Publicidad

Audi Q3, la segunda etapa del coche

Nuevas mecánicas, estética retocada y tecnología más actual. Estos son los tres pilares sobre los que se basa la nueva oferta del Audi Q3 para plantar cara al Mercedes GLA, que ha puesto el listón muy alto en el segmento de los todocamino premium, y de la que podremos disfrutar a partir del próximo mes de febrero.
Francisco Morillo. -
Audi Q3, la segunda etapa del coche

Como viene siendo habitual en todos los modelos, la segunda mitad de su vida comercial implica un conjunto de medidas de revitalización para dotar de un empujón a sus posibilidades de competencia en un mercado que evoluciona tan rápido como que, en un par de años, un líder puede quedarse rezagado al medio del pelotón. Este momento le ha llegado al Audi Q3 y la marca alemana ha sobrepasado la típica acción estética que actualice sus formas, alimentando el apartado mecánico y la dotación electrónica de seguridad.

Audi Q3De entrada, lo más a la vista es la nueva definición estética de su frontal. Las líneas horizontales marcan sus nuevas formas en el frontal y zaga, proporcionando empaque y realce de la gran parrilla, que aumenta su tamaño hasta extenderse casi hasta los propios grupos ópticos. Éstos incluyen, ahora, los faros antiniebla que, desde una posición superior, aumentan su eficacia. También es novedad la posibilidad de incluir la tecnología de iluminación por led, aunque como pago aparte, pues de serie se incluye el xenón plus. En la zaga, destacan los intermitentes por puntos luminosos led, también opcionales,  que se encienden de forma sucesiva por bloques, siempre en la dirección que pretende tomar el conductor, para acelerar la toma de conciencia de los usuarios que lo rodean. También la luz de freno es adaptativa,  con impulsos intermitentes,  advirtiendo a los conductores que circulan detrás ante fuertes frenadas. El interior del  habitáculo recibe retoques de detalle, con nuevas inserciones cromadas y tapizados hasta en seis colores, en variadas calidades de tela, cuero Milano, napa fina y napa perla, en combinación con Alcantara o tela. En fin, un casi infinito conjunto de combinaciones.

Más eficientes y potentes

Como las normativas y el entorno obligan, Audi ha mejorado la oferta mecánica en aspectos tan sentibles como el consumo y, como consecuencia, las emisiones. De esta manera, la oferta básica arranca con una versión ultra —como sabéis, así se denominan las de mayor orientación ecológica de la marca— asociada al motor 1.4 TFSI de 150 CV COD. Este apellido indica que, en determinadas condiciones, el motor está habilitado para desconectar dos de sus cuatro cilindros, evitando así un gasto de gasolina innecesario. Gracias a este sistema, la marca logra homologar un consumo medio de 5,5 l/100 km en la versión con cambio manual de seis relaciones y neumáticos de baja resistencia a la rodadura montados en llantas de 17 pulgadas. Con el cambio automático S tronic, también del mismo número de marchas, la cifra se incrementa en tres décimas de litro. Las cifras son interesantes, sobre todo, teniendo en cuenta que esta versión acelera desde parado hasta los 100 km/h en 8,9 segundos y puede alcanzar, donde la legislación lo permita, los 204 km/h. Para los interesados, como hemos podido conducirlo, hay que reseñar que este sistema funciona perfectamente,  pues el conductor no siente, en absoluto, las fases de conexión o desconexión de los cilindros. Cierto es que, en la versión con tracción sólo a las ruedas delanteras, se pueden detectar algunas pérdidas de tracción cuando el asfalto no está seco y, en carretera, no demuestra la mejor de las respuestas en las marchas largas, cuyos desarrollos se han alargado para lograr las buenas cifras de consumo.

Audi Q3El segundo escalón mecánico de gasolina es el 2.0 TFSI con 180 CV de potencia, equipado con dos sistemas de inyección —directa e indirecta, en función del régimen de giro del motor— así como la alzada variable de las válvulas de escape y una gestión térmica especialmente eficiente. Destaca en él una entrega de la fuerza —par motor, vamos— máxima entre 1.400 y 3.900 rpm, por lo que no es necesario llevar la aguja del cuentarrevoluciones muy a su final para encontrar una poderosa respuesta. Ésta ya es de primer nivel, con un 0-100 km/h realizados en 7,6 segundos en la versión con tracción integral quattro. Su consumo medio arranca desde los 6,5 l/100 km, curiosamente en la variante de tracción total y cambio automático de doble embrague S tronic. Su capacidad velocística ya entra en el estrato exigente, al poder leerse en su velocímetro los 230 km/h. Pero si esto aún parece escaso, Audi te ofrece, aunque no está prevista su comercialización en nuestro mercado, una versión 2.0 TFSI con 220 CV que, todavía, mejora puntualmente estas cifras sin acentuar las de consumo.

Hasta la última gota

Esto es lo que se ha pretendido, junto con una brillante respuesta, al estructurar la gama movida por motores turbodiésel. En principio, sólo dos representantes están previstos, ambos en la cilindrada 2.0 TDI, escalonados en 150 y 184 CV. En ambos casos pueden asociarse a cajas de cambio manuales de seis relaciones y automáticas de doble embrague S tronic, de siete. En el primer caso, el consumo medio es estabiliza en 4,9 l/100 km en la versión con cambio manual y, en el segundo, en 5,0 l/100 km. La aceleración tipo en ambos casos va desde 9,3 hasta 7,9 segundos, respectivamente. Y en cuanto a sus máximas velocidades, se establecen en 204 y 219 km/h.

