Publicidad

Audi A5 Cabriolet

Siguiendo la tradición de Audi, la versión Cabriolet de su A5 incorpora una capota eléctrica de tela flexible, lo que se traduce en una peculiar estética alejada de los más abundantes y actuales coupé/cabriolet. El lanzamiento comercial de este Audi A5 Cabriolet se realizará durante el segundo trimestre del año, con una gama mecánica muy extensa, compuesta, en principio, por seis mecánicas.
-
Audi A5 Cabriolet
La versión de techo convertible del Audi A5 mantiene la tendencia habitual de la marca a la hora de extrapolar sus versiones Cabriolet de las de techo metálico, esto es, utilizar la flexible lona para definirlo. Si de cara al tema de seguridad ante el robo la capota flexible genera menos confianza, tiene también sus virtudes. La primera resulta ser su ligereza y la segunda, su menor volumen una vez empaquetada en el maletero. De hecho, el volumen de éste es magnífico, 380 dm3, mientras que con el techo almacenado en él, sólo se reduce a 320 dm3.
Su menor aislamiento frente al ruido exterior se combate por Audi con una opción que incorpora un material insonorizante más grueso, con el resultado de un nivel de ruido interior similar al de una berlina. Por otra parte, el accionamiento de la capota de este Audi A5 Cabriolet es eléctrico y muy rápido. Sólo necesita 15 segundos para dejar la cabeza de los ocupantes al aire mientras que si es cubrirlos, necesita un par de ellos más. Otra ventaja es que se puede accionar con el Audi A5 Cabrio en movimiento hasta una velocidad de 50 km/h.
Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

La transformación del Audi A5 coupé a cabriolet ha supuesto, como es lógico, el añadido de una serie de refuerzos en el bastidor, para compensar la pérdida del techo metálico. Gracias a ellos, las vibraciones durante la marcha se han reducido al mínimo y ni siquiera las versiones más potentes ponen en entredicho el trabajo efectuado. Tampoco esta metamorfosis ha recortado la capacidad del habitáculo, puesto que se mantiene su oferta de cuatro auténticas plazas, disponiendo las traseras de espacio suficiente para estirar las piernas cómodamente.

El Audi A5 Cabriolet nace con una extensa gama de motores que, incluso, se verá incrementada conforme pasen los meses. El escalón inicial de gasolina se encuentra en esta situación, puesto que llegará un tiempo después de sus hermanos. Se trata del 1.8 TFSI de 160 CV con el que la marca plantea una oferta de arranque por debajo de los 40.000 euros, aunque todavía no tiene precio definido en nuestro mercado. Sí que hay confirmación del resto, que protagonizan el 2.0 TFSI de 180 CV ó 211 CV y el 3.2 TFSI de 265 CV, todos con inyección directa de combustible y el primero con sobrealimentación. Si el primero de los cuatro dispone de caja de cambio manual de seis relaciones, los dos 2.0 TFSI disponen del cambio multitronic de ocho relaciones, manual de seis o S tronic de siete, éste para el quattro, a gusto del consumidor. El motor de 265 CV viene equipado con caja de cambios multitronic en versión de tracción delantera o S tronic, si es quattro. La gama de gasóleo también es muy completa. Arranca con un económico 2.0 TDI en su versión de 170 CV con caja manual de seis relaciones y sólo en tracción delantera. Por encima se entra ya en las mecánicas V6 con un 2,7 litros de 190 CV mientras que la más potente es un 3.0 TDI de 240 CV, con caja de cambios S tronic de siete marchas. Una de las novedades de este Audi A5 Cabriolet es que las versiones equipadas con motores de cuatro cilindros y caja manual de seis marchas vienen con el sistema de parada automática del motor en detenciones, “start/stop”, que supone un ahorro de consumo cifrado en 0,2 l/100 km. Junto a este sistema, el conductor dispone de una información asociada para obtener una máxima eficiencia en la conducción, que le indica el mejor momento para efectuar el cambio de marcha.

Como otros modelos de Audi, este A5 Cabriolet está equipado con un sistema de recuperación de energía mediante el cual el alternador convierte en electricidad la energía desarrollada durante las frenadas y retenciones, electricidad que almacena en la batería. Otro interesante sistema se añade a la transmisión “quattro” y se trata de un diferencial deportivo, que transmite más par a la rueda exterior trasera durante las fases de aceleración en curva, mejorando el dinamismo y el comportamiento del Audi A5 Cabriolet. Como otros Audi, este A5 Cabriolet puede incluir el “Audi drive select” , sistema que permite variar y personalizar la respuesta de varios elementos mecánicos –motor, dirección, cambio, amortiguación- según los deseos del conductor. Hemos dejado aparte la versión más espectacular del nuevo Audi, el S5 Cabriolet. Esta versión parece convertirse en un modelo específico, por sí mismo, dada su particular definición. Su corazón es un nuevo, aunque conocido ya, V6 de 3 litros sobrealimentado por un compresor situado entre las dos bancadas de cilindros y que sopla hasta un máximo de 0,8 bar de sobrepresión. Gracias a él, a la inyección directa y a los dos intercambiadores térmicos rinde una potencia máxima de 333 CV, que le permiten alcanzar los 250 km/h.

