Publicidad

Mercedes SL

Esto es lo que cuesta el Mercedes SL de 1954… si tienes suerte de encontrar alguno a la venta. Nos referimos al 300 SL Gullwing, el alas de gaviota, de cuya inspiración quiere beber Mercedes para hacer de su actual SL un modelo más popular.
-
Mercedes SL
Para Mercedes, el mercado de coupés de lujo está al alza y que seguirá estándolo hasta 2016. Para que siga siendo pujante para ellos, en Mercedes han decidido darle un lavado de cara a su SL, que estará a la venta a partir de abril. Nada dramático, sino un guiño sobre todo para los clientes americanos (uno de cada dos se vende en ese mercado), con aditamentos estético que rememoran el estilo de aquellos SL de los 50. Dicen que han trabajado en aumentar la deportividad, pero sobre todo, mejorar el confort en largos trayectos. Habrá cuatro motores, todos de gasolina, con potencias que irán desde los 231 caballos del SL280 a los 517 del SL600. En todos ellos, el Varioroof, el techo metálico replegable en el maletero, dispondrá de un control remoto de serie. ¿Cambios, cambios? Prácticamente lo que se puede apreciar en las fotos frontales. Capó más largo, paragolpes “con menos plástico”, se ensancha la parrilla, también las aletas son nuevas. Especialmente cambia por delante, porque por detrás apenas hay modificaciones en los pilotos, un difusor en el paragolpes y unas salidas de escape que abandona la tradicional forma oval. Las ópticas bixenón son estándar, pero para no quedarse atrás con modelos más “mundanos” de su catálogo, también se ofrece el Sistema de Luz Inteligente con hasta cinco tipos de haz de luz en función de las condiciones de circulación.

El SL se había quedado claramente atrás frente al SLK en su sistema Airscarf, “bufanda de aire”, que no es sino una calefacción dirigida hacia el cuello desde el asiento para garantizar el confort al circular descapotado también en días fríos. En el SL se estrena una variante del Airscarf mucho más vistosa: en cada reposacabezas se dejan ver sendos ventiladores que se encargan de forzar el paso del aire hacia el elemento calefactor y de ahí a envolver a los ocupantes.

Tampoco podían descuidar que todos los últimos modelos presentados incorporan un nuevo sistema multimedia, que aglutina todas esas funciones “que debería llevar un Mercedes” (porque muchos coches menos rimbombantes ya lo llevan). Hablamos de una conexión bluetooth, de leer MP3 desde el DVD, de admitir ipod, lápices USB, tarjetas SD… El SL ya puede, algunas cosas de serie y otras de pago, suponemos que porque no todos los poseedores quieren estar a la última en estas lides musicales. Lo mejor debería provenir de una dirección de desmultiplicación variable, capaz de proporcionar una mayor viveza de reacciones, menos vueltas de volante y, paradójicamente, más estabilidad a velocidades elevadas. Todo ello de manera mecánica, sin electrónica, porque se trata de un tallado especial de la propia cremallera.

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.