Y como un descapotable tiene que ser, ante todo, atractivo, los diseñadores Audi han decidido rediseñar algunos elementos de la carrocería del A3 Cabrio respecto al A3 convencional. Los pilotos traseros, por ejemplo, son de leds, más rápidos en su encendido y más duraderos. El A3 Cabrio se ofrece con 15 colores diferentes de carrocería, tres de ellos colores uniformes y los 12 restantes metalizados. Además, la capota se puede pedir en negro, azul o rojo. Para terminar de personalizar el A3 Cabrio existe una larga lista de llantas de diferentes medidas y diseño en función también de la motorización elegida.

A diferencia de la mayoría de compactos y demás cabrios de última generación, el A3 recurre a una capota de lona en lugar de los techos rígidos escamoteables tan de moda en la actualidad. El motivo fundamental es el ahorro de espacio, ya que se puede disponer de un maletero razonable -290 litros- y espacio para las piernas suficiente. Eso sí, la boca de carga del maletero es demasiado pequeña, sobre todo si pretendemos introducir objetos voluminosos. En cambio, los respaldos de los asientos traseros pueden abatirse de forma independiente, ampliando considerablemente la capacidad de carga. La habitabilidad es uno de los puntos fuertes del A3. Aunque sea sólo de cuatro plazas, los pasajeros de las plazas traseras dispondrán de espacio más que suficiente para las piernas y también para la cabeza, ya que con la capota puesta, no molesta en absoluto. La anchura es la cota más reducida, bastante justa pero suficiente para dos ocupantes. El bastidor del A3 ha sido reforzado convenientemente para contrarrestar la ausencia de techo. Para ello se han empleado aceros de alta resistencia en el marco del parabrisas, en los largueros inferiores, en los estribos laterales y en otras tantas zonas hasta completar un 54 por ciento del total de la carrocería. Las suspensiones del A3 Cabrio mantienen la misma geometría que el resto de la gama, con subchasis de aluminio en el tren delantero. Durante los recorridos de pruebas tuvimos la oportunidad de evaluar la puesta a punto del bastidor y, la verdad, nos pareció bastante equilibrado. La dirección es suave y de tacto agradable y permite un guiado correcto. Las suspensiones son cómodas y, excepto si el piso está bacheado que sí se aprecian más vibraciones, el comportamiento no tiene nada que envidiar al del A3 convencional.

Los motores con los que se comercializará el A3 cabrio van a ser cuatro en principio, dos Diesel y dos de gasolina. Todos ellos disponen de turbocompresor y de inyección directa. El modelo de acceso, por debajo de los 30.000 euros, es el 1.9 TDI de 105 CV, una opción interesante para el que busque exclusivamente disfrutar de la carrocería del A3 cabrio y se conforme con unas prestaciones suficientes. El consumo de esta versión es muy escaso. La otra alternativa Diesel es el 2 litros TDI de 140 CV con inyección directa por conducto común. Los kilómetros que recorrimos con esta versión los hicimos con la capota quitada y, desde luego, en absoluto resultaba molesta la sonoridad del cuatro cilindros. Combinado con el cambio de doble embrague opcional S-Tronic, el A3 2.0 TDI es agradable y rápido. En gasolina las opciones son dos por el momento, ya que en un futuro es probable que llegue el 1.4 TSI en versión de 122 ó 140 CV, aunque todavía no está del todo decidido. De momento, el 1.8 TFSI de 160 CV es la alternativa menos potente de gasolina. Este motor de última generación ofrece un excelente equilibrio entre suavidad de funcionamiento, consumos y prestaciones, tal como pudimos comprobar por las carreteras de segundo orden y tramos de autopista del recorrido de pruebas. Para los que quieran todavía más sensaciones con el cielo como techo, nada mejor que el 2.0 TFSI, un propulsor de 200 CV, con un elevado nivel de prestaciones. Aunque de serie adopta un cambio manual de seis relaciones, combinado con el S-Tronic se aprovecha mejor el potencial de este cuatro cilindros. Por último, tanto el equipamiento interior como el de confort están a la altura de las circunstancias, tanto en el acabado Attraction como en el Ambition. Cabe destacar, además de la capota eléctrica, la luz de marcha diurna, los asientos deportivos o los faros bixenón, por citar sólo algunos de ellos. Del A3 Cabrio ya se admiten pedidos. Audi A3 Cabrio 1.8 TFSI Attraction (160 CV), 32.030 euros.
