Publicidad

Nissan Cube

Coge papel y lápiz. Esboza un coche. Tus carencias de artista te llevarán seguramente a dibujar un Nissan Cube sin quererlo. Para sus diseñadores esa simplicidad es intencionada y rebosa confort, luminosidad, espacio. Y frente a los Modus, C3, Meriva, etc, distinción frente a lo obvio.
-
Nissan Cube
Parece un coche de dibujos animados. Resulta extrovertido como ninguno, sin complejos, pero curiosamente con un diseño tan simple como espectacular. Cuando empiece a rodar dentro de un año por nuestras calles, el debate estará abierto a todas las opiniones. El Cube originario fue un producto exclusivo para Japón pero el hoy presidente de la Alianza Nissan Reanult instó a que esta nueva generación fuera un producto global. Dicho y hecho.

Galería relacionada

Nissan Cube

Técnicamente se puede decir que el Cube se basa en el Nissan Note, sustentado sobre la plataforma común de éste, el Renault Modus y el Clio. Mide 3,98 metros de largo y ahí se acabaron los formalismos. Sus proporciones y formas cúbicas son propias de un vehículo industrial, pero no creas que lo vas a confundir con una versión mixta de un anodino vehículo industrial.

Su vista lateral y trasera son asimétricas. Por el lado izquierdo la carrocería termina en un grueso pilar de chapa que por el lado derecho deja paso a una mayor superficie de cristal para facilitar la vista en diagonal cuando damos marcha atrás. Por detrás, su singularidad también ha llevado a incluir un portón de apertura lateral que deja ver el pilar por el lado izquierdo (hacia donde abre) y cristal por el derecho. El vano delantero es prácticamente horizontal y el frontal cae en vertical. Las ruedas del Cube se ubican prácticamente en cada esquina del coche y por todo deja intuir una maniobrabilidad y un habitáculo de récord. Efectivamente la sensación de espacio en el Nissan Cube es inmensa, seguramente más de los que el metro dictará. La enorme luminosidad también influye en este aspecto. Además, el Cube cuenta con asientos bastante grandes y la banqueta trasera con desplazamiento longitudinal configura plazas excelentes también detrás. Evidentemente, el maletero también se beneficia de esta flexibilidad. La altura de la plataforma favorece el acceso y la ergonomía en general resulta muy natural. Sospechamos que será una excelente herramienta urbana.

El Cube también tiene su gracia por dentro. Las formas del salpicadero, el remate de las puertas o el techo se salen de lo corriente. El techo simula las ondas que una gota crea al caer sobre agua. El equipamiento de las unidades españolas está por definir, pero apuntará al estándar más completo del segmento. De los motores sabemos que montará un 1.6 de gasolina y un 1.5 dCi, con posibilidad de elegir entre un cambio manual o automáctico. La gama de colores también se salen de lo corriente y como el propio Cube, responderán a una particular filosofía de diseño.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.