Publicidad

Audi A5 y S5

Audi regresa al segmento de los coupés después de once años y lo hace con un producto muy atractivo y refinado, típicamente Audi, que ofrece unos niveles de comodidad y dinamismo extraordinarios. Estará a la venta en el mes de junio con potentes motores de gasolina y Diesel a partir de 44.800 euros.
-
Audi A5 y S5
Ver vídeosVer vídeo

Galería relacionada

AudiA5yS5

Ver vídeosVer vídeo
La marca de los cuatro aros no para de lanzar modelos y, al parecer, esa será la tónica que seguirá durante los próximos meses: nuevo A4, Q7 con motor TDI V8, restyling del A8, Q3, Q5, RS5, futuro Cabrio, además de otros productos inscritos en nuevos nichos de mercado. Según anuncian los responsables de la marca, hasta 20 nuevos modelos en un futuro a corto plazo (contando como modelos diferentes las gamas S y RS). Ahora llega un nuevo coupé que pretende poner freno a modelos de renombre en el mercado, como el Mercedes CLK, o el BMW Serie 3 Coupé y, para ello, nada mejor que hacerlo con un coupé moderno, con un tamaño a medio camino entre un A4 y un A6, de atractiva estampa, cargado de tecnología, bien equipado y estructurado sobre una amplia gama de versiones con motorizaciones Diesel y gasolina, sistemas de tracción delantera o total y transmisiones manuales o automáticas. La carrocería del nuevo modelo llama la atención por los cuatro costados. No cabe duda de que se trata de un producto típicamente Audi, con una parrilla delantera predominante, muy similar a la estrenada en el TT de nueva generación, unos grupos ópticos llamativos, sofisticados y diferentes a lo que acostumbraba la marca y unas proporciones determinadas por su carrocería ancha y plana, fruto de los lápices de Walter de Silva, ex diseñador de marcas como Seat o Alfa Romeo. Los laterales del coche marcan unas líneas suaves y fluidas que dan paso a una zaga llamativa y elegante, atractiva y compacta, con una luna muy tendida. Visto desde cualquier ángulo se aprecia su aspecto fornido, potente y atractivo y se reconoce claramente como producto de la marca de los cuatro aros. En Audi saben que el diseño es el motivo más importante de compra-más si cabe en este segmento- y no han dudado en poner todos los recursos necesarios para que el producto salga lo más redondo posible. La verdad es que lo han conseguido, aunque una mayor cota de altura en las plazas posteriores hubiera permitido una utilización mucho más cómoda y racional, ya que éstas, aunque gozan de buen espacio en cota de anchura y razonable longitud para las piernas, no permiten que ocupantes de más de 1,70 metros viajen cómodos en ellas, pues es muy fácil rozar con la cabeza en el techo. Es una de las servidumbres del diseño que han tenido que pagar para respetar unas proporciones atléticas impresionantes en este modelo que la marca denomina como “Gran Turismo”.

