Publicidad

Audi S4 y S4 Avant

El nuevo Audi S4 recurre a un motor 3.0 V6 sobrealimentado por un compresor que rinde 333 CV, dejando de lado el 4.2 V8 atmosférico. En el camino se pierden 11 CV, pero el cambio ha merecido la pena.
-
Audi S4 y S4 Avant
Para empezar el nuevo Audi S4 cuesta 3.900 euros menos que el anterior. Así, el S4 berlina vale 57.400 euros y el S4 Avant, 59.140. Con todo, sigue estando por encima de su rival más directo, el 335i xDrive con motor 6 en línea biturbo de 306 CV.

Galería relacionada

Audi S4 y S4 Avant: detalles

Además, el motor 3.0 V6 TFSI del nuevo Audi S4 aporta algo más de par máximo —3 mkg exactamente— y eso se nota especialmente en la zona baja del cuentavueltas. La marca alemana asegura que ahora el Audi S4 acelera de 0 a 100 km/h en medio segundo menos que el anterior —algo que tendremos que comprobar—, pero lo que sí es seguro es que el consumo del nuevo 3.0 TFSi V6 resulta mucho más contenido que el del anterior 4.2 V8. La marca afirma que el consumo ha bajado nada menos que un 27 por ciento. La altura de la carrocería del Audi S4 es 2 cm menor que la del A4 convencional, lo que afecta al confort de suspensión. Sin embargo, podemos recuperar parte de esa comodidad mediante el Audi Drive Select (380 euros) y la amortiguación pilotada (1.060). Luego, elegimos el modo Comfort y ya tenemos una cómoda berlina. La ventaja del Audi S4 es que puede apostar por un carácter mucho más deportivo pasando al modo Dynamic y completando el conjunto con la dirección dinámica (1.270 euros) que aporta mayor precisión y rapidez de reacciones.

La guinda del pastel es el esperado diferencial activo (995 euros) sobre el eje trasero, que obliga a incluir la dirección dinámica y el Audi Drive Select. Este diferencial activo actúa tanto en aceleración como en retención aprovechando el par de la rueda interior y su principio de funcionamiento –no su sistema- es similar al que ya conocemos de los Mitsubishi Evo, es decir, que puede enviar más par a la rueda exterior —incluso con el embrague pisado— para ayudar a redondear el giro. No se trata, por tanto, de un sistema que se limita a frenar la rueda que patina o limitar la fuerza que llega a ella. El resultado es una notable agilidad con respecto a otros Audi con tracción total Quattro, un paso por curva sorprendentemente rápido y la sensación de que los cambios de apoyo consecutivos son coser y cantar. Además, no funciona igual cuando vamos en modo Comfort, Auto o Dynamic. En el primero, la actuación es claramente conservadora, mientras que en los otros dos la principal diferencia radica en la rapidez de respuesta del sistema para hacer llegar más par a la rueda exterior.