Audi Q3Afortunadamente, hemos sido protagonistas de la conducción de hasta cuatro variantes diferentes del nuevo Q3 —incluido el RS Q3, del que más adelante comentaremos algo—y tras bajar y subir de unos a otros, la primera constatación es la diferencia de refinamiento en el funcionamiento mecánico. Acostumbrados, como estamos, a un uso mayoritario de modelo con motor de gasóleo, nos ha chocado que en una marca tan refinada como Audi, se sienta tan distinta la oferta de suavidad y aislamiento entre unos motores y otros. Las dos opciones TDI dejan su impronta en nuestros sentidos nada más ponerlos en acción, repercutiendo sobremanera en la percepción de calidad percibida, por más que su respuesta sea tan adecuada como siempre, desde que la impronta TDI marcó el devenir de una tecnología.

Otra de las curiosidades que hemos notado, al cambiar de manera inmediata a su volante hasta cuatro unidades diferentes de Q3, es la escasa regulación en altura del  volante, que no facilita la consecución de una posición de conducción propia, al menos a los que nos gusta conducir con el volante relativamente bajo. Lo curioso del caso es que, esa posición específica, se logra alcanzar más fácilmente en aquéllas unidades con asientos opcionales regulados eléctricamente que en los de manejo manual.

RS Q3, la cima

Audi RS Q3Como suele ser habitual, la versión equipada con la tecnología más extrema es aquélla que te deja mejor sabor de boca. El RS Q3 ahora —bueno, en marzo de 2015, cuando esté disponible— esconde bajo su capó un motor potenciado hasta los 340 CV, con un incremento de 30 CV sobre la versión anterior. Su par máximo también se incrementa en más de 3 mkg, con lo que se dispone de una más poderosa respuesta a todos los regímenes de giro. Sin embargo, su consumo medio homologado, de 8,4 l/100 km, supone una reducción de medio litro sobre la versión ya destinada a la extinción. La aceleración, desde parado hasta los 100 km/h, la consigue, ahora, en sólo 4,8 segundos. Esta cifra, por sí sola, ya acelera el ritmo cardíaco del conductor pero, por si fuera poco, la marca se ha encargado de complementarlo con mensajes  auditivos, en forma silbidos en la aceleración y un bonito 'petardeo' del escape, en retención, asimilando su marca sonora a modelos de competición además del automático 'punta/tacón', que acelera el motor al insertar una marcha más baja, para evitar el exceso de freno motor, inoportuno, durante una fase de frenada prolongada.

Tratar de transmitir las sensaciones que se generan al conducir una máquina de este potencial y, además, en lugares sin restricciones de velocidad, como ha sido el caso, en plena Alemania, puede generarnos problemas, no sólo por lo inhabitual de lo que se escribe sino porque puedes parecer un incitador al incumplimiento de la legislación actual en nuestro país. Pero la verdad es que, volver a conducir a 230 km/h, sin ningún tipo de recelos ni miedos a caer en lugares donde no existe libertad de movimientos, es toda una experiencia satisfactoria. Llevando la contraria a todos los telediarios, encargados de acentuar la represión psicológica que se vive en casi toda la civilización occidental sobre el tema de la velocidad, hemos superado —de forma legal, allí—, con todos los Q3 que lo podían hacer, los 200 km/h, en vías abiertas al tráfico y ¡no hemos generado, ni experimentado, ni una situación de peligro! Tampoco las autoridades germanas han realizado una inversión tan poco explicable como la «millonada» que suponen los helicópteros dotados de radar que, increíblemente, no evitan accidente alguno, pues su actuación la realizan tan alejada del lugar de la infracción que los conductores no los perciben y, por tanto, tampoco modifican su conducta. Pero, en fin, este es otro tema.

El caso es que el RS Q3 es un vehículo que, como es habitual en los Audi deportivos, equilibra casi a la perfección las prestaciones elevadas con el confort y la seguridad —dispone de tracción total—, pues la suspensión no es inadecuadamente dura ni los pasajeros echan de menos mejor sujeción en sus asientos, ni siquiera su nivel sonoro es mínimamente molesto.

Asistencia a la conducción

Como no podía ser de otra forma al realizarse la actualización del Q3, en esta nueva entrega el comprador del Q3 disfruta de distintas asistencias para controlar situaciones de riesgo. Así, la frenada de emergencia en ciudad viene en todos los equipamientos de serie y, con carácter opcional, puede incluirse el sistema de asistencia al cambio de carril, que avisa de la cercanía de otro vehículo. También se disfruta del sistema de mantenimiento de carril que, mediante cámaras de vídeo, ayuda al conductor con ligeros toques en la dirección a regresar a su carril si, por distracción, se acerca al adyacente. Como complemento interesante, se incluye el reconocimiento de señales, con el que el conductor puede conocer el último límite de velocidad por el que ha pasado mediante un aviso en el tablero de instrumentos.

Para los amantes del infoentretenimiento, el Q3 dispone ya de conexión con Internet. Los acompañantes pueden utilizar sus teléfonos móviles y tabletas, acceder al correo electrónico, utilizar los servicios personalizados, como la radio web Audi music stream, la información de tráfico Audi online y la navegación con imágenes de Google Earth y Google Street View.

Precios (€)

Q3 1.4 TFSI 150: 30.380
Q3 1.4 TFSI 150 S tronic: 32.610
Q3 2.0 TFSI 180 quattro S tronic: 40.020
Q3 2.0 TDI 150: 31.790
Q3 2.0 TDI 150 quattro: 34.530
Q3 2.0 TDI 150 quattro S tronic: 36.760
Q3 2.0 TDI 184 quattro: 36.980
Q3 2.0 TDI 184 quattro S tronic: 39.210
RS Q3: 63.800 (aprox.)

Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.