El S5 Cabriolet viene de serie con la transmisión “quattro”, la caja de cambios S tronic de siete marchas, la dirección servotronic y la suspensión deportiva. También incluye la capota con refuerzos insonorizantes. Con respecto al resto de los A5 Cabrioletincluye modificaciones en los paragolpes, aparece un difusor trasero, distintas entradas de aire y cuatro salidas de escape. En el interior, los asientos eléctricos tapizados en Alcantara y cuero y un buen número de elementos poseen terminación símil aluminio. La conducción de este impresionante cabrio es toda una gozada. De entrada, el sonido del motor genera un “petardeo” en cada cambio de marcha, tan agradable como excitante. Luego, comprobar como el motor empuja desde el mismo ralentí hasta la línea roja del cuentavueltas es un ejemplo de manejabilidad al alcance de cualquier conductor. El confort también está a la altura, pues la suspensión no es de una dureza pétrea y los asientos son sumamente confortables. En fin, que se disfruta de un imponente deportivo –la rigidez del chasis no plantea ningún problema– y un atractivo coche de paseo, en cuanto descubrimos su habitáculo. La versión de techo convertible del Audi A5 mantiene la tendencia habitual de la marca a la hora de extrapolar sus versiones Cabriolet de las de techo metálico, esto es, utilizar la flexible lona para definirlo. Si de cara al tema de seguridad ante el robo la capota flexible genera menos confianza, tiene también sus virtudes. La primera resulta ser su ligereza y la segunda, su menor volumen una vez empaquetada en el maletero. De hecho, el volumen de éste es magnífico, 380 dm3, mientras que con el techo almacenado en él, sólo se reduce a 320 dm3. Su menor aislamiento frente al ruido exterior se combate por Audi con una opción que incorpora un material insonorizante más grueso, con el resultado de un nivel de ruido interior similar al de una berlina. Por otra parte, el accionamiento de la capota de este Audi A5 Cabriolet es eléctrico y muy rápido. Sólo necesita 15 segundos para dejar la cabeza de los ocupantes al aire mientras que si es cubrirlos, necesita un par de ellos más. Otra ventaja es que se puede accionar con el Audi A5 Cabrio en movimiento hasta una velocidad de 50 km/h.
Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

La transformación del Audi A5 coupé a cabriolet ha supuesto, como es lógico, el añadido de una serie de refuerzos en el bastidor, para compensar la pérdida del techo metálico. Gracias a ellos, las vibraciones durante la marcha se han reducido al mínimo y ni siquiera las versiones más potentes ponen en entredicho el trabajo efectuado. Tampoco esta metamorfosis ha recortado la capacidad del habitáculo, puesto que se mantiene su oferta de cuatro auténticas plazas, disponiendo las traseras de espacio suficiente para estirar las piernas cómodamente.

El Audi A5 Cabriolet nace con una extensa gama de motores que, incluso, se verá incrementada conforme pasen los meses. El escalón inicial de gasolina se encuentra en esta situación, puesto que llegará un tiempo después de sus hermanos. Se trata del 1.8 TFSI de 160 CV con el que la marca plantea una oferta de arranque por debajo de los 40.000 euros, aunque todavía no tiene precio definido en nuestro mercado. Sí que hay confirmación del resto, que protagonizan el 2.0 TFSI de 180 CV ó 211 CV y el 3.2 TFSI de 265 CV, todos con inyección directa de combustible y el primero con sobrealimentación. Si el primero de los cuatro dispone de caja de cambio manual de seis relaciones, los dos 2.0 TFSI disponen del cambio multitronic de ocho relaciones, manual de seis o S tronic de siete, éste para el quattro, a gusto del consumidor. El motor de 265 CV viene equipado con caja de cambios multitronic en versión de tracción delantera o S tronic, si es quattro. La gama de gasóleo también es muy completa. Arranca con un económico 2.0 TDI en su versión de 170 CV con caja manual de seis relaciones y sólo en tracción delantera. Por encima se entra ya en las mecánicas V6 con un 2,7 litros de 190 CV mientras que la más potente es un 3.0 TDI de 240 CV, con caja de cambios S tronic de siete marchas. Una de las novedades de este Audi A5 Cabriolet es que las versiones equipadas con motores de cuatro cilindros y caja manual de seis marchas vienen con el sistema de parada automática del motor en detenciones, “start/stop”, que supone un ahorro de consumo cifrado en 0,2 l/100 km. Junto a este sistema, el conductor dispone de una información asociada para obtener una máxima eficiencia en la conducción, que le indica el mejor momento para efectuar el cambio de marcha.

Como otros modelos de Audi, este A5 Cabriolet está equipado con un sistema de recuperación de energía mediante el cual el alternador convierte en electricidad la energía desarrollada durante las frenadas y retenciones, electricidad que almacena en la batería. Otro interesante sistema se añade a la transmisión “quattro” y se trata de un diferencial deportivo, que transmite más par a la rueda exterior trasera durante las fases de aceleración en curva, mejorando el dinamismo y el comportamiento del Audi A5 Cabriolet. Como otros Audi, este A5 Cabriolet puede incluir el “Audi drive select” , sistema que permite variar y personalizar la respuesta de varios elementos mecánicos –motor, dirección, cambio, amortiguación- según los deseos del conductor. Hemos dejado aparte la versión más espectacular del nuevo Audi, el S5 Cabriolet. Esta versión parece convertirse en un modelo específico, por sí mismo, dada su particular definición. Su corazón es un nuevo, aunque conocido ya, V6 de 3 litros sobrealimentado por un compresor situado entre las dos bancadas de cilindros y que sopla hasta un máximo de 0,8 bar de sobrepresión. Gracias a él, a la inyección directa y a los dos intercambiadores térmicos rinde una potencia máxima de 333 CV, que le permiten alcanzar los 250 km/h.