En términos generales es lo que esperábamos del A5, tanto en lo referente a carrocería como a su interior. Es muy Audi. Rematado con mucho gusto e impecablemente realizado, ofrece multitud de opciones de personalización del modelo, desde asientos con diferentes tapicerías de tela, cuero o Alcantara, revestimientos interiores en diferentes acabados, asientos eléctricos, climatizador de tres zonas, sistema de apertura y arranque “advanced key” (sin llave física con espadín), faros de bixenón, luces adaptativas, diferentes tipos de llanta en 17, 18 ó 19 pulgadas, calefacción programable, sistema de aparcamiento con televisión, sintonizador de TV analógico y digital, radio digital, navegadores GPS de última generación, sistemas de control por voz, equipos de audio de 500 watios o teléfono bluetooth con auricular de privacidad. Destaca por encima de la media el maletero, que ofrece 455 litros de capacidad, pudiendo llegar hasta 829 litros al plegar los respaldos posteriores, aunque en este tipo de vehículos la medida estándar no son los litros, sino las bolsas de golf. Eso sí, la rueda de repuesto es de emergencia en todas las versiones, aunque se puede sustituir –sin coste alguno- por el denominado “tyre mobility system”, que incluye kit de reparación con líquido estanqueizante y compresor eléctrico-.
Ver vídeosVer vídeo
Ver vídeosVer vídeo
La marca de los cuatro aros no para de lanzar modelos y, al parecer, esa será la tónica que seguirá durante los próximos meses: nuevo A4, Q7 con motor TDI V8, restyling del A8, Q3, Q5, RS5, futuro Cabrio, además de otros productos inscritos en nuevos nichos de mercado. Según anuncian los responsables de la marca, hasta 20 nuevos modelos en un futuro a corto plazo (contando como modelos diferentes las gamas S y RS). Ahora llega un nuevo coupé que pretende poner freno a modelos de renombre en el mercado, como el Mercedes CLK, o el BMW Serie 3 Coupé y, para ello, nada mejor que hacerlo con un coupé moderno, con un tamaño a medio camino entre un A4 y un A6, de atractiva estampa, cargado de tecnología, bien equipado y estructurado sobre una amplia gama de versiones con motorizaciones Diesel y gasolina, sistemas de tracción delantera o total y transmisiones manuales o automáticas. La carrocería del nuevo modelo llama la atención por los cuatro costados. No cabe duda de que se trata de un producto típicamente Audi, con una parrilla delantera predominante, muy similar a la estrenada en el TT de nueva generación, unos grupos ópticos llamativos, sofisticados y diferentes a lo que acostumbraba la marca y unas proporciones determinadas por su carrocería ancha y plana, fruto de los lápices de Walter de Silva, ex diseñador de marcas como Seat o Alfa Romeo. Los laterales del coche marcan unas líneas suaves y fluidas que dan paso a una zaga llamativa y elegante, atractiva y compacta, con una luna muy tendida. Visto desde cualquier ángulo se aprecia su aspecto fornido, potente y atractivo y se reconoce claramente como producto de la marca de los cuatro aros. En Audi saben que el diseño es el motivo más importante de compra-más si cabe en este segmento- y no han dudado en poner todos los recursos necesarios para que el producto salga lo más redondo posible. La verdad es que lo han conseguido, aunque una mayor cota de altura en las plazas posteriores hubiera permitido una utilización mucho más cómoda y racional, ya que éstas, aunque gozan de buen espacio en cota de anchura y razonable longitud para las piernas, no permiten que ocupantes de más de 1,70 metros viajen cómodos en ellas, pues es muy fácil rozar con la cabeza en el techo. Es una de las servidumbres del diseño que han tenido que pagar para respetar unas proporciones atléticas impresionantes en este modelo que la marca denomina como “Gran Turismo”.

En términos generales es lo que esperábamos del A5, tanto en lo referente a carrocería como a su interior. Es muy Audi. Rematado con mucho gusto e impecablemente realizado, ofrece multitud de opciones de personalización del modelo, desde asientos con diferentes tapicerías de tela, cuero o Alcantara, revestimientos interiores en diferentes acabados, asientos eléctricos, climatizador de tres zonas, sistema de apertura y arranque “advanced key” (sin llave física con espadín), faros de bixenón, luces adaptativas, diferentes tipos de llanta en 17, 18 ó 19 pulgadas, calefacción programable, sistema de aparcamiento con televisión, sintonizador de TV analógico y digital, radio digital, navegadores GPS de última generación, sistemas de control por voz, equipos de audio de 500 watios o teléfono bluetooth con auricular de privacidad. Destaca por encima de la media el maletero, que ofrece 455 litros de capacidad, pudiendo llegar hasta 829 litros al plegar los respaldos posteriores, aunque en este tipo de vehículos la medida estándar no son los litros, sino las bolsas de golf. Eso sí, la rueda de repuesto es de emergencia en todas las versiones, aunque se puede sustituir –sin coste alguno- por el denominado “tyre mobility system”, que incluye kit de reparación con líquido estanqueizante y compresor eléctrico-.
Ver vídeosVer vídeo
Ver vídeosVer vídeo
La marca de los cuatro aros no para de lanzar modelos y, al parecer, esa será la tónica que seguirá durante los próximos meses: nuevo A4, Q7 con motor TDI V8, restyling del A8, Q3, Q5, RS5, futuro Cabrio, además de otros productos inscritos en nuevos nichos de mercado. Según anuncian los responsables de la marca, hasta 20 nuevos modelos en un futuro a corto plazo (contando como modelos diferentes las gamas S y RS). Ahora llega un nuevo coupé que pretende poner freno a modelos de renombre en el mercado, como el Mercedes CLK, o el BMW Serie 3 Coupé y, para ello, nada mejor que hacerlo con un coupé moderno, con un tamaño a medio camino entre un A4 y un A6, de atractiva estampa, cargado de tecnología, bien equipado y estructurado sobre una amplia gama de versiones con motorizaciones Diesel y gasolina, sistemas de tracción delantera o total y transmisiones manuales o automáticas. La carrocería del nuevo modelo llama la atención por los cuatro costados. No cabe duda de que se trata de un producto típicamente Audi, con una parrilla delantera predominante, muy similar a la estrenada en el TT de nueva generación, unos grupos ópticos llamativos, sofisticados y diferentes a lo que acostumbraba la marca y unas proporciones determinadas por su carrocería ancha y plana, fruto de los lápices de Walter de Silva, ex diseñador de marcas como Seat o Alfa Romeo. Los laterales del coche marcan unas líneas suaves y fluidas que dan paso a una zaga llamativa y elegante, atractiva y compacta, con una luna muy tendida. Visto desde cualquier ángulo se aprecia su aspecto fornido, potente y atractivo y se reconoce claramente como producto de la marca de los cuatro aros. En Audi saben que el diseño es el motivo más importante de compra-más si cabe en este segmento- y no han dudado en poner todos los recursos necesarios para que el producto salga lo más redondo posible. La verdad es que lo han conseguido, aunque una mayor cota de altura en las plazas posteriores hubiera permitido una utilización mucho más cómoda y racional, ya que éstas, aunque gozan de buen espacio en cota de anchura y razonable longitud para las piernas, no permiten que ocupantes de más de 1,70 metros viajen cómodos en ellas, pues es muy fácil rozar con la cabeza en el techo. Es una de las servidumbres del diseño que han tenido que pagar para respetar unas proporciones atléticas impresionantes en este modelo que la marca denomina como “Gran Turismo”.

