Publicidad

Opel Insignia

Su propio nombre lo indica. La berlina más importante de Opel de los últimos tiempos acaba de ver la luz con su diseño definitivo. Rompe con las líneas de modelos anteriores para innovar, también, en otros apartados.
-
Opel Insignia
El FlexRide permite al conductor elegir entre tres configuraciones diferentes de bastidor. En la posición Sport, los amortiguadores pasan a unas leyes más enérgicas, la asistencia de la dirección disminuye, la respuesta del pedal del acelerador es más instantánea y el cuadro de mandos cambia la iluminación del blanco al rojo. Si, además, estamos ante una versión con tracción integral, se varía el reparto de par para mandar más par a las ruedas traseras.

Galería relacionada

Opel Insignia definitivo

Por el contrario, si pulsamos la tecla Tour, los parámetros que hemos comentado cambian a reglajes enfocados hacia el confort de marcha. Incluso si se cuenta con la transmisión automática, la transición entre marchas se produce a menor régimen. En cualquier caso, el sistema está siempre atento a cualquier imprevisto, siendo capaz de endurecer los amortiguadores en caso necesario –maniobras bruscas, etc-. El sistema FlexRide será una opción para los motores Diesel y gasolina –excepto los menos potentes de ambos combustibles-, y de serie con el V6. Hemos comentado por encima que el Insignia podría montar tracción integral, y así es. El denominado Adaptative 4x4 emplea un diferencial central tipo Haldex para mandar par a las ruedas traseras en caso necesario -sí, por ejemplo, las delanteras pierden motricidad-. Sólo junto al acabado Sport y con el Adaptative 4x4 se incluye un diferencial trasero autoblocante multidiscos controlado electrónicamente, y que se denomina eLSD. Otras de las innovaciones que aporta el Insignia es una poderosa batería de elementos de ayuda a la conducción. De todos ellos destaca especialmente el sistema “Opel Eye” , que incluye una cámara de alta resolución –memoriza 30 fotogramas por segundo- capaz de reconocer las señales de tráfico y recordárselas al conductor en el cuadro de mandos si, por ejemplo, pretende adelantar en un sitio prohibido. Así mismo, mediante esta cámara, el sistema de aviso de cambio de carril es capaz de detectar si se produce una distracción por parte del conductor o si se está quedando dormido. Si se diera esta situación, el sistema avisaría con señales acústicas y luminosos, hasta lograr que el conductor recobre la atención en la carretera. Para mejorar la seguridad en la conducción nocturna, el sistema de alumbrado AFL incorpora faros bi-xenón con un haz de luz variable en 9 posiciones diferentes.

Como viene siendo habitual en Opel, los niveles de equipamiento con los que estará disponible serán cuatro: Essentia, Edition, Sport y Cosmo. Aunque el equipamiento será específico para cada mercado, sí podemos afirmar que será muy completo. Entre el equipamiento de serie cabe destacar elementos como los reposacabezas activos, el ESP o el control de crucero, por citar sólo algunos. El Insignia llegará al mercado español presumiblemente en enero de 2009. El FlexRide permite al conductor elegir entre tres configuraciones diferentes de bastidor. En la posición Sport, los amortiguadores pasan a unas leyes más enérgicas, la asistencia de la dirección disminuye, la respuesta del pedal del acelerador es más instantánea y el cuadro de mandos cambia la iluminación del blanco al rojo. Si, además, estamos ante una versión con tracción integral, se varía el reparto de par para mandar más par a las ruedas traseras. Por el contrario, si pulsamos la tecla Tour, los parámetros que hemos comentado cambian a reglajes enfocados hacia el confort de marcha. Incluso si se cuenta con la transmisión automática, la transición entre marchas se produce a menor régimen. En cualquier caso, el sistema está siempre atento a cualquier imprevisto, siendo capaz de endurecer los amortiguadores en caso necesario –maniobras bruscas, etc-. El sistema FlexRide será una opción para los motores Diesel y gasolina –excepto los menos potentes de ambos combustibles-, y de serie con el V6. Hemos comentado por encima que el Insignia podría montar tracción integral, y así es. El denominado Adaptative 4x4 emplea un diferencial central tipo Haldex para mandar par a las ruedas traseras en caso necesario -sí, por ejemplo, las delanteras pierden motricidad-. Sólo junto al acabado Sport y con el Adaptative 4x4 se incluye un diferencial trasero autoblocante multidiscos controlado electrónicamente, y que se denomina eLSD. Otras de las innovaciones que aporta el Insignia es una poderosa batería de elementos de ayuda a la conducción. De todos ellos destaca especialmente el sistema “Opel Eye” , que incluye una cámara de alta resolución –memoriza 30 fotogramas por segundo- capaz de reconocer las señales de tráfico y recordárselas al conductor en el cuadro de mandos si, por ejemplo, pretende adelantar en un sitio prohibido. Así mismo, mediante esta cámara, el sistema de aviso de cambio de carril es capaz de detectar si se produce una distracción por parte del conductor o si se está quedando dormido. Si se diera esta situación, el sistema avisaría con señales acústicas y luminosos, hasta lograr que el conductor recobre la atención en la carretera. Para mejorar la seguridad en la conducción nocturna, el sistema de alumbrado AFL incorpora faros bi-xenón con un haz de luz variable en 9 posiciones diferentes.