El S5 Cabriolet viene de serie con la transmisión “quattro”, la caja de cambios S tronic de siete marchas, la dirección servotronic y la suspensión deportiva. También incluye la capota con refuerzos insonorizantes. Con respecto al resto de los A5 Cabrioletincluye modificaciones en los paragolpes, aparece un difusor trasero, distintas entradas de aire y cuatro salidas de escape. En el interior, los asientos eléctricos tapizados en Alcantara y cuero y un buen número de elementos poseen terminación símil aluminio. La conducción de este impresionante cabrio es toda una gozada. De entrada, el sonido del motor genera un “petardeo” en cada cambio de marcha, tan agradable como excitante. Luego, comprobar como el motor empuja desde el mismo ralentí hasta la línea roja del cuentavueltas es un ejemplo de manejabilidad al alcance de cualquier conductor. El confort también está a la altura, pues la suspensión no es de una dureza pétrea y los asientos son sumamente confortables. En fin, que se disfruta de un imponente deportivo –la rigidez del chasis no plantea ningún problema– y un atractivo coche de paseo, en cuanto descubrimos su habitáculo. La versión de techo convertible del Audi A5 mantiene la tendencia habitual de la marca a la hora de extrapolar sus versiones Cabriolet de las de techo metálico, esto es, utilizar la flexible lona para definirlo. Si de cara al tema de seguridad ante el robo la capota flexible genera menos confianza, tiene también sus virtudes. La primera resulta ser su ligereza y la segunda, su menor volumen una vez empaquetada en el maletero. De hecho, el volumen de éste es magnífico, 380 dm3, mientras que con el techo almacenado en él, sólo se reduce a 320 dm3. Su menor aislamiento frente al ruido exterior se combate por Audi con una opción que incorpora un material insonorizante más grueso, con el resultado de un nivel de ruido interior similar al de una berlina. Por otra parte, el accionamiento de la capota de este Audi A5 Cabriolet es eléctrico y muy rápido. Sólo necesita 15 segundos para dejar la cabeza de los ocupantes al aire mientras que si es cubrirlos, necesita un par de ellos más. Otra ventaja es que se puede accionar con el Audi A5 Cabrio en movimiento hasta una velocidad de 50 km/h.
Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

La transformación del Audi A5 coupé a cabriolet ha supuesto, como es lógico, el añadido de una serie de refuerzos en el bastidor, para compensar la pérdida del techo metálico. Gracias a ellos, las vibraciones durante la marcha se han reducido al mínimo y ni siquiera las versiones más potentes ponen en entredicho el trabajo efectuado. Tampoco esta metamorfosis ha recortado la capacidad del habitáculo, puesto que se mantiene su oferta de cuatro auténticas plazas, disponiendo las traseras de espacio suficiente para estirar las piernas cómodamente.

El Audi A5 Cabriolet nace con una extensa gama de motores que, incluso, se verá incrementada conforme pasen los meses. El escalón inicial de gasolina se encuentra en esta situación, puesto que llegará un tiempo después de sus hermanos. Se trata del 1.8 TFSI de 160 CV con el que la marca plantea una oferta de arranque por debajo de los 40.000 euros, aunque todavía no tiene precio definido en nuestro mercado. Sí que hay confirmación del resto, que protagonizan el 2.0 TFSI de 180 CV ó 211 CV y el 3.2 TFSI de 265 CV, todos con inyección directa de combustible y el primero con sobrealimentación. Si el primero de los cuatro dispone de caja de cambio manual de seis relaciones, los dos 2.0 TFSI disponen del cambio multitronic de ocho relaciones, manual de seis o S tronic de siete, éste para el quattro, a gusto del consumidor. El motor de 265 CV viene equipado con caja de cambios multitronic en versión de tracción delantera o S tronic, si es quattro. La gama de gasóleo también es muy completa. Arranca con un económico 2.0 TDI en su versión de 170 CV con caja manual de seis relaciones y sólo en tracción delantera. Por encima se entra ya en las mecánicas V6 con un 2,7 litros de 190 CV mientras que la más potente es un 3.0 TDI de 240 CV, con caja de cambios S tronic de siete marchas. Una de las novedades de este Audi A5 Cabriolet es que las versiones equipadas con motores de cuatro cilindros y caja manual de seis marchas vienen con el sistema de parada automática del motor en detenciones, “start/stop”, que supone un ahorro de consumo cifrado en 0,2 l/100 km. Junto a este sistema, el conductor dispone de una información asociada para obtener una máxima eficiencia en la conducción, que le indica el mejor momento para efectuar el cambio de marcha.

Como otros modelos de Audi, este A5 Cabriolet está equipado con un sistema de recuperación de energía mediante el cual el alternador convierte en electricidad la energía desarrollada durante las frenadas y retenciones, electricidad que almacena en la batería. Otro interesante sistema se añade a la transmisión “quattro” y se trata de un diferencial deportivo, que transmite más par a la rueda exterior trasera durante las fases de aceleración en curva, mejorando el dinamismo y el comportamiento del Audi A5 Cabriolet. Como otros Audi, este A5 Cabriolet puede incluir el “Audi drive select” , sistema que permite variar y personalizar la respuesta de varios elementos mecánicos –motor, dirección, cambio, amortiguación- según los deseos del conductor. Hemos dejado aparte la versión más espectacular del nuevo Audi, el S5 Cabriolet. Esta versión parece convertirse en un modelo específico, por sí mismo, dada su particular definición. Su corazón es un nuevo, aunque conocido ya, V6 de 3 litros sobrealimentado por un compresor situado entre las dos bancadas de cilindros y que sopla hasta un máximo de 0,8 bar de sobrepresión. Gracias a él, a la inyección directa y a los dos intercambiadores térmicos rinde una potencia máxima de 333 CV, que le permiten alcanzar los 250 km/h.