El cambio de serie es manual de seis relaciones con unos desarrollos algo largos. El tacto y los recorridos de la palanca han mejorado con respecto al anterior Audi S4 y es la mejor opción para llevar a cabo una conducción realmente deportiva. Ahora bien, si de verdad pretendes sacarle jugo al motor, al bastidor y al agrado de conducción que puede ofrecer el nuevo S4, conviene elegir el cambio S Tronic (2.210 euros) de siete marchas con levas en el volante. El Audi S4 vendrá en marzo tanto con carrocería berlina como familiar. En el S4 Avant se nota que hay más peso cuando vamos realmente muy próximos al límite. Son 55 kilos, de acuerdo con los datos oficiales, que restan una chispa de agilidad, pero que nadie en su sano juicio percibirá en condiciones normales por carretera. Al interior pocos reproches se le pueden hacer, como se puede esperar en cualquier Audi. Leves detalles en el decorado del salpicadero nos indican que estamos en un Audi S4, como algunas inserciones de aluminio o los asientos deportivos tapizados en Alcántara y cuero negros. Por fuera, destacan como elementos distintivos los retrovisores, los escapes ovalados, las llantas de 18", las pinzas de freno y el difusor. Audi todavía no ha facilitado una lista definitiva de equipamiento, tanto de serie como opcional, pero la base de partida es la de cualquier otro A4. Para empezar el nuevo Audi S4 cuesta 3.900 euros menos que el anterior. Así, el S4 berlina vale 57.400 euros y el S4 Avant, 59.140. Con todo, sigue estando por encima de su rival más directo, el 335i xDrive con motor 6 en línea biturbo de 306 CV. Además, el motor 3.0 V6 TFSI del nuevo Audi S4 aporta algo más de par máximo —3 mkg exactamente— y eso se nota especialmente en la zona baja del cuentavueltas. La marca alemana asegura que ahora el Audi S4 acelera de 0 a 100 km/h en medio segundo menos que el anterior —algo que tendremos que comprobar—, pero lo que sí es seguro es que el consumo del nuevo 3.0 TFSi V6 resulta mucho más contenido que el del anterior 4.2 V8. La marca afirma que el consumo ha bajado nada menos que un 27 por ciento. La altura de la carrocería del Audi S4 es 2 cm menor que la del A4 convencional, lo que afecta al confort de suspensión. Sin embargo, podemos recuperar parte de esa comodidad mediante el Audi Drive Select (380 euros) y la amortiguación pilotada (1.060). Luego, elegimos el modo Comfort y ya tenemos una cómoda berlina. La ventaja del Audi S4 es que puede apostar por un carácter mucho más deportivo pasando al modo Dynamic y completando el conjunto con la dirección dinámica (1.270 euros) que aporta mayor precisión y rapidez de reacciones.

La guinda del pastel es el esperado diferencial activo (995 euros) sobre el eje trasero, que obliga a incluir la dirección dinámica y el Audi Drive Select. Este diferencial activo actúa tanto en aceleración como en retención aprovechando el par de la rueda interior y su principio de funcionamiento –no su sistema- es similar al que ya conocemos de los Mitsubishi Evo, es decir, que puede enviar más par a la rueda exterior —incluso con el embrague pisado— para ayudar a redondear el giro. No se trata, por tanto, de un sistema que se limita a frenar la rueda que patina o limitar la fuerza que llega a ella. El resultado es una notable agilidad con respecto a otros Audi con tracción total Quattro, un paso por curva sorprendentemente rápido y la sensación de que los cambios de apoyo consecutivos son coser y cantar. Además, no funciona igual cuando vamos en modo Comfort, Auto o Dynamic. En el primero, la actuación es claramente conservadora, mientras que en los otros dos la principal diferencia radica en la rapidez de respuesta del sistema para hacer llegar más par a la rueda exterior.