Audi A3 Cabrio 1.8 TFSI Ambition (160 CV), 33.460 euros.
Audi A3 Cabrio 2.0 TFSI Ambition (200 CV), 37.920 euros.
Audi A3 Cabrio 1.9 TDI Attraction (105 CV), 29.840 euros
Audi A3 Cabrio 1.9 TDI Ambition (105 CV), 31.210 euros
Audi A3 Cabrio 2.0 TDI Attraction (140 CV), 32.500 euros (aprox.) Autopista ha comparado el nuevo A3 Cabrio con su rival de BMW, el Serie 1 Cabrio. ¿Quién saldrá ganador? Descúbrelo este martes en tu quiosco. El Audi A3 es un modelo que ha cosechado un éxito notable durante los años que lleva a la venta. Prueba de ello es la segunda generación, que ha servido de plataforma para lanzar la versión descapotable. Y como un descapotable tiene que ser, ante todo, atractivo, los diseñadores Audi han decidido rediseñar algunos elementos de la carrocería del A3 Cabrio respecto al A3 convencional. Los pilotos traseros, por ejemplo, son de leds, más rápidos en su encendido y más duraderos. El A3 Cabrio se ofrece con 15 colores diferentes de carrocería, tres de ellos colores uniformes y los 12 restantes metalizados. Además, la capota se puede pedir en negro, azul o rojo. Para terminar de personalizar el A3 Cabrio existe una larga lista de llantas de diferentes medidas y diseño en función también de la motorización elegida.

A diferencia de la mayoría de compactos y demás cabrios de última generación, el A3 recurre a una capota de lona en lugar de los techos rígidos escamoteables tan de moda en la actualidad. El motivo fundamental es el ahorro de espacio, ya que se puede disponer de un maletero razonable -290 litros- y espacio para las piernas suficiente. Eso sí, la boca de carga del maletero es demasiado pequeña, sobre todo si pretendemos introducir objetos voluminosos. En cambio, los respaldos de los asientos traseros pueden abatirse de forma independiente, ampliando considerablemente la capacidad de carga. La habitabilidad es uno de los puntos fuertes del A3. Aunque sea sólo de cuatro plazas, los pasajeros de las plazas traseras dispondrán de espacio más que suficiente para las piernas y también para la cabeza, ya que con la capota puesta, no molesta en absoluto. La anchura es la cota más reducida, bastante justa pero suficiente para dos ocupantes. El bastidor del A3 ha sido reforzado convenientemente para contrarrestar la ausencia de techo. Para ello se han empleado aceros de alta resistencia en el marco del parabrisas, en los largueros inferiores, en los estribos laterales y en otras tantas zonas hasta completar un 54 por ciento del total de la carrocería. Las suspensiones del A3 Cabrio mantienen la misma geometría que el resto de la gama, con subchasis de aluminio en el tren delantero. Durante los recorridos de pruebas tuvimos la oportunidad de evaluar la puesta a punto del bastidor y, la verdad, nos pareció bastante equilibrado. La dirección es suave y de tacto agradable y permite un guiado correcto. Las suspensiones son cómodas y, excepto si el piso está bacheado que sí se aprecian más vibraciones, el comportamiento no tiene nada que envidiar al del A3 convencional.