El S5 Cabriolet viene de serie con la transmisión “quattro”, la caja de cambios S tronic de siete marchas, la dirección servotronic y la suspensión deportiva. También incluye la capota con refuerzos insonorizantes. Con respecto al resto de los A5 Cabrioletincluye modificaciones en los paragolpes, aparece un difusor trasero, distintas entradas de aire y cuatro salidas de escape. En el interior, los asientos eléctricos tapizados en Alcantara y cuero y un buen número de elementos poseen terminación símil aluminio. La conducción de este impresionante cabrio es toda una gozada. De entrada, el sonido del motor genera un “petardeo” en cada cambio de marcha, tan agradable como excitante. Luego, comprobar como el motor empuja desde el mismo ralentí hasta la línea roja del cuentavueltas es un ejemplo de manejabilidad al alcance de cualquier conductor. El confort también está a la altura, pues la suspensión no es de una dureza pétrea y los asientos son sumamente confortables. En fin, que se disfruta de un imponente deportivo –la rigidez del chasis no plantea ningún problema– y un atractivo coche de paseo, en cuanto descubrimos su habitáculo. La versión de techo convertible del Audi A5 mantiene la tendencia habitual de la marca a la hora de extrapolar sus versiones Cabriolet de las de techo metálico, esto es, utilizar la flexible lona para definirlo. Si de cara al tema de seguridad ante el robo la capota flexible genera menos confianza, tiene también sus virtudes. La primera resulta ser su ligereza y la segunda, su menor volumen una vez empaquetada en el maletero. De hecho, el volumen de éste es magnífico, 380 dm3, mientras que con el techo almacenado en él, sólo se reduce a 320 dm3. Su menor aislamiento frente al ruido exterior se combate por Audi con una opción que incorpora un material insonorizante más grueso, con el resultado de un nivel de ruido interior similar al de una berlina. Por otra parte, el accionamiento de la capota de este Audi A5 Cabriolet es eléctrico y muy rápido. Sólo necesita 15 segundos para dejar la cabeza de los ocupantes al aire mientras que si es cubrirlos, necesita un par de ellos más. Otra ventaja es que se puede accionar con el Audi A5 Cabrio en movimiento hasta una velocidad de 50 km/h.
Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

La transformación del Audi A5 coupé a cabriolet ha supuesto, como es lógico, el añadido de una serie de refuerzos en el bastidor, para compensar la pérdida del techo metálico. Gracias a ellos, las vibraciones durante la marcha se han reducido al mínimo y ni siquiera las versiones más potentes ponen en entredicho el trabajo efectuado. Tampoco esta metamorfosis ha recortado la capacidad del habitáculo, puesto que se mantiene su oferta de cuatro auténticas plazas, disponiendo las traseras de espacio suficiente para estirar las piernas cómodamente.

El Audi A5 Cabriolet nace con una extensa gama de motores que, incluso, se verá incrementada conforme pasen los meses. El escalón inicial de gasolina se encuentra en esta situación, puesto que llegará un tiempo después de sus hermanos. Se trata del 1.8 TFSI de 160 CV con el que la marca plantea una oferta de arranque por debajo de los 40.000 euros, aunque todavía no tiene precio definido en nuestro mercado. Sí que hay confirmación del resto, que protagonizan el 2.0 TFSI de 180 CV ó 211 CV y el 3.2 TFSI de 265 CV, todos con inyección directa de combustible y el primero con sobrealimentación. Si el primero de los cuatro dispone de caja de cambio manual de seis relaciones, los dos 2.0 TFSI disponen del cambio multitronic de ocho relaciones, manual de seis o S tronic de siete, éste para el quattro, a gusto del consumidor. El motor de 265 CV viene equipado con caja de cambios multitronic en versión de tracción delantera o S tronic, si es quattro. La gama de gasóleo también es muy completa. Arranca con un económico 2.0 TDI en su versión de 170 CV con caja manual de seis relaciones y sólo en tracción delantera. Por encima se entra ya en las mecánicas V6 con un 2,7 litros de 190 CV mientras que la más potente es un 3.0 TDI de 240 CV, con caja de cambios S tronic de siete marchas. Una de las novedades de este Audi A5 Cabriolet es que las versiones equipadas con motores de cuatro cilindros y caja manual de seis marchas vienen con el sistema de parada automática del motor en detenciones, “start/stop”, que supone un ahorro de consumo cifrado en 0,2 l/100 km. Junto a este sistema, el conductor dispone de una información asociada para obtener una máxima eficiencia en la conducción, que le indica el mejor momento para efectuar el cambio de marcha.

Como otros modelos de Audi, este A5 Cabriolet está equipado con un sistema de recuperación de energía mediante el cual el alternador convierte en electricidad la energía desarrollada durante las frenadas y retenciones, electricidad que almacena en la batería. Otro interesante sistema se añade a la transmisión “quattro” y se trata de un diferencial deportivo, que transmite más par a la rueda exterior trasera durante las fases de aceleración en curva, mejorando el dinamismo y el comportamiento del Audi A5 Cabriolet. Como otros Audi, este A5 Cabriolet puede incluir el “Audi drive select” , sistema que permite variar y personalizar la respuesta de varios elementos mecánicos –motor, dirección, cambio, amortiguación- según los deseos del conductor. Hemos dejado aparte la versión más espectacular del nuevo Audi, el S5 Cabriolet. Esta versión parece convertirse en un modelo específico, por sí mismo, dada su particular definición. Su corazón es un nuevo, aunque conocido ya, V6 de 3 litros sobrealimentado por un compresor situado entre las dos bancadas de cilindros y que sopla hasta un máximo de 0,8 bar de sobrepresión. Gracias a él, a la inyección directa y a los dos intercambiadores térmicos rinde una potencia máxima de 333 CV, que le permiten alcanzar los 250 km/h.