El cambio de serie es manual de seis relaciones con unos desarrollos algo largos. El tacto y los recorridos de la palanca han mejorado con respecto al anterior Audi S4 y es la mejor opción para llevar a cabo una conducción realmente deportiva. Ahora bien, si de verdad pretendes sacarle jugo al motor, al bastidor y al agrado de conducción que puede ofrecer el nuevo S4, conviene elegir el cambio S Tronic (2.210 euros) de siete marchas con levas en el volante. El Audi S4 vendrá en marzo tanto con carrocería berlina como familiar. En el S4 Avant se nota que hay más peso cuando vamos realmente muy próximos al límite. Son 55 kilos, de acuerdo con los datos oficiales, que restan una chispa de agilidad, pero que nadie en su sano juicio percibirá en condiciones normales por carretera. Al interior pocos reproches se le pueden hacer, como se puede esperar en cualquier Audi. Leves detalles en el decorado del salpicadero nos indican que estamos en un Audi S4, como algunas inserciones de aluminio o los asientos deportivos tapizados en Alcántara y cuero negros. Por fuera, destacan como elementos distintivos los retrovisores, los escapes ovalados, las llantas de 18", las pinzas de freno y el difusor. Audi todavía no ha facilitado una lista definitiva de equipamiento, tanto de serie como opcional, pero la base de partida es la de cualquier otro A4. Para empezar el nuevo Audi S4 cuesta 3.900 euros menos que el anterior. Así, el S4 berlina vale 57.400 euros y el S4 Avant, 59.140. Con todo, sigue estando por encima de su rival más directo, el 335i xDrive con motor 6 en línea biturbo de 306 CV. Además, el motor 3.0 V6 TFSI del nuevo Audi S4 aporta algo más de par máximo —3 mkg exactamente— y eso se nota especialmente en la zona baja del cuentavueltas. La marca alemana asegura que ahora el Audi S4 acelera de 0 a 100 km/h en medio segundo menos que el anterior —algo que tendremos que comprobar—, pero lo que sí es seguro es que el consumo del nuevo 3.0 TFSi V6 resulta mucho más contenido que el del anterior 4.2 V8. La marca afirma que el consumo ha bajado nada menos que un 27 por ciento. La altura de la carrocería del Audi S4 es 2 cm menor que la del A4 convencional, lo que afecta al confort de suspensión. Sin embargo, podemos recuperar parte de esa comodidad mediante el Audi Drive Select (380 euros) y la amortiguación pilotada (1.060). Luego, elegimos el modo Comfort y ya tenemos una cómoda berlina. La ventaja del Audi S4 es que puede apostar por un carácter mucho más deportivo pasando al modo Dynamic y completando el conjunto con la dirección dinámica (1.270 euros) que aporta mayor precisión y rapidez de reacciones.

La guinda del pastel es el esperado diferencial activo (995 euros) sobre el eje trasero, que obliga a incluir la dirección dinámica y el Audi Drive Select. Este diferencial activo actúa tanto en aceleración como en retención aprovechando el par de la rueda interior y su principio de funcionamiento –no su sistema- es similar al que ya conocemos de los Mitsubishi Evo, es decir, que puede enviar más par a la rueda exterior —incluso con el embrague pisado— para ayudar a redondear el giro. No se trata, por tanto, de un sistema que se limita a frenar la rueda que patina o limitar la fuerza que llega a ella. El resultado es una notable agilidad con respecto a otros Audi con tracción total Quattro, un paso por curva sorprendentemente rápido y la sensación de que los cambios de apoyo consecutivos son coser y cantar. Además, no funciona igual cuando vamos en modo Comfort, Auto o Dynamic. En el primero, la actuación es claramente conservadora, mientras que en los otros dos la principal diferencia radica en la rapidez de respuesta del sistema para hacer llegar más par a la rueda exterior.

