Publicidad

Audi R8 Spyder

Audi se ha propuesto desafiar la barrera del sonido. Su espectacular deportivo biplaza R8 y el sinfónico motor central V10 de 525 CV, proveniente de Lamborghini, destapan el tarro de las esencias. Llega ya la variante Spyder, ahora con capota de lona de apertura electrohidráulica para situarle, sin duda, como uno de los automóviles más fascinantes del planeta. Por si ya no lo era.
-
Audi R8 Spyder

Con el R8 coupé V8, Audi ya apuntó a la élite de súper deportivos. Se trataba de un biplaza con motor central y tracción integral… espectacular. Posteriormente, el estreno del motor V10 de 525 CV le metió en el club de lleno. En ese que Ferrari sigue dominando. Sin embargo, ahora con el nuevo Audi R8 Spyder da un paso. No hay nada igual… a excepción claro del Lamborghini Gallardo. Modelo también perteneciente al grupo VW, y con el que comparte, además de motor, numerosos componentes.

 

Y es que, ahora, el impresionante Porsche Boxster Spyder y su motor central Boxer queda ya corto. También incluso el Ferrari F430 Spider, “sólo” con motor V8 y propulsión trasera. El maravilloso mundo de los biplaza descapotables con motor central cuenta ya con este Audi R8 Spyder V10. Dentro de un año puede que estrene versión inferior V8.

 

Ancho, muy musculoso y con muy bajo centro de gravedad, visualmente queda claro que es todo un R8, ahora con techo de lona (como todos los Audi descapotables) electrohidráulico con piezas en material compuesto de fibra de carbono. Ni techo rígido, ni tapa manual,  se abre y se cierra por botón, en sólo 19 segundos y hasta una velocidad de 50 km/h.

 

Estructuralmente, patente que también es un R8. De hecho, con el coupé comparte un 70 por ciento de piezas y una carrocería de aluminio, y también con marcos de magnesio, fabricada con el método de construcción ligera ASF de Audi. Claro que, aquí, la marca ha aplicado importantes refuerzos para mejorar su rigidez, con perfiles adicionales, travesaños y revestimientos de aluminio en taloneras, puertas, túnel central, suelo o montantes. Pesa así casi 100 kg más que el coupé (1.720 kg totales), pero también asegura una fantástica aerodinámica con bajos completamente carenados, difusor o spoiler trasero. Tiene un Cx de 0,37.

 

Eso en cuanto a diferencia entre variantes, también ahora sin la cubierta transparente que en el coupé permite ver desde fuera el motor: ahora, por encima de él, se encuentra el compartimento donde se aloja la capota cuando está abierta. También incluye de serie luneta trasera de cristal calefactable y deflector de viento. Porque, referente a comportamiento y sensaciones, no sólo es que no decrezcan… es que se multiplican.

 

De hecho, el mismo motor V10 atmosférico de inyección directa, 5,2 litros de cilindrada y lubricación por cárter seco (derivado de Lamborghini y de la GT3) ahora se escucha como música celestial. Créannos, al aire libre se amplifica su grandeza. ¡Atronador cómo sube de régimen!

Galería relacionada

Audi R8 Spyder, el contacto

El Audi R8 Spyder entrega unos brutales 54,1 mkg de par máximo a 6.500 rpm, una descomunal potencia de 525 CV a 8.000 y la posibilidad de alcanzar las ¡8.700 rpm de corte! Una montaña rusa de emociones.

Aceleración en cualquier régimen y a cualquier marcha (hay dos opciones, un cambio manual o un robotizado R tronic con levas en el volante, ambos de 6 relaciones), poderío visual, emoción descapotable… y, nuevamente, facilidad de conducción. Con un reparto de pesos 43/57 entre ejes, llega nuevamente de serie con tracción integral quattro de reparto variable por embrague viscoso. Eso sí, con su distribución de par en versión deportiva: habitualmente, reparte un 15/85 delante y detrás, aunque puede llegar a enviar hasta un 30 por ciento delante. También cuenta con diferencial trasero de bloqueo mecánico (25% en aceleración, 40% en retención). Una gozada cómo tracciona tanto torrente de potencia y lo preciso y ágil que se muestra a los mandos.

 

El confort de este espectacular Audi R8 Spyder V10 lo pone, de nuevo, la amortiguación adaptativa Magnetic Ride, mientras que la capacidad de frenada se encomienda a discos ventilados y perforados (de 365 mm de diámetro y pinzas de 8 pistones delante, y 356 mm y pinzas de cuatro pistones detrás), aunque en opción puede optarse por unos inagotables cerámicos. Las ruedas, 235/35 delante y 295/30 detrás, siempre de serie con llantas de 19 pulgadas.

 

Del interior, poco que objetar. Mismo cockpit deportivo integrador y misma gran calidad percibida que en el coupé, ahora con nuevos cajones de almacenamiento entre asientos y multitud de detalles exclusivos. Como nuevos micrófonos en cinturones para comunicarnos Bluetooth descapotados, arcos antivuelco, equipo de sonido Bang&Olufsen o acabado en cuero con una especial pigmentación que reduce hasta 20º su calentamiento.

Tan impresionante como el Audi R8 Spyder es su precio: 175.100 euros en versión manual, y 183.220 euros con transmisión R tronic. Ya está a la venta.
Motor/Cilindrada V10/5.204 cm3. Inyección directa.
Potencia 525 CV a 8.000 rpm
Par 54,1 mkg a 6.500 rpm
Largo x ancho x alto 4.434 x 1.904 x 1.244 mm
Batalla / Vías 2.650/1.638 y 15.95 mm
Maletero 100 litros
Velocidad máxima 313 km/h
0-100 km/h 4,1 segundos
Consumo urbano/extraurbano/mixto 22,7/10,4/14,9 l/100 km
Emisiones CO2 356 g/km
Peso oficial 1.720 kg

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.