En términos generales es lo que esperábamos del A5, tanto en lo referente a carrocería como a su interior. Es muy Audi. Rematado con mucho gusto e impecablemente realizado, ofrece multitud de opciones de personalización del modelo, desde asientos con diferentes tapicerías de tela, cuero o Alcantara, revestimientos interiores en diferentes acabados, asientos eléctricos, climatizador de tres zonas, sistema de apertura y arranque “advanced key” (sin llave física con espadín), faros de bixenón, luces adaptativas, diferentes tipos de llanta en 17, 18 ó 19 pulgadas, calefacción programable, sistema de aparcamiento con televisión, sintonizador de TV analógico y digital, radio digital, navegadores GPS de última generación, sistemas de control por voz, equipos de audio de 500 watios o teléfono bluetooth con auricular de privacidad. Destaca por encima de la media el maletero, que ofrece 455 litros de capacidad, pudiendo llegar hasta 829 litros al plegar los respaldos posteriores, aunque en este tipo de vehículos la medida estándar no son los litros, sino las bolsas de golf. Eso sí, la rueda de repuesto es de emergencia en todas las versiones, aunque se puede sustituir –sin coste alguno- por el denominado “tyre mobility system”, que incluye kit de reparación con líquido estanqueizante y compresor eléctrico-.
Ver vídeosVer vídeo
Ver vídeosVer vídeo
La marca de los cuatro aros no para de lanzar modelos y, al parecer, esa será la tónica que seguirá durante los próximos meses: nuevo A4, Q7 con motor TDI V8, restyling del A8, Q3, Q5, RS5, futuro Cabrio, además de otros productos inscritos en nuevos nichos de mercado. Según anuncian los responsables de la marca, hasta 20 nuevos modelos en un futuro a corto plazo (contando como modelos diferentes las gamas S y RS). Ahora llega un nuevo coupé que pretende poner freno a modelos de renombre en el mercado, como el Mercedes CLK, o el BMW Serie 3 Coupé y, para ello, nada mejor que hacerlo con un coupé moderno, con un tamaño a medio camino entre un A4 y un A6, de atractiva estampa, cargado de tecnología, bien equipado y estructurado sobre una amplia gama de versiones con motorizaciones Diesel y gasolina, sistemas de tracción delantera o total y transmisiones manuales o automáticas. La carrocería del nuevo modelo llama la atención por los cuatro costados. No cabe duda de que se trata de un producto típicamente Audi, con una parrilla delantera predominante, muy similar a la estrenada en el TT de nueva generación, unos grupos ópticos llamativos, sofisticados y diferentes a lo que acostumbraba la marca y unas proporciones determinadas por su carrocería ancha y plana, fruto de los lápices de Walter de Silva, ex diseñador de marcas como Seat o Alfa Romeo. Los laterales del coche marcan unas líneas suaves y fluidas que dan paso a una zaga llamativa y elegante, atractiva y compacta, con una luna muy tendida. Visto desde cualquier ángulo se aprecia su aspecto fornido, potente y atractivo y se reconoce claramente como producto de la marca de los cuatro aros. En Audi saben que el diseño es el motivo más importante de compra-más si cabe en este segmento- y no han dudado en poner todos los recursos necesarios para que el producto salga lo más redondo posible. La verdad es que lo han conseguido, aunque una mayor cota de altura en las plazas posteriores hubiera permitido una utilización mucho más cómoda y racional, ya que éstas, aunque gozan de buen espacio en cota de anchura y razonable longitud para las piernas, no permiten que ocupantes de más de 1,70 metros viajen cómodos en ellas, pues es muy fácil rozar con la cabeza en el techo. Es una de las servidumbres del diseño que han tenido que pagar para respetar unas proporciones atléticas impresionantes en este modelo que la marca denomina como “Gran Turismo”.