El cambio de serie es manual de seis relaciones con unos desarrollos algo largos. El tacto y los recorridos de la palanca han mejorado con respecto al anterior Audi S4 y es la mejor opción para llevar a cabo una conducción realmente deportiva. Ahora bien, si de verdad pretendes sacarle jugo al motor, al bastidor y al agrado de conducción que puede ofrecer el nuevo S4, conviene elegir el cambio S Tronic (2.210 euros) de siete marchas con levas en el volante. El Audi S4 vendrá en marzo tanto con carrocería berlina como familiar. En el S4 Avant se nota que hay más peso cuando vamos realmente muy próximos al límite. Son 55 kilos, de acuerdo con los datos oficiales, que restan una chispa de agilidad, pero que nadie en su sano juicio percibirá en condiciones normales por carretera. Al interior pocos reproches se le pueden hacer, como se puede esperar en cualquier Audi. Leves detalles en el decorado del salpicadero nos indican que estamos en un Audi S4, como algunas inserciones de aluminio o los asientos deportivos tapizados en Alcántara y cuero negros. Por fuera, destacan como elementos distintivos los retrovisores, los escapes ovalados, las llantas de 18", las pinzas de freno y el difusor. Audi todavía no ha facilitado una lista definitiva de equipamiento, tanto de serie como opcional, pero la base de partida es la de cualquier otro A4. Para empezar el nuevo Audi S4 cuesta 3.900 euros menos que el anterior. Así, el S4 berlina vale 57.400 euros y el S4 Avant, 59.140. Con todo, sigue estando por encima de su rival más directo, el 335i xDrive con motor 6 en línea biturbo de 306 CV. Además, el motor 3.0 V6 TFSI del nuevo Audi S4 aporta algo más de par máximo —3 mkg exactamente— y eso se nota especialmente en la zona baja del cuentavueltas. La marca alemana asegura que ahora el Audi S4 acelera de 0 a 100 km/h en medio segundo menos que el anterior —algo que tendremos que comprobar—, pero lo que sí es seguro es que el consumo del nuevo 3.0 TFSi V6 resulta mucho más contenido que el del anterior 4.2 V8. La marca afirma que el consumo ha bajado nada menos que un 27 por ciento. La altura de la carrocería del Audi S4 es 2 cm menor que la del A4 convencional, lo que afecta al confort de suspensión. Sin embargo, podemos recuperar parte de esa comodidad mediante el Audi Drive Select (380 euros) y la amortiguación pilotada (1.060). Luego, elegimos el modo Comfort y ya tenemos una cómoda berlina. La ventaja del Audi S4 es que puede apostar por un carácter mucho más deportivo pasando al modo Dynamic y completando el conjunto con la dirección dinámica (1.270 euros) que aporta mayor precisión y rapidez de reacciones.

La guinda del pastel es el esperado diferencial activo (995 euros) sobre el eje trasero, que obliga a incluir la dirección dinámica y el Audi Drive Select. Este diferencial activo actúa tanto en aceleración como en retención aprovechando el par de la rueda interior y su principio de funcionamiento –no su sistema- es similar al que ya conocemos de los Mitsubishi Evo, es decir, que puede enviar más par a la rueda exterior —incluso con el embrague pisado— para ayudar a redondear el giro. No se trata, por tanto, de un sistema que se limita a frenar la rueda que patina o limitar la fuerza que llega a ella. El resultado es una notable agilidad con respecto a otros Audi con tracción total Quattro, un paso por curva sorprendentemente rápido y la sensación de que los cambios de apoyo consecutivos son coser y cantar. Además, no funciona igual cuando vamos en modo Comfort, Auto o Dynamic. En el primero, la actuación es claramente conservadora, mientras que en los otros dos la principal diferencia radica en la rapidez de respuesta del sistema para hacer llegar más par a la rueda exterior.

El cambio de serie es manual de seis relaciones con unos desarrollos algo largos. El tacto y los recorridos de la palanca han mejorado con respecto al anterior Audi S4 y es la mejor opción para llevar a cabo una conducción realmente deportiva. Ahora bien, si de verdad pretendes sacarle jugo al motor, al bastidor y al agrado de conducción que puede ofrecer el nuevo S4, conviene elegir el cambio S Tronic (2.210 euros) de siete marchas con levas en el volante. El Audi S4 vendrá en marzo tanto con carrocería berlina como familiar. En el S4 Avant se nota que hay más peso cuando vamos realmente muy próximos al límite. Son 55 kilos, de acuerdo con los datos oficiales, que restan una chispa de agilidad, pero que nadie en su sano juicio percibirá en condiciones normales por carretera. Al interior pocos reproches se le pueden hacer, como se puede esperar en cualquier Audi. Leves detalles en el decorado del salpicadero nos indican que estamos en un Audi S4, como algunas inserciones de aluminio o los asientos deportivos tapizados en Alcántara y cuero negros. Por fuera, destacan como elementos distintivos los retrovisores, los escapes ovalados, las llantas de 18", las pinzas de freno y el difusor. Audi todavía no ha facilitado una lista definitiva de equipamiento, tanto de serie como opcional, pero la base de partida es la de cualquier otro A4.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.