Los motores con los que se comercializará el A3 cabrio van a ser cuatro en principio, dos Diesel y dos de gasolina. Todos ellos disponen de turbocompresor y de inyección directa. El modelo de acceso, por debajo de los 30.000 euros, es el 1.9 TDI de 105 CV, una opción interesante para el que busque exclusivamente disfrutar de la carrocería del A3 cabrio y se conforme con unas prestaciones suficientes. El consumo de esta versión es muy escaso. La otra alternativa Diesel es el 2 litros TDI de 140 CV con inyección directa por conducto común. Los kilómetros que recorrimos con esta versión los hicimos con la capota quitada y, desde luego, en absoluto resultaba molesta la sonoridad del cuatro cilindros. Combinado con el cambio de doble embrague opcional S-Tronic, el A3 2.0 TDI es agradable y rápido. En gasolina las opciones son dos por el momento, ya que en un futuro es probable que llegue el 1.4 TSI en versión de 122 ó 140 CV, aunque todavía no está del todo decidido. De momento, el 1.8 TFSI de 160 CV es la alternativa menos potente de gasolina. Este motor de última generación ofrece un excelente equilibrio entre suavidad de funcionamiento, consumos y prestaciones, tal como pudimos comprobar por las carreteras de segundo orden y tramos de autopista del recorrido de pruebas. Para los que quieran todavía más sensaciones con el cielo como techo, nada mejor que el 2.0 TFSI, un propulsor de 200 CV, con un elevado nivel de prestaciones. Aunque de serie adopta un cambio manual de seis relaciones, combinado con el S-Tronic se aprovecha mejor el potencial de este cuatro cilindros. Por último, tanto el equipamiento interior como el de confort están a la altura de las circunstancias, tanto en el acabado Attraction como en el Ambition. Cabe destacar, además de la capota eléctrica, la luz de marcha diurna, los asientos deportivos o los faros bixenón, por citar sólo algunos de ellos. Del A3 Cabrio ya se admiten pedidos. Audi A3 Cabrio 1.8 TFSI Attraction (160 CV), 32.030 euros.
Audi A3 Cabrio 1.8 TFSI Ambition (160 CV), 33.460 euros.
Audi A3 Cabrio 2.0 TFSI Ambition (200 CV), 37.920 euros.
Audi A3 Cabrio 1.9 TDI Attraction (105 CV), 29.840 euros
Audi A3 Cabrio 1.9 TDI Ambition (105 CV), 31.210 euros
Audi A3 Cabrio 2.0 TDI Attraction (140 CV), 32.500 euros (aprox.) Autopista ha comparado el nuevo A3 Cabrio con su rival de BMW, el Serie 1 Cabrio. ¿Quién saldrá ganador? Descúbrelo este martes en tu quiosco. El Audi A3 es un modelo que ha cosechado un éxito notable durante los años que lleva a la venta. Prueba de ello es la segunda generación, que ha servido de plataforma para lanzar la versión descapotable. Y como un descapotable tiene que ser, ante todo, atractivo, los diseñadores Audi han decidido rediseñar algunos elementos de la carrocería del A3 Cabrio respecto al A3 convencional. Los pilotos traseros, por ejemplo, son de leds, más rápidos en su encendido y más duraderos. El A3 Cabrio se ofrece con 15 colores diferentes de carrocería, tres de ellos colores uniformes y los 12 restantes metalizados. Además, la capota se puede pedir en negro, azul o rojo. Para terminar de personalizar el A3 Cabrio existe una larga lista de llantas de diferentes medidas y diseño en función también de la motorización elegida.

