Publicidad

Toyota iQ

Ha sido una de las grandes estrellas del Salón del Automóvil de París 2008. Estamos hablando del Toyota iQ, el nuevo vehículo urbano del fabricante japonés de menos de 3 metros de longitud y en el que pueden viajar hasta cuatro personas.
-
Toyota iQ

El Toyota iQ es un vehículo revolucionario en todos los sentidos. Con una longitud de 2,98 m (frente a los 2,69 m del Smart Fortwo), puede albergar en su interior hasta cuatro personas, en la configuración siguiente: dos adultos en los asientos delanteros, otro adulto en uno de los asientos traseros y un niño en el asiento posterior restante; otra configuración es la de dos adultos en los asientos delanteros y dos niños en los asientos posteriores; o sencillamente, dos adultos en los asientos delanteros y el resto de espacio posterior utilizable para enseres personales.

Galería relacionada

Toyota iQ

A partir de 2009, el Toyota iQ será el modelo más pequeño de la firma japonesa con sus 2,98 m frente a los 3,40 m del Aygo y los 3,75 m del Yaris.

Cuatro asientos para cuatro personas en un automóvil de sólo 2,98 m de largo, Toyota ha conseguido aunar todas estas características gracias a una serie de soluciones técnicas. Por ello, ha tenido que rediseñar el interior del habitáculo y calcular con precisión todas las cotas del iQ: 530 mm para el voladizo delantero, una distancia entre ejes de 2 m y 455 mm para el voladizo trasero. Estas mediciones tan contenidas han tenido una serie de efectos, superados por el fabricante japonés. Bajo el capó, el motor está colocado con precisión milimétrica. Por su parte, en el habitáculo también se ha optado por rediseñar algunos elementos, como por ejemplo, el espacio habilitado para el sistema de aire acondicionado reduce su tamaño hasta un 20 por ciento si se compara con el mismo sistema utilizado en el Yaris. De todos los asientos disponibles, el más holgado en cuanto a espacio es el del copiloto. Este asiento se puede desplazar longitudinalmente hasta 30 centímetros. En esta plaza, puede viajar sentado según Toyota una persona de 1,90 m de altura y justo detrás, otra persona de la misma altura. En cuanto al espacio disponible para la carga, con los cuatro asientos utilizables el iQ ofrece una reducida capacidad de 32 litros; dicho espacio aumenta hasta los 168 litros con uno de los asientos posteriores plegado; si se pliegan las dos plazas traseras, la capacidad para guardar el equipaje sube hasta los 242 litros.

El Toyota iQ se empezará a vender en enero en el Reino Unido; posteriormente, en verano, su comercialización se extenderá a otros mercados.

Aunque el Toyota iQ pertenezca al segmento de los vehículos urbanos, la firma japonesa no ha escatimado ni un solo detalle en el apartado de seguridad. En el capítulo de la seguridad activa, se ha dotado al iQ con sistema ABS con asistente de frenado BA y con distribuidor electrónico EBD. Según versiones, este vehículo podrá incorporar control de estabilidad VSC con asistente en la dirección combinado con el control de tracción (TRC) . Las ruedas delanteras montan unos frenos de disco de 255 mm, mientras que las traseras equipan unos de tambor de 180 mm.

La forma y altura del capó han sido diseñados de tal forma que minimice los daños del peatón en caso de atropello. De serie, todos los Toyota iQ incorporarán hasta nueve airbags. Ya de forma opcional y como gran novedad, este vehículo urbano estrenará un airbag de cortina para las plazas traseras que se localiza justo donde comienza la luneta trasera. En la parte trasera del vehículo, hay una serie de sensores que se activan en el caso de que otro automóvil impacte por detrás del iQ, momento en el que se despliega este novedoso airbag. El pequeño vehículo nipón tendrá también cinturones de seguridad con pretensores y fijaciones ISOFIX en las plazas traseras. El objetivo de Toyota es que el iQ obtenga la máxima puntuación en los tests de choque EuroNCAP, es decir, las conocidas 5 estrellas en el apartado de protección para ocupantes.

Inicialmente, el Toyota iQ se empezará a vender con un motor tricilíndrico de gasolina de 996 cm3 y 68 CV, acoplado a una caja de cambios manual de cinco velocidades. Este motor también se puede combinar con una caja de cambios automática Multidrive de tipo variador continuo (CVT) . En el caso del cambio manual, el iQ presenta según cifras oficiales un consumo de 4,2 l/100 km y 99 g/km de CO2, mientras que con el cambio automático el gasto se cifra en 4,7 l/100 km y unas emisiones de 110 g/km de C02.

Posteriormente, la gama mecánica se ampliará con la llegada de un motor de gasolina de 1,3 litros y 99 CV y un motor Diesel 1.4 D-4D de 90 CV. Este último propulsor sólo se comercializará en determinados mercados. Del propulsor de gasóleo sí que hay algunos datos: un consumo medio de 4,0 l/100 km y unas emisiones 106 g/km de C02. Por su parte, el único dato que se conoce del motor 1.3 de gasolina es que tendrá sistema Start/Stop. Además, Toyota ha confirmado que los modelos equipados con caja de cambios manual incorporarán un indicador en la zona del velocímetro que recomienda el momento idóneo de cambio de marcha.

En cuanto a las suspensiones, montan un sistema independiente de tipo McPherson en las ruedas delanteras y un eje torsional en las traseras. El radio de giro de la dirección se sitúa en los 3,9 m, un buen dato, sin duda, que facilita todo tipo de maniobras a baja velocidad.

Los precios según mercados aún no han sido fijados, pero se estima que llegue a España a partir de unos 12.500-13.000 euros.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.