El S5 Cabriolet viene de serie con la transmisión “quattro”, la caja de cambios S tronic de siete marchas, la dirección servotronic y la suspensión deportiva. También incluye la capota con refuerzos insonorizantes. Con respecto al resto de los A5 Cabrioletincluye modificaciones en los paragolpes, aparece un difusor trasero, distintas entradas de aire y cuatro salidas de escape. En el interior, los asientos eléctricos tapizados en Alcantara y cuero y un buen número de elementos poseen terminación símil aluminio. La conducción de este impresionante cabrio es toda una gozada. De entrada, el sonido del motor genera un “petardeo” en cada cambio de marcha, tan agradable como excitante. Luego, comprobar como el motor empuja desde el mismo ralentí hasta la línea roja del cuentavueltas es un ejemplo de manejabilidad al alcance de cualquier conductor. El confort también está a la altura, pues la suspensión no es de una dureza pétrea y los asientos son sumamente confortables. En fin, que se disfruta de un imponente deportivo –la rigidez del chasis no plantea ningún problema– y un atractivo coche de paseo, en cuanto descubrimos su habitáculo. La versión de techo convertible del Audi A5 mantiene la tendencia habitual de la marca a la hora de extrapolar sus versiones Cabriolet de las de techo metálico, esto es, utilizar la flexible lona para definirlo. Si de cara al tema de seguridad ante el robo la capota flexible genera menos confianza, tiene también sus virtudes. La primera resulta ser su ligereza y la segunda, su menor volumen una vez empaquetada en el maletero. De hecho, el volumen de éste es magnífico, 380 dm3, mientras que con el techo almacenado en él, sólo se reduce a 320 dm3. Su menor aislamiento frente al ruido exterior se combate por Audi con una opción que incorpora un material insonorizante más grueso, con el resultado de un nivel de ruido interior similar al de una berlina. Por otra parte, el accionamiento de la capota de este Audi A5 Cabriolet es eléctrico y muy rápido. Sólo necesita 15 segundos para dejar la cabeza de los ocupantes al aire mientras que si es cubrirlos, necesita un par de ellos más. Otra ventaja es que se puede accionar con el Audi A5 Cabrio en movimiento hasta una velocidad de 50 km/h.
Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

La transformación del Audi A5 coupé a cabriolet ha supuesto, como es lógico, el añadido de una serie de refuerzos en el bastidor, para compensar la pérdida del techo metálico. Gracias a ellos, las vibraciones durante la marcha se han reducido al mínimo y ni siquiera las versiones más potentes ponen en entredicho el trabajo efectuado. Tampoco esta metamorfosis ha recortado la capacidad del habitáculo, puesto que se mantiene su oferta de cuatro auténticas plazas, disponiendo las traseras de espacio suficiente para estirar las piernas cómodamente.

El Audi A5 Cabriolet nace con una extensa gama de motores que, incluso, se verá incrementada conforme pasen los meses. El escalón inicial de gasolina se encuentra en esta situación, puesto que llegará un tiempo después de sus hermanos. Se trata del 1.8 TFSI de 160 CV con el que la marca plantea una oferta de arranque por debajo de los 40.000 euros, aunque todavía no tiene precio definido en nuestro mercado. Sí que hay confirmación del resto, que protagonizan el 2.0 TFSI de 180 CV ó 211 CV y el 3.2 TFSI de 265 CV, todos con inyección directa de combustible y el primero con sobrealimentación. Si el primero de los cuatro dispone de caja de cambio manual de seis relaciones, los dos 2.0 TFSI disponen del cambio multitronic de ocho relaciones, manual de seis o S tronic de siete, éste para el quattro, a gusto del consumidor. El motor de 265 CV viene equipado con caja de cambios multitronic en versión de tracción delantera o S tronic, si es quattro. La gama de gasóleo también es muy completa. Arranca con un económico 2.0 TDI en su versión de 170 CV con caja manual de seis relaciones y sólo en tracción delantera. Por encima se entra ya en las mecánicas V6 con un 2,7 litros de 190 CV mientras que la más potente es un 3.0 TDI de 240 CV, con caja de cambios S tronic de siete marchas. Una de las novedades de este Audi A5 Cabriolet es que las versiones equipadas con motores de cuatro cilindros y caja manual de seis marchas vienen con el sistema de parada automática del motor en detenciones, “start/stop”, que supone un ahorro de consumo cifrado en 0,2 l/100 km. Junto a este sistema, el conductor dispone de una información asociada para obtener una máxima eficiencia en la conducción, que le indica el mejor momento para efectuar el cambio de marcha.

Como otros modelos de Audi, este A5 Cabriolet está equipado con un sistema de recuperación de energía mediante el cual el alternador convierte en electricidad la energía desarrollada durante las frenadas y retenciones, electricidad que almacena en la batería. Otro interesante sistema se añade a la transmisión “quattro” y se trata de un diferencial deportivo, que transmite más par a la rueda exterior trasera durante las fases de aceleración en curva, mejorando el dinamismo y el comportamiento del Audi A5 Cabriolet. Como otros Audi, este A5 Cabriolet puede incluir el “Audi drive select” , sistema que permite variar y personalizar la respuesta de varios elementos mecánicos –motor, dirección, cambio, amortiguación- según los deseos del conductor. Hemos dejado aparte la versión más espectacular del nuevo Audi, el S5 Cabriolet. Esta versión parece convertirse en un modelo específico, por sí mismo, dada su particular definición. Su corazón es un nuevo, aunque conocido ya, V6 de 3 litros sobrealimentado por un compresor situado entre las dos bancadas de cilindros y que sopla hasta un máximo de 0,8 bar de sobrepresión. Gracias a él, a la inyección directa y a los dos intercambiadores térmicos rinde una potencia máxima de 333 CV, que le permiten alcanzar los 250 km/h.

