Publicidad

BMW 520d ED Edition vs Volkswagen Passat Bluemotion

No pisarás la estación de servicio. Ese parece el nuevo mandamiento del automóvil de bajo consumo. Normal de apariencia, pero con hasta 1.600 km de autonomía para el viaje y un rendimiento desconocido hasta la fecha. Volkswagen y BMW estrenan las dos berlinas más eficientes de sus categorías, pero… ¿compensan?
-
BMW 520d ED Edition vs Volkswagen Passat Bluemotion

Estamos, sin duda, ante dos auténticos “caza-récords”. Dos modelos convencionales, nada aquí de hibridación o impulsión eléctrica, pero tan avanzados en mecánica y aerodinámica, que hasta replantean ya las gamas de sus fabricantes. ¿Tiene hoy sentido un Volkswagen Passat sin apellido ecológico? ¿Y todo un BMW 520d sin batería de medidas para ganar más eficiencia? Por lo que corren y lo que ahorran, desde luego no lo parece. Y de hecho así lo creen también ambos fabricantes.

Y es que Volkswagen, para empezar, añade ya hoy casi a todos sus Passat la denominación Bluemotion Technologies (no como versión, sino como paquete de acabado) para sumar de serie Stop/Start y frenada regenerativa; como también BMW, aportando de igual modo hoy en sus modelos el sello EfficientDinamics… que además incluye sofisticaciones extra como la parrilla inteligente que se abre o cierra en función de la velocidad y demandas de refrigeración. Un baile de siglas que puede llegar a confundir… Y no conviene. Porque estas dos nuevas variantes que presentamos hoy van esta vez un paso más allá: BMW sumando además el nombre Edition para diferenciarla de los EfficientDynamics restantes, y Volkswagen apostando por el Bluemotion “a secas” como producto más específico.

Cortavientos
Casi camufladas, hoy, por tanto, no sólo se presentan como una versión más, sino que incluso reclaman más atención y protagonismo. El Volkswagen Passat Bluemotion, por ejemplo, con una carrocería rebajada ahora hasta 15 mm para ganar aerodinámica. Y le otorga tan deportiva apariencia visual, como mayor sequedad en el bache e incomodidad de acceso frente a otros Passat. Justo lo que ha querido evitar en esta ocasión BMW, tras la excesiva dureza mostrada antes por el más pequeño y también ultra eficiente BMW 320d ED Edition: el cliente de un Serie 5 no debe perder jamás comodidad. Así que, en lugar de pegarle más al suelo, BMW en su nuevo 520d ED Edition reduce mejor las pérdidas por rozamientos, alarga los desarrollos un 10 por ciento y toma la mecánica 2.0 Diesel con el innovador volante motor con péndulo centrífugo, que equilibra el giro del motor a muy bajas revoluciones para mejor elasticidad y respuesta. Y sin perder potencia, con los 184 CV del todavía a la venta 520d “normal”. Un gran esfuerzo en favor de la eficiencia para un modelo que lo necesita, pues un BMW Serie 5 pesa de base hasta 240 kg más que el Passat.

Mientras, Volkswagen parte ya en su Passat Bluemotion de una versión mecánica 1.6 TDI de sólo 105 CV muy frugal, por lo que ni siquiera necesita aquí alargar desarrollos: ya eran muy largos. Sólo menor altura libre, nuevo spoiler trasero y llantas aerodinámicas (también las lleva BMW, aunque peor resueltas de apariencia) son suficientes para vestir al Volkswagen Passat más eficiente. Porque, en esta ocasión, nuestra unidad ni siquiera contaba con sus anunciados neumáticos de baja resistencia a la rodadura. A cambio, más agarre eso sí con los superiores y opcionales neumáticos 225/45 R17 que también homologa. Buena oportunidad para ver cuál podría ser su influencia.

Otro mundo
Movernos para empezar con estas dos grandes berlinas (el BMW 520d ED Edition incluso de 1,7 toneladas de peso) es sentir el paso del tiempo. ¡Cómo ha evolucionado el automóvil en sólo 5 años! No vienen ahora a la memoria las primeras pruebas que realizábamos a vehículos etiquetados ya entonces de “ecológicos”, como un VW Polo Bluemotion de 2006. Y lo que costaba entonces avanzar al ritmo del tráfico, obligándonos a dirigir siempre la mano al cambio para encontrar motor entre tan largos desarrollos y tan corto empuje. Incluso había que anticipar frenadas, al equipar lo que llamábamos “ruedas de madera”, tan poco resistentes a la rodadura como eficaces eran en agarre. Por no mencionar otras incómodas medidas de ahorro de peso: ni siquiera montaban climatizador o retrovisores eléctricos.

