Publicidad

Audi RS3

La fórmula más deportiva y sofisticada de Audi llega finalmente al A3. Únicamente sobre la variante Sportback, el Audi RS3 propone la deportividad más salvaje y refinada entre los compactos.
-
Audi RS3

Finalmente ya está aquí. Y qué cosas. Ha sido ver el nuevo Audi RS3 Sportback y nos hemos trasladado consciente e inconscientemente a dos décadas atrás, cuando Audi presentó a finales de 1993 su primer RS. Aquél espectacular y atípico RS2 desarrollado a partir de un 80 Avant proponía sobre una carrocería familiar un atípico deportivo de comportamiento y prestaciones salvajes. Hoy su equivalente sería un futuro RS4 Avant, pero por otro icono Audi, su motor de 5 cilindros en línea que se recupera para la ocasión, hemos sentido que este RS3 es el mejor homenaje al primer RS de esta excitante saga.

No es sólo motor, pero el nuevo RS3 es ante todo eso. Tomado del TT RS, el 2.5 TFSi es el principal baluarte de esta versión, no sólo por su extraordinaria potencia de 340 CV, también por el valor añadido de sensaciones y acústica que transmite el giro «arrítmico» de sus cinco cilindros. Nos embauca a nosotros, pero tiene gracia que también a Miguel Molina, piloto oficial de Audi en el DTM alemán, que nos acompaña, o mejor dicho acompañamos, en esta primera toma de contacto internacional con el RS3.

Molina sabe muy bien cómo ruge el V8 4.0 de 450 CV de su A4 del DTM, pero el primer mensaje que le transmite el RS3 «me gusta muchísimo su sonido» es su divina huella sonora. Al margen del intervalo y secuencia de explosiones impares de sus cinco cilindros, en el sistema de escape tiene intercalada una mariposa que modifica el recorrido del conducto de salida para «orquestar» a voluntad los gases de escape

Galería relacionada

Audi RS3

A esta música se le une una respuesta de acelerador rapidísima y potentísima. La sobrealimentación del motor resulta patente desde el mismo inicio de la marcha, por la consistente respuesta desde la zona más baja del cuentarrevoluciones. Hay mucha potencia, pero también el par resulta exuberante; hablamos de casi 46 mkg que están disponibles a sólo ¡1.600 rpm! y los mantiene hasta 5.300.

Por si las fotos no son lo suficientemente delatadoras, la presentación del RS3 la realizamos en un escenario a la altura de su ego. Circulamos por un atascado Mónaco con una «usabilidad» de su motor impecable. Suave, agradable... envidiable, también por una imagen que no desentona entre Ferrari, Lamborghini o Porsche, porque, aunque es cierto que menos personalizado que otro RS abombados y ensanchados, su carrocería «familiar» deja adivinar que mecánicamente esconde algo muy serio.

Asociado indisolublemente al cambio de doble embrague S Tronic de 7 velocidades, a medio régimen se desata un empuje demoledor. Ahora ya estamos fuera de Mónaco. Subimos el Col de Brouis, viviendo el rallie de Montecarlo. Entre infinitas horquillas y pseudos rectas, estirar hasta las 7.500 rpm sus primeras marchas nos lleva a tocar la radicalidad, por la virulencia con que súbitamente responde. El propio Molina se sorprende por la «pegada» del motor y por la inmediatez del S Tronic. «Me impresiona cómo acelera en marchas cortas, su reactividad, su instantaneidad», nos comenta. Desconoce el principio de funcionamiento de un cambio de doble embrague que inserta la siguiente marcha y aguarda a un cruce de embragues para enclavarla cuando toque o decidamos y, tras explicárselo, entiende mejor porqué es tan rápido cambiando a altas revoluciones en plena aceleración. En esas situaciones, incluso lo compara, salvando las distancias, con su A4 DTM, pero «es increíblemente mejor que el Tiptronic de mi A5 Sportback 3.2 V6, también por las levas en el volante, como en mi DTM».

El motor siempre está presente en la ascensión del Col de Brouis, pero aquí su bastidor es el protagonista. Como no puede ser de otra manera, una transmisión integral es parte y alma del proyecto RS. Llueve en Francia y el asfalto húmedo se convierte en una trampa que el RS3 gestiona sin inmutarse. Molina es hombre de circuito, pero nos advierte que ha hecho de coche «0» en el rallie de Cataluña de clásicos con un Audi TT RS... y se «emociona». La ascensión inicialmente turística pasa a convertirse en una subida profesional. Que a «ritmo de Molina» el RS3 no amague una mínima pérdida de motricidad nos puede dar una idea de su efectividad. «Lo siento duro, muy deportivo y me da mucha confianza para rodar muy rápido», no comenta Molina mientras enlazamos curvas con una sencillez absoluta. La configuración de trenes rodantes del RS3 con mayor medida de neumático delante (235/35 R19) que detrás (225/35 R19) favorece la entrada en curva del tren delantero, como ayuda también al tren trasero, haciendo olvidar la clara tendencia subviradora de los quattro de generaciones anteriores. Resulta muy neutro de reacciones, muy directo de guiado; muy solvente de motor y cambio que nos lleva a sentir un vehículo soberbio en trazados de pilotaje.

Toca descender. Los frenos están a la altura de las exigencias. Y eso en un coche de calle pocas veces lo parece. Tacto, potencia y resistencia se mantienen aun cuando el RS3 empieza a dejar escapar cierto olor y ruidos que delatan el trabajo al que ha sido sometido. Todo acaba y le pedimos a Molina que nos diga qué es lo que más y menos le ha gustado del RS3. Motor y cambio se llevan sus mejores recuerdos. Y un volante muy grande, el peor. De todas formas, sólo ve extrapolable a su A4 DTM los cerquillos metálicos de los aireadores «diría que son los mismos» y el logotipo de los 4 aros del volante. Pero no es demérito del RS3. Molina y su A4 DTM están a otro nivel

Motor 5 cilindros
Cilindrada 2.480 cm3
Alimentación Inyección directa y Turbo
Potencia máxima 340 CV entre 5.400 y 6.500 rpm
Par máximo 45,9 mkg entre 1.600 y 5.300 rpm
Tracción Integral tipo Haldex
Cambio S Tronic de 7 velocidades
Largo x ancho x alto 430 x 179 x 140 cm
Peso 1.575 kg
Coeficiente aerodinámico 0,36 Cx
Velocidad máxima 250 km/h (autolimitada)
Acel. 0 a 100 km/h 4,6 seg.
Consumo urbano 13,1 l/100 km
Consumo extraurbano 6,8 l/100 km
Consumo mixto 9,1 l/100 km
CO2 158 g/km
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.