El S5 Cabriolet viene de serie con la transmisión “quattro”, la caja de cambios S tronic de siete marchas, la dirección servotronic y la suspensión deportiva. También incluye la capota con refuerzos insonorizantes. Con respecto al resto de los A5 Cabrioletincluye modificaciones en los paragolpes, aparece un difusor trasero, distintas entradas de aire y cuatro salidas de escape. En el interior, los asientos eléctricos tapizados en Alcantara y cuero y un buen número de elementos poseen terminación símil aluminio. La conducción de este impresionante cabrio es toda una gozada. De entrada, el sonido del motor genera un “petardeo” en cada cambio de marcha, tan agradable como excitante. Luego, comprobar como el motor empuja desde el mismo ralentí hasta la línea roja del cuentavueltas es un ejemplo de manejabilidad al alcance de cualquier conductor. El confort también está a la altura, pues la suspensión no es de una dureza pétrea y los asientos son sumamente confortables. En fin, que se disfruta de un imponente deportivo –la rigidez del chasis no plantea ningún problema– y un atractivo coche de paseo, en cuanto descubrimos su habitáculo. La versión de techo convertible del Audi A5 mantiene la tendencia habitual de la marca a la hora de extrapolar sus versiones Cabriolet de las de techo metálico, esto es, utilizar la flexible lona para definirlo. Si de cara al tema de seguridad ante el robo la capota flexible genera menos confianza, tiene también sus virtudes. La primera resulta ser su ligereza y la segunda, su menor volumen una vez empaquetada en el maletero. De hecho, el volumen de éste es magnífico, 380 dm3, mientras que con el techo almacenado en él, sólo se reduce a 320 dm3. Su menor aislamiento frente al ruido exterior se combate por Audi con una opción que incorpora un material insonorizante más grueso, con el resultado de un nivel de ruido interior similar al de una berlina. Por otra parte, el accionamiento de la capota de este Audi A5 Cabriolet es eléctrico y muy rápido. Sólo necesita 15 segundos para dejar la cabeza de los ocupantes al aire mientras que si es cubrirlos, necesita un par de ellos más. Otra ventaja es que se puede accionar con el Audi A5 Cabrio en movimiento hasta una velocidad de 50 km/h.
Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

La transformación del Audi A5 coupé a cabriolet ha supuesto, como es lógico, el añadido de una serie de refuerzos en el bastidor, para compensar la pérdida del techo metálico. Gracias a ellos, las vibraciones durante la marcha se han reducido al mínimo y ni siquiera las versiones más potentes ponen en entredicho el trabajo efectuado. Tampoco esta metamorfosis ha recortado la capacidad del habitáculo, puesto que se mantiene su oferta de cuatro auténticas plazas, disponiendo las traseras de espacio suficiente para estirar las piernas cómodamente.

El Audi A5 Cabriolet nace con una extensa gama de motores que, incluso, se verá incrementada conforme pasen los meses. El escalón inicial de gasolina se encuentra en esta situación, puesto que llegará un tiempo después de sus hermanos. Se trata del 1.8 TFSI de 160 CV con el que la marca plantea una oferta de arranque por debajo de los 40.000 euros, aunque todavía no tiene precio definido en nuestro mercado. Sí que hay confirmación del resto, que protagonizan el 2.0 TFSI de 180 CV ó 211 CV y el 3.2 TFSI de 265 CV, todos con inyección directa de combustible y el primero con sobrealimentación. Si el primero de los cuatro dispone de caja de cambio manual de seis relaciones, los dos 2.0 TFSI disponen del cambio multitronic de ocho relaciones, manual de seis o S tronic de siete, éste para el quattro, a gusto del consumidor. El motor de 265 CV viene equipado con caja de cambios multitronic en versión de tracción delantera o S tronic, si es quattro. La gama de gasóleo también es muy completa. Arranca con un económico 2.0 TDI en su versión de 170 CV con caja manual de seis relaciones y sólo en tracción delantera. Por encima se entra ya en las mecánicas V6 con un 2,7 litros de 190 CV mientras que la más potente es un 3.0 TDI de 240 CV, con caja de cambios S tronic de siete marchas. Una de las novedades de este Audi A5 Cabriolet es que las versiones equipadas con motores de cuatro cilindros y caja manual de seis marchas vienen con el sistema de parada automática del motor en detenciones, “start/stop”, que supone un ahorro de consumo cifrado en 0,2 l/100 km. Junto a este sistema, el conductor dispone de una información asociada para obtener una máxima eficiencia en la conducción, que le indica el mejor momento para efectuar el cambio de marcha.

Como otros modelos de Audi, este A5 Cabriolet está equipado con un sistema de recuperación de energía mediante el cual el alternador convierte en electricidad la energía desarrollada durante las frenadas y retenciones, electricidad que almacena en la batería. Otro interesante sistema se añade a la transmisión “quattro” y se trata de un diferencial deportivo, que transmite más par a la rueda exterior trasera durante las fases de aceleración en curva, mejorando el dinamismo y el comportamiento del Audi A5 Cabriolet. Como otros Audi, este A5 Cabriolet puede incluir el “Audi drive select” , sistema que permite variar y personalizar la respuesta de varios elementos mecánicos –motor, dirección, cambio, amortiguación- según los deseos del conductor. Hemos dejado aparte la versión más espectacular del nuevo Audi, el S5 Cabriolet. Esta versión parece convertirse en un modelo específico, por sí mismo, dada su particular definición. Su corazón es un nuevo, aunque conocido ya, V6 de 3 litros sobrealimentado por un compresor situado entre las dos bancadas de cilindros y que sopla hasta un máximo de 0,8 bar de sobrepresión. Gracias a él, a la inyección directa y a los dos intercambiadores térmicos rinde una potencia máxima de 333 CV, que le permiten alcanzar los 250 km/h.

El S5 Cabriolet viene de serie con la transmisión “quattro”, la caja de cambios S tronic de siete marchas, la dirección servotronic y la suspensión deportiva. También incluye la capota con refuerzos insonorizantes. Con respecto al resto de los A5 Cabrioletincluye modificaciones en los paragolpes, aparece un difusor trasero, distintas entradas de aire y cuatro salidas de escape. En el interior, los asientos eléctricos tapizados en Alcantara y cuero y un buen número de elementos poseen terminación símil aluminio. La conducción de este impresionante cabrio es toda una gozada. De entrada, el sonido del motor genera un “petardeo” en cada cambio de marcha, tan agradable como excitante. Luego, comprobar como el motor empuja desde el mismo ralentí hasta la línea roja del cuentavueltas es un ejemplo de manejabilidad al alcance de cualquier conductor. El confort también está a la altura, pues la suspensión no es de una dureza pétrea y los asientos son sumamente confortables. En fin, que se disfruta de un imponente deportivo –la rigidez del chasis no plantea ningún problema– y un atractivo coche de paseo, en cuanto descubrimos su habitáculo. La versión de techo convertible del Audi A5 mantiene la tendencia habitual de la marca a la hora de extrapolar sus versiones Cabriolet de las de techo metálico, esto es, utilizar la flexible lona para definirlo. Si de cara al tema de seguridad ante el robo la capota flexible genera menos confianza, tiene también sus virtudes. La primera resulta ser su ligereza y la segunda, su menor volumen una vez empaquetada en el maletero. De hecho, el volumen de éste es magnífico, 380 dm3, mientras que con el techo almacenado en él, sólo se reduce a 320 dm3. Su menor aislamiento frente al ruido exterior se combate por Audi con una opción que incorpora un material insonorizante más grueso, con el resultado de un nivel de ruido interior similar al de una berlina. Por otra parte, el accionamiento de la capota de este Audi A5 Cabriolet es eléctrico y muy rápido. Sólo necesita 15 segundos para dejar la cabeza de los ocupantes al aire mientras que si es cubrirlos, necesita un par de ellos más. Otra ventaja es que se puede accionar con el Audi A5 Cabrio en movimiento hasta una velocidad de 50 km/h.
Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