Curioso, pero han pasado sólo 5 años y este VW Passat Bluemotion consigue ya gastar igual que el primer VW Polo Bluemotion. Increíble.

Hoy, en cambio, estas dos berlinas corren, tienen gran agrado y completísimos equipamientos. Y sí, gastan también lo mínimo a poco que nos impliquemos. Con su tecnología, el BMW 520d ED Edition obsequia con un bajo régimen espectacular. A 1.000 rpm es operativo, y no haría falta superar las 1.700 vueltas para fluir con soltura sobre el asfalto. Además, con gráficos y recomendaciones, también te orienta. Eso sí, en caso de necesidad, pisotón al acelerador y en toda marcha tiene salida, guardando además en la recámara un modo “Sport” que lo vuelve todavía más instantáneo. ¿Quieres deportivo? Pues lo tienes, también por gran comportamiento: incluso al probarlo hoy, a diferencia de otros Serie 5, sin las electrónicas dirección activa a las 4 ruedas o control adaptativo de amortiguación (éste no puede equiparlo), nos parece que gana naturalidad de conducción.

Obviamente, con sólo 105 CV, el Volkswagen Passat Bluemotion no puede competir con el BMW en prestaciones, ni en respuesta tan solvente al acelerador. Pero, a cambio, VW demuestra cómo sin tanta técnica consigue similar giro mecánico. Este 1.6 TDI ni vibra, ni suena, y su bajo régimen es tan potente como el de BMW, garantizando gran movilidad también en toda circunstancia. Por su menor peso, no aprovecha tan bien las inercias como un 520d ED Edition que avanza metros y metros sin aceleración, circulando el BMW casi “a vela” como si enclavara la posición “D” de un cambio automático. Aunque el Volkswagen, todo hay que decirlo, tampoco retiene casi en bajadas de marchas: aquí, el mínimo desperdicio de energía.

BMW también orienta. A diferencia de un VW Passat Bluemotion que no ofrece ningún despliegue de gráficos o consejos de eficiencia, el 520d ED Edition recomienda marcha, valora tu conducción, indica carga de batería y muestra consejos de ahorro. Incluso cuenta, de serie, con función ECO PRO: baja el régimen de motor y hace que la climatización consuma lo mínimo.

A diferencia del BMW, el Volkswagen Passat Bluemotion pide estirar el cambio algo más -hasta 2.000 rpm, no creas que más- para ganar algo más de contundencia. Límite igualmente ridículo. Y, por cierto, al ir más bajito también nos parece ahora más preciso en carretera que otros nuevos VW Passat probados con bastidor Confort. A cambio, consumos visibles de menos de 5 l/100 km en carretera, en la práctica ni lo que un híbrido Toyota Prius, aunque similares en todo caso al convencional Passat 1.6 TDI que sirve de origen a este nuevo Bluemotion: ambos en consumos mixtos rondan los 5,5 l/100 km. Demostrado pues que los neumáticos de baja fricción, aquí no presentes, hacen el resto: reducen teóricamente la resistencia a la rodadura hasta un 30 por ciento, implicando entre 0,3-0,5 l/100 km menos de consumo medio. Lo que debería distanciar al Passat 1.6 TDI Bluemotion del básico 1.6 TDI, al que además supera por 1.045 € en precio. Nos quedamos con esta última versión.

En el BMW, en cambio, las cifras de consumo obviamente por peso y tamaño suben ligeramente, pero dando lugar a un resultado aún más sorprendente por su volumen: aquí sí gasta hasta 0,6 l/100 km menos que el BMW 520d normal (de media, exactos 6 l/100 km de consumo mixto), implicando, al mismo tiempo, una rebaja de emisiones que permite al BMW 520d ED Edition quedar exento de Impuesto de Matriculación. La conclusión es que, a pesar de su mayor tecnología, buenas prestaciones y menor consumo, cuesta también hasta 1.000 euros menos que el 520d normal. Sin duda, convence. Con todo, en definitiva hablamos de dos cochazos “ecológicos” en los que ya no echarás nada de menos… salvo parar a repostar. ¿Cuándo fue la última vez?

