Publicidad

Audi A1

Es el Audi más pequeño pero, en poco menos de cuatro metros, concentra imagen, exclusividad y calidad de realización. Sofisticado, ligero y con avanzados motores Diesel y gasolina de entre 86 y 122 CV, el benjamín alemán apuesta por el refinamiento y la eficiencia para atacar a Mini. En septiembre comenzará a entregarse desde 15.770 euros.
-
Audi A1
Hasta 800 opciones de personalización (incluidos unos coloridos arcos de techo), carrocería de tres puertas y cuatro plazas y la promesa de Audi de ser “el automóvil más deportivo de su segmento”. ¿Les suena? En efecto, con la misión de acabar con el reinado de Mini entre los utilitarios premium, llega el nuevo A1, un coqueto alemán de 3,95 metros de longitud, 1,74 de anchura y sólo 1,42 de altura.

Galería relacionada

Probamos el nuevo Audi A1

No estará solo. Antes que Audi, Alfa con el MiTo y Citroën, con su nueva línea de alta gama DS3, optaron por atacar a Mini, pero el A1 parece contar con mejores mimbres frente a su hegemonía. Como Alfa y Citroën (que aprovecharon las plataformas de Grande Punto y C3), Audi toma ahora la base del premiado VW Polo para personalizarla como pequeño objeto de lujo. Y deportivo. De momento, el Audi A1 se estrena en carrocería de 3 puertas. Más adelante llegará la versión Sportback de 5 puertas y capacidad para 5 pasajeros. Con hasta 6 centímetros más de anchura y cuatro menos de altura que VW Polo, el atrevido Audi A1 no emplea carrocería de aluminio como en su día el proyecto A2, pero sí aceros de alta resistencia y adhesivo supervisado por sistema óptico para la unión de algunas piezas (más ligero que la soldadura) para un bastidor de sólo 211 kg. El A1 homologa así el menor peso de la categoría, partiendo de sólo 1.040 kg.

Uniformado de gala, abrir las puertas del A1 conlleva luces y sombras. Luces, sin duda, en todo lo referente a acabado y ergonomía del puesto de conducción. Con un nivel de ajustes y terminación superior a sus rivales, las plazas delanteras son puro Audi. Asientos de excelente sujeción (sobre todo los opcionales deportivos con ajuste lumbar), materiales plásticos acolchados de excelente tacto y una posición baja con todos los mandos bien orientados –y muy intuitivos-, pero una visibilidad algo limitada por su pequeña proporción de cristal, son algunas claves de su habitáculo. Claro que otras llegan condicionadas por una justa habitabilidad. Hablamos ya de las sombras. No hay duda que en este segmento, personalidad y calidad visual se imponen a funcionalidad, pero el A1 presenta unas plazas traseras muy reducidas. El acceso no es bueno, pero tampoco peor que Mini, Citroën DS3 y Alfa MiTo. Es lo que tienen estas pequeñas carrocerías de 3 puertas. Sin embargo, las dos plazas traseras sí parecen contar sobre todo con menor altura y un voluminoso cerco de techo que obligan a encorvarse a poco que se supere el 1,75 m impidiendo apoyarse en el reposacabezas. Tampoco ofrece la posibilidad de albergar 5 pasajeros, ni siquiera en opción como sus rivales. A cambio, hay mucho hueco de almacenamiento entre las dos plazas posteriores y en las guanteras de los paneles de las puertas.

