Publicidad

Nueva imagen para el Ford Focus

Con un aspecto más musculoso y un frontal similar al del Mondeo, el intenso lavado de cara del Ford Focus llegará al mercado a principios de 2008. Lo más destacable será la transmisión de doble embrague para el Diesel de 136 CV, pero no queda ahí la cosa...
-
Nueva imagen para el Ford Focus
Las primeras carrocerías en recibir los cambios serán las de tres, cinco puertas y familiar, que llegarán a los concesionarios a comienzos del próximo año. Poco después lo harán el Coupé-Cabriolet y la versión deportiva ST.
A primera vista es la parte frontal la que más cambia, ya que adopta el estilo de los últimos modelos que ha dado a conocer Ford, como el prototipo Verve, el Kuga o el Mondeo. Los faros delanteros son nuevos y en el caso de ser de xenón mejoran su rendimiento respecto a los actuales. Van asociados a un juego de pilotos traseros de tipo LED, que también se incluyen cuando se monta opcionalmente la función autoadaptativa para los faros halógenos convencionales. El restyling es profundo, pues todos los paneles de la carrocería son nuevos, exceptuando el techo. El nuevo Focus adopta llamativas nervaduras, así como aletas más abombadas para dotarle de una imagen más robusta. En la zona trasera cambian la luneta y el parachoques, y algunas molduras de ciertos elementos —como los faros, por ejemplo— pueden estar dotadas de una terminación cromada, en función de versiones y equipamientos.

En el interior las modificaciones afectan al cuadro de mandos, ahora iluminado en rojo, como en el Mondeo, y con diferente tipografía. Al mismo tiempo, se han sustituido los botones de los elevalunas y de la regulación de los retrovisores, al igual que los revestimientos de las puertas y del salpicadero, ahora más blandos. También hay nuevas tapicerías y mejoras en la ergonomía de algunos mandos, como los controles del climatizador dual y de la radio. Por último, hay una nueva consola central “Premium”, que se podrá adquirir como extra y que incorpora una toma de corriente convencional, es decir, un enchufe en toda regla, como los de casa, de 230 voltios y hasta 150 vatios. Siguiendo con la lista de gadgets, también habrá arranque por botón y una radio digital DAB (Digital Audio Broadcasting), con calidad de sonido similar al CD. Además, el sistema de navegación renovado incorpora una ranura para tarjetas de memoria SD, que podrán contener mapas y archivos MP3 de música. La conexión Bluetooth y el sistema de control por voz se mantienen.

Otras mejoras de equipamiento que incluye el restyling del Focus son un sistema de repostaje sin tapón, denominado Ford Easy Fuel, programa electrónico de estabilidad ESP —de serie en todas las versiones— y un dispositivo de control de inflado de los neumáticos. La parte mecánica no varía prácticamente, si bien se reducen ligeramente los consumos de algunas versiones gracias al empleo de aceite de menor fricción para la caja de cambios; según Ford, esta medida también repercute en un tacto más suave al accionar la palanca. También se ha puesto atención para lograr una menor rumorosidad y limar asperezas en los Diesel. En el caso del 2.0 TDCi, de 136 CV, será posible equiparlo con una nueva transmisión de doble embrague, al estilo del cambio DSG del Grupo VW, pero desarrollada por Ford y Getrag. Posteriormente se ofrecerá esta opción en una nueva motorización de 110 CV derivada del mencionado bloque turbodiesel de dos litros.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.