Estamos, sin duda, ante dos auténticos “caza-récords”. Dos modelos convencionales, nada aquí de hibridación o impulsión eléctrica, pero tan avanzados en mecánica y aerodinámica, que hasta replantean ya las gamas de sus fabricantes. ¿Tiene hoy sentido un Volkswagen Passat sin apellido ecológico? ¿Y todo un BMW 520d sin batería de medidas para ganar más eficiencia? Por lo que corren y lo que ahorran, desde luego no lo parece. Y de hecho así lo creen también ambos fabricantes.

Y es que Volkswagen, para empezar, añade ya hoy casi a todos sus Passat la denominación Bluemotion Technologies (no como versión, sino como paquete de acabado) para sumar de serie Stop/Start y frenada regenerativa; como también BMW, aportando de igual modo hoy en sus modelos el sello EfficientDinamics… que además incluye sofisticaciones extra como la parrilla inteligente que se abre o cierra en función de la velocidad y demandas de refrigeración. Un baile de siglas que puede llegar a confundir… Y no conviene. Porque estas dos nuevas variantes que presentamos hoy van esta vez un paso más allá: BMW sumando además el nombre Edition para diferenciarla de los EfficientDynamics restantes, y Volkswagen apostando por el Bluemotion “a secas” como producto más específico.

Cortavientos
Casi camufladas, hoy, por tanto, no sólo se presentan como una versión más, sino que incluso reclaman más atención y protagonismo. El Volkswagen Passat Bluemotion, por ejemplo, con una carrocería rebajada ahora hasta 15 mm para ganar aerodinámica. Y le otorga tan deportiva apariencia visual, como mayor sequedad en el bache e incomodidad de acceso frente a otros Passat. Justo lo que ha querido evitar en esta ocasión BMW, tras la excesiva dureza mostrada antes por el más pequeño y también ultra eficiente BMW 320d ED Edition: el cliente de un Serie 5 no debe perder jamás comodidad. Así que, en lugar de pegarle más al suelo, BMW en su nuevo 520d ED Edition reduce mejor las pérdidas por rozamientos, alarga los desarrollos un 10 por ciento y toma la mecánica 2.0 Diesel con el innovador volante motor con péndulo centrífugo, que equilibra el giro del motor a muy bajas revoluciones para mejor elasticidad y respuesta. Y sin perder potencia, con los 184 CV del todavía a la venta 520d “normal”. Un gran esfuerzo en favor de la eficiencia para un modelo que lo necesita, pues un BMW Serie 5 pesa de base hasta 240 kg más que el Passat.

Mientras, Volkswagen parte ya en su Passat Bluemotion de una versión mecánica 1.6 TDI de sólo 105 CV muy frugal, por lo que ni siquiera necesita aquí alargar desarrollos: ya eran muy largos. Sólo menor altura libre, nuevo spoiler trasero y llantas aerodinámicas (también las lleva BMW, aunque peor resueltas de apariencia) son suficientes para vestir al Volkswagen Passat más eficiente. Porque, en esta ocasión, nuestra unidad ni siquiera contaba con sus anunciados neumáticos de baja resistencia a la rodadura. A cambio, más agarre eso sí con los superiores y opcionales neumáticos 225/45 R17 que también homologa. Buena oportunidad para ver cuál podría ser su influencia.

Otro mundo
Movernos para empezar con estas dos grandes berlinas (el BMW 520d ED Edition incluso de 1,7 toneladas de peso) es sentir el paso del tiempo. ¡Cómo ha evolucionado el automóvil en sólo 5 años! No vienen ahora a la memoria las primeras pruebas que realizábamos a vehículos etiquetados ya entonces de “ecológicos”, como un VW Polo Bluemotion de 2006. Y lo que costaba entonces avanzar al ritmo del tráfico, obligándonos a dirigir siempre la mano al cambio para encontrar motor entre tan largos desarrollos y tan corto empuje. Incluso había que anticipar frenadas, al equipar lo que llamábamos “ruedas de madera”, tan poco resistentes a la rodadura como eficaces eran en agarre. Por no mencionar otras incómodas medidas de ahorro de peso: ni siquiera montaban climatizador o retrovisores eléctricos.