En términos generales es lo que esperábamos del A5, tanto en lo referente a carrocería como a su interior. Es muy Audi. Rematado con mucho gusto e impecablemente realizado, ofrece multitud de opciones de personalización del modelo, desde asientos con diferentes tapicerías de tela, cuero o Alcantara, revestimientos interiores en diferentes acabados, asientos eléctricos, climatizador de tres zonas, sistema de apertura y arranque “advanced key” (sin llave física con espadín), faros de bixenón, luces adaptativas, diferentes tipos de llanta en 17, 18 ó 19 pulgadas, calefacción programable, sistema de aparcamiento con televisión, sintonizador de TV analógico y digital, radio digital, navegadores GPS de última generación, sistemas de control por voz, equipos de audio de 500 watios o teléfono bluetooth con auricular de privacidad. Destaca por encima de la media el maletero, que ofrece 455 litros de capacidad, pudiendo llegar hasta 829 litros al plegar los respaldos posteriores, aunque en este tipo de vehículos la medida estándar no son los litros, sino las bolsas de golf. Eso sí, la rueda de repuesto es de emergencia en todas las versiones, aunque se puede sustituir –sin coste alguno- por el denominado “tyre mobility system”, que incluye kit de reparación con líquido estanqueizante y compresor eléctrico-.
Ver vídeosVer vídeo
Ver vídeosVer vídeo
La marca de los cuatro aros no para de lanzar modelos y, al parecer, esa será la tónica que seguirá durante los próximos meses: nuevo A4, Q7 con motor TDI V8, restyling del A8, Q3, Q5, RS5, futuro Cabrio, además de otros productos inscritos en nuevos nichos de mercado. Según anuncian los responsables de la marca, hasta 20 nuevos modelos en un futuro a corto plazo (contando como modelos diferentes las gamas S y RS). Ahora llega un nuevo coupé que pretende poner freno a modelos de renombre en el mercado, como el Mercedes CLK, o el BMW Serie 3 Coupé y, para ello, nada mejor que hacerlo con un coupé moderno, con un tamaño a medio camino entre un A4 y un A6, de atractiva estampa, cargado de tecnología, bien equipado y estructurado sobre una amplia gama de versiones con motorizaciones Diesel y gasolina, sistemas de tracción delantera o total y transmisiones manuales o automáticas. La carrocería del nuevo modelo llama la atención por los cuatro costados. No cabe duda de que se trata de un producto típicamente Audi, con una parrilla delantera predominante, muy similar a la estrenada en el TT de nueva generación, unos grupos ópticos llamativos, sofisticados y diferentes a lo que acostumbraba la marca y unas proporciones determinadas por su carrocería ancha y plana, fruto de los lápices de Walter de Silva, ex diseñador de marcas como Seat o Alfa Romeo. Los laterales del coche marcan unas líneas suaves y fluidas que dan paso a una zaga llamativa y elegante, atractiva y compacta, con una luna muy tendida. Visto desde cualquier ángulo se aprecia su aspecto fornido, potente y atractivo y se reconoce claramente como producto de la marca de los cuatro aros. En Audi saben que el diseño es el motivo más importante de compra-más si cabe en este segmento- y no han dudado en poner todos los recursos necesarios para que el producto salga lo más redondo posible. La verdad es que lo han conseguido, aunque una mayor cota de altura en las plazas posteriores hubiera permitido una utilización mucho más cómoda y racional, ya que éstas, aunque gozan de buen espacio en cota de anchura y razonable longitud para las piernas, no permiten que ocupantes de más de 1,70 metros viajen cómodos en ellas, pues es muy fácil rozar con la cabeza en el techo. Es una de las servidumbres del diseño que han tenido que pagar para respetar unas proporciones atléticas impresionantes en este modelo que la marca denomina como “Gran Turismo”.