Tampoco el maletero del nuevo Audi A1 brilla por su tamaño. Oficialmente dispone de capacidad similar a sus rivales (270 dm3 iguales a Alfa MiTo, pero inferiores a Citroën DS3 -285 dm3-) y suficiente para el equipaje del fin de semana de dos ocupantes. Sin embargo, este espacio lo obtiene a costa de no poder ofrecer ni en opción la rueda de repuesto de emergencia (no cabe), también limitada por la ubicación de la batería bajo el piso del maletero (en todas las versiones, salvo el 1.2 TFSI) para equilibrar el reparto de pesos. Gracias a ello, y a un corto voladizo delantero, en el eje anterior sólo recae hasta un 61 por ciento de carga total, muy buen cifra para un pequeño modelo de tracción y motor delantero. El maletero, eso sí, dispone de la posibilidad de montar bandeja capaz de posicionarse en dos alturas (como el VW Polo), red portaequipajes, ganchos y asientos traseros abatibles que amplían la capacidad hasta 920 dm3 de carga. De serie, todos los Audi A1 llegan con control de estabilidad ESP con autoblocante electrónico. Como un diferencial, permite reducir el diámetro de giro y ganar agilidad en carretera, desviando mayor par en apoyos a la rueda exterior mediante el frenado de la interior. Hemos citado las limitaciones obvias en funcionalidad debido a su tamaño y atractivo diseño tipo coupé. Sin embargo, en rendimiento en carretera el pequeño Audi A1 se agiganta. Ponerse a sus mandos significa circular en el modelo más refinado del segmento, por tacto de mandos y suavidad de funcionamiento. Verdaderamente “premium”. Ancho y bajo, en vías rápidas pisa sorprendentemente asentado, con un buen confort de rodadura. Claro que si se quiere deportividad, tampoco renuncia a ella, aunque durante nuestros cortos recorridos no creamos que cuente con un tacto tan directo y preciso –también, todo sea dicho, más incómodo para el día a día- como el Mini. Con un buen guiado de dirección, y una carrocería ligera y bien equilibrada de pesos, el Audi A1 se ofrece en dos niveles de acabado: Attraction y Ambition. El segundo supone optar ya a un tren de rodaje deportivo (con muelles y amortiguadores más firmes y carrocería rebajada 10 milímetros), mientras que, sobre éste, puede elegirse también un paquete S Line que rebaja otros 5 mm más la carrocería y añade más rigidez de suspensión). Con ello también se incrementa el tamaño de neumáticos, que de unos equilibrados 185/60 R15, pasan a 205/55 R16 o ya unos exagerados 215/40 R17 que restan confort de marcha y acústico.

Buena parte de culpa del buen dinamismo del nuevo Audi A1 la tienen sus avanzados componentes mecánicos. En especial una oferta de motores de gasolina de excelente rendimiento. Audi, de momento, no opta por versiones ultradeportivas como Mini (Cooper S y John Cooper Works de hasta 211 CV) o Alfa Romeo (MiTo Quadrifoglio Verde de 170 CV), sino por una gama más razonable, eso sí, siempre presidida por la inyección directa y la sobrealimentación por turbo. Abre la oferta un nuevo 1.2 TFSI de 86 CV y un buen par máximo de 16,3 mkg entre 1.500 y 3.500 rpm, muy bueno en su respuesta desde bajo régimen, elástico hasta casi 6.000 rpm y eficiente, con un consumo de 5,1 l/100 km y 118 g/km de CO2 en emisiones. Creemos que una de las opciones más lógicas para un modelo como el A1. Claro que quien quiera más prestaciones puede optar por el eficaz 1.4 TFSI de 122 CV, capaz de equiparse ya con el rapidísimo cambio automático S Tronic de doble embrague y 7 velocidades. El Audi A1 pronto ampliará su gama con la variante S1, de tracción delantera y una potencia gasolina que podría rondar los 200 CV. Será el primer S de Audi que no cuente con tracción quattro. En Diesel, por su parte, la oferta del nuevo Audi A1 se compone de un efectivo motor 1.6 TDI, con dos niveles de potencia (90 y 105 CV) y un reducido consumo que parte de únicamente 3,8 l/100 km de consumo. Tanto ellos, como los motores de gasolina, cuentan con un paquete eficiente que incluye tecnología Start/Stop de parada y arranque automático del motor en detenciones, sistema de frenada regenerativa y bajos carenados. De hecho, tres de las cuatro versiones quedan exentas de Impuesto de Matriculación por bajas emisiones.

Como ya hemos avanzado, el Audi A1 se ofrecerá con dos acabados. Desde el básico Attraction, contará ya con airbags frontales, de cortina y laterales delanteros, ESP, radio CD MP3, elevalunas eléctricos o función Easy Entry de los asientos delanteros. Echamos claramente en falta el ordenador de viaje (opcional), o las llantas de aleación y el aire acondicionado, dos elementos que sólo se ofrecerán de fábrica durante los primeros meses de lanzamiento a modo de promoción. La línea Ambition, por su parte, añade además, faros antiniebla, volante, cambio y freno de mano en cuero, o sensores de luz y lluvia. Además de las 800 posibilidades de personalización, en opción el Audi A1 ofrecerá un equipamiento digno del nuevo A8, con posibilidad de montar un monitor desplegable, sistema avanzado de información MMI Navigation Plus o un poderoso equipo de sonido Bose. En julio, Audi abre los pedidos de un nuevo A1 que comenzará a entregarse en septiembre. Sus precios oscilarán entre 15.770 y 22.350 euros, ligeramente por debajo de Mini y algo más caros que Alfa MiTo o Citroën DS3.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.