Publicidad

Peugeot SxC

Se muestra en Asia, pero podría ser perfectamente un modelo a comercializar en el mercado europeo. La marca francesa sorprende con su concepto de crossover con tecnología híbrida que podría convertirse en todo un rival del Lexus RX. Así es el Peugeot SxC.
-
Peugeot SxC
Ha nacido en los estudios de diseño de Peugeot del “China Tech Center” de Shangai. Y se muestra en su salón del automóvil. De ahí su denominación como concepto SxC, que remite a Shangai Cross Concept. Peugeot nos muestra cómo será el futuro crossover de la marca, una categoría de vehículo cada vez más apreciada en China. Ha apostado por la tecnología Hybrid4, con propulsores más pequeños que el Lexus RX, con un motor térmico en la parte frontal (que acciona las ruedas delanteras) y uno eléctrico en la parte trasera (que acciona el eje trasero). Esta tecnología permite que las cuatro ruedas sean motrices cuando ambos motores funcionan al mismo tiempo.

Galería relacionada

Peugeot SxC en Shanghai 2011

Pero entremos en detalles. Bajo el capó delantero, Peugeot nos sorprende con un motor térmico de 1.6 litros con potencia de 218 CV. En su parte trasera esconde un motor eléctrico de 70 kW (unos 95 CV). El conjunto permite una potencia de 313 CV con un consumo medio de sólo 5,8 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 143 g/km. Su configuración interior es para cuatro pasajeros, claramente individualizados como si de un Porsche Panamera se tratase. No es una necesidad técnica, porque el sistema Hybrid4 no requiere un voluminoso túnel central. El lenguaje exterior se repite con habilidad en el interior, siguiendo principios del 3008, como una consola central elevada y su head-up display que proyecta información sobre el parabrisas delantero. Las puertas invaden el salpicadero, lo mismo que la instrumentación cobra una gran presencia, con pantallas repartidas alrededor del volante. Éste adquiere una forma que parece poco práctica, pero se aleja de las tendencias últimas de llenarlos de botones y mandos. El pomo del cambio deja de ser tal, sin ceder a la tentación de hacerlo por botones, algo posible por tratarse de un automático.

Frontal con seña de identidad de la marca: parrilla única “flotante” que parece que se separa de la carrocería, faros de diseño “felino” decorada con una tira de diodos luminosos LED, y un emblema ubicado en el rebaje del capó. Visto de perfil, destacan el sistema de apertura de sus puertas, que se abren en sentido contrario al habitual al estilo del Opel Meriva o del Rolls-Royce Phantom. Con una longitud de 4,87 metros, una altura de 1,61 y una anchura de 2,03 m (espejos retrovisores incluidos), el SxC se presenta como una alternativa al Lexus RX, aunque es ligeramente más grande. ¿Qué opinas? Deja tus comentarios; los más interesantes se publicarán en la revista Autopista. Si lo prefieres, debate esta noticia en nuestros foros.
Te recomendamos

El Kia Stinger es la gran berlina deportiva de la marca surcoreana. Su versión GT, co...

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.