En términos generales es lo que esperábamos del A5, tanto en lo referente a carrocería como a su interior. Es muy Audi. Rematado con mucho gusto e impecablemente realizado, ofrece multitud de opciones de personalización del modelo, desde asientos con diferentes tapicerías de tela, cuero o Alcantara, revestimientos interiores en diferentes acabados, asientos eléctricos, climatizador de tres zonas, sistema de apertura y arranque “advanced key” (sin llave física con espadín), faros de bixenón, luces adaptativas, diferentes tipos de llanta en 17, 18 ó 19 pulgadas, calefacción programable, sistema de aparcamiento con televisión, sintonizador de TV analógico y digital, radio digital, navegadores GPS de última generación, sistemas de control por voz, equipos de audio de 500 watios o teléfono bluetooth con auricular de privacidad. Destaca por encima de la media el maletero, que ofrece 455 litros de capacidad, pudiendo llegar hasta 829 litros al plegar los respaldos posteriores, aunque en este tipo de vehículos la medida estándar no son los litros, sino las bolsas de golf. Eso sí, la rueda de repuesto es de emergencia en todas las versiones, aunque se puede sustituir –sin coste alguno- por el denominado “tyre mobility system”, que incluye kit de reparación con líquido estanqueizante y compresor eléctrico-.
Ver vídeosVer vídeo
Ver vídeosVer vídeo
La marca de los cuatro aros no para de lanzar modelos y, al parecer, esa será la tónica que seguirá durante los próximos meses: nuevo A4, Q7 con motor TDI V8, restyling del A8, Q3, Q5, RS5, futuro Cabrio, además de otros productos inscritos en nuevos nichos de mercado. Según anuncian los responsables de la marca, hasta 20 nuevos modelos en un futuro a corto plazo (contando como modelos diferentes las gamas S y RS). Ahora llega un nuevo coupé que pretende poner freno a modelos de renombre en el mercado, como el Mercedes CLK, o el BMW Serie 3 Coupé y, para ello, nada mejor que hacerlo con un coupé moderno, con un tamaño a medio camino entre un A4 y un A6, de atractiva estampa, cargado de tecnología, bien equipado y estructurado sobre una amplia gama de versiones con motorizaciones Diesel y gasolina, sistemas de tracción delantera o total y transmisiones manuales o automáticas. La carrocería del nuevo modelo llama la atención por los cuatro costados. No cabe duda de que se trata de un producto típicamente Audi, con una parrilla delantera predominante, muy similar a la estrenada en el TT de nueva generación, unos grupos ópticos llamativos, sofisticados y diferentes a lo que acostumbraba la marca y unas proporciones determinadas por su carrocería ancha y plana, fruto de los lápices de Walter de Silva, ex diseñador de marcas como Seat o Alfa Romeo. Los laterales del coche marcan unas líneas suaves y fluidas que dan paso a una zaga llamativa y elegante, atractiva y compacta, con una luna muy tendida. Visto desde cualquier ángulo se aprecia su aspecto fornido, potente y atractivo y se reconoce claramente como producto de la marca de los cuatro aros. En Audi saben que el diseño es el motivo más importante de compra-más si cabe en este segmento- y no han dudado en poner todos los recursos necesarios para que el producto salga lo más redondo posible. La verdad es que lo han conseguido, aunque una mayor cota de altura en las plazas posteriores hubiera permitido una utilización mucho más cómoda y racional, ya que éstas, aunque gozan de buen espacio en cota de anchura y razonable longitud para las piernas, no permiten que ocupantes de más de 1,70 metros viajen cómodos en ellas, pues es muy fácil rozar con la cabeza en el techo. Es una de las servidumbres del diseño que han tenido que pagar para respetar unas proporciones atléticas impresionantes en este modelo que la marca denomina como “Gran Turismo”.