Como viene siendo habitual en Opel, los niveles de equipamiento con los que estará disponible serán cuatro: Essentia, Edition, Sport y Cosmo. Aunque el equipamiento será específico para cada mercado, sí podemos afirmar que será muy completo. Entre el equipamiento de serie cabe destacar elementos como los reposacabezas activos, el ESP o el control de crucero, por citar sólo algunos. El Insignia llegará al mercado español presumiblemente en enero de 2009. El FlexRide permite al conductor elegir entre tres configuraciones diferentes de bastidor. En la posición Sport, los amortiguadores pasan a unas leyes más enérgicas, la asistencia de la dirección disminuye, la respuesta del pedal del acelerador es más instantánea y el cuadro de mandos cambia la iluminación del blanco al rojo. Si, además, estamos ante una versión con tracción integral, se varía el reparto de par para mandar más par a las ruedas traseras. Por el contrario, si pulsamos la tecla Tour, los parámetros que hemos comentado cambian a reglajes enfocados hacia el confort de marcha. Incluso si se cuenta con la transmisión automática, la transición entre marchas se produce a menor régimen. En cualquier caso, el sistema está siempre atento a cualquier imprevisto, siendo capaz de endurecer los amortiguadores en caso necesario –maniobras bruscas, etc-. El sistema FlexRide será una opción para los motores Diesel y gasolina –excepto los menos potentes de ambos combustibles-, y de serie con el V6. Hemos comentado por encima que el Insignia podría montar tracción integral, y así es. El denominado Adaptative 4x4 emplea un diferencial central tipo Haldex para mandar par a las ruedas traseras en caso necesario -sí, por ejemplo, las delanteras pierden motricidad-. Sólo junto al acabado Sport y con el Adaptative 4x4 se incluye un diferencial trasero autoblocante multidiscos controlado electrónicamente, y que se denomina eLSD. Otras de las innovaciones que aporta el Insignia es una poderosa batería de elementos de ayuda a la conducción. De todos ellos destaca especialmente el sistema “Opel Eye” , que incluye una cámara de alta resolución –memoriza 30 fotogramas por segundo- capaz de reconocer las señales de tráfico y recordárselas al conductor en el cuadro de mandos si, por ejemplo, pretende adelantar en un sitio prohibido. Así mismo, mediante esta cámara, el sistema de aviso de cambio de carril es capaz de detectar si se produce una distracción por parte del conductor o si se está quedando dormido. Si se diera esta situación, el sistema avisaría con señales acústicas y luminosos, hasta lograr que el conductor recobre la atención en la carretera. Para mejorar la seguridad en la conducción nocturna, el sistema de alumbrado AFL incorpora faros bi-xenón con un haz de luz variable en 9 posiciones diferentes.

