Publicidad

Audi A6

Mezcla de A7 y A8, llega la nueva generación del A6. A la vista está su inspiración en la imagen de sus hermanos mayores, de los que también toma su misma tecnología de vanguardia. Además, será la primera berlina híbrida de Audi.
-
Audi A6
Se presentó el Clase E en el mercado, fuimos a la presentación, lo condujimos y… ¡menudo cochazo! Poco tiempo después, BMW nos invitó a conducir su Serie 5 y… ¡Menudo cochazo! Ahora, acabamos de bajarnos del Audi A6 y se pueden imaginar nuestra sensación ¡Menudo cochazo! ¿Acaso estos alemanes no saben hacer coches malos? Está claro que, al menos en lo que a estas berlinas se refiere, no. Los tres son el continuo Madrid-Barça de la industria del motor alemana; hablamos de un segmento y una clase de vehículo en el que cada marca pone un esfuerzo extra, y se nota. No es una cuestión de la alta carga tecnológica que los tres tienen, sino de su comportamiento o de su imagen, muy importantes para obtener la marcada personalidad característica de cada uno.

Galería relacionada

Conducimos el nuevo Audi A6

En el caso particular del A6 también hay tecnología a raudales, de la que se siente y de la que no se ve. Una parte está pensada para hacer la vida a bordo más fácil y otra, quizá más abundante todavía, para crear un vehículo más seguro y eficiente que antes. Es la moda y bienvenida sea. Sus rivales ya apostaron por esto y ahora es su turno. Dimensiones aparte, en el nuevo Audi A6 no encontraremos nada que nos suene a desconocido o revolucionario. Su presentación es continuista con las últimas creaciones de la casa; le podríamos quitar los cuatro aros de la calandra y nadie, ni siquiera el menos puesto en la materia, dudaría de a qué marca pertenece, pudiendo, en determinadas vistas, llegar a confundir sobre si es un A7, un A8 y hasta un A4. Así y todo, impresiona verlo y, sobre todo, disfrutarlo. Eso sí, frente a sus hermanos de marca estrena la evolución de algunos motores, hay más sistemas que buscan la eficiencia y será la primera berlina de la casa que se comercialice también en versión híbrida —antes se estrenará el Q5—, pero en el fondo, el A6 es un conjunto de todo lo bueno que ya estrenaron el pasado año los A7 y A8. Antes de que acabe el año el nuevo A6 tendrá versión híbrida, después de que lo haga el Q5. Utilizará la misma cadena mecánica del SUV, pero sin la tracción total: una combinación del bloque 2.0 TFSI de 211 CV y un motor eléctrico de 45 CV. Las baterías serán de iones de litio de 1,3 kWh de energía nominal que rendirán 39 KW. El A6 Hibrido podrá circular totalmente en eléctrico hasta los 100 km/h y, a una velocidad constante de 60 km/h, promete una autonomía de 3 km en modo eléctrico. La mezcla de sus motores dan una potencia equivalente a 245 CV, con un par motor de 49 mkg. Su velocidad máxima es de 238 km/h, con un 0 a 100 km/h de 7,3 s. Anuncia un gasto medio de 6,2 l/100 km y 142 g/km de emisiones. Con respecto al anterior, el séptimo A6 —contando las tres primeras bajo denominación 100— acorta su longitud en 12 mm, aumenta su anchura en 19 mm -15 mm más de vías- y dispone de una batalla 71 mm más larga. Se consigue así un espacio interior más amplio, y eso que ya era un punto fuerte en el anterior. Está fabricado en acero con diferentes resistencias, combinado con poco más del 20 por ciento de aluminio, como el A7. El travesaño del vano motor y los anclajes de los paragolpes son perfiles de aluminio, las torretas de la suspensión delantera son de fundición de este material y el soporte del tablero y bandeja trasera, la pared divisoria del maletero, las aletas, puertas y capós son de chapa, también de aluminio. Nos hablan de una reducción de 30 kg con respecto al anterior que, según versiones, puede llegar a los 60 kilos.

El chasis está más cercano al del A7, con el que lo comparte prácticamente todo, aunque aseguran establecer un reglaje final ligeramente menos dinámico. Nosotros no apreciamos la diferencia. Lleva suspensión independiente, realizada con numerosas piezas en aluminio y con la posibilidad de elegir entre el muelle convencional o un elemento neumático. También aporta la nueva dirección electromecánica variable, de excelente tacto y precisión, y más adelante incluirá la dirección dinámica. Adopta el recién creado diferencial de corona para las versiones quattro y dispone en opción de un diferencial autoblocante trasero de regulación electrónica. Diseño aparte, en su exterior todo es nuevo. Nos llama la atención su bajo Cx, que con 0,26 se sitúa entre los mejores -lleva carenado los bajos-. También destaca su diseño de faros, en los que la tecnología LED se ha hecho más fuerte que en otras marcas. Así, además de las luces de día, dispone de LED para los faros principales en opción -3.400 euros-, caros, pero que dan una superior calidad de iluminación. Si por fuera es un Audi, por dentro esta sensación se multiplica. El diseño de la consola o la combinación de colores resulta atractiva aunque, como siempre ocurre con los alemanes, habría que ver si varía mucho con respecto a una versión básica. Lo que no ha de cambiar son los ajustes, la calidad de materiales o la ergonomía, impecables. Entre sus acabados cuenta con uno que imita a la madera de teka de un barco y que le da un toque aun más exclusivo. No falta el mando MMI, que ahora cuenta con muchas más funciones, ni las conexiones por wifi.

Todos los propulsores de la gama, y los que vendrán, cuentan con sistema de arranque/parada y recuperación de energía cinética y presumen de haber reducido emisiones y consumos con respecto a los que sustituyen. De momento, cuenta en su gama de gasolina con el 2.8 de 204 CV y el 3.0 TFSI de 300 CV, aunque en marzo completará con el 2.0 TFSI de 211 CV y a final de año con el híbrido. En Diesel comienza por el 2.0 TDI, al que le han modificado la gestión electrónica y acoplado un turbo de mayor tamaño para rendir 177 CV, que resultan más que suficientes para mover al A6 con mucha más soltura de lo que en principio se espera. Por encima, el 3.0 TDI en sus dos versiones de 204 y 245 caballos. Cuenta con cajas de cambio manuales, más el multitronic de 8 preselecciones de marcha y el automatizado de doble embrague S Tronic de 7 marchas. El nuevo A6 está a un nivel realmente alto. Conducir más de 20 km sin pisar el freno -el control de distancia opcional frena el coche hasta pararlo- y con apenas un par de correcciones a la dirección -con el Lane Assist activado-, mientras el navegador nos muestras las imágenes del Google Earth, los asientos nos dan un masaje y el nuevo modo Efficiency del Drive Select adapta la gestión electrónica del motor para consumir/contaminar menos en función de la información de la ruta elegida -tiene en cuenta hasta las cuestas-, es algo fuera de lo común y a lo que «mola» acostumbrarse. Dinámicamente se comporta de maravilla. Como pasa en sus rivales de BMW o Mercedes, los defectos son más una cuestión de gustos personales de cada conductor que de fallos del propio coche. Ahora lo difícil es elegir uno.
Te recomendamos

Ya quedan menos de dos semanas para que AutoRacing Madrid abra sus puertas. Atentos a...

El día 30 de junio te esperamos en Ávila para recorrer 700 km con tu moto, siguiendo ...

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.