La transformación del Audi A5 coupé a cabriolet ha supuesto, como es lógico, el añadido de una serie de refuerzos en el bastidor, para compensar la pérdida del techo metálico. Gracias a ellos, las vibraciones durante la marcha se han reducido al mínimo y ni siquiera las versiones más potentes ponen en entredicho el trabajo efectuado. Tampoco esta metamorfosis ha recortado la capacidad del habitáculo, puesto que se mantiene su oferta de cuatro auténticas plazas, disponiendo las traseras de espacio suficiente para estirar las piernas cómodamente.

El Audi A5 Cabriolet nace con una extensa gama de motores que, incluso, se verá incrementada conforme pasen los meses. El escalón inicial de gasolina se encuentra en esta situación, puesto que llegará un tiempo después de sus hermanos. Se trata del 1.8 TFSI de 160 CV con el que la marca plantea una oferta de arranque por debajo de los 40.000 euros, aunque todavía no tiene precio definido en nuestro mercado. Sí que hay confirmación del resto, que protagonizan el 2.0 TFSI de 180 CV ó 211 CV y el 3.2 TFSI de 265 CV, todos con inyección directa de combustible y el primero con sobrealimentación. Si el primero de los cuatro dispone de caja de cambio manual de seis relaciones, los dos 2.0 TFSI disponen del cambio multitronic de ocho relaciones, manual de seis o S tronic de siete, éste para el quattro, a gusto del consumidor. El motor de 265 CV viene equipado con caja de cambios multitronic en versión de tracción delantera o S tronic, si es quattro. La gama de gasóleo también es muy completa. Arranca con un económico 2.0 TDI en su versión de 170 CV con caja manual de seis relaciones y sólo en tracción delantera. Por encima se entra ya en las mecánicas V6 con un 2,7 litros de 190 CV mientras que la más potente es un 3.0 TDI de 240 CV, con caja de cambios S tronic de siete marchas. Una de las novedades de este Audi A5 Cabriolet es que las versiones equipadas con motores de cuatro cilindros y caja manual de seis marchas vienen con el sistema de parada automática del motor en detenciones, “start/stop”, que supone un ahorro de consumo cifrado en 0,2 l/100 km. Junto a este sistema, el conductor dispone de una información asociada para obtener una máxima eficiencia en la conducción, que le indica el mejor momento para efectuar el cambio de marcha.

Como otros modelos de Audi, este A5 Cabriolet está equipado con un sistema de recuperación de energía mediante el cual el alternador convierte en electricidad la energía desarrollada durante las frenadas y retenciones, electricidad que almacena en la batería. Otro interesante sistema se añade a la transmisión “quattro” y se trata de un diferencial deportivo, que transmite más par a la rueda exterior trasera durante las fases de aceleración en curva, mejorando el dinamismo y el comportamiento del Audi A5 Cabriolet. Como otros Audi, este A5 Cabriolet puede incluir el “Audi drive select” , sistema que permite variar y personalizar la respuesta de varios elementos mecánicos –motor, dirección, cambio, amortiguación- según los deseos del conductor. Hemos dejado aparte la versión más espectacular del nuevo Audi, el S5 Cabriolet. Esta versión parece convertirse en un modelo específico, por sí mismo, dada su particular definición. Su corazón es un nuevo, aunque conocido ya, V6 de 3 litros sobrealimentado por un compresor situado entre las dos bancadas de cilindros y que sopla hasta un máximo de 0,8 bar de sobrepresión. Gracias a él, a la inyección directa y a los dos intercambiadores térmicos rinde una potencia máxima de 333 CV, que le permiten alcanzar los 250 km/h.

El S5 Cabriolet viene de serie con la transmisión “quattro”, la caja de cambios S tronic de siete marchas, la dirección servotronic y la suspensión deportiva. También incluye la capota con refuerzos insonorizantes. Con respecto al resto de los A5 Cabrioletincluye modificaciones en los paragolpes, aparece un difusor trasero, distintas entradas de aire y cuatro salidas de escape. En el interior, los asientos eléctricos tapizados en Alcantara y cuero y un buen número de elementos poseen terminación símil aluminio. La conducción de este impresionante cabrio es toda una gozada. De entrada, el sonido del motor genera un “petardeo” en cada cambio de marcha, tan agradable como excitante. Luego, comprobar como el motor empuja desde el mismo ralentí hasta la línea roja del cuentavueltas es un ejemplo de manejabilidad al alcance de cualquier conductor. El confort también está a la altura, pues la suspensión no es de una dureza pétrea y los asientos son sumamente confortables. En fin, que se disfruta de un imponente deportivo –la rigidez del chasis no plantea ningún problema– y un atractivo coche de paseo, en cuanto descubrimos su habitáculo. La versión de techo convertible del Audi A5 mantiene la tendencia habitual de la marca a la hora de extrapolar sus versiones Cabriolet de las de techo metálico, esto es, utilizar la flexible lona para definirlo. Si de cara al tema de seguridad ante el robo la capota flexible genera menos confianza, tiene también sus virtudes. La primera resulta ser su ligereza y la segunda, su menor volumen una vez empaquetada en el maletero. De hecho, el volumen de éste es magnífico, 380 dm3, mientras que con el techo almacenado en él, sólo se reduce a 320 dm3. Su menor aislamiento frente al ruido exterior se combate por Audi con una opción que incorpora un material insonorizante más grueso, con el resultado de un nivel de ruido interior similar al de una berlina. Por otra parte, el accionamiento de la capota de este Audi A5 Cabriolet es eléctrico y muy rápido. Sólo necesita 15 segundos para dejar la cabeza de los ocupantes al aire mientras que si es cubrirlos, necesita un par de ellos más. Otra ventaja es que se puede accionar con el Audi A5 Cabrio en movimiento hasta una velocidad de 50 km/h.
Salón del Automóvil de Barcelona

