Publicidad

Morgan 3 Wheeler, sólo apto para nostálgicos

En una cita como la del Salón del Automóvil de Ginebra no pueden faltar las excentricidades. Modelos como el Morgan 3 Wheeler no buscan satisfacer nuestra necesidad diaria, si no algo más profundo o banal: todo depende de la óptica desde la que lo miremos.
-
Morgan 3 Wheeler, sólo apto para nostálgicos
A pesar de que el azote de la crisis ha afectado notablemente al panorama automovilístico, los fabricantes nos siguen sorprendiendo con ‘caprichos’. Posiblemente entre los que se llevan la palma se encuentra Morgan. La marca británica nos tiene acostumbrados a la deportividad pasada por un filtro de nostalgia: así, hemos asistido al nacimiento de modelos como el Morgan Aero SuperSports o el EvaGT. Pero el fabricante inglés mostrará en el Salón del Automóvil de Ginebra 2011 una excentricidad aún mayor que despertará el interés de los románticos: el Morgan 3 Wheeler del siglo XXI.

Galería relacionada

Morgan 3 Wheeler

Con este modelo Morgan retorna a sus orígenes: allá por 1909, se lanzó al mercado con un automóvil de chasis tubular y tres ruedas. Una configuración que se mantuvo hasta bien entrada la década de los 30. De aquellos míticos ‘Three Wheelers’ hay mucho en este ‘revival’ del nuevo siglo. Se mantiene el chasis tubular -aunque reforzado para cumplir las exigencias actuales de seguridad- sobre el que va montada una ligera carrocería de aluminio. A ella se adosan tres ruedas con llantas cromadas y el gigantesco escape de salida doble en negro mate adosado a uno de sus laterales. Pese a que su configuración exige cierto minimalismo, éste no va reñido con el lujo y el detalle: asientos de cuero y relojes inspirados en los aviones de la II Guerra Mundial. Además, se pueden añadir extras como pegatinas para la carrocería –también inspiradas en dicho conflicto bélico- o salidas de escape en acero inoxidable. Añadidos que engrosan la factura de los 30.000 euros anunciados como precio base sin impuestos incluidos.

La mecánica también toma mucho de aquellos comienzos: un propulsor bicilíndrico en uve firmado por S&S, que suma bondades como la inyección directa de gasolina o el cambio de origen Mazda. Su fuerza, 175 CV, se transmite únicamente a la rueda trasera, y sus prestaciones se cifran en 185 km/h de velocidad máxima y una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos. Pese a que a la mayoría nos parecerá una bonita bagatela carne de exhibición y poco más, habrá más de algún adinerado británico que lo sume a su colección. No descartéis verlo un día por Londres, aparcado frente a un pub de Notting Hill.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.