Como viene siendo habitual en Opel, los niveles de equipamiento con los que estará disponible serán cuatro: Essentia, Edition, Sport y Cosmo. Aunque el equipamiento será específico para cada mercado, sí podemos afirmar que será muy completo. Entre el equipamiento de serie cabe destacar elementos como los reposacabezas activos, el ESP o el control de crucero, por citar sólo algunos. El Insignia llegará al mercado español presumiblemente en enero de 2009. El FlexRide permite al conductor elegir entre tres configuraciones diferentes de bastidor. En la posición Sport, los amortiguadores pasan a unas leyes más enérgicas, la asistencia de la dirección disminuye, la respuesta del pedal del acelerador es más instantánea y el cuadro de mandos cambia la iluminación del blanco al rojo. Si, además, estamos ante una versión con tracción integral, se varía el reparto de par para mandar más par a las ruedas traseras. Por el contrario, si pulsamos la tecla Tour, los parámetros que hemos comentado cambian a reglajes enfocados hacia el confort de marcha. Incluso si se cuenta con la transmisión automática, la transición entre marchas se produce a menor régimen. En cualquier caso, el sistema está siempre atento a cualquier imprevisto, siendo capaz de endurecer los amortiguadores en caso necesario –maniobras bruscas, etc-. El sistema FlexRide será una opción para los motores Diesel y gasolina –excepto los menos potentes de ambos combustibles-, y de serie con el V6. Hemos comentado por encima que el Insignia podría montar tracción integral, y así es. El denominado Adaptative 4x4 emplea un diferencial central tipo Haldex para mandar par a las ruedas traseras en caso necesario -sí, por ejemplo, las delanteras pierden motricidad-. Sólo junto al acabado Sport y con el Adaptative 4x4 se incluye un diferencial trasero autoblocante multidiscos controlado electrónicamente, y que se denomina eLSD. Otras de las innovaciones que aporta el Insignia es una poderosa batería de elementos de ayuda a la conducción. De todos ellos destaca especialmente el sistema “Opel Eye” , que incluye una cámara de alta resolución –memoriza 30 fotogramas por segundo- capaz de reconocer las señales de tráfico y recordárselas al conductor en el cuadro de mandos si, por ejemplo, pretende adelantar en un sitio prohibido. Así mismo, mediante esta cámara, el sistema de aviso de cambio de carril es capaz de detectar si se produce una distracción por parte del conductor o si se está quedando dormido. Si se diera esta situación, el sistema avisaría con señales acústicas y luminosos, hasta lograr que el conductor recobre la atención en la carretera. Para mejorar la seguridad en la conducción nocturna, el sistema de alumbrado AFL incorpora faros bi-xenón con un haz de luz variable en 9 posiciones diferentes.

Como viene siendo habitual en Opel, los niveles de equipamiento con los que estará disponible serán cuatro: Essentia, Edition, Sport y Cosmo. Aunque el equipamiento será específico para cada mercado, sí podemos afirmar que será muy completo. Entre el equipamiento de serie cabe destacar elementos como los reposacabezas activos, el ESP o el control de crucero, por citar sólo algunos. El Insignia llegará al mercado español presumiblemente en enero de 2009. El FlexRide permite al conductor elegir entre tres configuraciones diferentes de bastidor. En la posición Sport, los amortiguadores pasan a unas leyes más enérgicas, la asistencia de la dirección disminuye, la respuesta del pedal del acelerador es más instantánea y el cuadro de mandos cambia la iluminación del blanco al rojo. Si, además, estamos ante una versión con tracción integral, se varía el reparto de par para mandar más par a las ruedas traseras. Por el contrario, si pulsamos la tecla Tour, los parámetros que hemos comentado cambian a reglajes enfocados hacia el confort de marcha. Incluso si se cuenta con la transmisión automática, la transición entre marchas se produce a menor régimen. En cualquier caso, el sistema está siempre atento a cualquier imprevisto, siendo capaz de endurecer los amortiguadores en caso necesario –maniobras bruscas, etc-. El sistema FlexRide será una opción para los motores Diesel y gasolina –excepto los menos potentes de ambos combustibles-, y de serie con el V6. Hemos comentado por encima que el Insignia podría montar tracción integral, y así es. El denominado Adaptative 4x4 emplea un diferencial central tipo Haldex para mandar par a las ruedas traseras en caso necesario -sí, por ejemplo, las delanteras pierden motricidad-. Sólo junto al acabado Sport y con el Adaptative 4x4 se incluye un diferencial trasero autoblocante multidiscos controlado electrónicamente, y que se denomina eLSD. Otras de las innovaciones que aporta el Insignia es una poderosa batería de elementos de ayuda a la conducción. De todos ellos destaca especialmente el sistema “Opel Eye” , que incluye una cámara de alta resolución –memoriza 30 fotogramas por segundo- capaz de reconocer las señales de tráfico y recordárselas al conductor en el cuadro de mandos si, por ejemplo, pretende adelantar en un sitio prohibido. Así mismo, mediante esta cámara, el sistema de aviso de cambio de carril es capaz de detectar si se produce una distracción por parte del conductor o si se está quedando dormido. Si se diera esta situación, el sistema avisaría con señales acústicas y luminosos, hasta lograr que el conductor recobre la atención en la carretera. Para mejorar la seguridad en la conducción nocturna, el sistema de alumbrado AFL incorpora faros bi-xenón con un haz de luz variable en 9 posiciones diferentes.

Como viene siendo habitual en Opel, los niveles de equipamiento con los que estará disponible serán cuatro: Essentia, Edition, Sport y Cosmo. Aunque el equipamiento será específico para cada mercado, sí podemos afirmar que será muy completo. Entre el equipamiento de serie cabe destacar elementos como los reposacabezas activos, el ESP o el control de crucero, por citar sólo algunos. El Insignia llegará al mercado español presumiblemente en enero de 2009.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.