Publicidad

Volkswagen Passat CC, el Coupé de cuatro puertas

La marca germana ha presentado una berlina de estilizado diseño realizada sobre la plataforma del Passat actual. La originalidad radica en la carrocería tipo coupé de cuatro puertas y cuatro plazas.
-
Volkswagen Passat CC, el Coupé de cuatro puertas
El Passat CC está desarrollado sobre la plataforma del Passat berlina, con una carrocería más larga de 4,796 m. Del mismo modo la anchura se incrementa hasta los 1,856 m y el ancho de vías también aumenta ligeramente, en concreto, 11 mm delante y 16 en el tren trasero. La única medida exterior en la que pierde centímetros es en la altura, exactamente 5 cm.

Galería relacionada

Volkswagen Passat CC

En el acabado exterior, los cromados son más numerosos, incluidos los que van encastrados en las puertas como protectores. Un elemento de diseño que implica una cierta complejidad arquitectónica lo forman las puertas sin marco. A cambio, con las ventanillas bajadas y las puertas abiertas, el efecto visual de coupé es más apreciable. Otras características destacables de la nueva estética del Passat CC son las llantas de 17 pulgadas de serie, las dos salidas de escape cromadas y el techo panorámico. El coeficiente aerodinámico es de 0,29. En el habitáculo, la diferencia más apreciable respecto a sus hermanos de gama es la banqueta trasera de dos plazas con calefacción individual para ambos asientos en opción, no regulables pero abatibles. En el puesto de conducción llama la atención el volante de nuevo diseño -existen dos modelos más-, que puede incluir las levas del cambio cuando sea automático. Por último, destacar la adopción de nuevos sistemas de audio y multimedia -con pantalla táctil, disco duro en opción y cámara de marcha atrás- y ventilación -además de calefacción- sólo para los asientos delanteros tapizados en piel. Todos los motores, tanto de gasolina como Diesel, serán de inyección directa, desapareciendo los TDI con bomba-inyector. La tecnología de rail común -la más empleada actualmente por la mayoría de las marcas-, forma parte ahora del 2.0 TDI, en versiones con potencias de 140 y 170 CV. El primero de ellos acelera de 0 a 100 km/h en 9,8 s, exactamente 1,2 s más lento que el de 170 CV. Eso sí, el consumo medio de éste es de 6 l/100 km, en lugar de los 5,8 l/100 del 140 CV. Aunque de serie adoptan un cambio manual de seis relaciones. El recomendable DSG de seis relaciones será opcional. Centrándonos en los propulsores de gasolina, el 1.8 TSI ofrece 160 CV. Montado en el Passat CC mantiene un consumo medio de 7,6 l/100 km con una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,6 s y una velocidad máxima de 222 km/h. El cambio manual de seis relaciones es de serie y el DSG, de siete, opcional. El 2.0 TSI de 200 CV ofrece un mayor nivel de prestaciones con un consumo también más elevado, aunque no desproporcionado. Concretamente 7,9 l/100 km en ciclo combinado, para una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 7,6 s, alcanzando los 237 km/h. El V6 es el único propulsor atmosférico de la gama. Con nada menos que 300 CV -280 CV en EE.UU- este 3,6 litros necesita sólo 6,6 s para alcanzar los 100 km/h, aunque podría seguir acelerando hasta los 250 km/h. Dispone de sistema tracción integral permanente 4Motion, con diferencial de reparto de par electrónico tipo Haldex. Mientras que en Europa se comercializará de serie con el cambio robotizado de doble embrague DSG, en EE.UU lo hará con un Tiptronic de convertidor de par y también seis relaciones.

El DDC -Dynamic Drive Control- es otra de las novedades que introduce el Passat CC en la gama. Se trata de una amortiguación adaptativa que permite variar el tarado de los amortiguadores en tres niveles: "Normal", "Sport" y "Comfort". En cualquiera de los tres programas, modifica también el grado de asistencia de la dirección. El DDC se activa desde la consola central. El Passat CC también estrena un sistema denominado "Lane Assist", que corrige la trayectoria del vehículo si detecta que se produce una salida involuntaria del carril. Cuando se detecta que el vehículo se está desplazando progresivamente hacia uno de los laterales del carril sin tener encendidos los intermitentes, se produce un pequeño giro en el volante para devolver el vehículo a la vía. El asistente de cambio de carril se conecta mediante un botón situado en la consola central, pero sólo funciona a partir de los 65 km/h. Simultáneamente con la corrección, el sistema emite una señal acústica y una vibración en el volante, para que el conductor se de cuenta de la distracción. Incluso con niebla y por la noche, el asistente de cambio de carril funcionará adecuadamente, no así si las líneas no están correctamente pintadas.
Te recomendamos

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El día 30 de junio te esperamos en Ávila para recorrer 700 km con tu moto, siguiendo ...

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.