Especial Salón de Barcelona
No te pierdas nuestro especial del Salón del Automóvil de Barcelona con todas las novedades, cómo llegar y las fotos más espectaculares.

La transformación del Audi A5 coupé a cabriolet ha supuesto, como es lógico, el añadido de una serie de refuerzos en el bastidor, para compensar la pérdida del techo metálico. Gracias a ellos, las vibraciones durante la marcha se han reducido al mínimo y ni siquiera las versiones más potentes ponen en entredicho el trabajo efectuado. Tampoco esta metamorfosis ha recortado la capacidad del habitáculo, puesto que se mantiene su oferta de cuatro auténticas plazas, disponiendo las traseras de espacio suficiente para estirar las piernas cómodamente.

El Audi A5 Cabriolet nace con una extensa gama de motores que, incluso, se verá incrementada conforme pasen los meses. El escalón inicial de gasolina se encuentra en esta situación, puesto que llegará un tiempo después de sus hermanos. Se trata del 1.8 TFSI de 160 CV con el que la marca plantea una oferta de arranque por debajo de los 40.000 euros, aunque todavía no tiene precio definido en nuestro mercado. Sí que hay confirmación del resto, que protagonizan el 2.0 TFSI de 180 CV ó 211 CV y el 3.2 TFSI de 265 CV, todos con inyección directa de combustible y el primero con sobrealimentación. Si el primero de los cuatro dispone de caja de cambio manual de seis relaciones, los dos 2.0 TFSI disponen del cambio multitronic de ocho relaciones, manual de seis o S tronic de siete, éste para el quattro, a gusto del consumidor. El motor de 265 CV viene equipado con caja de cambios multitronic en versión de tracción delantera o S tronic, si es quattro. La gama de gasóleo también es muy completa. Arranca con un económico 2.0 TDI en su versión de 170 CV con caja manual de seis relaciones y sólo en tracción delantera. Por encima se entra ya en las mecánicas V6 con un 2,7 litros de 190 CV mientras que la más potente es un 3.0 TDI de 240 CV, con caja de cambios S tronic de siete marchas. Una de las novedades de este Audi A5 Cabriolet es que las versiones equipadas con motores de cuatro cilindros y caja manual de seis marchas vienen con el sistema de parada automática del motor en detenciones, “start/stop”, que supone un ahorro de consumo cifrado en 0,2 l/100 km. Junto a este sistema, el conductor dispone de una información asociada para obtener una máxima eficiencia en la conducción, que le indica el mejor momento para efectuar el cambio de marcha.

Como otros modelos de Audi, este A5 Cabriolet está equipado con un sistema de recuperación de energía mediante el cual el alternador convierte en electricidad la energía desarrollada durante las frenadas y retenciones, electricidad que almacena en la batería. Otro interesante sistema se añade a la transmisión “quattro” y se trata de un diferencial deportivo, que transmite más par a la rueda exterior trasera durante las fases de aceleración en curva, mejorando el dinamismo y el comportamiento del Audi A5 Cabriolet. Como otros Audi, este A5 Cabriolet puede incluir el “Audi drive select” , sistema que permite variar y personalizar la respuesta de varios elementos mecánicos –motor, dirección, cambio, amortiguación- según los deseos del conductor. Hemos dejado aparte la versión más espectacular del nuevo Audi, el S5 Cabriolet. Esta versión parece convertirse en un modelo específico, por sí mismo, dada su particular definición. Su corazón es un nuevo, aunque conocido ya, V6 de 3 litros sobrealimentado por un compresor situado entre las dos bancadas de cilindros y que sopla hasta un máximo de 0,8 bar de sobrepresión. Gracias a él, a la inyección directa y a los dos intercambiadores térmicos rinde una potencia máxima de 333 CV, que le permiten alcanzar los 250 km/h.

El S5 Cabriolet viene de serie con la transmisión “quattro”, la caja de cambios S tronic de siete marchas, la dirección servotronic y la suspensión deportiva. También incluye la capota con refuerzos insonorizantes. Con respecto al resto de los A5 Cabrioletincluye modificaciones en los paragolpes, aparece un difusor trasero, distintas entradas de aire y cuatro salidas de escape. En el interior, los asientos eléctricos tapizados en Alcantara y cuero y un buen número de elementos poseen terminación símil aluminio. La conducción de este impresionante cabrio es toda una gozada. De entrada, el sonido del motor genera un “petardeo” en cada cambio de marcha, tan agradable como excitante. Luego, comprobar como el motor empuja desde el mismo ralentí hasta la línea roja del cuentavueltas es un ejemplo de manejabilidad al alcance de cualquier conductor. El confort también está a la altura, pues la suspensión no es de una dureza pétrea y los asientos son sumamente confortables. En fin, que se disfruta de un imponente deportivo –la rigidez del chasis no plantea ningún problema– y un atractivo coche de paseo, en cuanto descubrimos su habitáculo.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.