En términos generales es lo que esperábamos del A5, tanto en lo referente a carrocería como a su interior. Es muy Audi. Rematado con mucho gusto e impecablemente realizado, ofrece multitud de opciones de personalización del modelo, desde asientos con diferentes tapicerías de tela, cuero o Alcantara, revestimientos interiores en diferentes acabados, asientos eléctricos, climatizador de tres zonas, sistema de apertura y arranque “advanced key” (sin llave física con espadín), faros de bixenón, luces adaptativas, diferentes tipos de llanta en 17, 18 ó 19 pulgadas, calefacción programable, sistema de aparcamiento con televisión, sintonizador de TV analógico y digital, radio digital, navegadores GPS de última generación, sistemas de control por voz, equipos de audio de 500 watios o teléfono bluetooth con auricular de privacidad. Destaca por encima de la media el maletero, que ofrece 455 litros de capacidad, pudiendo llegar hasta 829 litros al plegar los respaldos posteriores, aunque en este tipo de vehículos la medida estándar no son los litros, sino las bolsas de golf. Eso sí, la rueda de repuesto es de emergencia en todas las versiones, aunque se puede sustituir –sin coste alguno- por el denominado “tyre mobility system”, que incluye kit de reparación con líquido estanqueizante y compresor eléctrico-.
Ver vídeosVer vídeo
Ver vídeosVer vídeo
La marca de los cuatro aros no para de lanzar modelos y, al parecer, esa será la tónica que seguirá durante los próximos meses: nuevo A4, Q7 con motor TDI V8, restyling del A8, Q3, Q5, RS5, futuro Cabrio, además de otros productos inscritos en nuevos nichos de mercado. Según anuncian los responsables de la marca, hasta 20 nuevos modelos en un futuro a corto plazo (contando como modelos diferentes las gamas S y RS). Ahora llega un nuevo coupé que pretende poner freno a modelos de renombre en el mercado, como el Mercedes CLK, o el BMW Serie 3 Coupé y, para ello, nada mejor que hacerlo con un coupé moderno, con un tamaño a medio camino entre un A4 y un A6, de atractiva estampa, cargado de tecnología, bien equipado y estructurado sobre una amplia gama de versiones con motorizaciones Diesel y gasolina, sistemas de tracción delantera o total y transmisiones manuales o automáticas. La carrocería del nuevo modelo llama la atención por los cuatro costados. No cabe duda de que se trata de un producto típicamente Audi, con una parrilla delantera predominante, muy similar a la estrenada en el TT de nueva generación, unos grupos ópticos llamativos, sofisticados y diferentes a lo que acostumbraba la marca y unas proporciones determinadas por su carrocería ancha y plana, fruto de los lápices de Walter de Silva, ex diseñador de marcas como Seat o Alfa Romeo. Los laterales del coche marcan unas líneas suaves y fluidas que dan paso a una zaga llamativa y elegante, atractiva y compacta, con una luna muy tendida. Visto desde cualquier ángulo se aprecia su aspecto fornido, potente y atractivo y se reconoce claramente como producto de la marca de los cuatro aros. En Audi saben que el diseño es el motivo más importante de compra-más si cabe en este segmento- y no han dudado en poner todos los recursos necesarios para que el producto salga lo más redondo posible. La verdad es que lo han conseguido, aunque una mayor cota de altura en las plazas posteriores hubiera permitido una utilización mucho más cómoda y racional, ya que éstas, aunque gozan de buen espacio en cota de anchura y razonable longitud para las piernas, no permiten que ocupantes de más de 1,70 metros viajen cómodos en ellas, pues es muy fácil rozar con la cabeza en el techo. Es una de las servidumbres del diseño que han tenido que pagar para respetar unas proporciones atléticas impresionantes en este modelo que la marca denomina como “Gran Turismo”.

