Publicidad

Comparativa: Alfa Mito 1.6 JTDM vs Citroën DS3 1.6 E-HDI

Tanto el Alfa Romeo Mito como el Citroën DS3 son de esos utilitarios que elevan su diseño a un plano superior, y para cumplir con la deportividad que sus estampas prometen, estas versiones Diesel también elevan su potencia -120 CV el Mito y 115 el DS3- por encima del utilitario convencional.
Lorenzo Alcocer / Fotos: Félix Macías -
Comparativa: Alfa Mito 1.6 JTDM vs Citroën DS3 1.6 E-HDI

El Mito lleva con nosotros desde 2008 y no ha nece­sitado los nuevos cromados y acabados en parrilla y faros es­trenados recientemente (y nue­vos tapizados), para redescubrir 5 años después un diseño muy exclusivo, moder­no y espectacular. Junto a la deportividad, son los pilares fundamentales de todo Alfa Romeo, el arraigo a una historia de una marca muy espe­cial, de la que nos preocupa su actual rol dentro del Grupo Fiat, con una gama formada por solo dos modelos -Mito y Giulietta-, al margen del ex­clusivísimo 4C.

 

Por su parte, Citroën ha creado una línea de modelos DS (DS3, DS4 y DS5) para­lela a algunos de sus modelos "convencionales", que apela en mayor o menor medida a la exclu­sividad y sofisticación del aquél vanguardista y fantástico DS "Tiburón" del pasado siglo. No hay una sofisticación extra en el DS3 sobre el C3 (sí unas intenciones mucho más deporti­vas) u otro utilitario, pero su diseño parece es­tar trabajado con un esmero especial.

 

Alfa Mito y Citroen DS3Por dentro, el DS3 también te lleva a un mundo premium y muy confortable por su cuidada presentación y posibilidades de personalización. Si quieres, pue­des tomar la vertiente "sport" de la unidad pro­bada, donde se fusionan ambos ambientes, a la vista y al tacto. En este sentido, el Mito es pura­mente deportivo o si quieres, mucho más depor­tivo, también a la vista y al tacto. Mira qué asien­tos y qué ingredientes con el acabado Sportiva probado, que forman un conjunto final que te lle­va a un ambiente casi radical.

 

Ayer y hoy

El tacto deportivo del Mito es de ayer, cuando los coches eran más duros y físicos que los de ahora, que son capaces de compatibi­lizar altas prestaciones con un tacto de conduc­ción sorprendentemente amable, como lo hace el DS3. El Mito recurre a una suspensión, amorti­guación y en este caso neumáticos (unos agresi­vos 215/40 en llanta 18), con muy pocos compro­misos. Es muy firme y bachea con dureza, pero a cambio tienes un "feeling" muy transparente y directo con él. Ni siquiera la dirección con asis­tencia eléctrica le penaliza en este sentido. Gira muy plano y lo inscribes en las curvas con una confianza abismal, la misma que recibes a muy alta velocidad y que agradeces cuando no dejas de ir en un coche ligero y corto.

 

Como vulgarmente se dice, el Mito, que hemos probado, es una tabla girando y el tren delantero puede prácticamente con todo. En pleno apoyo, por muy fuerte que vayas, admite cerrar de nuevo un poco más, que lo hace sin toleran­cias ni balanceos de carrocería, sin tiempos muertos por una suspen­sión que deba comprimirse y un neumático que flexiona, porque nada de esto parece suceder en el Mito.

 

Sobre el tren delantero recae toda la responsabilidad y se agradece su lejanísi­mo subviraje, porque el tren trasero se muestra prác­ticamente inamovible y no tiene ninguna inten­ción de participar en el giro. Esta configuración que te puede llevar a recibir un extra de confian­za, también te lleva a pedir un extra de atención en línea recta. Conduces muchas veces ejerciendo correcciones de dirección, que no dejan de ser in­tuitivos movimientos de tus muñecas, pero si el piso se degrada como en esas carreteras de mon­taña en las que disfrutas exponencialmente con estos coches, debes poner más de tu parte.

 

Alfa Mito puesto de conducciónEn ciu­dad, como utilitario, le sobra firmeza, como tam­bién le sobra radio de giro. Definitivamente, este Alfa Romeo Mito Sportiva es un coche físico y me pregunto hasta qué punto los formidables, desde un punto de vista muy depor­tivo (y estético), pero rígidos backets de esta uni­dad, intervienen para bien y para mal en ese hilo tan directo, sin filtración alguna.

 

Citroën DS3: deportivamente cómodo

Seguro que el cuerpo a cuerpo con el Citroën DS3 me ha llevado a re­saltarte las características del Mito, pero como sucederá a la inversa. Seguramente el DS3 sea el coche más suave y filtrado de los utilitarios -para eso es un Citroën- y quizás por esto puedas cuestionar su papel de deportivo. Recuerdo que me resultó "traumático" bajarme del Mito para subirme al DS3. Parecía que me bajaba de un de­portivo para subirme en una cómoda berlina y hasta pensé que el motor del DS3 era un refina­do bloque de gasolina, como luego te aclararé.

 

Al Citroën DS3 lo sientes inicialmente menos incisivo de dirección y menos reactivo a tus órdenes, debido a unos buenos y suaves milímetros de absorción de los conjuntos muelle/amortiguador/neumáti­co, pero todo es una cuestión de tacto, no de re­sultados. Geométricamente debe ser extraordi­nario, porque creo que entra en todo tipo de curva con la misma o mayor rapidez que el Mito. Si no te llegara a transmitir la misma con­fianza, es por la enorme sensación de aplomo del Mito, pero irás igual de rápido y mucho más des­preocupado, como también menos emocionado. En ciudad es mucho más agradable el DS3 que el Mito, por bacheo, radio de giro, suavidad de pedales y respuesta del motor.

 

Citroen DS3 puesto de conducciónSiguiendo el guión

El potente 1.6 JTDM del Mito lo sientes como al resto del coche: "rudo" y exigente. Nos hemos encontrado con un bajo régimen que no se corresponde con lo prometi­do y por debajo de las 1.800 rpm es muy perezo­so. Justo por ahí, el 1.6 e-HDI del DS3 tiene una respues­ta inmediata y muy solvente. El Mito enseña su mayor potencia (120 CV) a partir de 2.000 rpm, tras una transición algo abrupta, y por este mo­tivo lo puedes sentir más deportivo.

 

El motor del DS3 es muy lineal y está mejor filtrado e insono­rizado. Por esto y por sus desarrollos de cambio más largos, especialmente en las marchas altas, el 1.6 e-HDI (115 CV) del Citroën DS3 no tiene el carácter del 1.6 JTDM del Alfa Romeo Mito, pero también se adapta mejor a los largos trayectos en autopista. En ciudad, el 1.6 e-HDI del Citroën DS3 te lo pone más fácil por su superioridad a pocas vueltas, como por lo fan­tástico que resulta su anticipativo, rapidísimo y suave sistema Stop-Start por alternador rever­sible. El Mito lleva su "autenticidad" a todos los rincones. El pedal del embrague tiene un retor­no muy acusado y el cambio exige mayor esfuer­zo. Seguro que tu cabeza te lleva a uno y tu co­razón a otro.

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.