Publicidad

El Mercedes ML, remozado

Mercedes muestra el restyling al que ha sometido a su Clase M. A un ligero retoque estético que acentúa su agresividad se une un interior de mejor presentación y superior equipamiento. Su gama mecánica, inalterada, se aprovecha de un recorte de sus consumos y emisiones.
-
El Mercedes ML, remozado
El frontal posee un paragolpes más grande aliado con nuevos grupos ópticos. La parrilla es significativamente más grande, con anchas láminas negras que combinan con el cromado para una mayor distinción. Los faros de niebla se han llevado a los extremos del paragolpes, de manera que el Clase M parezca aún más ancho.

Galería relacionada

Mercedes Clase M 08

El frontal posee un paragolpes más grande aliado con nuevos grupos ópticos. La parrilla es significativamente más grande, con anchas láminas negras que combinan con el cromado para una mayor distinción. Los faros de niebla se han llevado a los extremos del paragolpes, de manera que el Clase M parezca aún más ancho. El paragolpes posterior también se ha sido modificado, con los faros de marcha atrás cubiertos con plástico de apariencia ahumada mientras que los raíles del techo se han incluido como elemento de serie. Los espejos retrovisores son aún más grandes para proporcionar mejor visibilidad. El interior del habitáculo ha sido mejorado con materiales de más calidad. Los paneles centrales de las puertas están recubiertos de cuero mientras que aparecen tres tipos de madera para mejorar la presencia interior y el nuevo volante de cuatro radios está guarnecido en cuero. En él se concentran los mandos auxiliares y dispone de palancas para el control de la caja de cambios. Los asientos son más atractivos y deportivos. La nueva generación del Clase M hace acopio de electrónica de diversión y comunicación para sus usuarios. Dispone de Bluetooth y enlace con sistemas externos al vehículo, como un iPod, por ejemplo. Los sistemas de audio se optimizan así como el Linguatronic, que permite dar órdenes mediante la voz, y que por vez primera aparece en el Clase M. Los pasajeros traseros tienen también la opción de un sistema de DVD con dos pantallas de ocho pulgadas y dos juegos de auriculares inalámbricos y mandos a distancia. En el apartado técnico, todos sus motores son ahora más eficientes. La gama comprende cinco mecánicas, que abarcan un abanico de potencias entre 190 y 388 CV. Se ha conseguido reducir en todas ellas su consumo en 0,4 l/100 km. En el bastidor, aparecen llantas de 19 pulgadas en serie para las mecánicas V8, mientras que, según versiones, el ML puede disponer de llantas desde 17 hasta 20 pulgadas de diámetro. Para un futuro próximo, se anuncia la introducción como equipamiento de serie del sistema de protección de ocupantes PRE-SAFE y los apoyacabezas activos NECK-PRO.

Como cumbre de la gama continúa la versión ML 63 AMG 4MATIC, de 510 CV. Su frontal potencia la deportividad con una parrilla delantera específica, pintada en negro, con tres láminas cromadas. Detrás, los escapes, también cromados, proporcionan el toque personal adecuado junto con los grupos ópticos, que reciben luces de tipo LED. De perfil, las llantas de cinco radios y 20 pulgadas de diámetro marcan su imagen. Calzadas con neumáticos 295/40 quedan casi empequeñecidas ante la también disponible opción de 21 pulgadas y gomas 295/35. El volante AMG es ergonómico y está recubierto de cuero perforado mientras que las palancas para el uso manual del cambio son de aluminio. Los asientos son específicos y de diseño aún más deportivo, con tapizado de napa y Alcantara. El tablero de instrumentos dispone de un diseño especial AMG, con indicador de marcha engranada, recomendación de cambio a realizar, indicador de temperatura de aceite y voltímetro. Con su motor V8 de 6,3 litros, el ML 63 AMG se mantiene como el todo terreno más potente del mercado. Desarrolla un máximo par de más de 64 mkg a 5.200 rpm, consiguiendo una aceleración de 0 a 100 km/h en cinco segundos mientras que la velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h. La caja de cambios es automática, de siete relaciones, con tres modos de funcionamiento. La tracción posee un reparto básico del 40 por ciento al tren delantero y 60 al trasero, favoreciendo la agilidad del vehículo. La suspensión AIRMATIC permite conjugar un elevado agarre con un más que razonable confort de marcha y con ella puede obtenerse un control de la altura de la carrocería en ambos trenes.
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.