Curioso, pero han pasado sólo 5 años y este VW Passat Bluemotion consigue ya gastar igual que el primer VW Polo Bluemotion. Increíble.

Hoy, en cambio, estas dos berlinas corren, tienen gran agrado y completísimos equipamientos. Y sí, gastan también lo mínimo a poco que nos impliquemos. Con su tecnología, el BMW 520d ED Edition obsequia con un bajo régimen espectacular. A 1.000 rpm es operativo, y no haría falta superar las 1.700 vueltas para fluir con soltura sobre el asfalto. Además, con gráficos y recomendaciones, también te orienta. Eso sí, en caso de necesidad, pisotón al acelerador y en toda marcha tiene salida, guardando además en la recámara un modo “Sport” que lo vuelve todavía más instantáneo. ¿Quieres deportivo? Pues lo tienes, también por gran comportamiento: incluso al probarlo hoy, a diferencia de otros Serie 5, sin las electrónicas dirección activa a las 4 ruedas o control adaptativo de amortiguación (éste no puede equiparlo), nos parece que gana naturalidad de conducción.

Obviamente, con sólo 105 CV, el Volkswagen Passat Bluemotion no puede competir con el BMW en prestaciones, ni en respuesta tan solvente al acelerador. Pero, a cambio, VW demuestra cómo sin tanta técnica consigue similar giro mecánico. Este 1.6 TDI ni vibra, ni suena, y su bajo régimen es tan potente como el de BMW, garantizando gran movilidad también en toda circunstancia. Por su menor peso, no aprovecha tan bien las inercias como un 520d ED Edition que avanza metros y metros sin aceleración, circulando el BMW casi “a vela” como si enclavara la posición “D” de un cambio automático. Aunque el Volkswagen, todo hay que decirlo, tampoco retiene casi en bajadas de marchas: aquí, el mínimo desperdicio de energía.

BMW también orienta. A diferencia de un VW Passat Bluemotion que no ofrece ningún despliegue de gráficos o consejos de eficiencia, el 520d ED Edition recomienda marcha, valora tu conducción, indica carga de batería y muestra consejos de ahorro. Incluso cuenta, de serie, con función ECO PRO: baja el régimen de motor y hace que la climatización consuma lo mínimo.

A diferencia del BMW, el Volkswagen Passat Bluemotion pide estirar el cambio algo más -hasta 2.000 rpm, no creas que más- para ganar algo más de contundencia. Límite igualmente ridículo. Y, por cierto, al ir más bajito también nos parece ahora más preciso en carretera que otros nuevos VW Passat probados con bastidor Confort. A cambio, consumos visibles de menos de 5 l/100 km en carretera, en la práctica ni lo que un híbrido Toyota Prius, aunque similares en todo caso al convencional Passat 1.6 TDI que sirve de origen a este nuevo Bluemotion: ambos en consumos mixtos rondan los 5,5 l/100 km. Demostrado pues que los neumáticos de baja fricción, aquí no presentes, hacen el resto: reducen teóricamente la resistencia a la rodadura hasta un 30 por ciento, implicando entre 0,3-0,5 l/100 km menos de consumo medio. Lo que debería distanciar al Passat 1.6 TDI Bluemotion del básico 1.6 TDI, al que además supera por 1.045 € en precio. Nos quedamos con esta última versión.

En el BMW, en cambio, las cifras de consumo obviamente por peso y tamaño suben ligeramente, pero dando lugar a un resultado aún más sorprendente por su volumen: aquí sí gasta hasta 0,6 l/100 km menos que el BMW 520d normal (de media, exactos 6 l/100 km de consumo mixto), implicando, al mismo tiempo, una rebaja de emisiones que permite al BMW 520d ED Edition quedar exento de Impuesto de Matriculación. La conclusión es que, a pesar de su mayor tecnología, buenas prestaciones y menor consumo, cuesta también hasta 1.000 euros menos que el 520d normal. Sin duda, convence. Con todo, en definitiva hablamos de dos cochazos “ecológicos” en los que ya no echarás nada de menos… salvo parar a repostar. ¿Cuándo fue la última vez?

Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.