Publicidad

Presentado el Jaguar C-X75 Concept

El Salón de París ha sido el escenario elegido para la presentación mundial del Jaguar C-X75, un vehículo totalmente eléctrico donde la marca británica trata de demostrar su potencial dentro de este campo.
-
Presentado el Jaguar C-X75 Concept
Pese a que los rumores previos al Salón de París apuntaban en otras direcciones, finalmente el Jaguar C-X75, presentado hoy mismo en la capital francesa, se trata de un auténtico deportivo 100% eléctrico. Sus números impresionan, ya que su motor cuenta con una potencia de 780 CV y un par máximo de 163,26 mkg. Cada neumático incorpora un motor eléctrico de 195 CV, cada uno de los cuales pesa apenas 50 kg. Un par tan brutal como el que este motor ofrece podría plantear muchos problemas a la caja de cambios, con lo que Jaguar ha cortado por lo sano y directamente este modelo carece de ella. La potencia de cada motor es transmitida directamente a la rueda que acompaña.

Galería relacionada

Jaguar C-X75

Para recargar sus baterías de ión-litio utiliza un novedoso sistema que consiste en dos microturbinas de gas que giran a 80.000 rpm que se recargan durante la marcha, llegando a otorgar al Jaguar C-X75 de una autonomía teórica de 900 km (aunque en modo 100% eléctrico, ésta se reduce a 110 km). Estas microturbinas, además de para recargar las baterías, pueden ser utilizadas para suministrar potencia extra a los motores eléctricos. Por otra parte, el tiempo estimado para una recarga total de las baterías en una toma de corriente convencional es de seis horas. Gracias a todas estas características nos encontramos con un vehículo que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos hasta alcanzar una velocidad máxima de 330 km/h. Es muy probable que, dadas las cifras de potencia y par máximo que ofrece, su rendimiento pudiese haber sido mayor, pero, sobre todo a bajas velocidades, ha habido que domesticarlo un poco para que no sea algo incontrolable. Su apariencia exterior se desmarca de la línea que ha seguido Jaguar últimamente con una línea afilada y agresiva, siendo un vehículo muy bajo y con un ancho de vías brutal. En lo que al interior se refiere, es donde más notamos que estamos ante un prototipo, ya que encontramos elementos que difícilmente tendrían cabida en un vehículo de producción. Sus asientos se asemejan bastante a los utilizados en los monoplazas de competición, fijados al chasis, siendo los pedales y el volante los que varían su posición para adaptarse al conductor. El panel de mandos es similar al de un avión, mostrando toda la información necesaria de un modo muy futurista. Sin embargo, lo verdaderamente importante de este prototipo es su idea, que si en un futuro logra aplicarse a los coches de calle supondrá un paso adelante en lo que a los coches eléctricos se refiere.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.