En términos generales es lo que esperábamos del A5, tanto en lo referente a carrocería como a su interior. Es muy Audi. Rematado con mucho gusto e impecablemente realizado, ofrece multitud de opciones de personalización del modelo, desde asientos con diferentes tapicerías de tela, cuero o Alcantara, revestimientos interiores en diferentes acabados, asientos eléctricos, climatizador de tres zonas, sistema de apertura y arranque “advanced key” (sin llave física con espadín), faros de bixenón, luces adaptativas, diferentes tipos de llanta en 17, 18 ó 19 pulgadas, calefacción programable, sistema de aparcamiento con televisión, sintonizador de TV analógico y digital, radio digital, navegadores GPS de última generación, sistemas de control por voz, equipos de audio de 500 watios o teléfono bluetooth con auricular de privacidad. Destaca por encima de la media el maletero, que ofrece 455 litros de capacidad, pudiendo llegar hasta 829 litros al plegar los respaldos posteriores, aunque en este tipo de vehículos la medida estándar no son los litros, sino las bolsas de golf. Eso sí, la rueda de repuesto es de emergencia en todas las versiones, aunque se puede sustituir –sin coste alguno- por el denominado “tyre mobility system”, que incluye kit de reparación con líquido estanqueizante y compresor eléctrico-.
Ver vídeosVer vídeo
Ver vídeosVer vídeo
La marca de los cuatro aros no para de lanzar modelos y, al parecer, esa será la tónica que seguirá durante los próximos meses: nuevo A4, Q7 con motor TDI V8, restyling del A8, Q3, Q5, RS5, futuro Cabrio, además de otros productos inscritos en nuevos nichos de mercado. Según anuncian los responsables de la marca, hasta 20 nuevos modelos en un futuro a corto plazo (contando como modelos diferentes las gamas S y RS). Ahora llega un nuevo coupé que pretende poner freno a modelos de renombre en el mercado, como el Mercedes CLK, o el BMW Serie 3 Coupé y, para ello, nada mejor que hacerlo con un coupé moderno, con un tamaño a medio camino entre un A4 y un A6, de atractiva estampa, cargado de tecnología, bien equipado y estructurado sobre una amplia gama de versiones con motorizaciones Diesel y gasolina, sistemas de tracción delantera o total y transmisiones manuales o automáticas. La carrocería del nuevo modelo llama la atención por los cuatro costados. No cabe duda de que se trata de un producto típicamente Audi, con una parrilla delantera predominante, muy similar a la estrenada en el TT de nueva generación, unos grupos ópticos llamativos, sofisticados y diferentes a lo que acostumbraba la marca y unas proporciones determinadas por su carrocería ancha y plana, fruto de los lápices de Walter de Silva, ex diseñador de marcas como Seat o Alfa Romeo. Los laterales del coche marcan unas líneas suaves y fluidas que dan paso a una zaga llamativa y elegante, atractiva y compacta, con una luna muy tendida. Visto desde cualquier ángulo se aprecia su aspecto fornido, potente y atractivo y se reconoce claramente como producto de la marca de los cuatro aros. En Audi saben que el diseño es el motivo más importante de compra-más si cabe en este segmento- y no han dudado en poner todos los recursos necesarios para que el producto salga lo más redondo posible. La verdad es que lo han conseguido, aunque una mayor cota de altura en las plazas posteriores hubiera permitido una utilización mucho más cómoda y racional, ya que éstas, aunque gozan de buen espacio en cota de anchura y razonable longitud para las piernas, no permiten que ocupantes de más de 1,70 metros viajen cómodos en ellas, pues es muy fácil rozar con la cabeza en el techo. Es una de las servidumbres del diseño que han tenido que pagar para respetar unas proporciones atléticas impresionantes en este modelo que la marca denomina como “Gran Turismo”.

En términos generales es lo que esperábamos del A5, tanto en lo referente a carrocería como a su interior. Es muy Audi. Rematado con mucho gusto e impecablemente realizado, ofrece multitud de opciones de personalización del modelo, desde asientos con diferentes tapicerías de tela, cuero o Alcantara, revestimientos interiores en diferentes acabados, asientos eléctricos, climatizador de tres zonas, sistema de apertura y arranque “advanced key” (sin llave física con espadín), faros de bixenón, luces adaptativas, diferentes tipos de llanta en 17, 18 ó 19 pulgadas, calefacción programable, sistema de aparcamiento con televisión, sintonizador de TV analógico y digital, radio digital, navegadores GPS de última generación, sistemas de control por voz, equipos de audio de 500 watios o teléfono bluetooth con auricular de privacidad. Destaca por encima de la media el maletero, que ofrece 455 litros de capacidad, pudiendo llegar hasta 829 litros al plegar los respaldos posteriores, aunque en este tipo de vehículos la medida estándar no son los litros, sino las bolsas de golf. Eso sí, la rueda de repuesto es de emergencia en todas las versiones, aunque se puede sustituir –sin coste alguno- por el denominado “tyre mobility system”, que incluye kit de reparación con líquido estanqueizante y compresor eléctrico-.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.