A diferencia de la mayoría de compactos y demás cabrios de última generación, el A3 recurre a una capota de lona en lugar de los techos rígidos escamoteables tan de moda en la actualidad. El motivo fundamental es el ahorro de espacio, ya que se puede disponer de un maletero razonable -290 litros- y espacio para las piernas suficiente. Eso sí, la boca de carga del maletero es demasiado pequeña, sobre todo si pretendemos introducir objetos voluminosos. En cambio, los respaldos de los asientos traseros pueden abatirse de forma independiente, ampliando considerablemente la capacidad de carga. La habitabilidad es uno de los puntos fuertes del A3. Aunque sea sólo de cuatro plazas, los pasajeros de las plazas traseras dispondrán de espacio más que suficiente para las piernas y también para la cabeza, ya que con la capota puesta, no molesta en absoluto. La anchura es la cota más reducida, bastante justa pero suficiente para dos ocupantes. El bastidor del A3 ha sido reforzado convenientemente para contrarrestar la ausencia de techo. Para ello se han empleado aceros de alta resistencia en el marco del parabrisas, en los largueros inferiores, en los estribos laterales y en otras tantas zonas hasta completar un 54 por ciento del total de la carrocería. Las suspensiones del A3 Cabrio mantienen la misma geometría que el resto de la gama, con subchasis de aluminio en el tren delantero. Durante los recorridos de pruebas tuvimos la oportunidad de evaluar la puesta a punto del bastidor y, la verdad, nos pareció bastante equilibrado. La dirección es suave y de tacto agradable y permite un guiado correcto. Las suspensiones son cómodas y, excepto si el piso está bacheado que sí se aprecian más vibraciones, el comportamiento no tiene nada que envidiar al del A3 convencional.

Los motores con los que se comercializará el A3 cabrio van a ser cuatro en principio, dos Diesel y dos de gasolina. Todos ellos disponen de turbocompresor y de inyección directa. El modelo de acceso, por debajo de los 30.000 euros, es el 1.9 TDI de 105 CV, una opción interesante para el que busque exclusivamente disfrutar de la carrocería del A3 cabrio y se conforme con unas prestaciones suficientes. El consumo de esta versión es muy escaso. La otra alternativa Diesel es el 2 litros TDI de 140 CV con inyección directa por conducto común. Los kilómetros que recorrimos con esta versión los hicimos con la capota quitada y, desde luego, en absoluto resultaba molesta la sonoridad del cuatro cilindros. Combinado con el cambio de doble embrague opcional S-Tronic, el A3 2.0 TDI es agradable y rápido. En gasolina las opciones son dos por el momento, ya que en un futuro es probable que llegue el 1.4 TSI en versión de 122 ó 140 CV, aunque todavía no está del todo decidido. De momento, el 1.8 TFSI de 160 CV es la alternativa menos potente de gasolina. Este motor de última generación ofrece un excelente equilibrio entre suavidad de funcionamiento, consumos y prestaciones, tal como pudimos comprobar por las carreteras de segundo orden y tramos de autopista del recorrido de pruebas. Para los que quieran todavía más sensaciones con el cielo como techo, nada mejor que el 2.0 TFSI, un propulsor de 200 CV, con un elevado nivel de prestaciones. Aunque de serie adopta un cambio manual de seis relaciones, combinado con el S-Tronic se aprovecha mejor el potencial de este cuatro cilindros. Por último, tanto el equipamiento interior como el de confort están a la altura de las circunstancias, tanto en el acabado Attraction como en el Ambition. Cabe destacar, además de la capota eléctrica, la luz de marcha diurna, los asientos deportivos o los faros bixenón, por citar sólo algunos de ellos. Del A3 Cabrio ya se admiten pedidos. Audi A3 Cabrio 1.8 TFSI Attraction (160 CV), 32.030 euros.
Audi A3 Cabrio 1.8 TFSI Ambition (160 CV), 33.460 euros.
Audi A3 Cabrio 2.0 TFSI Ambition (200 CV), 37.920 euros.
Audi A3 Cabrio 1.9 TDI Attraction (105 CV), 29.840 euros
Audi A3 Cabrio 1.9 TDI Ambition (105 CV), 31.210 euros
Audi A3 Cabrio 2.0 TDI Attraction (140 CV), 32.500 euros (aprox.) Autopista ha comparado el nuevo A3 Cabrio con su rival de BMW, el Serie 1 Cabrio. ¿Quién saldrá ganador? Descúbrelo este martes en tu quiosco.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.